Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Contratiempo

Ahora, todos somos... la identidad política en Venezuela

Venezuela | 22 de junio de 2016

imprimir

"Todos somos XXX"
Pared “x”, en la ciudad “p”, Venezuela

La identidad política es una construcción colectiva que se encarna esencialmente en el modo de relacionarse con los otros sobre algunas premisas básicas. La más esencial de esas premisas es la aceptación de la diferencia porque precisamente es la diferencia la condición de posibilidad de la identidad. Es decir, precisamente porque tenemos una identidad nos distinguirnos del resto. Hasta dónde esa distinción llega a la negación o aceptación del otro, es un tema que nos conduce a la convivencia o a la muerte colectiva de sujetos políticos en una sociedad.

En anteriores oportunidades hemos señalado que si algo hace notable a la política es su condición de trascender de los sujetos políticos concretos. La política siempre tiene un mañana a diferencia de los individuos. En este caso, nos interesa llamar la atención sobre lo que se desborda detrás de esa frase que busca la construcción de una identidad total. Detrás del “todos somos” se esconde una paradoja que requerimos entenderla en estos tiempo donde la afirmación se constituye en una toma de partido y, en consecuencia, en un acto de
diferencia.

La actualización de la identidad política en Venezuela encarna un proceso que socialmente y en cada individuo, constituye una desafío de inmensas proporciones. Por una parte, supone rehacer el sentido histórico de la nación venezolana desde una historia “oculta” referida a los procesos de exclusión de amplios sectores de la población que fueron catalogados como “improductivos”, “ignorantes” y por ende, sin ninguna capacidad de acción política que supusiera su constitución como sujeto político colectivo. Por otra parte, la necesidad de crear las condiciones socio-políticas, económicas y educativas que permitan al individuo no sólo reconocerse como sujeto de derecho sino además, como agente capaz de promover los cambios y avanzar desde su propia subjetividad y condiciones concretas. Es decir, la identidad política en Venezuela es la tarea de construir al sujeto político en lo individual y lo colectivo. Es una tarea de proporciones históricas tanto en su definición como en su
materialización.

Ante tales circunstancias, el proceso de construcción de identidad política es una arena donde ocurre una confrontación abierta entre las distintas facciones que son convenientemente construidas entre dos polos que no dan espacio para la irrupción visible y sostenida de otras expresiones distintas a los polos. Del “tú también eres Chávez” que inauguró un espacio de emoción y potencia de acción desde lo individual y teniendo a lo colectivo como fin que se ha venido mermando con el tiempo y que pone el acento en términos de convocar a los venezolanos a tallarse cada quien a la imagen y semejanza de quien encarnó el proyecto político de mayor arraigo popular en los últimos 40 años al intento publicitario del “todos somos polar”; hay evidentemente una intención por re-definir al sujeto político desde la manipulación de valores y principios que siendo claramente contradictorios, parecen esconderse detrás de la idea de inclusión. Siendo proyectos políticamente contrarios y con aspiraciones y concepciones del sujeto político diametralmente opuestos, el llamado al “todos somos X” es el intento por una construcción de carácter totalitario y promotor de una exclusión que ahora opera de adentro hacía afuera. Es decir, es una decisión individual si me cuento en el “todos somos” o decido no ser parte del “todos”.

La diferencia entre una y otra propuesta radica en la condición de construcción heroica que supone decantar y producir la identidad desde Chávez, sujeto político individual concreto y proyecto colectivo histórico continental y la facilidad que comporta la dimensión del éxito y el aura de honestidad que irradia convenientemente una industria de alimentos monopólica. La falsa prerrogativa de la bondad de lo privado porque lo público es corrupto, se fundamenta en el olvido de que quien corrompe no es el funcionario público. En realidad, se inserta en una para-sociedad anclada en el oportunismo y el acceso a las prebendas propias de los mundos corporativos. En esos espacios ocurre el desenfreno pero se disimula, se maquilla y se demanda abiertamente a quien traicionó lo público y se oculta en el anonimato al privado que lo hizo.

Pero si volvemos a la oferta del “Todos somos polar”, lo que se oculta allí es una falsa identidad construida con una de las características propias de la época neoliberal: el éxito. Pero el éxito no se le da a cada cual sino por la vía de la disolución del “yo” concreto en una idea nebulosa y peregrina de suponer que el éxito de una industria derrama y hace a quien se identifique con ellos, parte de su grupo exitoso. Es una costumbre inveterada de lo que denominamos “oportunismo instántaneo” una forma muy peculiar de apoyar al fuerte y exitoso porque con él es seguro que ganamos. Pero no es una ganancia histórica sino una ganancia inmediata y que deja una sensación de vacío al poco rato de alcanzarla.

Apuesta terrible esta que invita a los miembros de una sociedad a jugar a ser lo que nunca podrán ser para desbancar una identidad construida al pulso del esfuerzo y concurso de todos por una suerte de “traje al éxito” que será tan efímero que como hemos probado en estos meses, no sólo derrotaron a las fuerzas progresistas sino lo que es peor, engañaron vilmente a quienes votaron por ellos buscando un cambio que está lejos de ser preocupación para estas fuerzas que buscan restaurar la indiferencia para continuar con el saqueo.

A TIEMPO: Si alguna duda quedaba de la condición apátrida del proyecto del arco minero, basta con ver quienes votaron para apoyar la creación de la zona de desarrollo minero en la Asamblea Nacional. Peligroso consenso entre fuerzas que se acusan unas a otras de querer saquear al país. Malas señales para un pueblo que espera actos revolucionarios.


Fuente: tatuy.org

Categorías: - - -

Notas relacionadas

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS