#ATV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Ecuador

Avances en materia de derechos sexuales y reproductivos

Criminalizar el aborto atraviesa cuerpos invisibles

Ecuador | 29 de septiembre de 2017

imprimir

Ayer 28 de septiembre, cuando se cumple otro año por la Despenalización del Aborto, declarado por la Asamblea del Movimiento Feminista Latinoamericano en el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe celebrado en Argentina en 1990, muestra que la realidad que brinda América Latina es entre avances y retrocesos sigue criminalizando a las mujeres que decidieron sobre sus propios cuerpos y aquellas decididas a no reproducir la lógica de ser madres, de no legitimar el sistema opresor que las obliga a seguir practicando interrupciones del embarazo de formas clandestinas e inseguras para las mujeres pobres, a diferencia de aquellas con acceso a los servicios médicos privados, por ende menos satanizadas.

Este siglo ha sido marcado por visibilizar las diversas luchas del movimiento popular y feminista, y sobre todo en materia de salud sexual y reproductiva como políticas públicas de salud de los Gobiernos regionales y que han sido una disputa constante, entre mujeres y los Estados, por la soberanía de los cuerpos como territorios de dominio para emancipar a éstos de los dispositivos de control destinados a la reproducción de la mano barata que enriquece al mismo sistema que las acusa por tomar autonomía de su corporalidad.

En esta entrega, se comparte la visión de mujeres militantes que desde diferentes espacios, tanto en la institucionalidad como en las comunidades, impulsan y promueven sensibilización en materia de derechos sexuales y reproductivos que reconocen las dificultades, y empoderan a las sujetas de derecho y voz en cuanto al parto humanizado, educación sexual liberadora, protocolos y mecanismos de atención y acompañamientos a todas las mujeres.

Para María Emilia Durán García, investigadora afrovenezolana que reside hace cinco años en Ecuador, y hace tres trabaja en el Ministerio de Salud Pública de este país, en temas de salud e interculturalidad, “en América Latina estamos viviendo un momento interesante de pugna entre la lucha histórica de los movimientos sociales de mujeres y movimientos feministas a favor de la despenalización del aborto o de la legalización del aborto en otras partes”. Apunta que es un derecho fundamental de las mujeres a decir sobre su propio cuerpo, y recuerda también que hay un surgimiento de los movimientos más conservadores, muy arraigados a los proyectos políticos de los Estados latinoamericanos de izquierda o de derecha.

Asegura que se está frente a un escenario donde los Movimientos Sociales han logrado colocar puntos de la agenda feminista en la población general y sobre todo en los poderes legislativos, tal es el caso actual de Chile y Bolivia, con el proyecto de despenalización del aborto, y los casos más conocidos como en Uruguay y México, que los cataloga como un posicionamiento positivo del movimiento feminista, pero, sin embargo destaca que a lo interno de éste también hay tensiones sobre el discurso univoco de la despenalización del aborto y el derecho a decidir sobre el propio cuerpo, y puntualiza que al reivindicar los feminismos latinoamericanos, indígenas, comunitarios.

Hay que recordar sobre la intercepción de las múltiples opresiones sobre los cuerpos de las mujeres por género, etnia, clase, raza y políticas, que es aplastado o invisibilizado “por un discurso hegemónico de un feminismo liberal, burgués, blanco que sigue considerando el cuerpo de la mujer como una construcción hegemónica donde no se ve como estas otras opresiones (…) atraviesan los cuerpos de las mujeres latinoamericanas”.

La investigadora afrovenezolana, plantea que la despenalización se ha visto como una reivindicación de un sector feminista que habla en nombre de todas las mujeres, y se pregunta desde dónde hablan estas otras, cuáles son estas mujeres de las que el feminismo habla, y cuáles son las mujeres que realmente están frente a los peligros y condiciones inseguras de un aborto, y hace énfasis en los contextos sociales y económicas que las rodean a la hora de discutir una agenda latinoamericana por la despenalización del aborto.

Insiste en creer que es un momento positivo no solo por los avances legislativos, sino por el impacto de la movilización popular, además por la propia conceptualización crítica que se hace. Considera que el aborto es un derecho de todas las mujeres, y va acompañado por otros que tienen que ver con la reivindicación del parto humanizado, la ancestralidad de las mujeres indígenas, afros, sobre el parto, la crianza, los múltiples tipos de familia que existen en el continente y que aun no son reconocidas en los marcos legales, pero que abren un espectro para nuevos planteamientos sobre los derechos sexuales y reproductivos de la mujeres latinoaméricana.

Construcción de políticas públicas en materia de salud en Ecuador

María Emilia, comparte a Alba Tv su experiencia desde su labor en el Ministerio de Salud Pública y el acompañamiento en espacios de militancia feminista, las tensiones dentro de la institucionalidad ecuatoriana con respecto al tema del aborto que está permitido en dos causales: cuando se encuentra en riesgo la vida de la madre y, cuando la mujer tiene algún tipo de discapacidad mental; recalca las distintas oportunidades que el movimiento feminista ha intentado elevar la discusión en el Código Orgánico Penal la despenalización en otras causales, entre esas por violación sexual, práctica que alcanza cifras elevadas en el Ecuador, pero sin resultados producto de presiones y amenazas oficiales, hecho que no permitió el debate en dicho instrumento jurídico.

Asimismo, asevera que el tema de la violencia sexual no es una cuestión que se haya superado en Ecuador y hace referencia al plan de Estrategia de Planificación Familiar, mejor conocida como Nipla, que incluyó varios sectores de la Administración Pública, salud y educación.

Ese Plan abordaba los derechos sexuales y los derechos reproductivos y dirigido a toda la población de los ciclos de la vida, pero sobre todo a los adolescentes que cumplió su objetivo positivamente hasta hacer aprobado el Código Penal, pero luego de una amenaza pública que hiciera Rafael Correa, de renunciar si se llegase a legislar en materia de aborto, éste decide romper con el proyecto Nipla, luego de ejecutada la acción.

María Emilia informa que hace un par de años se crea el Plan Familia, estrategia presidencial, con todo el corte conservador, desde el punto de vista religioso vinculado al Opus Dei, promovía la abstinencia, el no uso de métodos anticonceptivos, entre otras.

Frente a esta realidad y a la cantidad de feminicidios en los últimos años, los grupos feministas ecuatorianos se han organizado en torno al tema de violencia contra las mujeres y sobre la despenalización del aborto, acumulando una organización muy fuerte de mujeres afro, indígenas, migrantes y de sectores Lgbti.

Resalta que desde el Ministerio de Salud, a través de la Coordinación de salud sexual y salud reproductiva, se impulsa el modelo de atención como un principio de integralidad en materia de salud, como planificador de todo el sistema nacional público de salud que reconoce los enfoques de derecho, de interculturalidad, de participación social en la construcción de política pública de salud, desde donde se hacen propuestas, entre ellas una guía-protocolo para la atención del aborto terapéutico, políticas sobre salud sexual y reproductiva dirigidas a pueblos y nacionalidades, jóvenes, niñas, niños y adolescentes destaca como logros la incorporación a los, los equipos médicos de base el acompañamiento a las comunidades y la identificación de los embarazos de alto riesgo.

Con respecto a la actuación de las federaciones médicas del Ecuador, sentencia que “son conservadoras, racistas, clasistas, muchas veces han sido los mismos profesionales de salud quienes colocan en riesgo la vida de las mujeres que llegan a los establecimientos de salud con abortos en proceso”, cuando son denunciadas y detenidas sin argumentos.

En los actuales momentos hay más de 100 mujeres detenidas por este tipo de denuncias, esta situación generó que días atrás la Ministra de Salud, publicara un memorándum oficial que recuerda al personal médico, el secreto de confidencialidad de todos los casos, principio de la atención médica en salud, este oficio también hace un llamado a los establecimientos de salud que deben proveer a toda mujer con un aborto en proceso, independientemente de lo que haya causado esa interrupción, y asegurar toda la atención médica y no culpabilizarla bajo ningún tipo.

Hoy en Ecuador, primera vez, se discute el Código Orgánico de Salud, donde se incorpora un apartado sobre salud sexual y salud reproductiva, y entre los planteamientos expuestos en diversas mesas de trabajo es la eliminación de los objetores de conciencia en la atención a mujeres con abortos en proceso, asegura que se busca elevar estas solicitudes a nivel de código en toda su legislación sobre el tema de salud, son grandes avances la inclusión de la violencia obstétrica en el código, profundiza que la objeción de conciencia sigue siendo una limitante para que este memorándum que aborda el tema de la confidencialidad se pueda cumplir, y aclara que esta situación solo pasa en Ecuador también en otros países de América Latina, incluyendo Venezuela.

Logros en materia de atención integral a las mujeres ecuatorianas

Desde el Plan Nacional de Salud Sexual y Salud Reproductiva que va desde el 2007 a 2021, se ha logrado la distribución gratuita de métodos anticonceptivos en todos los establecimientos de salud, incluyendo la pastilla del día después, con la limitante que solo se entrega en farmacias privadas con récipe médico a diferencia de la red pública de salud que no requiere.

Otros logros están focalizados en las coberturas de planificación familiar, la lucha por la humanización del parto en el primer nivel de atención con salas de parto en libre posición con la intención de motivar y promover a la población de personas embarazadas el parto de forma natural. Destaca Durán que el primer parto institucionalizado fue el vertical por poseer componentes étnicos y culturales dirigida a las mujeres indígenas y afroecuatorianas embarazadas, suma también a los logros, el tema de reducir las cesáreas, ante las justificaciones médicas y la privatización y la comercialización de la cesárea por parte de las clínicas privadas e incluso algunos hospitales públicos.

Hoy los movimientos feministas en Ecuador están enfocadas en el tema de combatir la violencia y la despenalización del aborto, sin embargo, cree críticamente que falta vinculación con mujeres indígenas y afroecuatorianas para construir una agenda diversa de las luchas de las mujeres, “básicamente la despenalización del aborto se ha planteado casi siempre desde los sectores urbanos, clase media, blancos mestizos, lo que deja por fuera la decisión de otras mujeres sobre su propio cuerpo”, que hablan de explotación económica, de los territorios de las mujeres indígenas, afros, de la desigualdad frente a otras mujeres con acceso a estos tipos de discursos.

Caso Venezuela

Sobre Venezuela comenta María Emilia Durán, que realizó una investigación para su Maestría sobre las políticas de salud sexual y salud reproductiva en la Revolución Bolivariana, que se centró tanto en la gestión de la política como en los imaginarios construidos desde la política, y enfatiza que en el caso de Venezuela como en el Ecuador, ha podido darse cuenta que hay una homogenización del cuerpo de las mujeres.

Primero, en relación a la etapa fértil, demostró que estas políticas están fundamentalmente dirigidas a mujeres en edad reproductiva, también destaca que estas política pública van dirigidas siempre a las mujeres urbanas y mestizas, incluso para la construcción de los sistemas públicos de salud en ambas naciones, que tiende a negar la diversidad intercultural que existen en sus territorios, tal es el caso de las realidades de las mujeres negras, indígenas, las de edad no fértil como las adultas mayores o incluso las niñas como sujetos sexuales que también son, además de no incluir “la reivindicación de otros cuerpos que no necesariamente se reivindican mujeres, como las lesbianas y las mujeres trans, esto ha hecho que la política se centre mucho en la reproducción y en la protección de la reproducción”, pero no necesariamente en la protección de la sexualidad, como una vivencia, no solamente del cuerpo de forma individual sino en relación con otros cuerpos.

Por lo tanto las políticas públicas siempre están dirigidas a la protección de la maternidad, la promoción de la lactancia materna, la planificación familiar, todas estas son políticas que ven a la mujer en tanto cuerpo reproductivo.

Para María Emilia, el tema de “la despenalización del aborto termina viéndose en algunos discursos de algunas compañeras feministas como una forma de control poblacional más que como una manera de realmente defender el derecho a decidir”, “entonces a veces hay que tener cuidado con el discurso, porque puede terminar teniendo un rasgo profundamente clasista y racista, sin considerar las realidades propias de esas mujeres”.

Llama a construir agendas de salud sexual y salud reproductiva desde otras mujeres, es decir, “desde estas otras mujeres que no son las que enarbolan la bandera de la despenalización del aborto, sino de estas otras que tienen una concepción diferente sobre su propia sexualidad”, cree en problematizar desde las realidades de estas mujeres, la pobreza, el capitalismo, la explotación sexual, para poder también entender las dinámicas de la despenalización del aborto en estos contextos. “Eso no resta por supuesto que los logros que se han venido dando de forma local en algunos países, como el más reciente en Chile, por ejemplo, realmente significa en un avance para muchas mujeres, y que el feminismo hoy en día pueda ser una fuerza que movilice no solamente a favor de las mujeres sino a favor de otros sectores históricamente oprimidos”, dijo.

En este mismo orden, llama la atención al feminismo que tiene que vincularse con formas mucho más populares de lucha, no solo se refiere a las populares urbanas sino a las populares que se dan en diferentes contextos; por ejemplo, trae a colación lo que ocurre ahora con el papel de los territorios que también tiene configuraciones sobre los cuerpos y de las sexualidades, y hace referencia en este caso al proyecto minero de gran escala que se plantea en Venezuela frente a la violencia que atraviesa los cuerpos de las mujeres, mayormente indígenas, en los contextos de minería, territorios naturales devastados, sus formas sociales, culturales de relacionamiento económico, político y “¿qué pasa entonces con esas mujeres, cuándo deciden esas mujeres?”.

Igualmente ocurre con las mujeres negras, que no son agenda de los movimientos feminista ni afrodescientes en la discusión sobre los derechos sexuales y derechos reproductivos. Recordó que desde el 2015 hasta 2024 se cumple de acuerdo a la ONU, el decenio internacional de las y los afrodescendentes.

Finalmente, María Emilia expresó que el movimiento se encuentra ante un momento interesante de lucha social, que podría posicionar a muchos cuerpos, no solo el cuerpo de la mujer, que decide cómo, cuándo tener hijos, sino esos otros que también resisten desde sus realidades los embates del capitalismo, a su vez comenta lo difícil de la actualidad con el reposicionamiento de los poderes políticos y económicos, pero celebra que al mismo tiempo de estas dificultad se han creado posibilidades de replantear agendas desde los Movimientos Sociales; apuntó que “la decisión de abortar no es solamente una decisión que pasa fisiológicamente por el cuerpo sino es la decisión de abortar un sistema de opresión” que se basa en el género, la clase, lo étnico y racial.

Concluyó felicitando a todas las compañeras, a los movimientos feministas continentales que han logrado avances en el tema de despenalización del aborto, insiste en ampliar la agenda de la despenalización para entender realmente las lógicas de esas otras mujeres, indígenas, afrodescendientes y de las mujeres que han decidido no ser madres, no reproducirse, pero que apuestan por el aborto de este sistema.


ERU/AlbaTv/2017

Categorías: - - - -

Ultimas de Ecuador

Más sobre Ecuador »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

#ATV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS