Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Venezuela

INTi empezó una gira de inspecciones para regularizar las tierras

Entre contradicciones, avanza la lucha contra el latifundio

Venezuela | 27 de abril de 2018

imprimir

Las comunidades campesinas afectadas por la reciente ola de violentos desalojos, empezaron a ver los primeros resultados concretos de sus reivindicaciones, aunque el proceso ya presente sus aristas. Respaldadas por el pronunciamiento del Presidente Nicolás Maduro en defensa de su lucha y sus derechos[1], por iniciativa propia se habían trasladado, hace pocos días, a la ciudad de Caracas para reunirse con representantes e integrantes de diferentes instituciones y así hacer escuchar su voz.

De esta forma, voceras y voceros de estas comunidades se reunieron con la constituyentista por el sector campesino, Emma Ortega, - quien los acompañaría en los demás encuentros -; y luego fueron atendidos por integrantes de la comisión especial de la Asamblea Nacional Constituyente, designada para investigar en profundidad esos hechos. De la misma forma, se comprometió el Ministerio Público a investigar 6 casos, pertenecientes a los estados Portuguesa, Barinas, Mérida y Yaracuy.

Pero de esa intensa agenda, la reunión que arrojaría resultados a más breve término, fue la que sostuvieron el pasado martes con el Viceministro de Tierras y presidente del Instituto Nacional de Tierras (INTI), Luis Soteldo. De ese encuentro derivó un cronograma de inspecciones del INTi en cada territorio, que se extenderá por un (1) mes. El objetivo es encontrar soluciones concretas ante los abusos que han tenido que enfrentar las comunidades campesinas en el proceso de rescate de tierras y definir su regularización.

Hay que recordar que, a pesar de haberse dado en contextos diferentes, todos los casos presentados tienen a la base un proceso de denuncia de tierras ociosas ante el INTi y el esfuerzo colectivo para poderlas transformar en productivas. Sin embargo, las comunidades campesinas se han tenido que enfrentar con poderosos intereses económicos, con la prepotencia y la violencia a sueldo de terratenientes, con procedimientos burocráticos intencionalmente obstaculizados o amañados y con procesos generalizados de judicialización, desalojos injustificados y criminalización de la lucha campesina.

La primera inspección, realizada ayer por el INTi, constituye un caso emblemático: el del Hato Gavilán La Chaqueta, ubicado al sur del estado Barinas. Un latifundio de más de 4.300 hectáreas, improductivo desde hace una veintena de años y con intentos de rescate desde hace 10 años. Como en la mayoría de las tierras rescatadas en Revolución, hay unos “supuestos dueños”, que se atribuyen como propio el predio y que han impedido el proceso de rescate a través de acciones por la vía judicial. Eso para luego descubrir que, en realidad, se trata de tierras que le pertenecen al Estado.

Las familias campesinas que protagonizan este proceso de rescate y que han puesto a producir esas tierras, han sido desalojadas de ese fundo tres veces en diez años. El último desalojo, a mano de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía estadal de Barinas, tuvo lugar el pasado 31 de enero y fue particularmente violento.

Ese día, “llegaron al extremo de quemarnos todas las pertenencias, y se llevaron 500 reses (de las cuales han podido recuperar solamente 80). Nos quemaron hasta la escuela rural “Manuelita Sáenz”. Se robaron además nuestro ganado y las herramientas de trabajo”, cuenta uno de los integrantes del Consejo Campesino “Mil Zamoras y Una Patria”, nos comentaba uno de los campesinos integrantes del Consejo, presente en Caracas. De hecho, desde el último desalojo “permanecen incautados casi 400 animales, herramientas, maquinaria agrícola y motos ante la negativa de la Fiscalía Superior de autorizar su devolución”, como ha denunciado el portal La Tabla.

En 2015, un tribunal agrario había echado para atrás el procedimiento de rescate ordenado por el INTi sobre este predio, alegando que la propiedad era de la Sociedad Mercantil “La Gran Familia”, cuyo apoderado sería Manuel Edgardo Mansilla. En realidad las tierras, de acuerdo con la tradición legal, son de la Nación ya que forman parte de predios que fueron entregados al extinto Instituto Agrario Nacional (IAN) por el Banco Agrícola y Pecuario en los años 70, por haber sido dados en garantía de créditos otorgados por el Estado a grandes propietarios[2].

Las organizaciones campesinas denuncian la falsificación de documentos y la complicidad que ha habido por parte de jueces y fiscales en beneficio de los terratenientes. Con respecto a este caso, revelan que Manuel Edgardo Mansilla es familiar de la Fiscal Superior del Estado Barinas, razón que determinaría su influencia. Voceros y demás integrantes de la comunidad campesina han sido judicializado a través de la complicidad de fiscalía y tribunales: acusados de robo de ganado, de invasión, de delitos ambientales, y detenidos en varias oportunidades.

Además de la falsificación de documentos, también se ha denunciado la simulación de producción por parte del señor Mansilla, con traslado de cabezas de ganado provenientes de otros predios, al hato, en coincidencia con inspecciones anteriores, para mostrar que el hato era productivo y por lo tanto impedir el rescate. En el caso del Hato Gavilán La Chaqueta, Manuel Mansilla se ha presentado como apoderado, pero él mismo sería poseedor de 20 mil hectáreas de tierras en el Estado Barinas. Mansilla, además resulta ser un empresario contratista de PDVSA y fuentes de la región, señalan y piden la investigación de las vinculaciones del mismo con sectores latifundistas y corruptos de la política del estado Barinas.

Este jueves, las familias del Consejo Campesino “Mil Zamora y Una Patria”, han celebrado finalmente el reconocimiento del derecho a la tierra para quienes la siembran - uno de los pilares del ideario chavista y de la Revolución Bolivariana desde sus inicios -; que se ha hecho realidad a través de la adjudicación de 2733 hectáreas del Hato Gavilán-La Chaqueta para la comunidad campesina.

Se trata, sin embargo, de un resultado controvertido: porque al mismo tiempo, también se le han adjudicado las restantes 1.500 hectáreas al latifundista antes mencionado, Manuel Mansilla, a pesar de no ser dueño del hato (figura como apoderado), a pesar de las denuncias de tráfico de influencias y sobre todo, a pesar del hostigamiento comprobado a la comunidad campesina.

[1] El pasado 9 de abril el Presidente Nicolás Maduro se pronunció de manera firme en contra de la criminalización de la lucha campesina y la ola de desalojos denunciada por las organizaciones de este sector. En su discurso, el Presidente afirmó con fuerza: “¡Ésta no es una una Revolución cómplice de los terratenientes! Ésta es una Revolución de los campesinos, de las campesinas, de la justicia!”.

[2] http://www.albatv.org/Violento-desalojo-en-Hato-Gavilan.html

Categorías: - -

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Canal en movimiento

Venezuela |

VENEZUELA VOTA

Vea más videos comunitarios »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS