Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Pablo Siris Seade

Comités Locales de Abastecimiento y Producción: El pueblo organizado profundiza la Revolución Bolivariana

Venezuela | 30 de septiembre de 2016

imprimir

Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP): El pueblo organizado profundiza la Revolución Bolivariana

Por Pablo Siris Seade

“Todo el poder para los CLAP”, tal es la consigna acuñada por el Presidente venezolano Nicolás Maduro, parafraseando la consigna leninista que reclamaba “Todo el poder a los soviets” durante la Revolución Socialista de Octubre de 1917. La sigla CLAP identifica a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, y esas organizaciones son las que han permitido hacer frente a la crisis producto de la caída de los precios del petróleo y la especulación y el desabastecimiento programado que han generado la burguesía venezolana en su guerra económica contra la Revolución Bolivariana, pero han hecho mucho más...

El primer CLAP fue formado en el municipio Trinidad del estado Yaracuy, producto de la organización popular, que recogió el sentir de las ciudadanas y ciudadanos de esa localidad que -cansados de las largas colas y de los abusos en los precios y de los “bachaqueros” (quienes se dedican a comprar los productos de primera necesidad para luego revenderlos)- acordaron con la Alcaldía un nuevo método de distribución, que atendiera la demanda alimenticia real de la población.

Según reseña la Agencia Venezolana de Noticias, la alcaldesa de Trinidad, Yosmary Guevara, y habitantes de varias comunidades diseñaron el plan de manera conjunta, que se constituiría en guía y ejemplo de organización para el resto del país.

El plan se amplió con Mercal (Mercados de Alimentos) y Pdval (Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos), que son redes estatales de importación, producción y distribución de aliemntos, lo que permitió abastecer a un gran porcentaje de la población y se eliminaron las colas y los bachaqueros en la jurisdicción.

La red Mercal distribuye alimentos y otros productos de primera necesidad a precios subvencionados, además de estimular la producción local a través de un programa de compras a los pequeños productores, lo cual le permite ofrecer frutas y vegetales frescos.

La red Pdval distribuye y comercializa productos sin subsidiar, pero a precios justos (sin sobreprecio) y de forma de llegar a los más diversos rincones del país.

Los CLAP en conjunto con estas redes fueron censando a las familias de las diversas comunidades para llegar quincenalmente a cada vivienda con una bolsa de productos de primera necesidad que se vende a un precio justo, sin sobreprecios y sin las terribles colas producidas por las distorsiones del mercado provocadas por el gran capital.

Esta conjunción de Poder Popular organizado y redes estatales de distribución y comercialización de productos de primera necesidad, logró revertir la dramática situación provocada por los sectores especuladores de la burguesía mercantil venezolana, acostumbrada a comprar barato fuera del país y vender caro dentro de fronteras, al amparo de la apropiación indebida de la renta petrolera.

Sin embargo, en esta y otras comunidades del estado Yaracuy el pueblo no se conformó con el abastecimiento de los productos alimentarios y se organizaron para impulsar la siembra, el cultivo y la instalación de las más diversas unidades de producción.

Entre las producciones más connotadas en estos mismo días, está la de uniformes escolares, que ha permitido dotar a cerca de tres millones de escolares (que iniciaron el año lectivo este pasado lunes 26 de septiembre) con sus uniformes completos: dos remeras, dos remeras tipo polo, una falda o pantalón y un pantalón deportivo, según informó informó el presidente de Fundacomunal, Willy Casanova.

Estos uniformes se han vendido a un precio justo, que sin embargo es de menos del 10% de los que se ofrecen en el mercado especulativo.

Los CLAP, además, están promoviendo los cultivos locales de pequeña escala, que permiten abastecer a las comunidades circundantes y están modificando los hábitos de consumo del pueblo venezolano.

Efectivamente, los CLAP promueven la utilización de semillas autóctonas y la producción de frutas y hortalizas que -si bien son tradicionales en el país- habían sido dejadas de lado por la población ante la oferta de similares importados que se ofrecen en las grandes superficies comerciales.

En apenas meses, se pasó de 500 comunidades atendidas a más de 21.000 y de algo menos de 1.500 toneladas semanales de alimentos distribuidos a más de 40.000 toneladas semanales.

Los niveles de organización y la llegada de los CLAP se elevan exponencialmente, permitiendo aventurar la construcción de una experiencia de socialización de la distribución de alimentos y productos de primera necesidad que permitirá dejar de depender de la renta petrolera para el abastecimiento y producción de los mismos.

Los CLAP paulatinamente han ido estandarizando los productos que ofrecen a las familias, así como los precios que brindan y la periodicidad con la que llegan a cada familia.

Para lograr esto han desarrollado organizaciones locales, municipales, estadales y nacionales, y lo han hecho sin caer en el burocratismo, a punta de militancia y participación.

Incluso han empezado a editar una revista propia y a tener una importante presencia en medios de comunicación y redes sociales.

El presidente Nicolás Maduro lo manifestó de la siguiente manera:

“Desde que asumimos la dirección de la Revolución hemos garantizado la conducción del Gobierno para salirle al paso a todos los obstáculos, superando errores y enfrentando la conspiración imperialista para proteger a nuestro pueblo. En esta etapa, la clave de la victoria es controlar los sistemas de distribución que, anarquizados para la escasez, por mafias y roscas de inescrupulosos, desarticulan los sistemas de comercialización que los propios oligarcas han creado y controlan, promoviendo y facilitando el contrabando, la corrupción, el bachaqueo, el acaparamiento y la especulación.

Hoy, los CLAP son el futuro de un nuevo sistema de distribución y producción que descansa en la honestidad del poder popular y en su capacidad organizativa y contralora.

Se trata, por ahora, no solo de democratizar y controlar la producción y distribución alimentaria, sino de promover la organización y el poder efectivo en las bases populares, para el ejercicio del control directo de la soberanía alimentaria.

Confiamos plenamente en el Poder Popular y su poder combativo y creador para dar continuidad al legado del comandante Hugo Chávez. Solo confiando en el pueblo y sus inmensos poderes creadores seremos capaces de derrotar la conspiración, y así consolidar la producción comunal y, con la comuna productiva, avanzar al Socialismo.

Con nuestro pueblo consciente, movilizado y organizado, ejerciendo y emulando la democracia socialista, saldremos siempre victoriosos. En consecuencia, hacemos un llamado a la solidaridad y a la unión de todos los Patriotas para vencer a los apátridas”.

Pero la consigna de “Todo el poder a los CLAP” con la que iniciábamos esta nota, no es solamente porque estas organizaciones se convirtieron en el principal mecanismo de solución de las dificultades del pueblo para acceder a los artículos prioritarios.

Los CLAP están creando organización, poder y economía comunales, además de que están generando los gérmenes de la producción nacional que permita hacer al país soberano alimentariamente.

Es además producción ecosustentable, con semillas originarias, en pequeñas y medianas extensiones, generando un inusitado contacto con la tierra y la producción de miles y miles de venezolanas y venezolanos.

El autoabastecimiento alimentario es la primera intención, pero los CLAP han empezado también a producir artículos de higiene y limpieza, así como -según ya vimos- artículos de vestimenta.

Sin embargo, quizás lo más importante de los CLAP es que son una creación originaria del pueblo, que ha permitido iniciar la contraofensiva revolucionaria contra la guerra económica desatada contra la Revolución Bolivariana y que han liderado la movilización de miles y millones de personas en apoyo y defensa de ella y de todo el pueblo venezolano.

¿Lograrán los CLAP derrotar la guerra económica? ¿Podrán mantenerse a largo plazo aún cuando puedan aumentar los precios del petróleo? ¿Se constituirán los CLAP en el germen de la construcción del socialismo en Venezuela? ¿Permitirán derrotar el rentismo petrolero?

Hay mucha tela para cortar, pero parafraseando al prócer oriental José Gervasio Artigas, “nada podemos esperar sino de nosotros mismos”.

....................................................................
Fuente: Blog Caja de Respuestas.

Categorías:

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS