Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Noticias » América Latina y Caribe

Flagelo agravado por la pandemia

Indhira Rodríguez: "En Venezuela no hay una política pública ante la trata de personas"

América Latina y Caribe | 2 de julio de 2020

imprimir

Seguimos hablando con las expertas sobre el tema de la trata de personas, específicamente, la trata de mujeres, y obtuvimos más detalles para seguir dando alertas.

Adriana Castaño de Vivas Nos Queremos, explica: “existen fachadas como las casas de modelaje, cada vez ingresan mujeres con menores edades y hasta niñas, existen, en los territorios de barrios y zonas con dificultades económicas y sociales, reclutadores que son personas que han vivido allí. Ahora con la migración venezolana en la frontera con Cúcuta se ubican los reclutadores que inician su proceso de reclutamiento, ofreciendo préstamos de dinero a mujeres que ven con niños y niñas o necesidad económica, los famosos paga diarios es una forma de iniciar la primera interacción, cuando no pueden pagar ofrecen otro negocio y ahí ya está directamente en la red”.

“Hubo y existe una creencia que fuera de Venezuela existen los paraísos, son mujeres jóvenes que son persuadidas a través del ofrecimiento de trabajo y unas condiciones, reitero, de paraísos que son inexistentes. Esto se debe, primero, que no existe formación ni información de estos países, sobre sus modelos económicos y su situación económica, se deslumbran frente a vitrina y centros comerciales sin comprender las sociedades de clases que son muy desiguales hacia donde migran”, completó Adriana.

Karen Dávila también de Vivas Nos Queremos, reitera lo expuesto por Adriana y refuerza lo siguiente. “En el caso de Venezuela las principales alertas vendrían a ser todas esas ofertas engañosas o demasiado alejadas de la realidad, que hacen incluso otros migrantes, familiares y personas que se encuentran todavía en Venezuela entonces desdibujan la realidad de esos países. Juegan con la necesidad de ascenso social, mediada por lo material y el consumo, especialmente para la población joven”.

“Entonces estas redes de trata operan desde el engaño. Se cree que van a otro tipo de trabajo, otro tipo de oportunidades, cuando llegan se dan cuenta que es un engaño, por vergüenza y por falta de comunicación con la familia o por otra razón, esta persona se aísla. Ese aislamiento muchas veces no es voluntario, entonces ahí aprovechan para la explotación de esa persona, por ejemplo, en el caso de Colombia es común en todo el negocio del narcotráfico: el procesamiento de la cocaína y otras drogas que produce Colombia de manera ilegal. Reclutan muchos migrantes venezolanos como raspachines, que son los que recogen la hoja de coca y hacen cierto procesamiento de la coca, o parte de la estructura más baja en ese negocio. Las mujeres como parte de la prostitución, su cuerpo es mercancía para esas mafias, que están acompañadas de grupos armados, paramilitares, bandas criminales, entonces entran en una lógica que evidentemente ellos son una parte minúscula dentro de ese negocio”, detalla Karen.

Las investigadoras colombianas radicadas en Venezuela, informan que “Colombia es reconocido como uno de los países que más comercia con menores de edad, como un paquete turístico. Se ha denunciado que aquí la trata de niñas es llevada a Colombia y todo opera con sus autoridades. Funcionan desde el reclutamiento hasta el traslado. Las llevan hasta allá, las mantienen cautivas y posteriormente muchas son asesinadas”.

Poder popular y prevención

Adriana considera que deben hacerse campañas de mayor información. Menciona que el poder popular y las defensoras comunales deben estar atentos a los reclutadores y deben desarrollar campañas permanentes de prevención con historias reales y saber que en estas redes existen personas de las mismas instituciones de seguridad que reciben pagos por su silencio u omisión.

“Es necesario desde los consulados hacer campañas más fuertes con enfoques de derechos y poniendo en el centro la vida de las mujeres. Desde Venezuela, la institucionalidad debe perseguir este delito, pero es necesario quitarle las posibles víctimas a estos reclutadores y esto se logra fortaleciendo el poder popular, poniendo en el centro la protección de la vida e integridad de las mujeres, y programas y políticas para mujeres jóvenes, elevar la estima, procurar ayudar a tener proyectos de vida alegres, integrales, que dé una base de seguridad e ilusión. Elevar el valor de lo femenino, tener un compromiso con el cuidado de la vida y de las niñas, romper ese cerco que existe en el mundo privado familiar donde no entran los derechos”, desarrolló Adriana.

La trata de personas en México

Niltie Calderón, investigadora mexicana nos ubica en este contexto.

“En el caso de México la migración centroamericana y de otros países del mundo hacia Estados Unidos ha sido siempre un riesgo para mujeres, niñas y niños debido a la vulnerabilidad en la que se encuentran, así como por la corrupción de las instituciones del Estado, las zonas de paso están controladas por el crimen organizado y los coyotes”.

Continúa: “el territorio nacional es muy amplio, casi dos veces Centroamérica, y las mujeres, niñas y niños se encuentran con un tránsito largo y con una política migratoria que se ha endurecido en los últimos años. Al dejar el gobierno en la indefensión a las migrantes, estas se ven expuestas a un tránsito dificultoso donde además de ser asediadas por la discriminación, la policía y el ejército se encuentran a merced del crimen organizado que controla varios territorios. Por lo que México incumple en ese sentido con el derecho de las personas migrantes”.

Con respecto a la implementación de las políticas públicas en México para prevenir la trata de personas, Niltie indica que “hasta ahora, aunque el país ha firmado los tratados internacionales, no hay políticas públicas claras por parte del Estado mexicano para prevenir y erradicar la trata de personas y tampoco para dar un seguimiento serio a la alta desaparición de mujeres, niñas y niños en el país”.

“Lo que ha representado un reto importante para las organizaciones ya que este no parece ser un tema prioritario para el actual gobierno pese a que se han realizado claros señalamientos ante esta problemática”, concluye.

Mucho por hacer en Venezuela

Indhira Libertad Rodríguez, activista e investigadora venezolana nos sigue alertando con sus estudios y reflexiones sobre el tema de la trata de personas en Venezuela y en Latinoamérica.

“El escenario es muy preocupante, porque lo que me arrojó la investigación reciente es que, en Venezuela no hay una política pública ante la trata de personas, no al menos una centralizada e integral desde el 2005. Se diseñó un Plan Nacional Contra la Trata de Personas (2016-2019) que, incluso fue consultado interinstitucionalmente, con organizaciones sociales y del poder popular, pero el mismo no fue aprobado en gaceta, por lo cual nunca llegó a ser legalmente la política pública del Estado frente a la más cruel de las violencias machistas”.

“Hay, más bien, una política atomizada, cada ente vinculado tiene un protocolo propio de atención y acción ante los casos, no existe una política de prevención, ausente las campañas informativas, o de muy corto alcance, carecen de un enfoque masivo, integral, y las acciones formativas son espasmódicas”, siguió.

“Supe de fuente que no puedo revelar, que la Oficina Nacional contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo (ONCDOFT) se encuentra elaborando una propuesta de Plan Nacional de Trata que ha tenido espacios de construcción colectiva a través de mesas interinstitucionales. Además de un proyecto de ley ante el delito de la trata de personas, con su respetivo reglamento. Al igual que un protocolo único de atención interinstitucional, que proporcione una ruta de actuación y atención. A la par de un observatorio de (TdP) desde dicha oficina que produzca estadísticas oficiales”, anunció Indhira.

¿Y el Plan Vuelta a la Patria?

“Es que el Plan Vuelta a la Patria lo que garantiza es un pasaje de retorno, no una transformación estructural en las condiciones de vida de esa población, que fue lo que hizo que migrara”, opina la experta venezolana.

Quisimos saber las impresiones de Karen y Adriana al respecto:

“El Plan Vuelta a la Patria tiene un componente de ofrecer una opción a quienes descubrieron que el paraíso no estaba donde les dijeron. Sirve como una posibilidad de ofrecer relatos desde lo vivido que sirvan como una forma de disuasión a quienes no creen que peligran ante ofrecimientos de trabajo y una nueva vida, que en nada se corresponde con la situación económica y social de esos países, que viven una crisis profunda de su modelo neoliberal”, considera Adriana.

Mientras que Karen dice que “contribuye en la medida que rescata a ciudadanos venezolanos que se encuentran en una situación muy difícil y como sobrevivientes a situaciones de trata, otras situaciones muy complicadas, pero falta que elaboremos investigación sobre todos esos casos indicadores que nos permitan ver cómo estás redes de trata operan también en este mismo país”.

La pandemia y la Trata

Indhira nos alerta en medio de la pandemia: “la posibilidad del aumento de la trata dentro del mismo país, es decir trasladadas de un estado a otro, en vista de la restricción de los viajes, se generen otras rutas y otros mercados receptores. O como ocurrió el año pasado que se desmanteló una red que trataba chicas en la parroquia la Pastora, bajo una modalidad en la cual no eran sustraídas de sus casas pero quedaban atadas a cumplir la prostitución forzada, como forma de pago de las cirugías estéticas que les habían financiado. A su vez esta restricción del desplazamiento que impone el confinamiento producto de la pandemia, obliga a las redes a buscar formas alternas de traslado aun más peligrosas por ilegales”.

Karen y Adriana de Vivas Nos Queremos señalan: “la alerta urgente en pandemia tiene que ser la situación de los migrantes en los países donde se encuentran, pues en cuarentena, la tendencia es que se precarice más, además que se contagie y no puedan ser atendidos, es urgente generar enlaces con organizaciones de esos países para que ayuden a esos venezolanos”, demanda Karen.

Adriana nos dice que “la alerta urgente es hacer una campaña persistente y continuada de prevención, que informe sobre cómo operan estas redes, se presenten testimonios de casos concretos que ya han pasado y vivido muchas mujeres, incluyendo menores de edad, alertar a las familias en sentido amplio y aumentar el sentido de compromiso del poder popular para lograr que no continúe siendo un asunto privado o de una decisión personal”.

Lxs invitamos a leer nuestra primera entrega:
Trata de personas: por cada víctima hay 20 más sin identificar


María Mercedes Cobo/Alba TV

Categorías: - -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2020
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP