Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión

Por Denis Rojas

El acuerdo de Paz y los colombianos y colombianas en el exterior

25 de septiembre de 2016

imprimir

La firma del "Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" entre el Gobierno Colombiano presidido por Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejercito del Pueblo (FARC-EP), será puesto a refrendación por medio de plebiscito el próximo 2 de octubre, para que el constituyente primario le exprese su apoyo.

La medida acordada en la mesa de diálogo de La Habana, ha sido considerada como mecanismo de legitimación de este proceso y así mismo, como una acción que no solo involucra a los representantes o autoridades de cada uno de los sectores enfrentados, sino a la totalidad de la ciudadanía colombiana, es decir busca que este sea un acuerdo entre la sociedad Colombiana y las FARC-EP, por lo tanto la participación en este proceso implica no solo a aquellos ciudadanos y ciudadanas que habitan el territorio colombiano, sino también a aquellos que por diversos motivos nos encontramos fuera del país, más aún teniendo en cuenta que según los datos de la OIM publicados en el Perfil Migratorio de Colombia de 2012, era el país de la región con la mayor cantidad de nacionales viviendo de manera permanente en el exterior.
Colombia ha sido tradicionalmente un país de emigración. Desde la primera oleada migratoria en los años sesenta, los colombianos han emigrado a diferentes destinos por diversas razones, en gran medida por buscar mejores condiciones de vida y mayores oportunidades laborales. Los países de destino de los connacionales han sido, en primer lugar, la República Bolivariana de Venezuela y Estados Unidos, pero esto se ha venido modificando a lo largo de los años, como lo muestran algunos datos y estudios. De acuerdo con el Panorama migratorio de América del Sur (OIM, 2012), Colombia es el país con mayor cantidad de emigrantes en Suramérica.

El DANE, a partir del censo de 2005, calculó que el número de colombianos en el exterior es de 3.378.345. El Ministerio de Relaciones Exteriores (2012) estima que hay 4.700.000, pero confirma que el dato oficial es el arrojado por el DANE. Sin embargo, se esperaría que a partir del próximo censo en el país se pueda actualizar este dato y así dar cuenta de un número más preciso de colombianos en el exterior.[2]

La participación de colombianos y colombianas residentes en el exterior, no resulta un tema menor al considerar que el conflicto armado ha sido un factor significativo dentro del proceso migratorio, debido a procesos de exilio ligados directamente a la violencia o debido a procesos migratorios voluntarios debido a limitación en el ejercicio de derechos que se expresa en la salida de colombianos y colombianas en búsqueda de mejores condiciones económicas o como estrategia para acceder a servicios educativos, entre otros.

En relación a los procesos migratorios no voluntarios, es posible dimensionarlos al considerar las estadísticas de ACNUR en donde señala que en 2015, la cantidad de personas que estaban en condición de desplazados internos era de 6.939.067, la cantidad personas en condición de refugio era de 226 y 115 personas estaban en situación de asilo.[3]

Sin embargo, cabe aclarar que estos datos corresponden a un subregistro ya que debido a las condiciones propias de la migración tanto interna como externa, no todas las personas que sufren este hecho victimizante se encuentran registradas.

En el caso del exilio colombiano, el fenómeno no ha logrado dimensionarse y visibilizarse por varios factores, por un lado, porque las condiciones de salida obligan a mantener el anonimato y el bajo perfil y diluirse entre la masa migrante como medida de protección o mecanismo de auto preservación para romper el vínculo con un hecho doloroso, así mismo, en los países de llegada se dificulta en registro ya que los trámites para la solicitud de la condición de refugio o asilo, requieren la presentación de documentación procedente de Colombia que resulta imposible de tramitar para el migrante, o simplemente por desconocimiento de los marcos legales de protección internacional.

Hay un total desconocimiento de todas las fuerzas del país acerca de en qué consiste el exilio, la diáspora y la migración. El Alto Comisionado de Naciones Unidas señalaba que hay más o menos 780 mil personas en situaciones similares al exilio, pero hay mucha gente que no está contabilizada porque han tenido que irse en silencio. Y eso que uno no cuenta a las víctimas indirectas...
... Y por otro lado la Acnur, que “cuando hacemos un reclamo en Ginebra por lo que nos ha pasado, lo primero que hacen es ponernos trabas, supuestamente porque no denunciamos y no hicimos hasta la última vuelta en la Fiscalía en Colombia, y no entienden que tuvimos que salir corriendo”. (Fragmento del testimonio de José Gamboa disponible en el proyecto Exilio del Centro Nacional de Memoria Histórica de Colombia)[4]

Si bien la migración externa han sido significativa en la historia del conflicto en Colombia, la consolidación de procesos organizativos de migrantes es reciente logrando la confluencia de diversas iniciativas, institucionales, auto convocadas y partidarias, de cara a dos elementos fundamentales, uno la promulgación de la Ley 1448 de 2011 (Ley de víctimas y restitución de tierras) que abrió los canales legales para el reconocimiento de las víctimas y su reparación, pero cuya definición y operativa no consideró las condiciones de los exiliados, y el segundo, el proceso de diálogo con las FARC-EP y los espacios de discusión del punto 5 del Acuerdo, que contempló audiencias públicas con las víctimas a fin de debatir los puntos respecto a reconocimiento, verdad y reparación, ya que en los borradores de este punto no se había considerado los procesos de exilio y la reparación de las victimas residentes en el exterior.

La ley 1448 dio creación al Centro Nacional de Memoria Histórica como espacio para la investigación, la recuperación de memoria y la reparación histórica de la verdad, entre otros fines. Desde esta entidad se generó el Proyecto Exilio que "partió de un diseño participativo e incluyente que involucró al Centro Nacional de Memoria Histórica, CNMH, a la Corporación Región y al Foro Internacional de Víctimas. El proyecto, que se desarrollará a partir de diez casos en Europa, Norteamérica y Suramérica, es una reconstrucción de la memoria histórica a partir de las vivencias y las experiencias del exilio en el que pueden participar todos los colombianos y colombianas víctimas en el exterior y aquellos que han retornado al país"[5].

El Foro Internacional de Víctimas, es un proceso organizativo de los colombianos/as exiliados que logró su consolidación en el año 2014 y que busca abordar el fenómeno del exilio desde una mirada integral de las violencias incubadas en Colombia y por lo tanto comprenden el reconocimiento de victima a quienes han debido abandonar el país a causa de la violencia de género, la miseria, la violencia política, las tragedias medioambientales, los conflictos étnicos o la homofobia.[6]

Así mismo, desde los espacios políticos partidarios, la representante a la cámara por los colombianos en el exterior Ana Paola Agudelo del movimiento político “Mira”, ha llevado a cabo diversas acciones para articular la comunidad colombiana en el exterior con la aplicación de la Ley de víctimas y las medidas resultantes en
La Habana.

Finalmente, la alta migración de colombianos/as, principalmente aquellos que migran como opción para acceder a educación superior de licenciatura (pregrado) o de maestrías y doctorados, ha dado como resultado el surgimiento de procesos organizativos autoconvocados que buscan visibilizar la problemática colombiana y apoyar desde el exterior todo intento de favorecer una sociedad más democrática.

En el caso particular de este proceso de Paz y de cara al Plebiscito, se ha organizado la Agenda Internacional de Iniciativas Ciudadanas por la Paz, que convoca a más de 30 colectivos de diversa naturaleza que alrededor del mundo estarán realizando acciones de formación, discusión y difusión del "Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera" a fin de que el 2 de octubre cada colombiano y colombiana, pueda expresar en las urnas su decisión consciente sobre el destino de Colombia.

[1] Este texto contó para su elaboración con el apoyo de Liliana Galindo integrante del GT CLACSO: "Juventudes, Infancias: Políticas, Culturas e Instituciones Sociales" y del colectivo París por el Sí.
[2] Recuperado 16/09/2016 en https://www.iom.int/files/live/sites/iom/files/pbn/docs/Perfil-Migratorio-de-Colombia-2012.pdf
[3] Recuperado el 16/09/2016 en http://popstats.unhcr.org/en/overview#_ga=1.54084270.78467202.1474058288
[4] Recuperado el 15 /09/ 2016 en http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/micrositios/especialExilioColombiano/testimonios.php#gustavoGuzman
[5] Recuperado el 15/09/2016 en http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/micrositios/especialExilioColombiano/proyecto-exilio.php
[6] Recuperado el 16/09/2016 http://www.forointernacionalvictimas.com/presentacion/

Categorías: -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS