Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Noticias » Uruguay

Por Isidoro H. Duarte

Carta abierta del periodista Isidoro Duarte al los responsables del periódico uruguayo La Diaria

Uruguay | 11 de enero de 2020

imprimir


Montevideo, 10 de enero de 2020

Carta abierta a los Señores de La Diaria

Por: Isidoro H. Duarte, periodista uruguayo venezolano,
residenciado en Venezuela desde 1976 y de paso por Montevideo.

En estos días, leí un titular en primera página de un diario del 6 de Enero 2020 que decía: “Chavistas impidieron reelección de Guaidó como presidente del Parlamento”.

Por el titular, supuse que sería el diario El País, o alguno de sus hermanos en la continua campaña que desde las tiendas políticas de la derecha se tiene contra Venezuela. Pues no era El País, eran Uds., La Diaria. Esto me ha servido para comprender la animosidad que existe entre la población – la que no le interesa o no está bien enterada de los temas políticos – contra el gobierno de Venezuela, explícitamente contra el presidente Maduro. La complicidad de Uds. con esa matriz es doblemente grave, porque a priori no son Uds. los clásicos representantes de las roscas económicas y propietarias directa o indirectamente de los medios de comunicación, lo que en la materia que nos ocupa hace más creíble la falsa información, y por lo tanto es aún más grave la conducta periodística de La Diaria.

Ese titular, y el artículo aparentemente fuente que lo induce, la trasnacional de la comunicación AFP, son falsos, totalmente falsos. Creo que la sagacidad periodística, en vista de que se supone que conocen la conducta de la potencia internacional de EEUU, que ha creado en el caso venezolano a un presidente auto proclamado, que lo financian públicamente, les permitiría por lo menos sospechar de la información de AFP sobre los acontecimientos producidos en la Asamblea Nacional que Uds. titulan. Y muy especialmente conocer los hechos políticos que rodean a Venezuela, especialmente desde que asumió el gobierno de Chávez, y la actitud que asumió EEUU. El gobierno bolivariano de Venezuela comenzó a ser atacado ferozmente por el régimen que gobierna EEUU, en cuanto éste advirtió que no sería otro gobierno obsecuente. Y lanzó la inmensa artillería de la que dispone: los medios de comunicación, en todas sus plataformas, que convierten a la víctima en victimario.

Por ejemplo, el golpe de estado del 11 abril del 2002, ejecutado por algunos generales, la policía Metropolitana y las policías de las alcaldías dominadas por la oposición, donde los medios de comunicación tuvieron una muy importante y activa participación. Estos en programas de T.V., al día siguiente, cuando aún mantenían secuestrado al presidente Chávez y se creían victoriosos, se adjudicaban eufóricos la autoría del golpe. “Tenemos nuevo presidente” abrió su espacio televiso mañanero un conocido locutor muy feliz el infeliz, a pesar de los muertos de la víspera, y las brutales represiones que continuaban. Agregaba: “Gracias Medios de Comunicación” rodeado por directores y dueños de medios. Lo mismo era replicado por los demás canales, prensa escrita y radio. Eran los titulares con los que abrían, manifestándose felices por el “reconocimiento” de EEUU, de la España del Partido Popular, y de la OEA. El canal del Estado había sido silenciado y tomado por la policía de la alcaldía de Henrique Capriles. Pero fueron derrotados, a un alto costo de asesinados por francotiradores y la Policía Metropolitana actores del golpe. Fueron millones de hombres, mujeres, jóvenes, obreros y estudiantes, que salieron a las calles, rodearon los cuarteles, y con oficiales y tropa de las FFAA, leales al Presidente o a la Constitución rescataron al Presidente y al hilo institucional. Al regreso de Chávez, éste, magnánimamente, no dispuso ninguna retaliación, solicitando diálogo y tolerancia.

Pero el golpe continúa con otras formas, por ejemplo el gravísimo Sabotaje Petrolero de ese mismo año y siguiente, promovido y ejecutado por la “meritocracia” petrolera, alentados impunemente, una vez más, por los medios de comunicación. Momentos duros, difíciles para la población, que dio pruebas de creatividad y solidaridad para los peores momentos, caminando ante la falta de transporte por carencia de combustible, asistiendo como podían a sus labores, pero resistiendo. Fueron 60 días de resistencia sin que el gobierno tomara medidas de fuerza contra los saboteadores, que salían todos los días a la 6 p.m. en cadena privada de radio y TV a dar su boletín de noticias, sus partes de guerra: Que habían paralizado tales refinerías, que se agotaba la reserva, que tales barcos tanqueros petroleros podían explotar, etc. Pero la resistencia popular y apoyo al gobierno de Chávez se mantuvo, y nuevamente este nuevo golpe fue derrotado. Luego, durante algunos años, continuaron los hostigamientos de la derecha, con manifestaciones callejeras de los anti bolivarianos, que son los partidos políticos de la 4ta. República, recompuestos algunos con distintos nombres, incluyendo algunos que provenían de la anterior izquierda, que son respondidas con gigantescas manifestaciones bolivarianas. También se realizan varios actos electorales y de consulta popular, todos, absolutamente todos, con la presencia escrutadora de acompañantes y observadores internacionales, periodistas, políticos y técnicos electorales, que expresaron en sus informes su visto bueno de la pureza de los mismos. Incluso uno de ellos, la Fundación Cárter del ex presidente de EEUU, Jimmy Cárter, complementó declarando que era el “sistema electoral más seguro del mundo”. A pesar de esto los actos electorales, eran denunciados como fraudulentos por la oposición en los puestos que eran derrotados, pero no en las alcaldías o gobernaciones que vencieran, aunque el acto electoral fuera el mismo y el mismo Consejo Electoral.

Pero el régimen de EEUU, especialmente por el tema petróleo, tenía claro que Chávez y su gobierno no eran obsecuentes, y ellos, los promotores de dictaduras, acusaban al gobierno de Chávez de dictador, sin importar cuántos actos electorales lo ratificaron. La frase monárquica “el Estado soy yo”, se expresa por EEUU, como “el mundo soy yo”. Sin embargo, la recuperación internacional del precio del petróleo – gestada por Chávez en gira por los países petroleros - y la nueva Ley de Hidrocarburos, que dejaba para el país la mayor parte de la riqueza que producía el petróleo y derivados, permitió un auge económico, con disposiciones, decretos y leyes que promovieron un mejor distribución de la riqueza. De esta manera el gobierno había logrado la inserción de vastas capas de la población a beneficios antes negados. Salud, educación, cultura, vivienda, seguridad, trabajo, transporte, así como plena libertad política, de prensa y opinión, de manifestaciones callejeras, etc., fueron factores logrados por el gobierno, reconocidos por todos los organismos especializados de la ONU. Venezuela vivía una prosperidad inédita porque abarcaba a todos los sectores sociales, con una gran movilidad social vertical fruto de la masiva expansión educativa gratuita en todos sus niveles. Para graficar con un fenómeno que se produjo posteriormente, de Venezuela no emigraba nadie, sino que por el contrario recibía millones de ciudadanos de muchos países, especialmente de Colombia, que suman más de 5 millones.

No obstante arreciaban las negativas y masivas campañas, constantes, diarias, contra Venezuela, tanto nacionales como internacionales, incidiendo en la opinión pública, especialmente en la internacional. De nada valían los informes de Unesco, FAO, la Organización Mundial de la Salud, la de la Vivienda, el índice de Gini, etc., lo que prima es la artillería mediática atacando a la Revolución Bolivariana. Incluso en algunos casos, afectando la opinión de los propios beneficiados, como por ejemplo vastos sectores de las clases medias.

A partir de la triste y extraña muerte de Chávez, el 5 de marzo del 2013, luego de las elecciones presidenciales que exige la Constitución, donde fue electo Nicolás Maduro, superando al candidato Capriles de la oposición, acto que como siempre fue con todas las garantías y observadores internacionales, los sucesos comienzan nuevamente a exasperarse. La oposición modifica sus fracasados intentos de masivas manifestaciones, que se habían ido reduciendo, por concentraciones y manifestaciones escuálidas pero sumamente violentas.

Se produce una fuerte baja del precio petrolero, y a pesar de ello el gobierno del Presidente Maduro mantiene los beneficios sociales pero la poderosa Fedecámaras, la Central de empresarios, la que había puesto, sin disimulo, a su presidente de Presidente de la República con el Golpe de Estado del 11 de abril del 2002, desarrolla un sabotaje intenso de la economía, gigantesco desabastecimiento, cesan de producir, esconden, desaparecen toneladas de mercancías de producción nacional o importadas, alimentos, medicinas, repuestos, paralizan sin causa sus fábricas, hacen contrabando masivo de mercancías a la vecina Colombia, y varios ítems más. Crean una página digital con asiento en Colombia multiplicando el precio del dólar que usan de marcador los comerciantes. Nace la figura del “bachaquero”, el ciudadano que obtiene determinada mercancía a cierto precio, y la revende informalmente a precios multiplicados. Cuando el gobierno pretende poner coto a esa figura, los Medios y Fedecámaras los estimula y defiende llamándoles “pequeños emprendedores”. La inflación es brutal, pero lo peor es el desabastecimiento, utilizándose como bandera que “en Venezuela no hay nada, ni papel higiénico”.

Conjuntamente el régimen de EEUU recrudece sus ataques, financia públicamente a grupos opositores que ejercen violencia con muertos y heridos durante el 2014 y que serán replicadas más duramente en el 2017. El gobierno de Maduro soporta esa violencia, convocando a sus partidarios, a masivas, repetidas y pacíficas manifestaciones de apoyo. A principios del 2015, el régimen de EEUU presidido por Obama, el 9-03-2015, dicta un Decreto Ejecutivo por el que determina que Venezuela es una “amenaza inusual y extraordinaria para los intereses de EEUU”. Esto se enlaza con sus declaraciones a los medios el 1° febrero del 2015, que dice que “EEUU le puede torcer el brazo a cualquier país, por medios diplomáticos, ECONÓMICOS, o militares en defensa de sus intereses”.

A partir de estos hechos, el ataque es diario, masivo, descarado. Conjuntamente con su sucesor, Trump, empiezan a resolver directas agresiones, que con soberbia imperial llaman “sanciones”, que afectan directamente a la población. Esta situación provoca que las elecciones a Diputados de la Asamblea Nacional sean ganadas por los varios partidos de la oposición, unidos en bloque, con una fuerte abstención del sector bolivariano. Inmediatamente la directiva opositora de la A.N. declara que su objetivo es “sacar a Maduro de la presidencia en 6 meses”. No es legislar, ni controlar. Intentan juramentar a tres diputados que fueron imputados por irregularidades en su elección por el Tribunal Supremo de Justicia, la directiva no acata, y es declarada en desacato.

EEUU, en violación de todo el derecho internacional y humanista, resuelve bloquear a Venezuela en materia financiera, comercial y económica, con la complicidad de gobiernos de derecha, por ejemplo el llamado Grupo de Lima, o algunos países de la Comunidad Europea. Se impide la entrada de alimentos, materia prima, medicina, repuestos, situación mitigada parcialmente por acuerdos de Maduro con Rusia, Turquía, China, India. EEUU se apodera - roba - bienes y activos financieros de Venezuela en territorio de EEUU, como por ejemplo la CITGO, refinadora de petróleo, y varios miles de estaciones de gasolina. Para vergüenza latinoamericana tienen la complicidad del gobierno de Colombia, donde tienen 7 bases militares, y se apoderan de la refinadora venezolana Manómeros, que está en ese país. Inglaterra, como cómplice, se apodera de oro por varios miles de millones de dólares que Venezuela tiene depositado en el Banco de Inglaterra, y dinero en efectivo en varios bancos europeos y americanos, Clear Bank por ejemplo, destinados a pagar deuda o compras de Venezuela..

En ese contexto se dan los sucesos de la renovación de la presidencia de la A.N. presidida por el diputado Juan Guaidó, auto proclamado presidente de Venezuela por decisión de EEUU. El relato anterior es expresado con la esperanza que les sirva de antecedentes para comprender las formas de hacer política de los sectores de la oposición, que en su mayoría han promovido y apoyado el bloqueo y robos de activos venezolanos, y que Uds. comprendan que las informaciones que se produzcan por las trasnacionales de la comunicación, están signadas a priori por su función de representación de los intereses de EEUU y de la derecha internacional.

La información veraz en torno a los eventos del 5/1 que ustedes reseñan erróneamente en la edición del 6/1 en La Diaria, y la de los del 7 de enero que no son más que la reiteración de la falsía de Guaidó y sus seguidores, es la siguiente: La Asamblea Nacional es el Parlamento unicameral cuya función es el ejercicio del Poder Legislativo de Venezuela según establece Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Son 167 parlamentarios (164 diputados y diputadas por los estados y 3 por representación indígena). Los diputados actuales fueron elegidos en elecciones parlamentarias el 15 de diciembre del 2015. El mandato tiene vigencia del 2015 al 2020.

Cada 5 de enero deben elegirse las autoridades que la presidirán durante el año parlamentario que comienza. Según el “Reglamento interior y de debates de la Asamblea Nacional de Venezuela”, se requiere la mitad más uno de diputados para formar quórum y los votos son presenciales. La directiva y presidente de la Asamblea se elige con mayoría simple.

En un contexto político extra parlamentario, es de hacer notar que desde mediados del año 2019 varios sectores de la oposición, y personalidades políticas de la oposición, que incluyen dos candidatos presidenciales de la oposición, se están reuniendo en una gran Mesa de Diálogo Nacional con representantes del partido del gobierno. A esta mesa no se han querido integrar el auto proclamado Guaidó y otros sectores de la oposición.

En la sesión de inicio de año del domingo 5 de enero, había quórum suficiente para sesionar pues se encontraban en el Palacio Federal Legislativo 151 diputados y diputadas (oposición que es mayoría y chavismo que se había reincorporado a la AN el 24/9/2019 por acuerdo de la Mesa de Diálogo Nacional.)

Igualmente, se hizo una espera de más de 3 horas para que la Directiva saliente que preside Juan Guaidó se presentara a instalar la sesión e iniciara el proceso de la elección de directiva para el nuevo período. Pero éste no se presentaba porque no quería cumplir con los acuerdos entre los partidos de oposición de rotar anualmente la presidencia de la Asamblea. Además no tenía suficientes votos para romper el acuerdo y ser reelegido.. Por redes, periodistas de oposición alertaban en la mañana de que habría un golpe parlamentario. Guaidó aparenta intentar ingresar al recinto, pero acompañado por 5 diputados inhabilitados que tienen prohibido el ingreso a la AN por el Tribunal Supremo de Justicia. Entonces se negó a entrar y comenzó a vociferar que no le dejaban ingresar, agregando la representación teatral de subirse a las rejas del jardín del recinto para saltar, a efectos lograr las tomas gráficas acostumbradas que las trasnacionales de la comunicación circularán en el mundo..

Durante casi tres horas los diputados en la Asamblea esperaron al presidente del órgano por lo que se decidió iniciar, según el reglamento, con el diputado de mayor edad, Héctor Agüero, que fungiría como Director de Debates y la diputada de menor edad, Nosliw Rodríguez, que haría funciones de secretaria accidental, dando así inicio a la sesión. Al mismo tiempo, un grupo de diputados afines a Guaidó incitaban a la violencia dentro del recinto. Instalada la sesión, algunos representantes de la oposición presentaron una fórmula para la nueva directiva, integrada en su totalidad por opositores, que finalmente resultó electa con los votos reglamentarios (Fueron 81 votos a favor). No se presentó otra fórmula aparte de esta.

Presidente: Dip. Luis Parra (Partido Primero Justicia/ Estado Yaracuy)
Primer Vicepresidente: Dip. Franklin Duarte (Partido COPEI/ Estado Táchira)
Segundo Vicepresidente: Dip. José Noriega (Partido Voluntad Popular/ Estado Sucre)
Secretario: Lic.Negal Morales (Partido Acción Democrática/Estado Miranda)
Subsecretario: Dr. Alexis Vivenes ( Partido Voluntad Popular / Estado Sucre)

Mientras esto sucedía, el diputado Juan Guaidó instaló una sesión ilegal de la Asamblea en la sede comercial de un medio, el diario El Nacional ( el mismo medio que tuvo una participación importante en el Golpe de 2002). Allí se autoproclamó Presidente de la AN.

Posteriormente, el 7 de enero, correspondía realizarse la primera sesión ordinaria de la nueva directiva y Juan Guaidó se presentó con algunos diputados y seguidores. En el jardín nuevamente se trepó, igual que el 5 de enero, a las rejas para obtener otra foto y videos. declarando falsamente que no lo dejaban ingresar, pero sí ingresó con cámaras y periodistas y ante un escenario vacío montó en el podio de directiva junto a 38 personas, algunos diputados, para que los medios titularan que había “recuperado” el control de la Presidencia de la Asamblea,

Sé que esta comunicación es extensa. Pero la creo necesaria para que adviertan el escenario general que el régimen de EEUU y sus secuaces en Venezuela pretenden imponer en Venezuela. Este lamentable y ridículo episodio, es uno de los tantos de la ofensiva contra la estabilidad, la democracia y la paz del gobierno y el pueblo venezolano.

Categorías:

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2020
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP