Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Venezuela

Hoy se cumplen 62 años de su natalicio

¡Feliz cumpleaños Comandante Chávez!

Venezuela | 28 de julio de 2016

imprimir

Hace 62 años llegó a este mundo, parido por los llanos venezolanos, un hombre que llenó de esperanzas a un pueblo herido, maltratado por años, por las élites políticas, económicas y militares en el país.

Hugo Rafael Chávez Frías era su nombre de pila. Nació el 28 de julio de 1954 en el pueblo de Sabaneta, estado Barinas, al sur de Venezuela y a 483 kilómetros de Caracas.

Hijo de Elena Frías de Chávez y Hugo de Los Reyes Chávez, Hugo Chávez fue el segundo de seis hermanos varones. Sus primeros pasos los dio al lado de la abuela paterna Rosa Inés, su Mamá Rosa, en una casa humilde en las afueras del pueblo que lo vio nacer.

Por esas calles corrieron momentos de felicidad jugando al béisbol, la que el llamara su primera pasión, siendo un niño trabajador más de su tiempo que aportaba a sustentar la casa, vendiendo después de la Escuela los dulces que hacía su abuela Rosa.

Ese amor por el béisbol, la admiración profunda por el pitcher zurdo que se apellidaba igual que él, lo llevó a un viaje profundo de descubrimiento bien lejos de su llano amado. Chávez se fue a Caracas para iniciarse en la carrera castrense y luego, si la suerte se lo permitía, estando ya en la capital, echar un saltico al equipo de beisbol que celebró toda su vida: los Navengantes del Magallanes. El destino y sus jugadas lo llevó a enamorarse de la carrera militar, de la cual salió Licenciado en Ciencias y Artes Militares, mención Ingeniería Terrestre.

Se permitía en cada alocución retrotraerse a las añoranzas sobre el niño de Sabaneta y su destino en el descubrimiento de vivir la vida con pasión por cada cosa que compuso su integralidad como ser humano. El estudio, su abuela, el beisbol, la carrera militar: la patria.

El sueño de verdadera libertad para el pueblo venezolano, esa que soñó Bolívar, su guía, fue idea germinal por la cual caminó la vía militar y por la que bregó hasta el final de sus días. Fue ese mismo camino el que lo llevó a observar, desde el interior de la estructura político – militar del país, la crisis profunda en la que el bipartidismo corrupto de adecos (hoy en la presidencia de la Asamblea Nacional) y copeyanos, tenían sumida a Venezuela desde hacía más de 30 años.

Tocó hacer un trabajo intenso de captación, formación y organización de militares y civiles, que se consolidó con la promesa, un 17 de diciembre de 1982 y ante el árbol de Samán en Güere, en Barinas, de liberar a Venezuela de las “cadenas que oprimen a nuestro pueblo”, emulando la épica proclama de Bolívar en el Monte Sacro antes de su regreso a América.

Apenas 5 años después llega una brutal masacre en los días 27, 28 y de febrero de 1989. Cristalizó en Venezuela la violencia concreta del neoliberalismo y la injerencia del Fondo Monetario Internacional en las economías del continente. La expresión constante de sometimiento y depresión de los sectores populares, vulnerables ante la desigual composición del entramado jurídico del país, la invisibilización de un pueblo cansado, movilizado por el hambre, la rabia y el desespero por la aplicación desgarradora de un modelo voraz, configuraron las primeras líneas de acción del Movimiento Bolivariano Revolucionario – 200.

El llamado Caracazo, cobró la vida de miles de hombres y mujeres que con el miedo a cuestas y el hambre en el pecho se lanzaron a las calles a sepultar el hambre y las necesidades, dejando su vida en el hecho y en las balas de las fuerzas policiales que a plomo, sellaron el silencio frío de la muerte en las calles de Caracas, Guarenas, Guatire y donde la ira de la exclusión se hizo eco.

El MBR-200 liderado por Chávez, Arias Cárdenas, Urdaneta Hernández y en memoria de Acosta Carlez, asesinado en la revuelta popular, decide profundizar el trabajo como movimiento y poner punto final a la barbarie puntofijista.

El 4 de febrero de 1992, tres años después de los terribles hechos, se concreta el primer intento de golpe de estado contra el modelo neoliberal en ejercicio de Gobierno de Carlos Andrés Pérez, encabezado por el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías. Se intentó tomar “el cielo por asalto”, como siempre dijo Chávez.

Esa noche, un “¡por ahora!” para la historia, marcó el antes y el después de la política venezolana. Las calles llenas de pueblo, feliz pero en silencio, gritaban en sus paredes la frase que espontáneamente salieron de quien asumió las acciones que esperaban tantos, como quien espera un milagro de un santo. Alguien se hizo responsable, cuando nadie se hacía cargo.

Pagó cárcel por el movimiento insurreccional, pero esos días, casi interminables, hicieron que su presencia estuviera en cada rincón del país. La llegada al poder por segunda vez de Rafael Caldera, trajo una crisis bancaria, una inflación sin regulación y una tristeza campante que sólo se compararía con un cinco de marzo 21 años después. Así eran los noventas, en el amparo que un funeral colectivo y una crisis irreparable del modelo político.

Con una inmensa popularidad, la quebrada credibilidad en el bipartidismo y un acuerdo político en construcción con partidos de izquierda, sale en libertad Hugo Chávez un 27 de marzo de 1994 e inicia la campaña por toda Venezuela con su propio partido, el Movimiento Quinta República (MVR), prometiendo la refundación de la República a través de una Asamblea Nacional Constituyente.

El 6 de diciembre de 1998, Chávez gana las elecciones presidenciales con los 56,5% de los votos y hubo fiesta. Fiesta grande. Lágrimas de alegría en los ojos de quienes vivieron la represión de la izquierda en la “democracia perfecta” de años anteriores, de quienes votaron siempre por partidos alternativos y vieron su voto perdido en alguna caja tirada en alguna carretera. De quiénes en millones pusieron su esperanza en la patria nueva.

Con la llegada de Chávez al poder, llegaron también las reivindicaciones de un pueblo ávido de felicidad; aspecto no menor si de dignidad mancillada se trata. Una nueva Carta Magna, una nueva República, el ideario de patria basado en nuevas leyes que encendieron a una oligarquía impotente en la misma medida en que incorporaron a millones en la construcción de un país. Millones que escribieron y continúan escribiendo el capítulo de la Revolución Bolivariana.

Para quiénes ven en la vida del Comandante Chávez la curiosidad de cómo se configura un liderazgo en las dimensiones diversas, que se representan en los procesos políticos desarrollados en las dos últimas décadas a escala nacional e internacional, representan un esfuerzo de síntesis complejo. El estudio de su vida, es apasionante si de entender al ser humano se trata.

Los procesos emprendidos bajo el liderazgo político de Chávez, atraviesan aspectos vinculados a la espiritualidad de los venezolanos y venezolanas, a la transformación de la materialidad, a la recomposición popular del imaginario de la integración, de la solidaridad, a la democratización del debate político y a la masificación teórica de la construcción del socialismo. Chávez, para muchos y muchas, incluso quiénes adversan el modelo político del Socialismo Bolivariano es sinónimo de una categoría profundamente subjetiva pero contundente: la dignidad. Por ello, la descomposición de su figura y los procesos emprendidos bajo su liderazgo van de la mano con destrozar la dignidad de los pueblos y reflotar en millones la desesperanza.

El Comandante, vivió entre los venezolanos. Chávez vivió entre los americanos. Chávez vivió entre los pueblos más vulnerables del planeta Tierra. Se hizo responsable y fue consecuente hasta su último aliento el 5 de marzo del 2013.

Extrañarlo, reivindicarlo, celebrarlo a 62 años de su nacimiento, son acciones que cada individualidad, movimiento o colectivo, hará desde la interpretación de su legado.

Desde este editorial decidimos hacer un reconocimiento integral de su humanidad desde el campo de la información, de la política, de la militancia, cada día, manteniendo vivo el proyecto político.

¡Feliz cumpleaños Comandante Chávez!

Categorías:

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS