Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Pablo Siris Seade

El diálogo como requisito imprescindible para construir el futuro de Venezuela

Venezuela | 22 de abril de 2017

imprimir

Por Pablo Siris Seade

Las movilizaciones realizadas ayer miércoles 19 de abril en Venezuela por parte de los sectores chavistas y de la oposición de derecha culminaron sin cumplir con los pronósticos agoreros que anunciaban un baño de sangre y el inicio de una guerra civil. Si bien no fue una jornada exenta de conflictos -incluso hubo tres muertes que aún están pendientes de esclarecerse en o cerca de algunas manifestaciones, aunque sin ser consecuencia de acciones de control de orden público-, la magnitud y el espíritu de la movilización bolivariana permitieron que la jornada concluyera con un panorama más halagüeño que en días anteriores.

La democracia venezolana enfrenta nuevas amenazas y peligros

La actitud del presidente norteamericano Donald Trump, quien se ha comunicado con al menos cinco mandatarios norteamericanos coordinando acciones alrededor de Venezuela -según él mismo ha indicado- y su actitud de recibir en la Casa Blanca a la esposa de Leopoldo López, marcan una línea de acción preocupante por parte de la nación más poderosa del mundo y fuerza hegemónica en todo el continente americano.
La actitud de solidarizarse con López, quien fue encontrado culpable por las acciones que desembocaron en la muerte de 43 personas, las heridas ocasionadas a más de 800 y los perjuicios incalculables a millones habitantes de todo el país, muestra que para Trump todo vale a la hora de intentar derrocar al presidente Nicolás Maduro, legítimamente electo por el pueblo venezolano para ejercer esa magistratura hasta enero de 2019 (ver ¿Quién es Leopoldo López?).

Revela también que el empresario inmobiliario, televisivo y de la “belleza” (es el propietario del concurso Miss Universo) se ha puesto a la cabeza de la injerencia contra un país y que está dispuesto a asumir la responsabilidad de esta conspiración.
Esta actitud injerencista se propone, por la vía de la desestabilización, el caos y la violencia vandálica, propiciar una intervención extranjera que produzca un “cambio de régimen”, de acuerdo a la concepción de la doctrina estadounidense ya histórica y mundialmente conocida.

Al decir de Evo Morales, el único lugar del mundo donde no hay golpes de estado es en Estado Unidos y eso es porque allí no hay embajada norteamericana.
En esta operación confluyen el interés del imperialismo por recuperar el acceso y control estratégico de los recursos naturales venezolanos (particularmente el petróleo), la oligarquía local que pretende recuperar el control de la renta (redistribuirla a su favor), gobiernos de derecha que proclaman el “fin de ciclo progresista” o una suerte de viraje de las perspectivas de los pueblos, con el apoyo grandes medios de comunicación globales y agentes como el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, de cuya actitud nos hemos encargado de comentar en columnas anteriores (ver varios artículos en cajaderespuestas.blogspot.com).

El momento “oportuno”

A partir del fallecimiento del comandante Hugo Chávez, los sectores más radicales de la derecha continental identificaron la mayor debilidad de la Revolución Bolivariana. Al inmenso dolor del pueblo venezolano, a la necesidad de realizar un proceso eleccionario que relegitimara al Gobierno Bolivariano, se sumaron diversas acciones que se han mantenido a lo largo de estos cuatro años (el presidente Nicolás Maduro asumió su mandato el 19 de abril de 2013).

Se pretendió aislar política y diplomáticamente a Venezuela, en particular las acciones ilegales promovidas en el seno de la OEA, el Mercosur y otras instancias internacionales multilaterales.

Hubo además un bloqueo del acceso al crédito internacional mediante la manipulación del riesgo país, cierre de fuentes financieras y saboteo a las operaciones regulares de la República por parte de la banca internacional.

Estados Unidos y sus países aliados en el mercado petrolero asumieron una política concertada para provocar la reducción del precio del barril, así como se realizó un fuerte juego especulativo en los mercados a futuro y en la información sobre stocks y estimaciones de reservas que incorporaron una gran inestabilidad a este importante sector de la economía, que además representa el grueso del mercado de energía mundial.

También se aplicó una política de ataques internos a la economía que incluyó la alteración y distorsión de los sistemas de producción, distribución y consumo de bienes esenciales como alimentos y medicinas, así como embates especulativos contra la moneda venezolana (el bolívar) y al sistema de precios, propiciando una escalada inflacionaria.

A lo largo de 2016 -a raíz del triunfo obtenido por la oposición en las elecciones legislativas de diciembre de 2015, donde obtuvo el 56% de los votos- se utilizó la Asamblea Nacional como plataforma institucional no para contrapesar al Poder Ejecutivo, sino -como dijo el diputado Henry Ramos Allup al instalar esa mayoría- para “salir del gobierno en seis meses”, cosa que no está de ninguna forma prevista en el ordenamiento jurídico venezolano.

Al no obtener el resultado esperado, en 2017 se ha diseñado un esquema de violencia callejera (la reedición de las guarimbas) y agresiones al espacio público y bienes privados (incendios y saqueos), mediante la utilización de pequeños grupos en lugares controlados por alcaldes y gobernadores de oposición, que revelan altos niveles de organización y entrenamiento paramilitar.
Para provocar incidentes que muestren la “represión” generalizada que se vende al mundo, las protestas diseñadas por la oposición venezolana se realizan violando expresamente la legislación venezolana impidiendo la movilidad, cerrando calles y vías publicas mediante acciones relámpago en las que se provocan incendios, asaltos al transporte público u otras.

Los lamentables saldos de víctimas fatales de estas acciones son presentados como un producto de la represión de un Gobierno violador de los derechos humanos y se impone al mundo una narrativa que criminaliza a Venezuela y concita la preocupación de organismos internacionales y proponiendo diversos mecanismos de injerencia e intervención como “única forma de restaurar la democracia y el estado de derecho en Venezuela”.

Tal como se ha hecho en Siria, Libia, Irak, Ucrania, Serbia (por mencionar algunos casos) los paramilitares que cometen estas acciones son mostrados al mundo como “luchadores por la democracia y la libertad” y las consecuencias de sus acciones son imputadas al Gobierno legítimo.

Es decir, se busca desestabilizar la democracia venezolana y al mismo tiempo producir un conflicto que haga ingobernable el país, justifique una intervención extranjera y produzca el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro.

Maduro convocó a sectores de oposición que quieran dialogar

Como corolario de una jornada de movilización que se desarrolló ayer por parte de las fuerzas chavistas de la que participaron más de tres millones de personas (sin contar las que se manifestaron en numerosos lugares del interior del país), el presidente Nicolás Maduro hizo uso de la palabra instruyendo a Delcy Rodríguez, Elías Jaua y Jorge Rodríguez (a quienes señaló como sus voceros para el diálogo nacional) a quien les dio “todo el poder” para convocar en las próximas horas “con altura y honor a los sectores de la oposición que quieran sentarse a dialogar sobre el futuro del país”, para participar de una diálogo nacional por la paz.

Así mismo, pidió al destacado constitucionalista Hermánn Escarrá y al político y periodista José Vicente Rangel a que se incorporen como asesores de enlace para explorar el camino de ese diálogo con sectores que han ido hacia el golpismo.
También pidió al ministro del Poder Popular para la Educación Elías que se inicien los análisis correspondientes para ver la posibilidad de convocar una Asamblea Nacional Constituyente.
Maduro señaló también que esa movilización dio una lección gigantesca al mundo en cuanto a la defensa de la Patria y que se le propinó un importante golpe en el espinazo a los intentos por derrotar a la Revolución Bolivariana y al Gobierno legítimamente electo.
El presidente Maduro responsabilizó al “presidente ilegal de la Asamblea Nacional, Julio Borges, (ya que este organismo se mantiene en desacato) de la violencia que se trató de imponer en las marchas. “Eres tú el responsable de la violencia y serás (también) responsable ante la justicia”.

“Después no te quejes cuando llegue la justicia por ti, estoy decidido a defender mi pueblo y mi patria, voy para adelante con el pueblo unido”, agregó el Presidente dirigiéndose a Borges.

Anunció la captura en horas de la madrugada de uno de los jefes de las bandas terroristas, alias “El Jefferson”, quien fue capturado con armas, explosivos y planes de violencia para ser ejecutados el día de hoy: “se pudo constatar, a través de la confesión del individuo, la identificación del dirigente fascista Richard Blanco como jefe y financista de la banda terrorista”.

El presidente Maduro también manifestó que quiere que el pueblo se prepare para obtener una victoria popular pronta: “quiero ir a elecciones y verles la cara a Julio Borges y Ramos Allup y que busquemos un camino pacifico, para que la Revolución Bolivariana ponga en su sitio a la derecha intervencionista”.

Ahora que nadie se confunda, tenemos un Poder Electoral autónomo y no aceptamos chantaje del Departamento de Estado ni de sus títeres, todo lo que se tenga que hacer lo deciden las instituciones y los venezolanos en autonomía e independencia, agregó.
El Presidente reafirmó: “soy un hombre de diálogo, creo en las razones y solo a través de las palabras es posible consolidar, estoy listo para reunirme y verlos a la cara y pedirles en nombre de millones de hombres y mujeres que rectifiquen y cesen su ataque al país”.

http://cajaderespuestas.blogspot.com/2017/04/el-dialogo-como-requisito.html

Categorías:

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS