Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Noticias » Bolivia

Judicialización de la política

La Asamblea que resiste a un régimen golpista: En palabras de la legisladora Sonia Brito (I)

Bolivia | 21 de julio de 2020

imprimir

TeleSUR informa que el crédito del Fondo Monetario Internacional para 327 millones de dólares estadounidenses ya está en el banco en Bolivia, y el régimen golpista ha aceptado todos los condicionamientos nefastos del FMI para adquirirlo, acción contraria a la Constitución que obliga la aprobación de la Asamblea para cualquier crédito. La presidenta impuesta, Jeanine Áñez, dice que la prestación de un bono para la población pobre depende de la aprobación del crédito del FMI en la Asamblea.

Lo que está en juego en Bolivia en las venideras elecciones del 6 de septiembre es la democracia para la mayoría, cuyo garante hasta el momento es el Movimiento al Socialismo (MAS). MAS es un partido e instrumento político que sale de la raíz de las naciones indígenas y campesinas, más los pobres de las ciudades. Como partido y, a la vez, en alianza con los masivos movimientos sociales, MAS alcanzó el impresionante récord de ganar el poder de Estado a través del voto por 14 años. Sufrió la venganza de las clases privilegiadas el 10 de noviembre del año pasado: un golpe de Estado que tomó por la fuerza al Ejecutivo y los órganos judiciales.

Pero en acontecimientos históricos, desde la usurpación de la presidencia, los parlamentarios de MAS han negado salir de sus puestos donde tienen una mayoría de dos tercios. Hasta ahora, las élites tradicionales han desatado duros ataques para sacar MAS de la Asamblea Legislativa Plurinacional. No obstante, la Asamblea sigue siendo en su mayoría popular y, además, la única entidad en el país que fue elegida por el pueblo.

El tema de las iniciativas en el parlamento ofrece la contraparte de los decretos draconianos de la presidente de facto, Jeanine Áñez. Resulta obvio que los golpistas hacen uso de un poder exorbitante. Pero la crónica de la resistencia de MAS en la Asamblea nos educa sobre el temple de las clases populares que poseen una fuerza superior en el terreno nacional, superada solo por la derecha internacional. A continuación, esta historia es contada sobre todo a base de las palabras de la destacada lideresa de MAS, Sonia Brito. En esta entrevista, la diputada Brito analiza la capacidad de la Asamblea para resistir, y agrego unas fuentes de los medios sociales y periodísticos. Concedió la entrevista a mi persona y a Pambana Gutto Bassett, ella en representación de una delegación de Afrodescendientes del Caribe y los Estados Unidos.

La diputada Brito habla como una voz de la conciencia histórica. Andaba junto al MAS desde sus comienzos en los años 1990, cuando conoció a Evo Morales en la trascendente marcha de los pueblos Indígenas —de las tierras bajas a los Andes- que idearon la necesidad de una asamblea constituyente. Brito era una joven socióloga en los años ochenta y caminaba junto a las naciones indígenas de Beni en sus luchas, especialmente con las mujeres. Es comprometida con la teología de la liberación.

Bolivia en la encrucijada

Encargada de la Comisión de Derechos Humanos en la Cámara de Diputados, Brito observa que “el gobierno realmente está desesperado porque … todas las recientes estadísticas muestran a Luis Arce se había duplicada prácticamente la intención de voto de sólo hace los 3 meses atrás”. MAS capta 41.9% de la intención del voto. Es de recordar, los encuestadores no preguntan más allá de los pueblos provinciales, aunque la base más comprometida de MAS vive en el corazón del campo. “Una elección sin el Movimiento al Socialismo en realidad no sería elección, sin las grandes mayorías del país” comenta Brito. “Es la primera fuerza, que se muestra absolutamente contundente”.

Hace pocos días el gobierno de facto anunció nuevas demandas contra Luis Arce y David Choquehuanca, respectivamente los candidatos de MAS para la presidencia y vice presidencia. Brito dijo en una entrevista de teleSUR, “Han empezado hacer una campaña en que mediáticamente están deteniendo a gente, 5 gente el día de hoy, hace 2 días, a otros 3, inventándose grupos terroristas, inventándose conflictos.... Quieren crear un clima ficticio de malestar para suspender las elecciones.... Se han inventado por ahora lo más absurdo sobre un proceso de compra de software que fue detenido justamente con este nuevo gobierno, y esta es la razón por la cual está acusando a Luis Arce, … para no permitir ninguna posibilidad que MAS tuviera participar”.

Es sólo el ejemplo más reciente de la política judicializada o “lawfare” de la presidencia de Áñez, tan ligada al imperio que se utiliza la propia palabra en inglés. Evo Morales respondió de su refugio en Argentina: “inventó ‘prueba’ contra ex ministro que cayó por burda y, ahora, saca un ‘testigo clave’ que, como en tema respiradores, dirá cualquier barbaridad”. La presidenta del Senado Eva Copa –que es del partido de MAS, igual que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque– hace poco fue sometida a calumnias de similar índole, y resistió y replicó con su propia promesa de poner una demanda contra el gobierno de facto, así obligándolo a ceder. Ella opina que la avalancha de acusaciones es una “cortina de humo”, con referencia al intento de culpar a los máximos dirigentes de MAS por el sobreprecio escandaloso de respiradores adquiridos en España durante la pandemia.
Ante esta clase de adversario, los parlamentarios de MAS han propuesto un “arraigo preventivo” para las autoridades de facto que duraría 6 meses después de las elecciones, para mitigar la posible tendencia de ellos de salir del país y así evitar ser procesadas por abusos de la autoridad.

Al lado de otros políticos, Brito actúa como estadista o vocera del sentimiento de MAS. Expresó sobre la canciller de Áñez, Karen Longaric, “no tiene la legalidad ni la legitimidad para apoyar golpes de estado e intervenciones a Venezuela a nombre de Bolivia”. Longaric consiguió el requisito título académico para ejercer el papel de ministra cuando estudió en Cuba, donde su esposo sirvió como embajador de Evo. Brito le aconseja, “Mejor preocuparse de la repatriación de 350 bolivianos en las fronteras con Chile y no se inmiscuya en política interna venezolana”. La clase trabajadora boliviana que quería regresar a Bolivia fue varada, expuesta al intenso frío y los vientos de la puna andina, porque Áñez y su gobierno acusaron a los migrantes de ser masistas y armadas. El alcalde chileno en la frontera les salvó sus vidas, ofreciéndoles refugio. Por eso, las autoridades de facto alegaron que el mismo alcalde chileno era masista.

En aquel momento, bolivianos adinerados regresaron de Miami en vuelos de lujo directamente a Bolivia. Brito “denuncia diferencias odiosas, de ciudadanos de primera y segunda clase, que demuestran el carácter racista y clasista del gobierno de @Jeanine Áñez que no le importa la presencia de niños, de mujeres embarazadas y adultos mayores en la frontera chilena. ¡¡Es una vergüenza!!”

Contra viento y marea

La presencia abrumadora de MAS en el parlamento ha protegido el país, en repetidas ocasiones, de una suerte peor. Sin embargo, a menudo MAS pierde la batalla, aunque adquiere autoridad moral. Una de las victorias surgió de su insistencia en una nueva fecha para las elecciones. La mandataria de facto –ahora contagiada con COVID, condición que comparte con Eva Copa y la canciller Longaric– dijo que no podía atender la cuestión de elecciones por razón de su agenda sobre la crisis sanitaria. La Asamblea aceptó el reto y escogió la fecha del 2 de agosto. De conformidad con la Constitución, hubiera sido la única opción si Áñez no concediera a la fecha del 6 de septiembre. MAS defendió la integridad democrática del país.

Otro ejemplo de una batalla ganada –y un momento más que interesante– es el largo duelo entre la Asamblea progresista y el gobierno neoliberal que tuvo lugar en junio, cuando los legisladores se negaron a aprobar los créditos negociados por el gobierno transitorio con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Claro, Jeanine Áñez no goza del derecho de cambiar las políticas y programas del gobierno porque su mandato fue limitado a convocar elecciones dentro de los 90 días siguientes. Como golpista que es, eso nunca le importaría. Ella no respeta la Constitución en sus propias acciones y mucho menos en cuanto a los Artículos que rigen las acciones de los poderes legislativos. Carente de documentación justificadora que respaldaría la solicitud de Áñez, las 2 cámaras no están permitidos de dar su apoyo a proyectos o créditos.

En palabras de la auditora financiera Otilia Choque, masista y presidenta de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados, “los requisitos exigido al Gobierno transitorio son los mismos a los del gobierno del expresidente Evo Morales, no podemos eludir las exigencias que mandan los artículos 321 y 322 de la Constitución. Respecto al Artículo 322, “la deuda pública no incluirá obligaciones que no hayan sido autorizadas y garantizadas expresamente por la Asamblea Legislativa”.

Pareciera que la determinación del poder ejecutiva sea gobernar por decreto a cualquier costo, porque habitualmente no responde a tres y hasta cuatro solicitudes para la documentación de respaldo. La diputada Otilia Choque explica con respecto al crédito de $US 327 millones negociado con el FMI por el gobierno de facto, que no se opone al concepto de crédito. La deuda externa del país durante el gobierno de MAS creció por $US 6.056 millones y esta cantidad permitió la construcción de “carreteras, programas y proyectos productivos y sociales que permitieron un efecto multiplicador en la economía”.

El candidato presidencial de MAS, Luis Arce, quien fue el artífice de la economía más exitosa en América del Sur cuando ejerció como ministro de economía y finanzas, informa que el préstamo de FMI requiere la devaluación de la moneda nacional, mientras MAS protegía su valor, lo cual fue un pilar de su éxito económico. Además, el gobierno de los golpistas sostiene que el fondo millonario será necesario para remendar el daño fiscal producido por la crisis del COVID-19. Los de MAS impugna esta aserción. Y sus estrategias económicas han tenido mucho más éxito para las mayorías que las del FMI.

En imitación a Maquiavelo, el ministro de interior Arturo Murillo cuenta al público que el MAS está bloqueando fondos destinados para la salud nacional. Pero su afirmación no está reflejada en el proyecto de crédito.

Arturo Murillo ofreció una respuesta curiosa a la negativa de la Asamblea: “bloquear los salarios” de los legisladores de MAS como ellos están bloqueando el negocio secreto con el FMI. Contestó el senador de MAS Omar Aguilar, “está dispuesta a reducir a cero sus ingresos como asambleísta nacional si es que las autoridades del Órgano Ejecutivo hacen lo propio”. El senador propone que todos estos salarios no pagados se invertirían en combatir el corona virus.

Ahora, el gobierno de Áñez dice que va a proporcionar a la Asamblea las pruebas en apoyo a la solicitud para el crédito de FMI. En todo caso, Áñez y su gente mienten con tanta frecuencia que hasta el contagio de la presidenta es cuestionado por distintos grupos. Áñez tiene necesidad desesperada de simpatía para avanzar en las encuestas. Se presenta como la madre de la nación que protege a sus hijos del virus, pero cuando ella exhortó que la Asamblea apartar “10% del presupuesto al ámbito de la salud”, con la amenaza que “se recurrirá a la Justicia” en caso contrario, el Senado respondió que va a crear legislación para realizarlo en este año con “recursos del Tesoro General de la Nación”, siendo que el presupuesto a lo que Áñez refiere es demasiado tarde, del 2021.

Gracias a la mayoría de MAS en la Asamblea, ha prevalecido la “Ley que Coadyuva a Regular la Emergencia por el COVID-19, para garantizar la estabilidad laboral”. Es simbólica porque la Asamblea no tiene a su favor el poder judicial y mucho menos la fuerza policial para hacer respetar la ley. Reconoció la presidente del Senado, Eva Copa, que los despidos sin justificación siguen a todo ritmo y Áñez está “llenando a nuestro país de desempleados”, contra la prohibición de “desvinculaciones durante la cuarentena”.

La Asamblea también promulgó una ley que concedió “el descuento del 50% de los alquileres” desde el inicio del estado de emergencia por el COVID y “hasta tres meses después de la cuarentena”, con la correspondiente reducción en impuestos para los dueños de la propiedad alquilada. Los legisladores prohibieron aumentar el costo del alquiler hasta el 2021. A la vez, dicha ley no se aplicaría a personas que son empleados del Estado, o quienes pagan un alquiler de más de 5 mil bolivianos al mes. La decisión de la rama ejecutiva fue suspender la ley, hasta que el Tribunal Constitucional opina sobre su legalidad.

En el tema de préstamos, el mismo diputado cuya casa fue quemada y sus parientes torturados, según ha informado Brito, de nombre Víctor Borda, está intentando de corregir un decreto sobre créditos de Áñez, “para que no se interprete la norma en favor de los banqueros y en contra del pueblo”. Su propósito es evitar que el pueblo tuviera que pagar o capital o interés hasta el año 2021. Borda fue presidente de la Cámara de Diputados antes del golpe, cuando le obligaron a renunciar este cargo por medio de la violencia porque fue la segunda persona en la línea de sucesión presidencial.

El gobierno de facto inventa mentiras incesantemente contra MAS para frenar la legislación de la Asamblea a favor de los pobres. En el ámbito simbólico, los legisladores de MAS no han abandonado a la mayoría de bolivianos que está sufriendo hambre y desolación en la cuarentena y bajo la economía asolada.

El sujeto histórico de MAS y la cuestión de socialismo

“El sujeto histórico para nosotros es el Indígena, el campesino originario”, expone Brito. “Ha mostrado que es el actor fundamental de Bolivia y de América Latina. Su marginación había generado una gran pobreza y tenía que acabarse”. Tras las décadas, esta lucha “empezó a tener nombre: dignidad. Evo Morales toma en cuenta la necesaria inclusión de los pueblos Indígenas campesinos originarios, dando leyes, incorporándolos a la toma de decisiones en el país. En el caso de Bolivia, hemos intentado con éxito ser un país que ha logrado mejores condiciones de vida para su gente”.

La diputada aclara, “No es que se hizo una revolución socialista o que se haya arrebatado a los ricos lo que tenían. No, para nada”. Cabe hacer mención de que Sonia Brito se declara como marxista y, presumiblemente, querría llegar a un modelo más cercano al socialismo. Pero en los últimos 14 años, “simplemente que se costó a los que han dominado en nuestro país, que habían vivido a las riquezas del Estado y ahora ellos tenían que volver a ser como todos los bolivianos, o sea, ganarse sus derechos con su trabajo”. Las élites tradicionales encontraron tal situación insoportable.

“No es que los sacó –nada– simplemente que se cortó las alas de lo que fue el poder que tenían. Y eso es el odio visceral que tienen estos sectores contra el MAS. Están usando todos los instrumentos legales e ilegales para perseguir a las personas que son de MAS, a los dirigentes políticos, a las exautoridades” expulsados de sus cargos.


Cindy Forster/Alba TV

Categorías: -

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2020
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP