Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Avanzada Popular

10 Claves sobre el conflicto social en Venezuela, las vías para resolverlo y la Asamblea Nacional Constituyente

Venezuela | 10 de mayo de 2017

imprimir

Por Colectivo de Trabajo Revolucionario Avanzada Popular

Ante el conflicto presente en la sociedad venezolana que sádicamente miran desde otros países, sin más interés a veces que el morbo, el chisme y la solidaridad snobista, es preciso puntualizar algunos elementos que hemos venido recogiendo de asambleas y reuniones donde se aporta desde la lógica de lo colectivo, a entender y actuar acertadamente en la situación presente:

1.- Las posiciones impresentables:

Dudar de todo análisis que deje por fuera la acción interventora de la OTAN y los EEUU, o el fascismo desarrollado por la derecha y solapado por la oposición en general. Hemos visto interesados y sesudos analistas (cuyos nombres obviaremos para no adelantar sus campañas), como han atacado la propuesta constituyente y al gobierno, reduciéndolo a un problema de excesos represivos y violación del orden constitucional. La violación al orden constitucional no tiene el más mínimo sustento. Acusar al gobierno de ello, cuando en Venezuela se prepara el terreno para una guerra civil que justifique una intervención, es más que nada, mear fuera, muy lejos, del perol. Pero ya cuando reducen el conflicto a un asunto represivo, obviando el armamento largo, mediano, corto, explosivos de todo tipo, participación de bandas criminales y unidades tácticas paramilitares con que cuenta Primero Justicia y Voluntad Popular, uno se da cuenta, que su tema es otro. Ningún analista serio puede obviar la injerencia externa o el ejército irregular que formó, fascistizó y adiestró militarmente la oposición. Sencillamente no mencionarlo evidencia sesgo y mezquindad en el análisis.

2.- La táctica de la derecha:

El centro del conflicto no es Maduro. La derecha interesadamente ha pretendido convertirlo en eso, reducirlo a un burdo conflicto contra un Presidente y en su escalada mediática y guerrerista, así lo prefieren. Y es obvio por qué. Si el problema es Maduro, obvian al pueblo chavista y hasta usan contradicciones internas para sumar gente contra Maduro, como si hubiesen dos, o quince chavismos. Eso es imposible. Hay una diversidad dentro del chavismo, pero quien esta circunstancia ataque, abiertamente, a Maduro, no es, ni fue, ni entendió nunca qué es, el chavismo. Eso no implica subordinación o ausencia de crítica. Eso es otra cosa y en vez de sumar, resta. Esa es una autocrítica que debemos hacernos, la ausencia de crítica coherente. Pero sin idealismos que alimenten egos ajenos. Valga decir que para hacer valer nuestras razones esenciales como socialistas, no solo se requiere la voluntad, sino también construir poder, poder popular, poder proletario, poder revolucionario de masas. Y, hay que decirlo, ni Rodríguez Torres, ni Nicmer Evans, ni ninguno de los nuevos adalides de la tercera vía (que no son de derecha, ni de izquierda, sino más allá del bien y del mal), tiene el más mínimo liderazgo en el chavismo, ni lo convoca, ni ganaría una elección. Y ese, debe ser un primer reconocimiento al plantearse como alternativa.

Esto no es casual. El pueblo desconfía seriamente de quienes, en los momentos de desventaja, se alejan para anotarse en su onda crítica, a ver la pelea por tv y decir: . Bien lejos…! dirían las abuelas.

3.- La esencia del conflicto:

El conflicto está representado en intereses y relaciones de poder. La verdad es que con toda la legitimidad que Chávez construyó, esta derecha ha sido persistentemente violenta y golpista (masacre del 89, golpe en el 2002, paro y ataques violentos en 2002-2003, guarimba, terrorismo de 2014 a 2017, 300 campesinos que luchaban por la tierra sicariados, etc.) La verdad es que, la burguesía en desacato fue midiendo y venciendo las barreras y límites legales que la Revolución creó. Acostumbrada a vivir de la renta petrolera, una vez que se suspende la oferta de bonos de la deuda en 2012, una vez que decae el ingreso petrolero producto de la disputa de EEUU por controlar y hegemonizar el mercado y la caída de las materias primas debido a la crisis mundial, esta burguesía se dedicó a acumular sobre la base del salario de los venezolanos y las venezolanas. Parasitó y sigue parasitando sobre el salario, encareciendo, empobreciendo al pueblo y especulando sin control. La burguesía logró convencer (apunte para autocriticarnos fuertemente), a la población de que la responsabilidad era del gobierno –valga la ironía- que expropió todo y casi que ni había propiedad privada y como el Presidente es obrero, no sabe, es bachiburro y los no estudiados no saben producir, nos llevó a la quiebra. Y ¡zás!, no hubo respuesta nadie replicó contundentemente, ni dijo que proporción de empresas controla el Estado y cuál la empresa privada, y lo que es peor, pudieron convencer a la población y hasta una parte del gobierno, de que lo mejor era no controlar los precios, ni nada. Esto es casi una regresión neoliberal en términos ideológicos. Así acumularon para obtener la asamblea nacional en 2015.

4.- La realidad invisible y el cerco informativo:

La realidad dista mucho de lo que construyó comunicacionalmente. Además de las incongruencias en la gestión de gobierno (corrupción, burocratización, errores materiales, etc.), que son reales, la verdad es que apenas menos del 5% de las empresas registradas legalmente son de otras formas de propiedad no capitalistas (donde no se explota trabajo ajeno, ni especula, ni hay desigualdad social). Es decir, el chavismo debió timonear una crisis económica con un aparato que no controla y sin perspectiva clara. Nadie aclaró que las pocas empresas que el gobierno logró recuperar cuando las dejaron quebradas, no hacen ni remotamente el 49% de peso que solo empresas Polar (dicho por Lorenzo Mendoza), tiene en un sector como el de harina precocida de maíz. Nadie aclaró suficientemente, que la decisión de no producir agua, sino refrescos y aguas saborizadas para evadir las regulaciones, es de quien dirige el proceso productivo en esas empresas, es decir, la burguesía. Y mucho menos se hizo entender, que la única forma de superar esta voluntad anómica burguesa es que los/as trabajadores/as y el pueblo organizados, controlen eslabones fundamentales del circuito económico. Nadie explicó que esto no fue lo que ocurrió con empresas que se estatizaron pero nunca fueron controladas desde abajo, sino desde arriba con gerentes operativos, tecnó-burócratas que fácilmente se entregan a la corrupción aupada por la misma burguesía para operar ilegalmente en forma de bachaqueo. No por nada, FEDECAMARAS pidió legalizar y apoyar al bachaqueo “emprendedor”. Nos quedamos engatillados por falta de claridad en lo ideológico, por no entender el metabolismo capitalista que Chávez trató de explicar y desglosar. Y, claro, no pueden faltar las capas que ascendieron, hicieron negocios y también se proyectaron como nueva pequeña burguesía ascendente, que tienen sus intereses más cerca de FEDECAMARAS, que de Chávez.

5.- Nuestra auto-crítica necesaria:

Debido a que a lo interno del chavismo (sobre todo en sectores conservadores despolitizados), no hay consenso en las medidas económicas, y la derecha ha venido, progresivamente, recurriendo a todas las formas de lucha, ha usado consenso a veces (mesa de paz económica), para lavarse la cara y posicionar sus valores capitalistas, o recurrido a la violencia según la conveniencia, para romper consensos previos, e imponerse (La Salida en 2014), el gobierno no pudo a tiempo desarrollar una ofensiva integral que trastocara incluso monopolios que tienen un fuerte control sobre la fabricación e importación de productos. Esto consideramos, debe ser reconocido. Y, precisamente, debe ser un tema de debate fundamental en el proceso popular constituyente (no solo en una Asamblea formalita, sino sobre todo, en el debate de calle, donde gana el pueblo y no el terrorismo).

También hay que asumir, que a falta de una política de formación de cuadros seria y sistemática, algunos militares, sin mayor formación, débiles moralmente, traicionaron al país y al Comandante Chávez. En especial, resalta el caso del Gral García Plaza, alto traidor que se entregó a la DEA y ahora reside en EEUU vendiendo los secretos militares de la República. Precisamente, este general, fue quien lideró el rimbombante “Órgano Superior para la Defensa Popular de la Economía”, y así también se entiende porque no hubo capacidad de atacar el asunto de raíz. Llegamos a una encrucijada donde la posibilidad de avanzar es una ofensiva, pero estamos a la defensiva. Ni siquiera la izquierda sabelotoda, aquella que se graduó y sobrevivió gracias al período de bonanza chavista y ahora desdice tan existencialista y post-moderna ella, tiene como influir de forma masiva en el imaginario y la conciencia general ni del chavismo, ni del pueblo en general. Por tanto, sea quien sea Nicolás Maduro, si quisiera radicalizar en ofensiva, no tendría cómo. Hay que construir esta transición de una manera muy meticulosa, porque el peligro inminente de una “guerra de perros”, ya es una realidad. Debemos tomar muy en serio esta carencia estratégica para el futuro o no habrá relevo generacional que no cargue una “puputov” o se las tire de cómodos y despolitizados divos críticos.

6.- Los escenarios planteados:

Frente a este escenario, ante el deterioro económico y empobrecimiento causado y usufructuado por la alta burguesía (la riqueza de la burguesía proviene de los bolsillos del pueblo trabajador), y ante el avance innegable del fascismo en el imaginario colectivo que ya comienza a naturalizarlo, nos parece que el llamado que el Presidente Maduro hace, convocando a una constituyente democrática, popular, ciudadana, comunal, es no solo lo más coherente desde el punto de vista táctico, sino además un gesto sorpresivo y absolutamente chavista. El mensaje es claro. La burguesía obvia el debate, no lo quiere, no puede decir cuál es su programa neoliberal y represivo (casos como Brasil y Argentina, lo evidencian), entonces prefieren acumular sobre la base del descontento por la situación económica y capitalizarlo en una propuesta anti-madurista (¿alguna diferencia con el anti-chavismo?), impulsando una salida violenta. ¿Cuál escenario es más conveniente? ¿Una inconstitucional elección presidencial adelantada a juro para 2017, por berrinche de la burguesía y su aparato fascista en condiciones desventajosas? ¿Las elecciones regionales que se anunciaron y la burguesía rechaza, instruida por Almagro?

7.- El escenario más conveniente:

La respuesta clara, el escenario ventajoso para los revolucionarios y las revolucionarias, es el escenario del debate popular, participativo y protagónico. Esto no es pacto de élites u otra mesa de negociación, que la burguesía aceptará a medias. Esto es un escenario en el que la base pueda expresarse y confrontar con ideas, las caducas ideas de un capitalismo errático y autodestructi.vo Es el escenario donde la derecha ha sido derrotada consecuentemente, pues queda en evidencia. La violencia sería rápidamente aprovechada por la apuesta guerrerista para convertir a Venezuela en Ucrania o Libia.

8.- La realidad es movimiento, lucha de los contrarios en la unidad llmada Venezuela. Todo está por hacerse:

Ahora bien, no es un cheque en blanco, ni una ilusión romántica. Lo que sea este proceso depende de la vanguardia colectiva que ha sobrevivido y como decía Elías Jaua, no se corrompió, ni se vendió. Será lo que podamos con movilización y combatividad, hacer de él. Dependerá de nuestra capacidad para vincular las preocupaciones inmediatas de la gente (que no es la Guyana Esequiba), sino la comida y la economía y acumular sobre la base del convencimiento de las masas y el pueblo trabajador. Es la única estrategia que aisla al enemigo fascista y, por otra parte, permitiría repolitizar a nuestra gente, e incluso, preparar el terreno para una contraofensiva.

9.- El contenido es lo fundamental, quedarse en la forma es quedarse en las ramas y no ver la raíz:

Plantear que es o qué no es la constituyente, sin disputarla y definirla, es como opinar de natación sin meterse en la piscina, es decir, algo puramente contemplativo y especulativo. Maduro no será el radical que esperan (quienes esperan a alguien que les resuelva el lío), pero quien plantea que Maduro es igual o equivalente a Capriles, perdió el foco y la perspectiva hace rato. Lo que hizo Maduro es lo más acertado, inteligente y democrático: Que sea el pueblo organizado (no representantes que ganen con marketing y propaganda en la típica elección burguesa, que tanto prefiere la burguesía, en la cual, terminan ganando los aparatos mediáticos y que en definitiva, no se parece en composición al pueblo venezolano. Tendrán que medirse en el terreno que ha ganado el Poder Popular en 20 años y que hoy Maduro, sabiamente reconoce. Desde el punto de vista de clase, eso es mil veces más democrático que la Asamblea adeco-burguesa, que los llamados a diálogos y reconciliación de los adalides post-chavistas y que, las mesas de negociación. Desde el punto de vista legal, ya el argumento fallido de la necesidad de un referéndum consultivo, quedó superado. La CRBV es clara, y los requisitos también. En el 99 el referéndum fue una vía para legitimar lo que la Constitución del 61, no permitía. Lo demás son ganas de buscarle las cinco patas al gato, como si fuera que la otra alternativa de golpe, elecciones adelantadas y terrorismo, si fueran constitucionales.

10.- Constituyente o Barbarie:

Tampoco podemos reducir esta iniciativa a un asunto electoral que ya acarician entre manos, los sectores reformistas electoreros y secuestradores de la democracia popular que los hay en cantidad. Pero esta será la ocasión para identificarlos, condenarlos y re-construir orgánicamente un chavismo anti-capitalista. La dirigencia verá si prefiere alejarse más del pueblo, o por el contrario, montarse en la ola, como lo hizo Chávez, sin tener absolutamente claro todo, pero con un instinto de clase y una lealtad a su procedencia popular humilde, sin igual. Nosotros ya sabemos que camino andaremos, sin reparar en riesgos, amenazas personales que ya circulan en redes sociales incluso. Somos la generación que se resteó, que pataleó, que criticó y que entendió a Chávez. No serán los complejos y el bullying de la pequeña burguesía -envalentonada por ganar una elección- los que nos conviertan en otra cosa. Hasta regaños y señalamientos llevamos de Chávez pero en esa dialéctica, Chávez aprendió a leer las claves del pueblo. Nuestra consigna, sigue siendo la del Ché latinoamericanista, sin eufemismos: Patria O Muerte! Constituyente o Barbarie!

Coordinación Nacional
Tierra Bolivariana 10 de mayo de 2017

Categorías: -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Canal en movimiento

Venezuela |

Por más revolución

Vea más videos comunitarios »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS