Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Eduardo Viloria Daboín

Elecciones en Venezuela transcurrirán bajo el asedio imperialista

Venezuela | 19 de mayo de 2018

imprimir

Por Eduardo Viloria Daboín

Era previsible que se activara el poder mediático y político del imperialismo estadounidense para atacar las elecciones venezolanas de mañana 20 de mayo. La estrategia imperialista de dibujar al gobierno venezolano como una dictadura ha desplegado un conjunto de acciones dirigidas a preparar el terreno para el posterior desconocimiento y deslegitimación del proceso electoral y, con ello, continuar abonando la matriz de que la dictadura de Nicolás Maduro solo puede ser derrotada con acciones no convencionales fuera del marco de la democracia regular: más sanciones económicas, embargo petrolero, aislamiento diplomático, golpe de estado militar, insurrección interna popular y armada e intervención militar.

Los ejes del discurso son dos, fundamentalmente: 1) las elecciones no son libres y transparentes sino un fraude absoluto, 2) existencia de presos políticos a los cuales se les viola gravemente sus derechos humanos. El objetivo es claro: la reelección de Maduro por la vía electoral debe ser relatada como un esfuerzo de la dictadura por lavarse la cara, construyendo la narrativa de que no puede ocultar su verdadero rostro: presos políticos, violaciones a derechos humanos, crisis humanitaria aprovechada con fines electoreros.

En cuanto a la primera línea discursiva, a la cabeza del ataque contra el proceso electoral se ha puesto el presidente colombiano Juan Manuel Santos, quien viene haciendo pronunciamientos públicos en sus redes sociales los últimos dos días: “Fuentes de inteligencia advierten de un plan del régimen de @NicolasMaduro para cedular y trasladar ciudadanos colombianos para votar este 20 de mayo en Venezuela. Reitero que no reconoceremos el resultado de esas elecciones”, expresó hace dos días. Y luego, dijo: “el régimen de @NicolasMaduro inventó los Comités Locales de Abastecimiento y Producción. Con ellos explotan la crisis humanitaria de los venezolanos para ejercer un control político y social, y con fines electorales y para reprimir a la oposición”. Lo secundan el gobierno de Canadá, que pretende impedir que los y las venezolanos(as) en su territorio puedan votar, y el gobierno español, que ha reiterado en declaraciones que las elecciones en Venezuela no son libres ni democráticas.

Con respecto a la segunda línea, son centrales las declaraciones públicas y mediáticas de la Embajada de EEUU en Venezuela, la OEA, Luis Almagro, el Departamento de Estado, la sección de Derechos Humanos de la ONU, ong’s como Human Rigth Watch e instituciones como el Parlamento Europeo por medio de su presidente Antonio Tajani. Cosas como las que siguen son las expresadas:

“Estamos muy preocupados por el motín en El Helicoide. Joshua Holt y otros ciudadanos estadounidenses están en peligro. El gobierno de Venezuela es directamente responsable por su seguridad y le haremos responsables si algo les sucede”, dijo la Embajada de EEUU. “Condenamos actos de violencia y maltrato contra presos políticos en #Venezuela. Es una clara violación de DDHH y desconocimiento de las garantías fundamentales”, dijo Almagro. Todd Robinson, Encargado de Negocios de EEUU en Venezuela, dijo en el Foro “Encuentros Sin Límites” en las instalaciones de la UCAB: "Seguiré hablando con todos los sectores de la sociedad interesados en ser agentes de un cambio positivo". Y ONU Derechos Humanos, dijo lo siguiente: “Deploramos la severa golpiza contra el activista Gregory Sanabria en la prisión de El Helicoide. Llamamos a dar un trato humano a todos los presos y urgimos una investigación sobre el uso de tortura y malos tratos. Todos los prisioneros políticos deben ser liberados”.

Y la CIDH corona: “Elecciones convocadas para 20/mayo en Venezuela no cumplen con condiciones mínimas necesarias para realización de elecciones libres, justas y confiables en Venezuela, mediante sistema electoral independiente y con garantías al principio de la universidad y pluralidad electoral”.
Estos son solo algunos ejemplos de la agresión orquestada desde fuera del país contra las elecciones de mañana. Son muchas más, articuladas con la activación de dispositivos concretos como el “motín” en El Helicoide, que funcionan como disparadores de las declaraciones mediáticas. A esto se suman medios como CNN, NTN24, Caracol, El País, y personajes como Tamara Suju.

En un triste segundo plano, aparece a cumplir su papel la desmoronada y cada vez más arrodillada vocería de la derecha venezolana, tanto la que está dentro de Venezuela como la que está de gira por el mundo, que no se ha presentado a las elecciones y que se dedica exclusivamente a la tarea de sumar a la estrategia imperialista: María Corina Machado, Lilian Tintori, Antonio Ledezma, Julio Borges. Luego del pie dado por la declaración pública de los poderosos del mundo, entraron ellos(as) con su rostro y su voz a pretender otorgarle a la campaña mundial la legitimidad de la lucha venezolana por la democracia.

A partir de ese contexto mediático y político, y como un paso más en su intensificación, podría esperarse para el día de mañana la activación de nuevos dispositivos concretos, acciones puntuales y diseñadas que, en ambas líneas discursivas, sumen a la matriz construida. Es decir, que para mañana cabe esperar acciones al estilo de las que se usaron en las elecciones del 14 de abril de 2013: fakenews de gente a la que no la dejan votar o le manipulan el voto, escaramuzas para abrir o cerrar centros de votación, conflictos en las colas, falsos positivos como los de las supuestas cajas con material electoral que los médicos cubanos estaban escondiendo en los CDI o la de las FANB quemando cajas con material electoral en un terreno baldío. También cabe la posibilidad de que se involucre en esto la gente de oposición que está convocada a asistir a las iglesias católicas en lugar de ir a votar, con alguna falsa agresión a estos abstencionistas que estarán “pacíficamente” reunidos. Eso, hasta que, luego de emitido el resultado electoral, suceda una declaración de Henri Falcón o algún otro dirigente del ala abstencionista como aquella de Capriles Radonsky llamando a sus seguidores frontalmente a la violencia callejera.

Bajo este evidente asedio internacional y nacional va el pueblo venezolano mañana a asistir a la cuarta elección en menos de un año. Pruebas hemos dado de que la vía electoral es la preferida por la mayoría de la población del país para dirimir el conflicto político. La crisis económica y social que atraviesa el país incidirá sin duda en los niveles de votación, pero sabemos también de los altísimos niveles de conciencia desarrollados por nuestra gente en la revolución bolivariana y en los últimos años de intensificación de la agresión imperialista y fascista contra Venezuela. Las autoridades electorales han dado todas las garantías de confiabilidad, equilibrio y transparencia a quienes participan en la disputa electoral. También se encuentran ya en el país figuras importantes en respaldo a las elecciones, como Rodríguez Zapatero y Rafael Correa, además de una importante y numerosa delegación de observadores y observadoras internacionales. Que no haya participado buena parte de los partidos de oposición fue una decisión de esas fuerzas políticas como parte de la estrategia para deslegitimar nuestra institucionalidad democrática, estrategia que hoy se despliega en toda su magnitud.

Las elecciones de mañana 20 de mayo son un hecho real y contundente, que cumple con todos los parámetros internacionales, y eso también se está difundiendo en el mundo. Desconocerlo y negarlo implica la negación extrema de la realidad de un país y de la verdad de su pueblo. Las fuerzas del chavismo y de la oposición que participan en el evento electoral están desplegadas intensamente y con entusiasmo, cada quien en procura de su victoria. Es clave, para sumar a la batalla en favor de defender esta verdad nacional, que la participación electoral sea masiva, que la abstención sea la menor posible. La defensa de nuestra verdad como pueblo y de nuestro sistema político depende, en buena medida de que así sea. Vayamos entonces a votar y sumemos desde nuestras acciones como sujetos políticos que somos en favor de esa lucha, la lucha de nuestro país por su soberanía, su independencia, su paz y su futuro. El desarrollo de la estrategia imperialista contra Venezuela tiene en estas elecciones una etapa más para su despliegue, pero continuará desarrollándose. Su objetivo es derrocar la revolución bolivariana, eliminar el chavismo y reconquistar plenamente su control sobre América Latina. En eso seguirán y nosotros(as) en lo nuestro: impedirlo y avanzar en las conquistas de nuestro pueblo y de los pueblos de la Patria Grande.

Categorías:

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS