Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Jessica Dos Santos Jardim

El otro rostro de la vivienda

Venezuela | 24 de noviembre de 2017

imprimir

En Venezuela existen 150 mil familias que viven en situación de arrendamiento y otras tantas andan en la búsqueda de un alquiler justo: ¿Qué tan difícil es conseguir un espacio digno para vivir en esta Gran Caracas cuando no eres beneficiado por la Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV)?

Entre el ¿qué? y el ¿cuánto?

¡Tuinmueble.com.ve! Allí arranque mi búsqueda: Apartamento -> Alquiler -> Distrito Capital -> Municipio: Libertador -> Tamaño: Menos de 60 metros -> Como ordenar los precios: De menor a mayor. Mientras carga mi solicitud me llevo una cucharada de mi almuerzo a la boca y espero pacientemente. En tan solo segundos el monitor estaba lleno de restos de comida: ¿QUÉÉÉÉÉÉ? ¿CUÁÁÁÁNTO? Me están jodiendo.
En esta página el alquiler más barato de la ciudad se ubica en 4.000.000 de bolívares y es un apartamentico de 60 metros cuadrados en un viejo (décadas) edifico de la Francisco Solano, sin estacionamiento ni “plus” alguno. Claro, pagando ese realero mensual, ¿quién se va a poder comprar un carrito alguna vez en su vida? Aun así me tomé el tiempo de leer la publicación: Excelente vista (como para suicidarse tranquilo cuando no pueda costearlo más), rico clima de montaña (¡imagínate tú!), ideal para ejecutivos (eso sí: que ganen que jode plata), desocupado (porque el colmo sería que tuviésemos que vivir con el dueño, ¿no?), cerca de centros comerciales (para que usted vaya a ver las vitrinas y maldiga libremente porque no se puede comprar un carajo).

Bueno, nada, quizás debía chequear otras páginas. Tal vez anunciosclasificados.com.ve. Inserté en el buscador exactamente la misma solicitud. Vuelvo a esperar (esta vez procurando no ingerir ni saliva). Resultado: Apartamento con casi el mismo metraje: 300 dólares. Al momento de redactar esta nota, Dólar Today se ubicaba en aproximadamente 81 mil bolívares por $, es decir, unos 24.300.000 Bs.

En medio de un asombro que no le terminaba de abrir paso a la rabia, decidí buscar el periódico y sumergirme en sus habituales clasificados. Ahí casi todos los anunciantes cobraban solo por mostrarte el apartamento. Pero, además, pedían plata para la reservación, el alquiler y un bonus extra “para agilizar los documentos (contrato)”.
Del resto, o a menores precios, usted solo puede optar a pequeñas habitaciones, para personas solas, nada de parejas ni mucho menos hijos, a veces sin derecho a cocinar o lavar, con rígidas “condiciones de convivencia”. También existe otra opción: zonas complejas, como el barrio Los Sin Techos, por ejemplo, donde el propietario le indica todas las maniobras que usted debe hacer “para salir liso” del riesgo asumido.

Ahora, según la Ley para la Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda, publicada en Gaceta Oficial el 12 de noviembre de 2011, el monto de los alquileres en Venezuela “ya no está a libre juego de la especulación”, sino en manos de la Superintendencia Nacional de Arrendamientos de Vivienda (SUNAVI), quien es el único que puede fijar los cánones de arrendamiento aplicando “un proceso científico objetivo”.

Según esta ley, usted debe dirigirse a la Superintendencia e interponer una solicitud que tendrá una respuesta en un lapso de 20 días y en los siguientes 9 se pasaría a inspeccionar el apartamento (con el dueño y el alquilado o aspirante a alquilado presentes). La inspección se enfoca en 256 ítems o valores previamente determinados entre autoridades del ministerio, inquilinos, y especialistas en arquitectura, construcción y demás. Entre estos ítems figuran las condiciones específicas del inmueble incluyendo las eléctricas y sanitarias, la altura del edificio, la existencia o no de ascensores, de puestos de estacionamiento, etc. Nada de “vista o clima agradable”. Luego, se fija a través de distintos cálculos matemáticos, el valor del alquiler, que podría o no ser modificado al año. Así como también se establece una normativa para la sana convivencia y multas ante cualquier incumplimiento.

Pero, hoy en día, ningún arrendatario quiere aceptar estas condiciones (y siendo sinceros: la SUNAVI tampoco hace ni el más mínimo esfuerzo por aplicarlas) y cada vez son menos los alquileres disponibles. Cuando encuentras alguno, el precio es exorbitante y además lo exhiben, sin temor a nadie, a través de montones de páginas web, que podrían ser fácilmente auditadas por cualquier autoridad.

Entonces, volvamos a la pregunta inicial: ¿Qué opciones tienen los caraqueños que aún no han sido beneficiados por la Misión Vivienda, y que probablemente no lo serán, porque, de una u otra forma, no se encuentran en las peores condiciones socioeconómicas, pero desean (¡y merecen!) un espacio digno para vivir solo, o al menos salir del hacinamiento familiar, empezar una aventura en pareja, criar a sus chamitos en paz, para hacer valer el artículo 82 de la Constitución (“Toda persona tiene derecho a una vivienda adecuada, segura, cómoda, higiénica, con servicios básicos esenciales, etc., etc.”)?

Categorías: - - - - -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS