Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Canal en movimiento » Colombia

Entrevistas a integrantes del Sector Género de las Farc-EP

Género, Paz y Justicia Social

Colombia | 12 de julio de 2017

imprimir

El cese del fuego por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejercito del Pueblo (FARC-EP) y la implementación de los Acuerdos para el Proceso de Paz - aún sin cumplimiento por parte del Gobierno Nacional - estarían abriendo un nuevo capítulo para toda la sociedad colombiana. Junto con la reincorporación de las guerrilleras y los guerrilleros a la vida civil, empieza también su actividad política sin armas, con el objetivo de construir una sociedad de igualdad y justicia social, entre cuyos pilares está la equidad de género.

El enfoque de género en los Acuerdos de Paz

En septiembre de 2014, en la Mesa de conversaciones en La Habana se acordó la creación de una Subcomisión de Género, que transversalizara este tema y la inclusión de los derechos de niñas y mujeres a cada uno de los acuerdos logrados entre las FARC-EP y el Gobierno colombiano en el marco del Proceso de Paz. La Subcomisión estuvo integrada por mujeres y hombres de las FARC-EP y de las delegaciones del Gobierno colombiano, con acompañamiento de expertas internacionales y con el aporte de ex-guerrilleras de otros países (Guatemala, El Salvador, Uruguay, Colombia, Sudáfrica, Irlanda del Norte, Indonesia y Uruguay).

Las ex-guerrilleras que acompañaron este proceso, lo hicieron en aras de superar la invisibilización que había ocurrido en procesos de paz anteriores, en los cuales, por discriminación de género, no había habido participación de las mujeres, según relata Jenny Mendoza, combatiente de las FARC-EP, entrevistada por Alba TV durante las celebraciones del 53º aniversario de la fuerza insurgente. “Eso es algo que nos motivó, teniendo en cuenta qua acá, internamente, las guerrilleras somos el 40%”, añadió Jenny Mendoza.

Además de ser el primer acuerdo de paz con enfoque de género, es muy relevante el hecho de que desde el trabajo de la Subcomisión se haya abierto, como en ningún otro punto, un espacio para la participación de la sociedad civil en la generación de los acuerdos. Así, de hecho, lo había presentado Victoria Sandino, integrante de la delegación de las FARC-EP en la Habana, en julio de 2016, en el acto de firma de acuerdos parciales 1, 2 y 4 con incorporación de género: “El trabajo que hoy presentamos es el resultado no solo de la dedicación y compromiso de las delegadas de las dos partes en la Mesa, sino también de las iniciativas de todas las mujeres de distintos sectores y grupos poblacionales de Colombia. En él se reflejan las experiencias, propuestas y esperanzas de todas estas mujeres campesinas, afrodescendientes, indígenas, jóvenes, de las víctimas de la violencia con ocasión del conflicto armado y fuera de él, de defensoras de derechos humanos, de trabajadoras urbanas, artistas, población LGTBI, entre otras. Es con todas ellas nuestro compromiso y trabajo. Hemos recibido, escuchado y revisado todas las inquietudes, todas las propuestas que han hecho llegar a la Subcomisión, y hemos buscado reflejarlas en los acuerdos, porque incluir enfoque diferencial en los acuerdos de paz no se reduce a una simple cuestión de redacción; es un reto que implica pensar en la necesidad de construir un país distinto que incluya en todos sus escenarios a las mujeres con poder de decisión y de participación, además implica pensar en nuevas formas de relaciones: relaciones de solidaridad, de equidad, de cuidado, de sororidad [1]”.

El trabajo hecho por la Subcomisión, transversalizando el tema de género a todos y cada uno de los puntos de los Acuerdos de Paz, parte de un análisis concreto de las diferentes situaciones que enfrentan las mujeres colombianas en el campo, en la participación política, en el impacto que tiene sobre ellas la violencia causada por la producción y el consumo de las drogas ilícitas, en el conflicto armado. Es un tema fundamental de igualdad, que necesariamente tiene que tomar en cuenta que, así como el carácter fuertemente sexista y machista de la sociedad colombiana (compartido con los otros países latinoamericanos) ha sido exacerbado por la guerra, así también la condición de las mujeres en el contexto del posconflicto necesita una atención específica: esto con el fin de poder garantizar su participación en los diferentes espacios de representación política y social.

La realidad fariana Vs Los medios

Temáticas de género han sido utilizadas por parte de los medios colombianos para demonizar a las guerrilleras y los guerrilleros de las FARC-EP, hecho que ha motivado a la fuerza insurgente a pronunciarse sobre el tema y a empujar la creación de la Subcomisión de Género en la mesa de diálogos de La Habana, en septiembre de 2014. Los ataques mediáticos vertían en particular sobre dos puntos, acusando a la fuerza insurgente de prácticas sistemáticas de violencia sexual y de abortos obligados.

Dichas declaraciones fueron rotundamente rechazadas por parte de las FARC-EP: “Nuestro reglamento es muy claro al respecto: la violación sexual, en las filas pero también fuera de ellas, es un delito grave, que es procesado mediante consejos revolucionarios de guerra que pueden conducir a la pena máxima. [...] la utilización de la violencia sexual como arma de guerra es una práctica sistemática de las fuerzas del Estado y del paramilitarismo [2]”.

Del mismo modo se declaró que “las FARC-EP defienden el derecho de las mujeres a decidir libremente sobre sus cuerpos”, eso es poniendo a disposición diferentes tipos de planificación y métodos anticonceptivos y, en última instancia, el recurso del aborto en condiciones médicas favorables, “como última medida a tomar para evitar los partos en medio de la intensidad de la confrontación[3]”. También, agregan, “es una práctica habitual que apliquemos medidas de protección temporal al embarazo, el parto y la lactancia en condiciones de la guerra, mientras los hijos son entregados por sus progenitores a familiares o amigos para que crezcan en un ambiente apropiado”[4]. Ocurre precisar que esos mismos medios que atacan el derecho a decidir de las guerrilleras, son los mismos que callan, por ejemplo, el asesinato de niñas y niños como “efecto colateral” de los bombardeos.

En esa misma declaración, las FARC-EP expresan su compromiso con la lucha por la igualdad de género, aun admitiendo de ser parte de una sociedad sexista: “teniendo en cuenta el origen sociocultural de nuestra militancia, reconocemos que aún persisten prejuicios y algunas actitudes patriarcales que se expresan de forma sutil, indirecta o subjetiva, como en el resto de la sociedad colombiana, pero con la diferencia de que nuestros principios nos obligan y permiten combatirlos, con la promoción de los valores revolucionarios y culturales de respeto e igualdad, y específicamente dignificando el papel de las mujeres en nuestra organización y en la sociedad [5]”.

Manos a la obra

Para construir la anhelada paz con justicia social y exigir al Gobierno colombiano, por su parte, el cumplimiento de los puntos establecidos en los Acuerdos, las FARC-EP se encuentran entonces frente a una importante tarea de formación. En este marco, organizaron en febrero un Primer Taller Nacional de Género, en La Elvira, Municipio de Buenos Aires (Cauca). “Nos integramos aproximadamente 43 unidades [de combate] con representación de todos los Frentes de las FARC-EP. Participaron 23 mujeres y 17 hombres, quienes formamos un equipo de género. Llegamos al taller con muchas expectativas en el tema; entendimos que era una tarea urgente, porque el tema de género no excluye a nadie, trata de hombres y mujeres que somos los que conformamos la sociedad colombiana y el mundo” cuenta Duban Ríos combatiente de las FARC-EP.

Según relatan Laura Cardoza y Girlandrey Sandoval, Asesoras Género de las FARC-EP, quienes acompañaron y facilitaron en taller, se trató de un “espacio de reflexión, histórico” que “abrió debates claves en la comprensión de las relaciones entre hombres y mujeres, la necesidad de modificarlas y empezar el tránsito hacia la construcción de un mundo más justo, democrático y equitativo [6]”.

“Esta lucha necesita de la equidad de género” afirma Jenny Mendoza “y nuestro trabajo ahora es con las muchachas y los muchachos. Nosotros decimos «¡conciencia!» pero, la conciencia, ¿dónde la conseguimos? del conocimiento”. “Estamos preparando una propuesta de educación colectiva” acota por su parte Duban Castro “con el compromiso de llegar a todas las zonas veredales”, añadiendo que asociado a esta propuesta de formación está planteado también un proyecto productivo que la sustente. “Le decimos basta a la guerra y a la discriminación por género, condición u orientación sexual. Somos mujeres y hombres con iguales derechos y deberes”, finaliza.


Notas:

[1] Subcomisión de Género “Intervención de Victoria sandino, incorporación del género” (25 Julio 2016) http://www.mujerfariana.org/subco-genero/654-intervencion-de-victoria-sandino-incorporacion-de-genero.html

[2] Delegación de Paz de las FARC-EP, “Por una Nueva Colombia sin discriminación de género” http://www.mujerfariana.org/vision/declaraciones/165-por-una-nueva-colombia-sin-discriminacion-de-genero.html

[3] [4] [5] Idem

[6] Laura Cardoza y Girlandrey Sandoval “Primer Taller Nacional de Género de las FARC-EP La Elvira, Municipio de Buenos Aires, Cauca" http://www.mujerfariana.org/vision/792-primer-taller-nacional-de-genero-de-las-farc-ep-la-elvira-municipio-de-buenos-aires-cauca.html

IA/AlbaTV/2017

Categorías: - - -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS