Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Brasil

¿Cuál debe ser la postura del movimiento popular y sindical?

Brasil | 1ro de noviembre de 2010

imprimir

De São Paulo

Cual debe ser la postura del movimiento popular y sindical, y cuáles las banderas centrales en el gobierno de Dilma, recién-electa presidente del país? La ofensiva conservadora que marcó las elecciones de 2010, las reivindicaciones de clase no cumplidas durante el gobierno Lula y la base económica dejada por el actual gobierno son algunos de los puntos de partida para las luchas de los movimientos sociales, de acuerdo con las reflexiones de sus liderazgos.

Para el integrante de la coordinación nacional del MST, Gilmar Mauro, el resultado electoral no quiere decir sólo una derrota de José Serra (PSDB), sino de los grandes medios como un todo. Mauro avisa que los movimientos sociales tendrán una relación de autonomía con el próximo gobierno, con quien las organizaciones deben confrontar sus reivindicaciones. La reforma agraria, por ejemplo, no fue pautada en la campaña electoral de este año y debe volver a la agenda.

Sobre la cuestión agraria, Mauro enfatiza que el debate se da en tres frentes: sobre el uso del suelo y recursos naturales, que no deben ser transformados en mercancías, sobre el tipo de alimentos que la población está consumiendo, y al servicio de quien serán usadas las tecnologías en el campo.

“Yo creo que la reforma agraria es una de las cosas más modernas del mundo en la actualidad. Pero una reforma agraria va a tener que alterar el modelo agrícola, el modelo de producción, el tipo de comida, el tipo de tecnología, y ese debate vamos a tener que hacerlo con la sociedad. Esperamos que el gobierno Dilma pueda ayudar, en el sentido de favorecer, de crear espacios para que ese debate ocurra y que la sociedad participe de la discusión de una verdadera reforma agraria que altere la estructura agrícola en Brasil y el modelo de producción en Brasil.”

La postura del movimiento negro será de apoyo crítico y presión permanente en defensa de políticas públicas. Esta es la posición de la Uneafro, de acuerdo con Douglas Belchior, del consejo general de la organización. Para él, Dilma tendrá que revisar las políticas de seguridad pública que victimizan a la población negra en todos los estados. La profundización de las políticas de acceso a la educación y la presión por el Estatuto de Igualdad Racial son puntos estratégicos en la evaluación de la entidad.

“El movimiento negro debe tener una postura de lucha permanente y vamos a ocupar las calles. También vamos a ocupar las universidades en el sentido de presionar para que haya gobierno y preste servicio al pueblo brasileño y no para los latifundiários, para los racistas, empresarios y banqueros.”

La base económica construida en los ocho años de gobierno Lula resultó en la generación de empleos y estancó la flexibilización del trabajo en el periodo Fernando Henrique Cardoso (FHC) es lo que analiza el sindicalista Milton Viário, de la Federación de los Metalúrgicos de Rio Grande do Sul y de la CUT. Él entrevé que el momento es de pautar la plataforma unificada de los trabajadores, construida en 2010 por el movimiento social y sindical. En el campo sindical, mayor democracia y condiciones de trabajo, jornada de 40 horas y el fin del hecho previdenciário son puntos céntricos en ese proyecto.

“Nosotros vamos a tener condiciones mejores para presentar la plataforma de la clase trabajadora, centrada básicamente en el desarrollo económico. Por lo tanto, ampliando la actividad productiva, pero reivindicando fuertemente la generación de empleos de calidad, empleos a dónde se pueda tener una mejor remuneración, empleos a dónde se pueda tener de hecho una calificación profesional y que haya la especialización del trabajo.”

La diputada federal recién-electa por el Partido Socialista Brasileño (PSB) de São Paulo, Luiza Erundina, apunta que el gobierno Dilma tendrá que enfrentar el desafío de mayor democratización del Estado brasileño. Lo que, de acuerdo con ella, pasa por dos caminos: reforma política y democratización de los medios de comunicación.

“La reforma política que ya tiene un acúmulo en el Congreso, tiene un frente parlamentario por la reforma política con participación popular. Ya tiene inclusive un Proyecto de Ley de iniciativa popular que está en la Comisión de Legislación Participativa y ya responde la cuestiones importantes, estructurales del sistema de comunicación. Tiene, por ejemplo, la reforma Tributaria como mecanismo de distribución de renta.”

En la misma línea de la democratización de los medios (de comunicaciõn) como bandera central para la lucha de la izquierda, el presidente de la Central Única de los Trabajadores (CUT), Artur Henrique, evalúa que la presión a partir las banderas nacidas en el proceso de las Conferencias de Comunicación deben ser pautadas desde enero de 2011.

“Este es un punto de la agenda, el debate que las organizaciones sociales van a tener que estar muy organizadas, movilizadas, presionando el gobierno. No piensen que va a ser fácil. Yo recuerdo que la primera Conferencia de Comunicación sólo salió el último año del gobierno Lula. Era un gobierno en disputa. Y, por lo tanto, nosotros tenemos que continuar debatiendo eso. El próximo gobierno de Dilma Roussef también será un gobierno de disputa.”

La lucha de las mujeres tiene dimensión importante en 2011. Darli Sampaio, de la Casa del Trabajador de Curitiba, cree que el debate ideológico sobre la cuestión del aborto en las elecciones ahora debe tener el efecto contrario. Una vez que las organizaciones deben presionar para obtener avances en este tema. De acuerdo con ella, la unión civil de los homosexuales y los desafíos de la inserción de la mujer en el mundo de la política también son desafíos en el debate de género.

“Desde el punto de vista de la organización de las mujeres, tiene una pauta ya que ella no se agota, porque las cuestiones no están resueltas. Por ejemplo, la discusión sobre la cuestión de género, que abarca polémicas que nosotras vimos ahora en el periodo de la campaña, que dice respecto a la cuestión del aborto, de hecho, la forma irrespetuosa con que esa discusión fue trabada en el debate político. El Movimiento de Mujeres entiende que aborto es una cuestión de salud pública.”

En la evaluación de Luiza Erundina, hay un espacio en el Estado brasileño para la politización a partir del gobierno, aún el Estado teniendo un carácter de clase.

“Es exactamente la forma de gobernar. Es más que los resultados, es la forma de dividir el poder, la relación con la sociedad civil. Hechos que lleva la un cambio de cultura política en la forma de gobernar, un gobierno democrático, además de popular, en el sentido de priorizar los intereses de la mayoría de la población. También ser un gobierno centrado, desde el primer momento, sobre todas las cuestiones estratégicas, la participación popular organizada y politizada. Lamentablemente no tuvimos eso en un gobierno Lula.”

Traducido por José Pausides

Fuente: Pedro Carrano

Categorías: -

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS