Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Alí Ramón Rojas Olaya

Gasolina

Venezuela | 10 de diciembre de 2020

imprimir

Por Alí Ramón Rojas Olaya

El 7 de diciembre de 2020 a las 8 y 39 de la noche recibí un mensaje de Alejandrina Reyes: “Buenas noches, me están mandando un mensaje que gasolina falleció en el espacio donde estaba resguardado en la vía hacia Guarenas frente al terminal de oriente”.

Uno de los días que jamás podrán ser borrados de mi memoria fue el 2 de noviembre de 2017. Ese jueves me tocó en mi rol de rector de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte) conferir el título de maestros honorarios a diez creadores del arte y la cultura popular en el país, que han dedicado su vida al trabajo por la promoción cultural y que tienen plena conciencia de que “una revolución para que sea irreversible debe ser cultural”: Yadira Ardila, Juan Calzadilla, Oscar Lista, Agustín Villasana, José Alberto Mondragón, Eduardo Sanoja, Jesús Torres, Freddy Best, Dino Di Rosa, Orlando Gámez Arismendi y también Gelio Arturo Acosta Yánez, mejor conocido con el apodo de «Gasolina», recibieron los títulos con una estola y un diploma.

Cuando hay artistas o movimientos que no encajan dentro de una determinada estética resultan incómodos y terminan siendo obviados de las programaciones artísticas de las salas de concierto y otros reducidos a un capítulo donde habitan las individualidades de difícil clasificación. Gasolina es uno de esos artistas que en la mayoría de los casos resultaban incómodos por no tener vinculación con las estructuras culturales hegemónicas. Sus espacios eran la calle donde quienes le apreciábamos deteníamos el paso para oírle. A él eso le emocionaba porque nada importa más a un artista que su arte sea apreciado.

Hoy no puedo negar el dolor que aprisiona mi alma. Confieso que ese 2 de noviembre cuando Gasolina agarró su cuatro y emitió un desgarrador canto que nos transportó a los algodonales de Misuri, en sus ojos vi mujeres y hombres de la madre África esclavizados con las espaldas marcadas de crueles palizas. Con el cam-bur-pin-tón de su cuatro, Gasolina cantaba blues a los pobres de Estados Unidos para demostrarle a la humanidad que un condenado de la tierra puede solidarizarse con sus iguales porque la inopia no tiene nacionalidad.

Recuerdo que aquel jueves, después del acto se me acercó y me dijo al oído: - Rector, ¿usted cree que yo pueda comer siempre en el comedor de la Unearte? – Claro que sí, Gasolina, cuenta con eso. Ojalá Gasolina haya partido a otras coordenadas sin hambre. Adiós, maestro honorario de la Unearte.

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2021
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP