Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Venezuela

Rumbo a la Constituyente

Descubra a quién le tienen miedo EE.UU. y la derecha mundial

Venezuela | 24 de julio de 2017

imprimir

En pocos días se celebrarán en Venezuela las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), expresión de la democracia participativa y protagónica como principio cardenal del Estado venezolano. Estipulada por la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la ANC es un asunto interno del Estado bolivariano. Sin embargo, en contra de ella se han movido los poderes imperialistas a través de pronunciamientos amenazantes, financiamiento de grupos terroristas y farsas mediáticas. Una arremetida tan violenta es declaradamente signo del miedo que éstos profesan a las capacidades creadoras de los pueblos y a su derecho a la autodeterminación.

¿Quién es este pueblo que tanto aterra a los poderosos del mundo? La convocatoria y las postulaciones para la ANC apuntan a reflejar, a los fines del proceso constituyente, la diversidad del pueblo venezolano organizado, tanto a nivel territorial como también sectorial. Habrán entonces constituyentistas de cada municipio del país, así como por sectores: trabajadoras y trabajadores; campesinos, campesinas, pescadores y pescadoras; estudiantes; pensionadas y pensionados; personas con alguna discapacidad; pueblos indígenas; empresarias y empresarios; comunas y consejos comunales. Se trata, naturalmente, de un pueblo heterogéneo, pero unido en un sueño común: la construcción de un mundo más justo. A esto apunta la ANC, porque a través de ella el pueblo podrá debatir sobre el sistema político, económico y social para así transformar las bases legales del Estado y refundar la República a partir de cambios profundos.

Desde Alba TV hemos entrevistado a tres vocerías candidatas para la ANC, en un intento de mostrar ejemplos concretos del pueblo luchador y organizado que en ella participa de manera protagónica: un pueblo consciente de su legado histórico, fuerte de sus aprendizajes y claro en sus objetivos.

Construyendo los sueños que somos

El cantautor, poeta y escritor Gino González, nacido al inicio de los años 60, pertenece a esa generación y a esa militancia política que en colectivo soñó y dio inicios al proceso bolivariano, y lo sigue construyendo. “Vengo del pueblo que soy, de las circunstancias históricas que me correspondieron, del momento donde viví” cuenta Gino. “Soy nacido y criado en una familia pobre, de origen campesino, del Socorro (estado Guárico). Desde adolescente me tocó participar en la lucha revolucionaria, a finales de los años ’70 y luego a lo largo de los ’80 y ’90, en Valle de la Pascua, en Carabobo y en el Socorro. Una militancia política y una actividad revolucionaria a través de todos esos años tenía inevitablemente y hermosamente desembocar y coincidir con la lucha revolucionaria impulsada por el Comandante Chávez, nacida en seno de las Fuerzas Armadas pero que luego tuvo conexión extra cuartel hacia las otras corrientes revolucionarias de la época. Me inserté entonces en ese llamado, dentro de los conglomerados colectivos que después construimos en conjunto la propuesta, el sentimiento y el argumento de la Revolución Bolivariana: revolución que liderizó nuestro comandante Chávez, que sigue liderizando el camarada obrero Nicolás Maduro y que cada día vamos afinando. Comprendemos que no es un camino corto, que una transformación fundamental, como es la cultura general, no es fácil. Pero ahí vamos.”

“Participar en la Constituyente en este momento, es una consecuencia inevitable” afirma Gino González “porque los pobres, a través de la historia, siempre le hemos dejado la política a los otros. Nos hablaron de democracia, pero la única democracia que tuvimos fue en participar mayoritariamente poniendo el trabajo, el sudor, poniendo los muertos en las guerras, poniendo los votos también para que otros tomaran el poder: nunca hemos participado realmente. De ahí la importancia de la propuesta que hizo nuestro Comandante Chávez en el ’98: una asamblea constituyente, dejando moldeado dentro de la misma Constitución el concepto de democracia participativa y la posibilidad del poder originario, del poder constituyente, para seguir construyéndonos como patria, construyéndonos como sueño. Hoy hay fuerzas imperiales que quieren apoderarse de nosotros, quizás por cobrarnos el atrevimiento de ser libres: en este instante más aún debemos discutir el país que queremos, y necesitamos hacerlo en paz. A pesar de la gran arremetida mediática, de la desfachatez de la mentira, tenemos que llevar a cabo esta constituyente con el afecto, con el amor, con la alegría que nos caracteriza y con la contundencia histórica bolivariana.”

Candidato por el sector de economía popular independiente, Gino González pone en luz como la independencia política, la posibilidad de ser un pueblo dueño de su propio destino, esté indisolublemente ligada a la independencia económica. Eso no sólo requiere superar al modelo rentista, sino también democratizar el sistema productivo, explica Gino, impidiendo los monopolios y crear las condiciones para que Venezuela se transforme en “un pueblo realmente en producción, en todos los sentidos. Llenarnos de artesanos, de empresas de alimentos, de conuqueros, de granjas, de todo. Éstas son ideas que hay que discutir con la gente, con quien produce y con nosotros como país: de allí tienen que surgir las propuestas concretas”.

Por un socialismo feminista

María J. Berríos, integrante del Movimiento Mujeres por la Vida, es candidata a la ANC por el sector Pensionadas y Pensionados, apoyada por la Plataforma Popular Constituyente y la Red “La Araña Feminista”. María J. también es parte de la diversidad de pueblo organizado que originó y dio vida a la Revolución Bolivariana. “Mi militancia comenzó a los 19 años, con los grupos cristianos de base, la teología de la liberación: de allí comprendo al socialismo, e inicio mi militancia política, que ha continuado siempre dentro de los movimientos sociales” cuenta María J., relatando como a través del trabajo comunitario entra en contacto con la realidad de las mujeres en situación de violencia. De allí se origina Mujeres por la Vida, en el año 92, en Barquisimeto. “En esa época no había ninguna ley que nos protegiera en ese sentido: era solamente nuestra palabra y acompañamiento a las mujeres [1]” relata María J., “así, los años noventa para nosotras fueron marcados por la lucha contra la violencia hacia las mujeres, así como contra la implementación de las políticas neoliberales en nuestras comunidades y por sobrevivir a la pobreza extrema. Nos comprometimos desde el primer momento en el proceso chavista, desde que se conoció a Chávez en el ’92”. Hoy Mujeres por la Vida ha crecido, es un movimiento que integra más mujeres, profundamente vinculado con la Comuna Ataroa y otras comunas aledañas. “Nuestro trabajo dentro de las Comunas es lo que creemos que debe ser el socialismo. Allí nosotras profundizamos en el tema de despatriarcalización de las comunidades, impulsando los Comités de Mujeres e Igualdad de Género” explica María J. Berríos.

“En este momento estamos en compromiso total con la Constituyente, vista como proceso de debate y de fortalecimiento del poder popular, del poder comunal, pero también para visibilizar la agenda de las mujeres” sostiene María J. Berríos, acotando que a pesar de todos los avances alcanzados en revolución, son todavía muchas las deudas históricas y las tareas pendientes. Por ejemplo, evidencia María J., es un reflejo patriarcal el hecho que las mujeres no aparezcan ni como sector ni como tema, dentro de la convocatoria a la Constituyente: “por eso, tenemos que trabajar duro” acota.

Entre las propuesta figura la despatriaralización de la sociedad, como principio constitucional: la eliminación del sistema de opresión patriarcal, aliado del sistema capitalista, es una medida necesaria para poder construir el socialismo feminista. Otro elemento es el reconocimiento del cuidado y la protección social como un derecho humano universal en todas las etapas de la vida, que tiene que ser garantizado a través de la corresponsabilidad de la familia, la comunidad, la sociedad en su conjunto y el Estado. Para el debate constitucional se propone también la profundización de los derechos sexuales y reproductivos: la obligatoriedad y el derecho a una educación sexual en todas las etapas de la vida, la inclusión del parto humanizado como derecho constitucional, el derecho al acceso a los anticonceptivos, la legalización del aborto. Ésta última es una de las principales deudas históricas de la revolución con respecto a los derechos de las mujeres: “creo que es un momento apropiado para dar este debate, a partir de nuestras realidades, de los sentires, de las experiencias de miles de mujeres que han pasado por esa difícil situación” dice María J. Berríos.

El pueblo hecho poder

A la generación de jóvenes que empezaron su participación política en la revolución bolivariana, pertenece José “Yoda” Solorzano, nacido en 1984. Yoda es uno de los voceros de la organización popular “Comunidades al mando - Proyecto Nuestra América” (CAM-PNA), que participa en las elecciones a la ANC desde el ámbito territorial. “Nací en el valle insurgente de Caracas, desde mis ancestros rebeldes y guerreros” cuenta Yoda “originarios de los cumbes de negras e indias rebeldes de la Sierra Falconiana y de los llaneros de espíritu indomable, como los lanceros que acompañaron a Boves y luego a Bolívar - cuando éste entendió que la lucha era con los descamisados - y a Zamora en su grito de “¡horror a la oligarquía!”. Me siento heredero de la corriente histórica y social de lucha de nuestra América, de reivindicación de los pueblos excluidos, del legado indígena y del legado afrodescendiente cimarrón que tenemos. Mi familia hace parte de esos millones de venezolanas y venezolanos que lucharon con su pecho y amor para que Chávez fuera realidad concreta en el poder, y Venezuela una esperanza por construir un mundo mejor, desde la perspectiva de hacer y decir política desde el poder a los pobres.”

“Desde que comenzó el proceso revolucionario, nuestros métodos de lucha cambiaron: más que a resistir al sistema capitalista, empezamos a construir el nuevo modo de vida. En nuestro caso empezó desde lo cultural, como ejercicio para ir poco a poco construyendo autogobierno en nuestras comunidades, autogobierno comunal” dice Yoda, quien integra la experiencia comunitaria cultural y productiva de la Casa de Movimientos Culturales “La Minka”, en La Pastora (Caracas). “En esta tarea que vamos construyendo a diario, vimos la necesidad de acudir al llamado de nuestro presidente Nicolás Maduro para la ANC, para construir unos diálogos de paz y contrarrestar al fascismo: pero también para contrarrestar a la contrarrevolución con mucha más revolución”.

Entre las propuestas que desde las experiencias territoriales de CAM-PNA se llevan a la Constituyente figura la repatriación de los capitales fugados (producto de la corrupción y del saqueo de las grandes empresas privadas) “para reinvertirlos en lo que la revolución ha sabido hacer: en lo social, en la salud, en la educación, en las comunidades” dice Yoda. También se propone “impulsar la producción libre y asociada, con énfasis en la producción de alimentos y conectadas a un nuevo modo de vida, al hábitat y a la comuna, como otras formas de relacionarnos y de producir, generando procesos que hagan que los encadenamientos productivos se hagan cada vez más soberanos, y cada vez sea mayor la propiedad colectiva”. También se pone énfasis en reivindicar el sistema nacional de salud “público, gratuito, de calidad, preventivo y amoroso”, contrarrestando el acaparamiento del presupuesto de salud por parte de las aseguradoras y las clínicas privadas. Otras de las propuestas son inherentes a la educación (“un proyecto educativo nacional en, por y para la vida, la democracia y la educación pública de calidad centrada en lo humano”), a un nuevo ordenamiento territorial (“desde los consejos comunales, parlamentos comunales y comunas, para el ejercicio del autogobierno. Las parroquias, los municipios y las alcaldías son figuras de la política representativa de la IV República y operan como filtro”) y a la defensa integral del territorio.

Peligrosos ejemplos

Las tres experiencias que hemos presentado, constituyen un pequeño ejemplo del pueblo organizado que se prepara a participar en el proceso constituyente: entre sectorial y territorial, en todo el país son más de 6000 las candidaturas presentadas para la ANC. Quisimos mostrarlas como son: mujeres y hombres de carne y hueso, conscientes de la importancia histórica y política del proceso bolivariano de empoderamiento popular que se ha estado fortaleciendo a lo largo de todos estos años de revolución, pero cuyo camino viene de mucho más lejos.

El proceso de la ANC ha estado, y sigue siendo, absolutamente demonizado por las grandes corporaciones mediáticas, a nivel mundial. Muy diferente sería el planeta si en esos países donde más se ensaña la prensa contrarrevolucionaria, a gobernar no fuesen las élites de siempre y el credo neoliberal, que hace de lo humano un negocio y que le permite mantenerse en el poder. Mienten descaradamente sobre lo que pasa en Venezuela, porque a sus ojos somos un ejemplo peligroso.


IA/AlbaTv/2017

Categorías: - - -

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS