Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Geraldina Colotti

El aliento de Trump en el cuello de Venezuela

Venezuela | 25 de enero de 2019

imprimir

Por Geraldina Colotti

Una verdadera “primicia”, ayer, en la historia de Venezuela: Donald Trump ha designado al nuevo "presidente interino" de la nación. En lugar de Nicolás Maduro, elegido con más de 6 millones de votos el 20 de mayo, en las intenciones del imperialismo debería estar un tal Juan Guaidó, quien ayer hizo un "juramento" frente a un grupo de sus seguidores. Un joven de treinta y cinco años cuyas nalgas son más familiares que las posiciones políticas, que ha pasado a la "historia" por haber mostrado su trasero a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana durante las protestas con bombas de excremento ("puputov") organizadas por la oposición golpista en 2017.

Militante del partido de extrema derecha Voluntad Popular, Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional (AN), uno de los cinco poderes previstos en la Constitución venezolana. Un sistema mantenido en equilibrio por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Un punto importante, este, para entender el origen de la desestabilización política que ahora alcanza el apogeo en el país. Cabe recordar que las derechas ganaron las legislativas en diciembre de 2015, después de haber atado la economía con sabotaje y el mercado negro de bienes y el dólar paralelo.

Al querer hacerlo rápidamente en poco tiempo, presionados por sus jefes externos que exigieron cobrar de inmediato, las derechas querían exagerar, respaldando la elección fraudulenta de tres diputados, que les habrían permitido la mayoría absoluta. Las elecciones para esos tres colegios deberían haberse repetido, pero la oposición ha decidido ignorar el requerimiento del TSJ, que ha declarado a la Asamblea Nacional "en desacato".

A partir de ahí, un choque de poderes que resaltó de inmediato el verdadero alcance del conflicto: cancelar la constitución bolivariana que impide tanto privatizar los inmensos recursos del país como renunciar a la soberanía nacional. Sin embargo, un coro de "demócratas" estuvo inmediatamente listo para anular los términos de ese choque para que los lectores europeos no informados creyeran que el único sistema legítimo era el que conocíamos: una democracia parlamentaria basada en los tres poderes legislativos canónicos, legislativo, ejecutivo y judicial.

Que la de Venezuela sea una democracia participativa, basada en cinco poderes, no fue considerado. Por lo tanto, la legalidad estaba del otro lado. El objetivo verdadero era volver al sistema de la Cuarta República, nacido de ese pacto de Punto Fijo que estableció la alternancia entre centro-derecha y centro-izquierda con la exclusión de los comunistas. Un sistema que los chavistas en la calle recordaron ayer por el 23 enero, denunciando la verdadera cara de las "democracias camufladas": las democracias burguesas modelo FMI, que mostraron su verdadero rostro al torturar y reprimir tanto a la oposición de calle como a la armada.

En Venezuela, los Estados Unidos han tratado de hacer retroceder el reloj de la historia respaldando a las oligarquías locales para organizar el golpe contra Chávez en 2002. No le fue bien porque la gente devolvió las cosas como tenían que ser y el dictador Carmona Estanga, presidente de FEDECAMARA, no duró mucho. Las garantías constitucionales se restablecieron con el regreso al cargo del presidente legítimo, Hugo Chávez.

Ahora lo vuelven a intentar abiertamente contra Nicolás Maduro tratando de organizar un nuevo tipo de golpe de estado, en el modelo de las guerras de IV y V generación. Intentan respaldar un "gobierno de transición" como el que condujo a Libia a la destrucción y quiso eliminar a Siria.

Una simulación que ha crecido a lo largo de los meses con la creación de instituciones artificiales como el Grupo de Lima o las presiones para someter a las alianzas continentales a los deseos de Washington. ¿En nombre de qué "democracia" puede imponerse un presidente desde afuera? Sin embargo, tanto Trump como el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y los países donde más se pisotean los derechos humanos, están imponiendo un golpe de Estado en nombre de la "democracia".

"¿En qué centro electoral ha votado Trump por Guaidó?", pregunta la comentarista satírica Carola Chávez.

La "democracia" que Trump y sus acólitos desearían es aquella en la que siempre ellos ganan, mientras quienes pierden, como lo demuestran los datos de "crecimiento económico" en los países capitalistas, son siempre los sectores populares.

"Somos mayoría", grita la derecha. ¿Pero si son mayoría porque no quisieron participar en las elecciones? Porque, como quedó claro ayer, sus principales referentes no se encuentran en el país, sino en Washington y en grandes instituciones internacionales. De hecho, desde la Cumbre de Davos, el presidente (nazi) de Brasil, Jair Bolsonaro, dio su apoyo a Guaidó: porque ya se ve a sí mismo entrando triunfalmente a Venezuela al frente de una "fuerza multinacional" en un país desmembrado.

De hecho, el punto, es este: sembrar el caos para apoderarse de los recursos, haciendo negocios con las guerras y la reconstrucción. Según el analista político francés Thierry Meyssan, entrevistado por la periodista Erika Sanoja, en los planes geopolíticos de los halcones del Pentágono existe la idea de crear en el mundo un eje que, tras el infierno de la guerra y la devastación, deje la tranquilidad para hacer sus negocios. Los análisis de Meyssan, sin duda, usan teorías de conspiración, pero no se puede negar que, en temas geopolíticos, está bien informado.

De hecho, en la entrevista con RT ofreció un testimonio directo sobre su visita a Libia, justo antes del asesinato de Gaddafi. Dijo que mientras lo transportaban en una pequeña embarcación de emergencia dispuesta por la ONU, escuchó a algunos italianos decir cómo "construyeron" uno de los últimos episodios para desencadenar una intervención armada en Libia, disparando sea contra partidarios de Gaddafi como contra opositores.

Un escenario, dijo, que los Estados Unidos repiten en todas aquellas partes del mundo en las que pretenden desatar el caos. Por esta razón, los grupos de oposición se cambian sin problemas: en Siria, agregó, ya han cambiado varios. No importa el color de las banderas para lograr su propósito.

Ayer, el chavismo salió a las calles con determinación y compostura, listo para defender los logros sociales y la independencia: "¿Cómo podemos aceptar tanta insolencia en la patria de Bolívar y Zamora?", dijo Maduro anunciando la ruptura de las relaciones con los Estados Unidos. Una multitud de banderas rojas acamparán a partir de ahora en Miraflores, para proteger el palacio presidencial.

Mientras tanto, llegan los pronunciamientos internacionales. Si el Papa Bergoglio envió un emisario al nombramiento de Maduro, el 10 enero, la Conferencia Episcopal de Venezuela respalda a los golpistas. El habitual cardenal Baltazar Porras dio permiso a los sacerdotes para participar en las marchas de oposición. El Ecuador de Lenin Moreno ha elegido definitivamente su campo, reconociendo al "presidente" ficticio junto con los países neoliberales.

Los movimientos populares se movilizan. La Red Europea en defensa de la Revolución Bolivariana, compuesta por más de 80 organizaciones, rechazó enérgicamente el golpe de Estado de los Estados Unidos y le pidió a Europa que respetara el voto popular venezolano. Desde Francia, Jean-Luc Melechon denunció el golpe, y también el español Pablo Iglesias señaló que Estados Unidos "no está interesado en la democracia, sino en el petróleo en Venezuela".

En Italia, sin embargo, el diputado 5 estrellas Pino Cabras, durante una discusión en el Comité de Asuntos Exteriores en la Cámara de Representantes, fue fuertemente atacado tanto por la derecha como por la “izquierda”, incluso por la "izquierda" del PD: por señalar que 112 países han reconocido a Maduro como presidente legítimo, que ciertamente no puede ser etiquetado como un "dictador comunista". Al mismo tiempo, el sindicato de los pensionados SPI-CGIL de Treviso organizó iniciativas para apoyar a las derechas venezolanas: en nombre, por supuesto, de la "democracia".

"Pensábamos que habíamos visto suficiente, pero las cosas siempre pueden empeorar", escribió Rifondazione Comunista en una nota de protesta.


Fuente: Alai

Categorías: -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2019
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS