Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Costa Rica

Por La Nación

Campaña sucia

Costa Rica | 2 de febrero de 2018

imprimir
JPEG - 118.2 KB
Museo de los Niños, San José Costa Rica. Debate candidatos presidenciales Canal 6. Carlos Alvarado Quesada, Juan Diego Castro Fernández, Antonio Álvarez Desanti, Rodolfo Hernández Gómez, Fabricio Alvarado Muñoz, Rodolfo Piza Rocafort. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.

Las sinuosas maniobras políticas llamadas, en conjunto, “campaña sucia”, reciben y merecen el repudio de buena parte de la sociedad. La mentira, la adulteración de documentos, audios y videos o el insulto gratuito denigran el proceso electoral y erosionan la confianza en los políticos y en la democracia.

Son recursos tan viejos como la política, pero la moderna tecnología los potencia y transforma. Una de las innovaciones de la era digital son las noticias falsas o fake news, masivamente difundidas por Internet. No se trata de un fenómeno exclusivo de la política, pero es en ese ámbito donde repercuten con mayor trascendencia.

El término, sin embargo, está siendo secuestrado por los principales impulsores y beneficiarios de las noticias falsas. El presidente estadounidense Donald Trump adoptó la expresión para describir las informaciones críticas de periódicos tan serios y prestigiosos como el Washington Post y el New York Times, así como las noticias difundidas por CNN y otros reconocidos medios electrónicos.

Si uno de esos medios ofrece bien fundados informes sobre la frustrada intención de despedir al fiscal especial encargado de indagar sobre los contactos entre la campaña republicana y el gobierno ruso, Trump les resta importancia con el calificativo fake news que, en ese instante, se convierte en una falsificación mil veces repetida para afectar injustamente la reputación de los medios de comunicación y sus periodistas.

Lo mismo parece suceder en Costa Rica con el término “campaña sucia”. La frase está siendo secuestrada para incluir en ella informaciones, veraces y de interés público, capaces de afectar aspiraciones políticas. La falsificación, en este caso, deliberadamente confunde la difusión de datos importantes para decidir el voto con simples mentiras o adulteraciones de la realidad.

Quien informa de un hecho relevante y cierto no incurre en campaña sucia por mucho que el dato afecte negativamente a un candidato. Por el contrario, hace un importante servicio al país y al electorado, siempre que la denuncia se haga de frente, con valentía, entereza y sentido ético.

Pero los aficionados a hacer campaña sucia están entre los primeros en describir como tal las informaciones que les afectan, no importa el interés público o la verdad. Utilizan la misma técnica de Trump: si el dato incomoda, se ahorran las explicaciones e intentan pasar la página con el simple calificativo de “campaña sucia”.


Tomado de: Nodal
Publicado originalmente en: La Nación

Categorías: - - - -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS