Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Brasil

Por Rubén Armendáriz

Jair Messías Bolsonaro, pastor del Dios dinero

Brasil | 8 de octubre de 2018

imprimir
JPEG - 45.4 KB
En el año 2016, Bolsonaro fue bautizado por un pastor en el rìo Jordan, en territorio ocuapdo por Israel.

Por Rubén Armendáriz

Los movimientos evangélicos han aumentado su influencia en la política de América Latina. Aunque Brasil es el país con más católicos del mundo, los evangélicos ya representan casi un tercio de la población. Un 26% de los fieles pentecostales y neopentecostales le confiaron a Bolsonaro su voto y tras una intensa campaña de los principales líderes de las iglesias, la adhesión llegó al 46 por ciento.

"Bolsonaro es quien mejor defiende nuestras banderas" contra el aborto y la llamada ’ideología de género’, la defensa de la familia tradicional y de las "buenas costumbres", dijo Josimar da Silva, presidente del Consejo de Pastores Evangélicos de Brasilia.

¿Un 40 por ciento de los católicos del mundo están concentrados en América Latina, pero las iglesias evangélicas, que se reconocen como protestantes, atraen cada vez más fieles en el área. En 2017, un estudio sobre la religión en la región realizado por la consultora Latinobarómetro estimaba que casi uno de cada cinco latinoamericanos (19 por ciento) era protestante, con picos de 41 y 39 por ciento en Guatemala y Honduras.

En Brasil, la influyente Iglesia Universal del Reino de Dios, fundada en 1977 por dos cuñados (Edir Macedo y Romildo Ribeiro Soares), con seis mil templos en todo el externso país, convocó abiertamente a respaldar en la elección al excapitán del ejército Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura (1964-1989) y puso a su disposición el oligopolio mediático de la Red Record para imponer su candidatura en el imaginario colectivo

Las políticas del Vaticano preFrancisco y los escándalos de pedofilia que afectan a la iglesia católica, conducen a que cada vez más personas se acerquen a los movimientos evangélicos.

El fenómeno no es nuevo en Latinoamérica: las recientes elecciones en Chile, Costa Rica, Colombia, Guatemala y la del domingo en Brasil revelan una polarización creciente del electorado y un giro político a la derecha. Incluso en México, el centroizquierdista Andrés Manuel) López Obrador se alió con un pequeño partido conservador, fundado por un pastor pentecostal, para asegurar su triunfo.

En Brasil el crecimiento de los pentecostales (una de las corrientes de los evangélicos) ha sido tan fuerte que este país tiene hoy la mayor población pentecostal del planeta, por encima incluso de Estados Unidos.

William Beltrán, especialista en religión y profesor en la Universidad Nacional de Colombia señala que "Las iglesias evangélicas han logrado responder mejor a las necesidades de las nuevas generaciones de latinoamericanos, especialmente en contextos de un cambio social acelerado, caracterizado por una urbanización y una globalización acelerada".

Todos estos procesos han dejado a grandes sectores de la población excluidos, o con muy escasas oportunidades, mientras las temáticas preferidas de los evangélicos están cada vez más presentes en el debate público.

"Los pastores evangélicos intervienen mucho más en la vida cotidiana de sus fieles y no tienen problema alguno de llamar a votar por alguien", destaca Gaspard Estrada, especialista de América Latina en el Instituto de Estudios Políticos (Sciences Po) de París. Los escándalos de corrupción, la carencia de liderazgos y la falta de crecimiento económico han llevado a que haya "una radicalización del electorado que es conducido hacia los extremos y los candidatos alternativos", dice.

"Esta afirmación del voto evangélico y conservador es una reacción al avance del voto feminista y de la sociedad civil", considera Estrada. Las iglesias evangélicas han logrado constituirse en un nuevo actor político cuyo papel y poder debe considerarse cada vez que se plantea la lucha electoral.

Bolsonaro, católico formal, aunque evangélico por conveniencia política, hasta tiene un segundo nombre bíblico: Messias. Su religiosidad a medida rindió sus frutos. En mayo de 2016, el pastor y líder del Partido Social Cristiano (PSC) Everaldo Dias Pereira, lo sumergió en el río Jordán durante una visita a Israel.

Antes de terminar el bautismo le preguntó: “¿Usted cree que Jesús es hijo de Dios?”. “Creo” respondió el diputado y militar retirado que hizo campaña basándose en su credo xenófobo, misógino, homofóbico y tan reaccionario, que podría haber sido parodiado por Charles Chaplin en su célebre “El gran dictador”, señala el analista argentino Gustavo Veiga.

“Bolsonaro tiene un pensamiento cristiano: defiende la familia tradicional, está contra el aborto, la ideología de género y es un candidato honesto. Después de toda la corrupción de los últimos años, ese es un factor de peso”, dijo Ulisses de Almeida, pastor de la Asamblea de Dios. La iglesia evangélica ha conseguido avanzar a expensas de la iglesia de Roma en el país del mundo con más fieles católicos.

El error político de sus adversarios fue haberlo subestimado cuando no superaba el dígito en la intención de voto. Tanto a él como a las poderosas agrupaciones religiosas que lo respaldan. La Iglesia Universal del Reino de Dios es una maquinaria poderosísima de recaudar dinero que controla la segunda cadena de televisión del país, Record, que entrevistó a Bolsonaro a la misma hora en que los demás candidatos debatían sus propuestas electorales por TV.

Esta iglesia tiene su propia tropa uniformada, los llaman Gladiadores del altar, que marchan a paso marcial. En 2015 irrumpieron en parques y plazas de Porto Alegre, Goias y Fortaleza con camisetas verde musgo y pantalones oscuros, más una inscripción en el pecho que decía: “Yo positivo”. Son soldados de la fe que siguen hoy a Bolsonaro, inoculando el virus de la intolerancia y el racismo.

“Brasil por encima de todo, dios por encima de todos”, es su slogan principal. Sería como el “cristofascismo” a la brasileña, un término que acuñó la teóloga de la liberación alemana Dorothee Steffensky-Sölle en la década del 70, recuerda Veiga.

Mientras Mauricio Macri debió disfrazar su programa verdadero para ganarle a Daniel Scioli en las elecciones argentinas de 2015, Bolsonaro fue premiado por presentarse tal cual es. Macri ocultó la devaluación que se vendría, negó eventuales aumentos de tarifas y prometió eliminar el impuesto a las ganancias para los de mayores ingresos.

Las iglesias electrónicas (Pare de sufrir, entre ellas) controlan una quinta parte de la Cámara de Diputados. Los pentecostales o neopentecostales, bautistas, presbiteranos orillan el 29% de la población. Los fieles tienen fijado un diezmo que se calcula en el 10% de sus ingresos. Llegaron a tener un par de ministros en el gabinete del Partido de los Trabajadores (PT): el pastor George Hilton en Deporte y Marcelo Crivella, sobrino de Macedo- en Pesca: Hoy es cuestionado como alcalde de Río de Janeiro.

La alianza que había tejido la Iglesia Universal con el PT se terminó después del juicio politico a la ex presidenta Dilma Rousseff. El Partido Republicano Brasileño (PRB) de Macedo y ligado a su propia iglesia apoyará a Bolsonaro en la segunda vuelta. Había coqueteado con el derechista Geraldo Alckmin (favorito del establishment) primero, pero se acomodó de nuevo detrás de Bolsonaro.

La puñalada que recibió el 6 de setiembre lo tuvo postrado durante 23 días en los que evitó debatir con sus adversarios, victimizándose, mientras las cadenas Globo y Record se valieron de su internación para hacerle campaña. Por él hablaron su candidato a vicepresidente, general Hamilton Mourao, y su postulante a ministro de Hacienda, Paulo Guedes, formado en la escuela de Chicago; el aguinaldo es una excentricidad que tendrá que ser eliminada junto con las empresas del Estado, entre ellas Petrobras y el Banco do Brasil, dijeron.

El fenómeno de un militar ultraderechista convalidado por el voto de 49 millones de brasileños (en un total de 247 millones de electores que mostró más de un 20% de abstención), con otro militar golpista y fascista de vice en la fórmula, apoyado por las iglesias neopencostales, es inédito. Y muy preocupante para la democracia.

* Periodista y politólogo uruguayo, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS