Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Carlos Rodríguez

En busca de la izquierda perdida

Venezuela | 16 de febrero de 2017

imprimir

El Imperialismo ha dirigido todo su aparato mediático, psicológico y económico con el objetivo de destruir la Revolución bolivariana. A estos ataques del adversario estratégico se suman los errores propios de un gobierno que tiene profundas carencias científicas y teóricas en torno a la creación de una nueva economía, aun se mueve en entre las aguas del libre mercado, la propiedad privada y los pequeños gérmenes comunales diseminados en los barrios y los campos de Venezuela. Muchas de las contradicciones que estancaron el avance hacia el Socialismo tienen que ver con el tema electoral enmarcado en la democracia liberal burguesa que guinda como espada de Damocles sobre la nuca del Gobierno en manos del chavismo.

En este contexto lleno de contradicciones propias de una sociedad que inició un largo camino por su liberación nos encontramos, en la actualidad, con grandes retos que sin duda tienen repercusiones más allá de las fronteras de nuestro país.

El chavismo es, fuera de titubeo, el movimiento político-social de masas más grande que existe en Venezuela y sus principales características son: 1) la heterogeneidad, 2) los distintos desarrollos de conciencia a lo interno; y 3) es aglutinador de un sinfín de corrientes de pensamiento, que de una u otra forma se han convertido en un gran aluvión que ha logrado no solo victorias electorales, sino también victorias en las calles de Venezuela en distintos escenarios.

El baluarte más grande que tiene el chavismo y lo que ha permitido garantizar las victorias es su unidad. Por lo que es vital preservarla y desarrollarla. Ahora cabría preguntarnos ¿Preservar la unidad a costa de qué? A raíz de los procesos propios que se desarrollan a partir de la lógica del poder burgués que aún persiste en el Estado y que permea al Gobierno, se abre cada vez más una brecha entre la dirigencia del chavismo y la base social chavista. Esta es una unidad clave que debe existir para garantizar la orientación revolucionaria del proyecto de transición Socialista sintetizado por Chávez en el Plan de la Patria y en el discurso conocido como “El Golpe de Timón”.

Pese a los esfuerzos desarrollados, aún no hemos logrado convertir al PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) en un instrumento capaz de mantener la unidad orgánica entre la dirección del proceso y su base, donde las aspiraciones más profundas del Pueblo sean internalizadas, sintetizadas y convertidas en una orientación-acción revolucionaria y no en simples políticas públicas que vayan a palear como pañitos de agua tibia una situación particular, pero que no trastoca en lo más mínimo los cimientos del poder burgués que arremete todos los días contra el estómago y la piel de la clase trabajadora.

Por lo tanto, esa unidad debe tener sus bases en el programa político que unificó al líder Hugo Chávez y a su Pueblo el 7 de octubre del 2012. Una unidad por su puesto con flexibilidad táctica marcada por las correlaciones de fuerzas, pero con rigor de perspectiva estratégica. En ese sentido, el papel que debe jugar el PSUV es clave, pero para ello debe hacerse una reconstrucción profunda que haga emerger desde abajo “la unidad renovada” aspirada entre la base y la dirigencia del chavismo. Para ese primer paso están las “5 líneas estratégicas de acción política” y “El Libro Rojo del PSUV”.

La otra unidad clave que debe reconstruir, es la unidad de la base social chavista que marca la correlación de fuerzas en la escena política nacional y la velocidad del avance. Esta unidad debe reconstruirse a partir de la repolitización del Pueblo y a partir de las principales problemáticas que enfrenta, con profunda visión crítica de los aciertos y desaciertos del Gobierno en manos del chavismo. En miras a fortalecer cada uno de los espacios de ejercicio de poder directo por parte del Pueblo, es decir, Consejos Comunales, estudiantiles y de trabajadores así como colectivos, comunas, entre otros.

En este contexto hay dos retos que tiene la izquierda revolucionaria:

1. Disputarse el Socialismo: Una de las tareas de la social democracia y del reformismo que está vinculada al proceso, es difuminar el Socialismo, hacer creer que la propuesta Socialista es cualquier cosa, desgastarlo de tal forma que pierda su filo y volverlo inofensivo. He allí nuestra tarea, sacarle brillo y devolver el filo a esa espada, que nos permita abrirnos paso entre la confusión, la desmoralización y la mentira, tal como hizo Chávez.

2. Disputarse la base social Chavista: Esta es otra tarea de primer orden, pues es la que garantiza la continuidad estratégica de la Revolución bolivariana, pero para ello es necesario el desarrollo de la militancia cotidiana en la base. Para decirlo en palabras del Comandante Chávez “ese es el espacio donde debemos parir el Socialismo”. Además, es allí donde van a emerger los liderazgos que defenderán y profundizarán hasta las últimas consecuencias la Revolución.

Entonces en este sentido ¿Estamos dispuestos como izquierda revolucionaria asumir estos retos?, ¿Comprendemos la magnitud de nuestra responsabilidad?
Creo que es hora de que la izquierda revolucionaria, los socialistas convencidos y los comunistas probados, pongamos nuestras manos y nuestras mentes a trabajar por asumir el papel que nos corresponde en esta época histórica


Carlos Rodríguez
Militante del Colectivo Crea y Combate

Categorías: - -

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS