Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Jacinto Dávila

Emergencia

Venezuela | 2 de marzo de 2016

imprimir

Por Jacinto Dávila

En el vecindario de la urgencia, la palabra emergencia se aplica a una situación que requiere una respuesta rápida. Sin importar el tipo de emergencia, la velocidad de respuesta es esencial. Y no se trata de pensar qué hacer. Se trata de hacerlo. De hecho, hay buenas razones para creer que ponerse a pensar en medio de una emergencia es un récipe para catástrofes. No hay tiempo de pensar. Hay que actuar.

Desde luego, las actuaciones de un gobierno, de un o una presidente en particular, son mayormente actos verbales: órdenes, instrucciones, lineamientos o políticas, que el resto de la estructura del Estado debe realizar o, cuando menos, acatar.
El Gobierno de Nicolás Maduro “ha mostrado su disposición a responder” (decir eso toma tiempo) a la guerra económica, como respuesta ante el dictamen más claro que se puede deducir de la derrota del 6D. Pero lo hace con una lentitud pasmosa e invocando reflexiones antes que acciones. Eso es un error.

“El modelo rentista se agotó” es una “verdad económica” de vieja data. Esgrimirla ahora para justificar una acción que no se toma es un error. Los nuevos “motores de la economía” son un plan a mediano-largo plazo cuyas primeras acciones siguen siendo invisibles. Esto es otro error.

Solamente ha podido reinvindicarse el Presidente Maduro al invocar la condición de emergencia económica, de rango constitucional, con ese decreto que, por cierto, establece una duración máxima para la emergencia (hasta 60 días, prorrogable hasta 120 por la Asamblea Nacional). Es decir, hasta los estados constitucionales de emergencia deben respetar el tiempo. Pero el decreto llega tarde (pudo haberlo aprobado la Asamblea saliente) y en términos muy vagos, quizás como parte de una estrategia de tanteo o de no revelar acciones particulares que serían resistidas por el enemigo. Lamentablemente, una estrategia que no va a funcionar en un país en donde amigos y enemigos siguen todos mezclados en las mismas colas del Bicentenario (aunque sea por razones diferentes).

De esta manera, la respuesta de Presidente Maduro a la guerra económica, que él mismo declaró y que reconoce, correctamente, como una emergencia económica nacional, es una serie de errores de los cuáles solo se puede esperar su derrota definitiva.

Pero Nicolás Maduro no está cayendo por su propio peso. Si se lo ve lento y demasiado prólijo en palabras es porque lo seguimos comparando con Chávez. La misma suerte, nos atrevemos a predecir, les espera a todas las y los políticos contemporáneos. El genio del Comandante en la acción, pero antes que eso, en la responsabilidad (es decir, en la respuesta apropiada) es, al parecer, insuperable.
Nicolás está cayendo producto de la misma maldición de la cuarta, que no ha podido conjurar (como pudo Chávez, con sus bemoles). Es un sistema diseñado para extraer la renta del petróleo sin que el país pueda hacer nada al respecto. El corazón de ese sistema es la creencia instalada en el subconsciente Venezolano de que nuestra moneda nada vale y que, por tanto, no sirve para capturar ningún valor. Tenemos que ahorrar en divisas o indizar toda propiedad a precios internacionales. Lo que sigue es una carrera salvaje por los dólares que funciona como un motor permanente para inducir inflación. El dólar se convierte en la mercancía más apreciada del país. ¿De qué otra manera se puede explicar que el mismo plato de comida (criolla) aumente en un 75% entre Enero y Febrero, periodo en el cual el país sigue siendo igual de productivo, aunque sea poco?.

Remembranza
Desde aquel tristemente célebre “vamos a pulverizar el dólar paralelo” hasta la fecha, no ha habido una sola acción del gobierno de Maduro que haya perturbado o debilitado a Dolar Today. Peor aún, el pseudo-índice se ha “oficializado” desde el 6D como el índice cambiario usado por la mayoría de las y los Venezolanos. Quizás las nuevas medidas ayuden. Pero, ¿acaso van a la raíz del problema?

Es urgente rescatar el valor. Pero eso no es algo que se hace rápido. Así que estamos atrapados por la urgencia.

Sin embargo, quizás no está todo perdido para las generaciones jóvenes. Vivirán en un mundo mucho más conectado, de una forma u otra. Quizás puedan deducir el auténtico valor de su Patria, y de ellas y ellos mismos, mirando con cuidado a su alrededor, que será todo el mundo.

Podrían, por ejemplo, inventarse un índice variable llamado el Dólar X, donde X es cualquier cosa que les parezca valiosa. Podrían entonces preguntarse ¿Cuánto cuesta cierta medida de X en los EEUU (o en otro país del Norte)? ¿Cuánto nos cuesta la misma medida en la República Bolivariana de Venezuela?

UnDólarX=CostodeXenVenezuela/CostodeXenelNorte bolívares

Así tendrían una medida directa del valor económico relativo del bien. Por ejemplo, una arepa rellena con queso se consigue, hoy en día, en Miami en unos 5,25 dólares (sí, la misma arepa). En Venezuela (en algunos lugares), cuesta todavía 300 bolívares.

UnDólarArepa=CostodeArepaenVenezuela/CostodeArepaenelNorte bolívares=300/5,25≈57bolívares

Quizás puedan repetir el ejercicio con otros bienes o artículos. Seguramente habrá grandes diferencias. Habrá casos en los que, claramente, el norte tiene ventaja (porque producen eso allá). Pero, poco a poco, crecerá la evidencia de que, en ese contexto, haber pagado 1000 bolívares por dólar, en esta época, para comprar cualquier cosa ha sido una de las más grandes estafas a la que ha sido sometido, dócilmente, todo este país.

Quizás entonces emerja (ese otro sentido de emergencia) una compresión más clara de este presente angustioso. ¿Donde estaban los economistas de aquella época? ¿El resto de los intelectuales? Advirtieron la estafa? ¿Tenía un objetivo político o económico? ¿Qué importa? Por que, ciertamente, servía para borrar a la Revolución Bolivariana. Pero también devaluó impune y cruelmente a la Patria.

Categorías: - - - -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Canal en movimiento

América Latina y Caribe |

Discursos Murales: Fidel Castro Ruz

Vea más videos comunitarios »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS