Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Noticias » Internacional

Una de las películas que concursó Oscar

Cuando los asesinos son héroes

Internacional | 3 de marzo de 2014

imprimir

El documental del estadounidense Joshua Oppenheimer fue candidato al Oscar. Nos acerca a una surreal sociedad indonesia donde los asesinos de más de 1 millón de personas, gánsters y paramilitares -con apoyo de EEUU-, se convirtieron en héroes reconocidos por el gobierno. En un provocador experimento, el director hace recrear a los asesinos sus matanzas, generando un conflicto de conciencias. ¿Qué significa matar para los seres humanos?.

La palabra para “gangster” en Indonesia es “preman”, que viene del holandés “free man” (hombre libre). Esta es una aclaración que realizan varios de los protagonistas del documental documental The Act of Killing (El acto de matar), del director estadounidense Joshua Oppenheimer. En Indosesia, los “gangsters” son héroes. Fueron los responsables junto a grupos paramilitares de extrema derecha de asesinar a más de 1 millón de comunistas. En el documental, en un acto de la juventud Pancasila, grupo paramilitar reconocido por el gobierno, el vicepresidente de Indonesia Jusuf Kalla expresa: “El espíritu de la Juventud Pancasila, que algunas personas acusan de ser gangsters. Gangster son las personas que trabajan fuera del sistema, no para el gobierno. La palabra gangster (preman en Indonesia) viene de hombre libre. Esta nación necesita “hombres libres”. Si todos trabajaran para el gobierno, seriamos una nación de burócratas. No conseguiríamos hacer nada. Necesitamos gangsters para hacer las cosas. Hombres libres y privados, para hacer las cosas. Necesitamos gangsters, que estén dispuestos a tomar riesgos en los negocios. ¡Usar sus músculos! Los músculos no son para golpear a las personas. Aunque a veces se necesita golpear a las personas”. Este es el mundo que nos muestra The Act of Killing.

El documental

Después de trabajar por más de una década con sobrevivientes de la masacre, Joshua Oppenheimer, Christine Cynn y un tercer codirector indonesio (quien decidió permanecer en el anonimato por su seguridad) recurren a los asesinos para llevar a cabo un atrevido experimento cinematográfico. Invitan a los líderes de los escuadrones de la muerte a que recreen sus asesinatos más atroces en una película y les ofrecen toda la libertad creativa y técnica para dirigir y protagonizar las visiones reimaginadas de sus crímenes. Los asesinos imitan sus géneros cinematográficos preferidos – anteriormente se dedicaban a la reventa de entradas al cine y son fanáticos del cine estadounidense – creando un efecto surrealista y siniestro. Anwar Congo, uno de los líderes de los escuadrones, reflexiona sobre sus actos pasados, de los que al parecer se regocija.

Este experimento provocador innova el lenguaje documental, además de ser un ejemplo excepcional de lo que el mismo Oppenheimer llama “el documental de la imaginación”. Él y sus codirectores nos obligan a cuestionar cómo se construye la política, la historia y la memoria, y finalmente, a enfrentar la fragilidad de la realidad.

Werner Herzog, reconocido cineasta del cine documental, expresó públicamente su asombro ante The Act of Killing. "No he visto una película tan potente, surreal y terrorífica en al menos una década".

El documental The Act of Killing (El acto de matar), del estadounidense Joshua Oppenheimer, era uno de los principales candidatos a ganar el Oscar al mejor documental. Ya se ha llevado varios premios internacionales.

Los asesinos realizaron recreaciones de sus asesinatos y hasta de las pesadillas que les generaban sus actos.

La masacre

En 1965 el gobierno de izquierda de Sukarno, prócer de la independencia de ese país, que era básicamente un gobierno socialista no alineado fue derrocado con un golpe militar que dio lugar a la dictadura de 32 años de Suharto, seguida de una continua corrupción política que se mantiene hasta la actualidad. Cuando Sukarno fue derrocado, el ejército rápidamente se dedicó a perseguir a cualquiera que se opusiera al nuevo régimen, acusándolos de ser comunistas. Todos fueron acusados, el movimiento indonesio de mujeres, el movimiento sindical, intelectuales, maestros, inmigrantes chinos, y también quienes defendían la reforma agraria. De manera que a lo largo de un año fueron asesinadas entre medio millón y dos millones y medio de personas; uno de los genocidios más grandes de nuestra historia. Tal como muestra la película, Indonesia es un país donde aún hoy algunos consideran héroes a los asesinos, incluso homenajeados oficialmente por el gobierno que reivindica las masacres.

“Un rayo de luz”

“Esto se difundió en Estados Unidos como una buena noticia. El New York Times y la revista Time informaron sobre lo sucedido con bastante precisión en cuanto a las cifras de muertos, pero con titulares como: Un rayo de luz en Asia, Las mejores noticias de Asia para Occidente desde hace mucho tiempo. Entonces, inevitablemente, estos acontecimientos han sido olvidados en Occidente, porque ¿cómo es posible recordar la matanza de cientos de miles —tal vez millones— de personas como una buena noticia? Es un relato que no tiene sentido, entonces nos olvidamos de ello”, relata Oppenheimer.

Según el director, Estados Unidos y Occidente en general, estuvo muy involucrado en el genocidio, lo apoyó y lo promovió. Estados Unidos proporcionó dinero. Proporcionó armas. Proporcionó radios para que el ejército pudiera coordinar las matanzas a través del vasto archipiélago que es Indonesia. También hicieron listas negras, listas con miles de personas a eliminar, con nombres de prominentes figuras públicas, activistas de izquierda, dirigentes sindicales, intelectuales. “O sea, no era un trabajo importante de inteligencia, pero sí un mensaje claro: Queremos a esta gente muerta”.

Lo que le da al documental un filo surrealista es que Oppenheimer filmó a los victimarios recreando las ejecuciones en el estilo de sus películas americanas favoritas. Los asesinos también recrearon escenas en clave de películas musicales.

¿Por qué matamos?

“El acto de matar” tiene varios significados, para Oppenheimer: “Por supuesto, puede referirse a la perpetración del crimen de homicidio o al hecho de cometer el acto de matar que, es importante señalar, es fundamentalmente un acto humano. No hay realmente otras especies animales, a excepción de algunos primates superiores, que se maten unos a otros. Los seres humanos nos matamos unos a otros, y nos matamos en masa, y lo hacemos una y otra vez a través de la historia. Así que uno de los sentidos que tiene el nombre, se refiere a algo que se plantea en la película, sobre qué significa matar para los seres humanos. ¿Cuáles son las consecuencias de matar? ¿Por qué matamos? ¿Cuáles son las consecuencias para nuestras sociedades de la impunidad que rodea una matanza? ¿Cómo justificamos la matanza a través de las historias que contamos?”.

Crisis

En The Act of Killing también se expone la forma en que a través de la propaganda oficial, y la prensa totalmente aliada al régimen, crearon la imagen de los “comunistas malos y despiadados” en la opinión pública, para justificar la masacre. Incluso se utilizaban las salas de prensa para las sesiones de tortura.

El documental se centra en la figura de Angwar Congo, un gánster y uno de los mayores asesinos de la masacre, que ideo técnicas de asesinato rápido. El mismo es una figura legendaria en Indonesia. Con el correr del documental, sin embargo, se observa a Congo sufrir las secuelas de sus acciones, cuenta que vive atormentado por sus acciones, y se lo ve pasar por una crisis de conciencia al enfrentarse a las recreaciones de sus acciones. “Realmente, no me imaginé que esto se vería tan brutal. No puedo hacerlo otra vez”, dice en un momento.

Una particular conversación se da entre los protagonistas respecto a la película en una escena:

ADI ZULKADRY: Si esta película tiene éxito. Debemos comprender cada paso que estamos dando aquí. No es para tener miedo. Esto sucedió hace 40 años, así que los cargos penales ya prescribieron. O sea que no se trata del miedo. Es por la imagen. Toda la sociedad dirá: “Siempre sospechamos esto. Ellos mentían cuando decían que los comunistas eran crueles”. No es un problema para nosotros, es un problema para la historia. Si sale bien esta escena, toda la historia oficial tendrá un vuelco, no de 180 grados, de 360 grados.

HERMAN KOTO: ¿Pero por qué deberíamos ocultar nuestra historia, si es la verdad?

ADI ZULKADRY: No, la consecuencia de esto es que todo lo que Anwar y yo siempre dijimos era falso. Los crueles no eran los comunistas.

HERMAN KOTO: Pero eso es verdad.

ADI ZULKADRY: Estoy completamente de acuerdo, pero no todo lo que es verdad debería hacerse público. Creo que hasta Dios tiene secretos. Estoy totalmente consciente de que nosotros fuimos crueles. Eso es todo lo que tengo para decir. Queda en ustedes decidir qué hacer al respecto.

Fuente: Ea Paraguay

Categorías: -

Últimas de Internacional

Más sobre Internacional »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2020
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP