Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Guillermo Vizcaya

Crisis cultural, crisis de conciencia

Venezuela | 18 de octubre de 2017

imprimir

Por Guillermo Vizcaya*

En todo foro que me invitan, incluyendo el que asistí en Caracas que hizo el congreso de la patria, capitulo cultura, se hace la misma pregunta generadora, ¿por qué es importante la cultura? A lo que yo siempre respondo con otras preguntas, ¿Por qué es importante la comida? ¿por qué es importante la salud? ¿por qué es importante la educación? Por cierto en esta última, alguien me dijo que la educación era importante para ser alguien en la vida, así que el que no estudió, no es nada en la vida (según esta persona), aunque el mismo que me respondió que se estudia para ser alguien en la vida, también me dijo que la comida era importante, porque sin ella moriríamos, es paradójico que el que se dedicó al campo solamente y no estudió, es el que le garantiza la vida, a aquel que lo descalifica indirectamente como nada dentro del sistema, ahora bien, ¿está persona es mala?, yo no lo creo, solo creo que es el resultado de un proceso de adoctrinamiento que el sistema capitalista impone para enmascarar el verdadero sentido de la educación, la salud o la cultura entre otros. Estudiamos para resolver problemas concretos de nuestro entorno y ello nos retribuye un ingreso, nos cuidamos la salud por el derecho a la longevidad que tenemos todos y nos hacemos de una CULTURA por la necesidad imperiosa de alimentar EL ESPIRITU.

El problema es que la espiritualidad fue manoseada por las religiones para controlar personas, por brujos y hechiceros para intenciones malévolas y ni hablar del New Age (Nueva era) que redujo un aspecto tan importante como el espíritu a una simple lectura televisada del tarot. Una sociedad que no asegure el alimento para el espíritu, está condenada a nadar en la mentira, el odio, la corrupción, la traición, la deslealtad entre otras miserias humanas. Recuerdo cuando fui ponente en el congreso nacional de la Cultura y me tocó el tema Espíritu Comunal, una de las acepciones filosóficas que encontré en mi investigación, decía que espíritu es igual a conciencia y creo que en una guerra económica como la que estamos viviendo, donde el enemigo de clase, patrocina el darwinismo social (sálvese quien pueda), se hace imprescindible invertir tiempo, ideas, presupuesto y voluntad para no abandonar este tema. Un tema que aborda nuestra parte inmaterial, no puede ser descuidado bajo ninguna circunstancias, porque para poder salir del estado de dominación en el que estamos (dependencia económica, soberanía alimentaria, renta petrolera, falta de sensibilidad social, patrones consumistas, promiscuidad, drogas, alcohol) es urgente una política coherente, que esté dentro del contexto actual de nuestro país, el tema del bachaqueo y el abuso del transporte público, sin hablar de las clínicas privadas, los talleres mecánicos y las ventas de repuestos, todos, en medio de una crisis que demanda unidad y espiritualidad, comulgan placenteramente con el ensañamiento contra el ciudadano común para mantener sus elevados ingresos materiales. Sí el dólar sube ellos suben los precios, pero si el dólar baja, ellos lo dejan igual o lo siguen subiendo en el peor de los casos.

Hay otro aspecto que debo colocar en esta reflexión, la cultura también se define en las ciencias sociales como un conjunto de ideas, comportamientos, símbolos y prácticas sociales, aprendidos de generación en generación a través de la vida en sociedad. Voy a tomar el tema del comportamiento, fundamentalmente por la convivencia ciudadana, porque todo instancia gubernamental asume la cultura como uso exclusivo de las artes y olvidan el asunto del comportamiento ciudadano, no es ciudadano solamente el que habita una ciudad, es ciudadano toda persona considerada como miembro activo de un estado titular de derechos civiles y políticos y sometido a sus leyes, por ello debemos orientar a nuestro pueblo, porque el tema del irrespeto a las señales de tránsito, a la hora de sacar la basura, al uso consciente del agua y la electricidad entre otras, pasan por el tamiz de la conciencia y la conciencia es un estado que se desarrolla con la sensibilidad y la sensibilidad se potencia con esa comida inmaterial que se llama la cultura, yo respeto las leyes no solo por temor a ir a prisión, sino porque tengo conciencia que lastimo a otros seres humanos, por eso la construcción del amor a los otros como hecho concreto, debe venir como producto histórico de una relaciones de producción honestas y justas. Desde el código de Hammurabbi, pasando por las tablas de Moisés, llegando hasta nuestra constitución, el ser humano ha luchado por hacerse de un comportamiento enmarcado por las leyes, cumplirlo culturalmente hablando, pasa por dos caminos el de la coerción y el de la conciencia y este último le corresponde a la cultura.

Las artes deben estar al servicio de todos estos conceptos, por ello deben ser liberadoras, didácticas, sublimes y porque no, políticamente comprometidas (En el buen sentido del concepto política) es decir como practica de lo común, bailar una salsa para el compartir, no es lo mismo que bailarla para estar a la moda, mostrar una obra de teatro para lucrarme a costillas de los actores no es lo mismo que prestar un servicio a la comunidad con niveles de auto sustentación y/o amparado por el estado tal y como lo hace con la salud, la educación y el deporte.

El tema de la crisis cultural que se pone de manifiesto con la ausencia de la conciencia, tiene su origen fundamentalmente en la falta de investigación sobre este tema, Mariátegui nos dice: “muchos de nuestras personas de izquierda por desconocimiento de esta causa, y por atacar al capitalismo y su burguesía, terminan extrañando y valorando el arte aristocrático”, en valencia pasa mucho, una suerte de Opus Dei de las artes, rememoran los tiempos pasados del mesianismo aristocrático y se erigen como torres de marfil, son cultos y talentosos, pero profundamente inofensivos al sistema que los devora, y son positivistas a morir, ellos piensan que fueron elegidos por los dioses para el canto, la poesía y el teatro, he allí la enfermedad del ego que hoy devora a esta sociedad en su versión individualista.

El camino desde mi punto de vista está en el estudio, en el debate, en la construcción de una nueva estética, atractiva y liberadora, pero en colectivo y determinando las causas de nuestro engaño y nuestra ingenuidad política, en no asumirnos servidores públicos del arte, porque sentimos que le quitamos brillo a nuestra pureza, dejemos de ser acaparadores de la comida del alma, que es el arte y que llegue a todos por igual, una crisis se combate desde todas sus trincheras.

*Integrante y fundador delColectivo Cultural FRAPOM, del estado Carabobo.

Categorías: -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS