Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Colectivo Avanzada Popular

Contraofensiva Estratégica Carabobo debe ser anticapitalista o no será

Venezuela | 19 de febrero de 2017

imprimir

En su primera alocución de 2017, el Presidente Maduro anunció que este sería un año de contraofensiva estratégica, la denominó Contraofensiva Carabobo.

Desde esta trinchera de defensa del legado estratégico, que más que Chávez individuo, es el chavismo como producto histórico (como el mismo dijo: es un pueblo), debemos decir, en aras de aportar y avanzar revolucionariamente, que cualquier contraofensiva será tal, sí y solo sí, es anticapitalista.

La lucha contra el capitalismo y la apuesta a un marco de relaciones sociales y humanas diferentes, verdaderamente cristiana, solidaria, cooperativa, armónica e igualitaria, debe necesariamente desestructurar las relaciones de poder opresivas que se alzan sobre la base económica capitalista, en una minoría poderosa, que explota el trabajo, la vida, las emociones y hasta los cuerpos, de pueblos enteros. De otra forma, solo conseguirá alargar la decadencia de este sistema que ha generado guerras a lo largo y ancho del planeta y que, en vez de reducir la pobreza mundial, solo consigue expandirla. Lo que es peor y más grosero aún, que no será jamás un resultado del socialismo, es la profunda y abismal desigualdad, entre los más ricos y los más pobres. Veamos como, por ejemplo, las ocho (8) personas más ricas del mundo, poseen una riqueza equivalente a la que suma más de la mitad de la población mundial. La consecuencia no se hace esperar, de 800 millones de pobres hambrientos en el mundo, reconocidos por Naciones Unidas, hoy día esa cifra está sobre los 1200 millones (también reconocido por el organismo internacional). Es un sistema donde la producción de alimentos, alcanza para dos veces la población mundial y, paradójicamente, el 30% de los alimentos se desechan.
Hay que decirlo, también en el caso de Venezuela el capitalismo es el problema. Basta con ver:

  • Apenas el tres por ciento (3%) de las empresas registradas en el SENIAT, son de otras formas de propiedad distintas a la propiedad privada capitalista.
  • Quienes controlan el 80% de la producción y distribución de productos que presentan una demanda inelástica (es decir, son bienes indispensables para la vida), como la harina pre-cocida de maíz, son apenas dos (2) empresas.
  • El procesamiento de leche apenas dos (2) empresas.
  • Las fórmulas lácteas son importadas y distribuidas por una (1) empresa.
  • Sólo 2 empresas representan más de 28 versiones de fórmulas infantiles en el mercado.
  • Las toallas sanitarias, papel higiénico y otros bienes de higiene personal, son importados y distribuidos por dos(2) empresas.
  • La harina de trigo panadera, es distribuida por ocho(8) empresas que comercializan a más de diez mil(10.000) panaderías.
  • En 2016, el precio de la harina pre-cocida de maíz fue ajustado en más de tres mil por ciento(3.000%) (ajuste, sinceración, son los eufemismos preferidos para no hablar de aumentos de precios). Paso de 19 bolívares a 699 bolívares. No obstante, en el mercado paralelo está por sobre los cinco mil (5.000) bolívares.
  • Las regulaciones datan del año 2003, si el argumento es que son las regulaciones las causantes de la escasez de productos y su circulación en el mercado paralelo, tendrían que explicar los empresarios, porque este nivel de caos, comenzó en el año 2013, justamente coincidiendo con la siembra del comandante Chávez, la ejecución de la Ley de Precios y el descarte de la oferta de bonos de la deuda pública.
  • En este momento las reservas internacionales están por el orden de los diez mil (10.000) millones de dólares. Tan solo en un año como el 2009, los depósitos privados en dólares en el exterior, alcanzaron los diecinueve mil (19.000) millones de dólares.

No es Maduro quien ajusta los precios (aunque esto no descarga al Presidente Obrero de responsabilidad). Los monopolios son los responsables, ellos gananson los ganadores con la fantasiosa idea de la competencia perfecta del capitalismo, son quienes se han los que se han beneficiado de esta “emergencia económica”. ¿Dónde está la responsabilidad de gobierno? Pues precisamente en la pasividad y el levantamiento de los controles que pusieron por catorce (14) años, los límites al desmedido afán de ganancia capitalista. Parte de los sectores que forman parte del chavismo (independientemente de su lealtad al Comandante Chávez en vida), aún son leales ideológica, práctica y afectivamente al capitalismo. Adulan la capacidad productiva y la eficiencia capitalista, creen algo que los mismos capitalistas abandonaron hace casi cien años, la idea de la mano invisible. Así, ante la presión de los ofertantes de los productos para elevar el margen de ganancia, la idea más elevada de parte de los responsables políticos, es ser menos estrictos en los controles para que, satisfaciendo la sed de acumulación y ganancia, los empresarios se vean motivados a colocar nuevamente los productos en el mercado formal e invirtieran sus divisas (arrancadas al Estado a tipo de cambio “Dipro” a diez (10) bolívares, que representa el 90% de las divisas negociadas). Como si el afán de ganancia capitalista fuera racional, cuando la verdad es que en todo el mundo los capitalistas solo se detienen cuando hay fuertes revueltas y crisis, dado que la capacidad de pago de la clase trabajadora se agota tras tanta extorsión y con esto el debacle de deudas impagables sobre las que se generan acciones inexistentes que se derrumban cual castillo de barajas.

Hablemos claro. El problema no es el socialismo. La gran hegemonía del mercado la tienen los empresarios agrupados en FEDECAMARAS, que son los verdaderos jefes de la MUD. Entendemos que en términos tácticos, la apuesta de la Dirección Política ha sido negociar para ganar tiempo y dividir al bloque empresarial, rompiendo sus consensos e incorporando figuras como Pérez Abad al gobierno. Pero hagamos balance: ¿realmente ha cambiado en algo el nivel de abastecimiento? ¿realmente se han equilibrado los precios? ¿realmente esta clase ha abandonado sus aspiraciones de dirigir la sociedad venezolana? Es obvio que no.

La Revolución Bolivariana debe emprender una ofensiva, sí. Pero no solo carnetizando o distribuyendo bienes a través de los CLAP, sino rompiendo y trastocando la hegemonía de unas pocas empresas sobre la economía venezolana, por tres razones fundamentales:

1) Las relaciones de propiedad son una expresión de la desigualdad, pero a su vez, son el marco que permite una absoluta impunidad que afecta la mayor parte de las necesidades de la sociedad. Así, es legal, o permitido por lo menos, robar a toda una sociedad día a día, estafar al Estado apropiándose de sesenta mil (60.000) millones de dólares y no pasa nada. A pesar de esto, unos muchachos tienen una escaramuza en un estadio, van presos y son maltratados seis (6) meses en una cárcel con delincuentes de toda ralea.

2) Toda la manipulación de la producción privilegiando los bienes desregulados, usando la materia prima en versiones desreguladas, es posible gracias a ese marco de relaciones de propiedad, donde el patrón capitalista, hace lo que se le de la suprema gana, porque según es su propiedad y está por encima de todos y de todo. Así no hay regulación que pueda. El Estado regula, pero ellos controlan. El Estado “vigila”, pero ellos deciden.

3) La clase empresarial, que ha “invertido” en Venezuela cuando tenía gobiernos que los cargaban en hombros, no está dispuesta a hacerlo (si es que realmente alguna vez lo hicieron que no fuera a costa de la cartera de Fomento que les regalaba “préstamos”).

4) De ahí que no nos quepa duda, La Ofensiva Carabobo, debe pasar por robustecer, no solo las regulaciones, sino el control de la sociedad, a través del Estado y, sobre todo, para evitar desviaciones y la corrupción cómplice de los empresarios. Esto se debe llevar a cabo a través del pueblo organizado, del control colectivo para que ningún corrupto, burócrata escalador sobre el sacrificio de Chávez y el pueblo venezolano, puede actuar discreta y sigilosamente, a hurtadillas.

Con una explicación pedagógica el pueblo lo entenderá y acompañará, si sabe que este gobierno y la Revolución está dispuesta a enfrentar cualquier interés, por fuerte que sea, con tal de defenderle y darle poder, una vez organizado. Así lo hizo Chávez y este pueblo siempre respondió. De no hacerlo, veremos cómo se pierde la credibilidad, se desmoviliza y desvincula el pueblo, mientras progresivamente, la clase empresarial, a través de la MUD gana terreno, sobre la base de nuestro titubeo. De otra forma, esos banqueros que nos sabotearon la navidad lo volverán a hacer, hasta que Maduro caiga sin ninguna consecuencia. Era para que mínimo, el gobierno nacionalizara bancos, como 100% Banco y la empresa Credicard. Hasta un gobierno bien capitalista lo hubiera hecho.

Estamos a tiempo y dejaremos la vida en ello. Nuestro gobierno debe decidir, si dejará la vida con nosotros o con unos mequetrefes que se les meten por los ojos. Esa es la ofensiva que requerimos. ¡Patria socialista o muerte. Venceremos!

Colectivo de Trabajo Revolucionario “Avanzada Popular”
Enero 2017

Categorías:

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS