Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Internacional

Por Geraldina Colotti

En Italia, el capitalismo hambrea al 30 % de la población, pero Europa se “preocupa” por Venezuela

Internacional | 5 de febrero de 2018

imprimir
JPEG - 116.6 KB
Foto: Archivo.

En el discurso sobre el estado de la Unión, aquel gran campeón de los derechos que responde al nombre de Donald Trump ha tildado a Venezuela como “dictadura socialista” y se ha jactado de haber impuesto otras pesadas sanciones al país bolivariano y a Cuba.

Al mismo tiempo, el director de la CIA, Mike Pompeo, ha reconocido públicamente el rol de los servicios secretos en las decisiones tomadas por Trump contra el gobierno de Maduro: “La segunda y tercera ronda de las sanciones – ha admitido Pompeo – ha seguido nuestras sugerencias”. Sanciones ad personam y también, desde el inicio de enero, de tipo económico-financiero, deseadas para asfixiar al país con un bloqueo similar a aquello impuesto a Cuba y ahora recientemente reavivado luego de las aparentes “aperturas” de Obama. Privados y empresas estadounidenses o de países socios no pueden tener intercambios comerciales con Venezuela, de lo contrario se arriesgan a recibir las represalias del gendarme norteamericano.

La CIA impulsa también para la ruptura de los acuerdos comerciales relativos a la adquisición de petróleo venezolano. Los países neoliberales de América Latina -desde México a Colombia, desde el Perú a Honduras – se unen y se esfuerzan dentro del llamado Grupo de Lima para estrechar aún más el círculo. Europa está en la misma línea de los Estados Unidos y los acuerdos firmados con Cuba contra el bloqueo contienen el chantaje sobre los “derechos humanos” y la posibilidad de dañar, por esta vía, los ejes entre Cuba y Venezuela.

Los venezolanos de Miami hablan abiertamente de “injerencia humanitaria”, allá piden a la “comunidad internacional” y explican de qué cosa se trata: “La injerencia humanitaria – dicen – es una ayuda militar para desarmar un gobierno”. Cae el último velo de hipocresía. El objetivo de los “manifestantes pacíficos” ha sido siempre sólo aquel de: meter las manos en los gigantescos recursos de Venezuela, abolir la Constitución que lo prohíbe y reconducir al país al “patrio trasero” de los Estado Unidos.

En Europa de la “duda y de la complejidad”, en cambio, “la injerencia humanitaria” es disfrazada de “intervención humanitaria”, evocando la imagen de una asistencia filantrópica a la que “los humanitarios” de la CIA y sus corifeos ciertamente no pueden eludir: como no se han eludido en Irak, en Libia, en Siria. Ni mucho menos podrían hacerlo si se encuentran confrontados a una feroz dictadura caribeña, representada por un presidente obsesivamente descrito como incapaz, ilegítimo etc. Un hombre solo al comando. Para más un ex obrero del metro. ¿Estamos bromeando?

No hace falta decir que para los cowboys norteamericanos como para los conquistadores europeos las únicas situaciones válidas y legítimas sean aquellas de las “democracias representativas” donde al comando están las pandillas del gran capital. No hace falta decir que a los “ma-burro” que quieren gobernar los propios recursos, aquellas “democracias” son impuestas con todos los medios: naturalmente “humanitarios” ... No hace falta decir que la Carta Magna bolivariana, nacida de la Asamblea Constituyente de 1999, y sus principios – confirmados por 24 elecciones en las que la participación siempre ha superado el 60-70% - es cosa de nada: de borrar a las buenas o a las malas.

Y por lo tanto está bien presentar como héroes aquellos que lanzan granadas sobre las instituciones, y dejar fuera de la puerta a los familiares de las víctimas de las violencias de la extrema derecha. Que el Parlamento Europeo haya llegado a atribuir el premio Sacharov al neo nazista Lorent Saleh y a sus compadres golpistas dice tanto sobre la credibilidad de los “conquistadores”, en cuyo interior está quien impulsa para expulsar de Europa a todos los embajadores venezolanos. Aquel destinado a España ha ya sido mandado en base al criterio de “reciprocidad”. Una “reciprocidad” asimétrica: porque Caracas había expulsado el jefe de la diplomacia española acusado de fomentar la desestabilización, mientras el gobierno bolivariano nunca ha financiado a quien quisiera botar bombas en las plazas españolas.

Que un golpista como el exalcalde de la Gran Caracas, Antonio Ledezma, huido al extranjero luego de haber sido liberado por “motivos de salud”, vaya libre y saludablemente por los cuatro ángulos del planeta para pedir la intervención armada contra su país, indica con cuantas lenguas viperinas hablen los Estados Unidos y la vieja Europa a propósito de “lucha al terrorismo”.

Uno de los primeros a exaltar a Ledezma, en América Latina, ha sido otro campeón de ética y de derechos humanos, el banquero que gobierna a Perú, Pedro Pablo Kuczynski: aquel para salvarse de las investigaciones por corrupción, ha negociado el indulto al dictador Fujimori y que deja pudrirse en las cárceles a los prisioneros políticos enfermos, de más de ochenta años.

La injerencia “humanitaria” podría llegar por mar y por tierra. La CIA sabe que puede encontrar buenos pretextos, como demuestra el largo rastro de sangre dejada en el siglo pasado y renovado este siglo por la guerra sucia en Colombia, en las masacres en México o en Honduras en camino hacia una nueva dictadura. Desde los confines con Colombia, la infiltración de las bandas paramilitares en Venezuela es continúa. Y ahora se está tratando de crear un gálibo de “prófugos” para justificar “la intervención humanitaria”. Las maniobras conjuntas en Amazonia, a las que por primera vez Brasil de Temer ha consentido la participación de las tropas estadounidenses, ya ha preparado el campo con el pretexto de prevenir “catástrofes”. Y de las bases militares USA en las islas de Curazao y Aruba, los aéreos espías sobrevuelan las grandes instalaciones petroleras de Venezuela en el occidente del país.

La Exxon Mobil desde hace tiempo ha iniciado las perforaciones en las aguas del Esequibo, disputada entre Guyana y Venezuela. Desde el 1ro. al 7 de febrero, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, ex Ceo de la multinacional, está viajando a México, Argentina, Perú y Colombia: “para aumentar la presión sobre Venezuela de Nicolás Maduro”. Mientras tanto, con perfecta tempestividad, ha llegado la decisión ONU sobre el contencioso histórico del Esequibo: que ha sido participado a la decisión de la Corte Penal Internacional, en lugar de la solución pacífica de un mediador nombrado por la ONU, como prevé el Acuerdo de Ginebra de 1966.

La OEA de Luis Almagro y todos los acólitos de los Estados Unidos ya han dicho que no reconocerán las elecciones presidenciales en Venezuela. Elecciones que las derechas han pedido constantemente anticipar, pero que ahora rechazan. La Asamblea Nacional Constituyente, máximo organismo plenipotenciario, votado en julio sobre todo para traer la paz a Venezuela, ha invitado a la autoridad electoral (el CNE) a fijarlas a finales de abril. Pero, las derechas, saben que no tienen candidato fuerte que unifique a todos sus componentes. Están esperando que se decida el empresario millonario Lorenzo Mendoza, para repetir el esquema inaugurado en Italia con Berlusconi.

Para ganar tiempo, tratan de irse por las ramas en República Dominicana, donde se están desarrollando las negociaciones con el gobierno bolivariano. Luego de más de 300 invitaciones al diálogo por parte de Maduro, las derechas han aceptado sentarse a discutir, pero jugando, como siempre, en varias mesas con una opción preferencial por la violencia golpista. Y por eso, se ve el baile de las declaraciones: “firmamos, no firmamos, vamos, no vamos...” y así parloteando.

La misma cantaleta sobre las candidaturas a las elecciones y sobre la inscripción al registro electoral por parte de sus formaciones. Según la ley, los partidos que no han participado a precedentes elecciones deben demostrar la propia persistencia. La Asamblea Nacional Constituyente, por lo tanto, ha ordenado a las siglas que han boicoteado las precedentes elecciones de registrarse nuevamente en el CNE. Y esta trayectoria se ha concluido a finales de enero.

Algunos como Acción Democrática, lo han hecho, pero otros – los extremistas de Voluntad Popular y Primero Justicia - habrían querido jugar una vez más sobre varias mesas: invitando como formaciones singulares al boicot, pero inscribiéndose todos juntos como Mesa de la Unidad Democrática (MUD). El Tribunal Supremo de Justicia, máximo organismo encargado del equilibrio de los cinco poderes constituidos existentes en Venezuela, por lo tanto, ha declarado la expulsión de la sigla de las próximas presidenciales.

La MUD – ha legislado el TSJ - “reagrupa diversas organizaciones políticas, algunas de las que ya están convalidadas y otras no”, y con su participación violarían “aparentemente la prohibición de doble militancia, establecido en la disposición N°. 4 de la sentencia N°. 1 del 5 de enero del 2016 en el artículo 32 de la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones”.

Desde los partidarios de la “intervención humanitaria” o de los defensores de las democracias procesales han ya partido los ataques al “dictador Maduro”, que quiere ajustarse las cosas a toda costa. Sobre todo, porque los sondeos dicen que de todas maneras sería el mejor ubicado en la carrera para las presidenciales, respecto a otros candidatos de las derechas – ya anunciados – como Henry Falcón o Ramos Allup. En los medios italianos, ya ha partido un circo similar a aquel que se desencadenó luego del anuncio de la Asamblea Nacional Constituyente, a la que ahora también concurren componentes alineados con la extrema izquierda que fetichiza los procedimientos y no sabe reconocer los términos del conflicto de clase.

Como ya ha sucedido en otros países de Europa, Venezuela entra en la campaña electoral: en modo explícito o indirecto, es necesario decir que el socialismo es de botar. Más se hace ver Venezuela como un monstruo, menos se ven las plagas del capitalismo. En Italia, más de 5 millones de personas viven en pobreza extrema y el 30 % de la población está “en riesgo”. En compensación – dice una investigación de la ONG Oxfam – a mitad del 2017 “el 20 % más rico de los italianos detenía más del 66 % de la riqueza nacional neta, el sucesivo 20 % controlaba el 18,8 %, dejando al 60% más pobre apenas el 14,8 % de la riqueza nacional”. Ósea: “la cuota de riqueza del 1 % más rico de los italianos superaba de 240 veces aquella detenida en total por el 20 % más pobre de la población”.

¿Antes de intervenir sobre inexistentes “catástrofes humanitarias” en Venezuela –donde la crisis no pesa sobre sectores populares– no sería el caso de ocuparse de aquellas muy concretas provocadas por el capitalismo en nuestra casa?

Traducción Gabriela Pereira


Fuente: La Città Futura

Categorías: - - - - -

Ultimas de Internacional

Más sobre Internacional »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS