Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Clodovaldo Hernández

Cecilia García-Arocha la Rectora de abolengo

Venezuela | 4 de febrero de 2017

imprimir

Cuando hablan acerca de la rectora Cecilia García-Arocha, sus admiradores acostumbran utilizar expresiones como rancia estirpe y pura raza. No son referencias muy comunes ni bien recibidas en este país de mestizos irredentos que, a lo sumo, tuvo alguna vez marqueses y uno que otro conde. No se refieren a títulos nobiliarios ni a limpieza de sangre, sino a que la reputada académica tiene un linaje de antepasados que también fueron autoridades de la Universidad Central de Venezuela o destacadas figuras del sector educativo, destacando entre ellos su padre, Raúl García Arocha y sus tíos, Mario y Humberto García Arocha.

El pertenecer a tal estipe hizo que la joven odontóloga, graduada con honores en 1976, tomara la determinación de asumir los dos apellidos de su padre, dejando el Márquez, de su señora madre, para la cédula de identidad y otros papeles formales.

Con esa marca de fábrica, su carrera dentro de la Casa que vence la sombra ha sido fulgurante. Fue la primera mujer decana de la Facultad de Odontología, siguiendo los pasos de su progenitor que lo había sido antes. Y fue la primera mujer en ser electa rectora de la casa de estudios superiores en una historia de más de 280 años. Como escalón intermedio entre el decanato y el rectorado, ocupó la Secretaría durante la administración del rector Antonio París.

Una característica notable de la doctora García-Arocha ha sido su larga permanencia en los cargos: como decana estuvo cuatro períodos (entre 1993 y 2004) y como rectora fue electa para el período 2008-2012, pero estas son horas en las que todavía sigue tan campante, y nada parece indicar que tenga previsto salir. Los llamados a “¡Elecciones ya!” con los que suelen rasgarse las vestiduras los gremios de los profesores y estudiantes ucevistas (mayoritariamente opositores) parecen ser sólo de los muros del campus para afuera. Qué conveniente.

Se entiende que García-Arocha haga lo posible por permanecer en ese puesto cumbre de la estructura universitaria nacional. Primero, por lo mismo de su “estirpe”, pues bien, se sabe que los cargos aristocráticos llegan a ser vitalicios. Y, segundo, porque desde esa prominente posición se ha convertido en una figura nacional, hasta el punto de que alguna vez apareció en la nutrida lista de presidenciables opositores.

Con su participación en las estrategias y estratagemas del antichavismo, la rectora ha pretendido sumar otro punto en la emulación de su padre y de sus tíos, quienes se hicieron célebres por formar parte de la resistencia contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Ella, con el apoyo de la maquinaria mediática contrarrevolucionaria, vendió la imagen de luchar primero contra la “dictadura” de Hugo Chávez y luego contra la “dictadura” de Nicolás Maduro. En eso anda.

Los promotores de una posible aparición de García-Arocha como outsider en la competencia presidencial opositora decían que su gran aval es la fuerte personalidad que se gasta. Pero, al mismo tiempo, esa misma característica terminaría siendo su desventaja, pues la dama no es precisamente un dechado de simpatía y, a pesar de ser odontóloga, no acostumbra mucho a mostrar su sonrisa. Se entiende por qué no ejerció como dentista: con esa expresión tan adusta hubiese espantado a más de un paciente.

Quienes la conocieron como profesora y decana de Odontología dicen que se trata solo de una caparazón de la que se ha dotado para sobrevivir en el mundo de hombres que es la cúpula de la UCV, y para enfrentar el acre debate político nacional, pues al parecer en las aulas y pasillos universitarios, antes de ser rectora, era un amor de mujer. “Claro –dice un profesor de la muy contestataria Escuela de Trabajo Social-, ella en Odontología estaba en su salsa, porque esa es la Facultad más sifrina de la UCV”.

Gente que alguna vez fue cercana y que la admiró de veras, dicen que es una líder muy valiosa, pero que su egolatría y ambición la dominan, llevándola a cometer excesos como haber aprobado la resolución del Consejo Universitario para otorgarse a sí misma el doctorado Honoris Causa de la UCV, con el agravante de que esto se hizo en la misma oportunidad en la que se le dio esa distinción al altísimo artista plástico Carlos Cruz Diez. “Es como si el Papa se canonizara a sí mismo”, comentó uno de esos antiguos acólitos.

En esa oportunidad, como en tantas otras, la rectora desestimó las críticas atribuyéndolas a la cochina envidia que muchos le profesan dentro y fuera de la Ciudad Universitaria. Sin complejos, sumó el título honorífico a los tantos blasones de la familia García Arocha. Nobleza obliga.


Fuente: Supuesto Negado

Categorías: -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS