Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Venezuela

Elecciones Presidenciales 2018

La Patria Nueva nació con votos, democracia y participación

Venezuela | 18 de mayo de 2018

imprimir

El 6 de diciembre de 1998 inicia en Venezuela una nueva era de democracia y participación electoral, con el triunfo presidencial de Hugo Chávez se escribe otra página en la historia del sufragio en el país.

En 20 años de Revolución, 23 procesos electorales se han suscitado en la Nación con mayor garantía de transparencia y confianza de su Sistema Electoral.

Un sistema automatizado, considerado como el “mejor del mundo”. Así lo catalogó el expresidente estadounidense Jimmy Carter en 2012, quien aseguró que “tomando en cuenta las 92 elecciones que hemos monitoreado, yo diría que el proceso electoral en Venezuela es el mejor en el mundo”.

Varios dirigentes políticos españoles, entre los que se encuentran el expresidente del Congreso José Bono (PSOE) y Daniel Serrano (PP), aseguraron: “Creemos que el resultado electoral es fiable por contrastable y porque asegura el ejercicio libre, secreto y universal del voto”.

José Miguel Insulza, entonces secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), se pronunció en su momento, acerca de la posibilidad de fraude en las elecciones venezolanas, sentenciando: “No hemos encontrado ni recibido denuncias precisas de fraude en el proceso y en eso queremos ser claros”.

Para los comicios legislativos de 2015, el expresidente de República Dominicana, Leonel Fernández, expresó su satisfacción al participar en la misión especial que encabezó la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), al tiempo que certificó que el pueblo venezolano podía expresarse a través de las urnas. A su juicio “el proceso es democrático y transparente”.

La confianza y credibilidad del Consejo Nacional Electoral, además de la inclusión de las y los jóvenes en la política venezolana promovida por el Comandante Hugo Chávez y por el presidente Nicolás Maduro, han permitido un auge en la participación del pueblo en los diversos comicios que se han dado en la nación suramericana, generando una cultura de voto.

Y es justamente ella la que en estas dos últimas décadas ha permitido que el pueblo ejerza su derecho de manera, libre, secreta y universal como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Entre los procesos comiciales que se han dado en el país, las y los venezolanos han podido participar en elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales, municipales; referendos constituyentes, consultivos, revocatorios y reformas constitucionales, procesos que han contado con la presencia de personalidades quienes en calidad de observadores internacionales han podido constatar la seriedad y confiabilidad del Poder Electoral.

De la democracia representativa a la democracia participativa

La democracia participativa y protagónica es un concepto que comenzó a calar en Venezuela desde 1999, con la llegada a la presidencia de Hugo Chávez quien la asumió para otorgarle más poder al pueblo.

La democracia se define como el gobierno del pueblo, concepto que se convirtió durante mucho tiempo en retórica y consigna política, utilizada a lo largo de la historia para justificar que una minoría social ejerza el poder sobre la mayoría, basándose en un modelo parlamentario y presidencialista que utiliza el sufragio como vía para garantizar la representación del Pueblo.

José Amesty, plantea que en la mayoría de los países del mundo se entiende por democracia a la democracia representativa, donde el ciudadano y ciudadana a través del voto transfiere y a la vez se le confisca su soberanía por parte de sus representantes en mayor o menor grado. En Venezuela, desde 1945 con algunas excepciones (Dictadura del Gral. Marcos Pérez Jiménez) se impuso el modelo representativo teniendo su mayor expresión desde 1958 y se concretó con la Constitución de la República de Venezuela sancionada en 1961.

Indica que “el modelo representativo ha sido el estandarte o la bandera de los Estados Unidos de Norteamérica para imponer su hegemonía y en el caso de América Latina se ha planteado garantizarlo a través de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA). Este documento ha sido y es utilizado como recurso de amedrentamiento para quienes intentan desarrollar auto determinada y soberanamente un nuevo modelo político y económico, que atente contra el control que detentan la oligarquía y sus transnacionales, como sucede hoy en Venezuela. Posterior al proceso constituyente desarrollado en Venezuela a partir de 1998, se ha abierto un debate en el mundo acerca de otro modelo de Democracia: La Democracia Participativa y Protagónica, eje fundamental de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela promulgada en 1999 y aprobada por medio de referéndum popular”.

El proceso constituyente abre espacios de participación con una promesa electoral de quien lideraba la Presidencia de la República, Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, quien reivindicando la política con ética la cumple, recogida del clamor popular por la necesidad de cambios profundos que exigía el pueblo venezolano en las calles.

Cabe destacar que el proceso Bolivariano comenzó con dificultad debido a las trabas heredadas de la Cuarta República, justificadas por la Constitución de la República de Venezuela de 1961. Este momento histórico dio pié para la puesta en marcha de la Asamblea Nacional Constituyente con la que se inicia la consulta popular, apuntando por un lado al desmontaje del viejo modelo político y jurídico constitucional y por el otro, a la construcción del nuevo estado de justicia y derecho social que comienza con La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999.

Amesty resalta que es esta Constitución la que se presenta como la plataforma programática que demarca la direccionalidad de la Venezuela Bolivariana para la refundación de la República en una Democracia participativa y protagónica, capaz de establecer una sociedad multiétnica y pluricultural. También incorpora la Economía Social como aporte al Nuevo modelo económico, además, el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos y finalmente establece que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente como ciudadano y ciudadana activo y protagónico e indirectamente mediante el sufragio.

Es de reconocer que este gobierno ha jugado un papel fundamental en la transformación de este país, pero también hay que reivindicar los históricos aportes que la iniciativa organizada o no del pueblo venezolano le han hecho a esta Revolución y que se expresa: en los movimientos populares, estudiantiles, obreros, campesinos, intelectuales orgánicos y progresistas, indígenas, afroamericanos, de mujeres y de otros que sin foto ni firma han escrito esta historia.

Siendo la Constitución del 99 un instrumento para la transformación es necesario dejar sentado que el proceso constituyente continua tal y como lo expresan el Presidente y el pueblo organizado cada día en la propuesta del "Salto Adelante". El salto adelante obliga un cambio profundo que pasa por la creación o adecuación de la nueva institucionalidad, pero que exige también la postura de un nuevo ejercicio de ciudadanía enmarcada en la participación protagónica.

Por su parte Iván Cañas, resalta que la "Participación Protagónica está orientada a ocupar y consolidar espacios legítimos y formales de intercambio, comunicación y expresión de los ciudadanos con los órganos del Poder Público, para gobernar y compartir responsabilidades, en la gestión pública local. De esta manera, se plantea una redistribución del poder como propiedad colectiva, que pertenece a todos y que se ejerce a través de las diferentes instancias y mecanismos institucionales y comunitarios".

Un trabajo publicado por PatriaGrande.com, destaca que “la Democracia Participativa es un sistema que sigue cobrando auge y seguidores, ahora más con la masificación de las nuevas tecnologías y de las redes sociales en Internet. El ciudadano y el dirigente partidista o autoridad de gobierno están más en contacto, ya sea personal o virtualmente. Todo ello significa un gran avance en la construcción del nuevo modelo democrático desde las bases y en el desarrollo y participación de los pueblos”.

Derecho, deber u obligación

El artículo 5 de la Carta Magna venezolana establece que: “La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder Público”.

En su artículo 63 la Carta Magna refiere que “el sufragio es un derecho. Se ejercerá mediante votaciones libres, universales, directas y secretas. La ley garantizará el principio de la personalización del sufragio y la representación proporcional”.

En América Latina sólo en ocho países el pueblo ejerce el voto voluntario: Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Venezuela, en las otras 13 naciones el sufragio se considera un deber, y es de carácter obligatorio. De hecho, en muchos de ellos si un elector cualificado no se presenta en una contienda electoral puede ser multado o sancionado con servicios comunitarios.

Entre las democracias más antiguas del mundo que tienen voto obligatorio en sus procesos electorales se encuentran: Australia, Bélgica y Luxemburgo. Otras naciones con democracias bien establecidas como Holanda, en 1970 y Austria más recientemente rechazaron tal requerimiento. El voto obligatorio también es utilizado en Latinoamérica. Entre los ejemplos tenemos a Argentina, Brasil y Ecuador. En algunos países el voto se ha hecho obligatorio a discreción de sus gobiernos o se aplica sólo en cierto tipo de elecciones.

Las naciones con voto obligatorio que ejercen sanciones muestran importantes índices de participación. Sin embargo, Venezuela cuenta con un sistema electoral donde el voto es voluntario y no hay castigo para quienes se abstengan de ejercer su derecho.

A diferencia de las naciones donde el voto debe ejercerse con obligatoriedad, Venezuela cuenta con una gran participación incluso desde el exterior. El pueblo venezolano goza de libertad para ejercer su derecho al sufragio y lo acata como un acto de soberanía, participación y conciencia ciudadana.

CNE como ejemplo de transparencia y credibilidad

A fin de mostrar los avances tecnológicos y fortalezas de los procesos electorales, el Consejo Nacional Electoral (CNE), realizó este mes de mayo de 2018 una exposición que evidencia el desarrollo y la participación del pueblo en los comicios que se ha llevado a cabo en el país desde el año 1946 hasta la actualidad.

Sandra Oblitas, vicepresidenta del CNE, destacó los adelantos alcanzados por el Poder Electoral para poder llevar a cabo la jornada comicial de este domingo, en la que más de 20 millones de venezolanos están convocados a sufragar para elegir al próximo Presidente de la República.

"Podemos tener la certeza de que cuando futuras generaciones vuelvan sobre este tema, tendremos el 20 de mayo como un hito, una fecha que será aparte de la gesta democrática del pueblo venezolano", subrayó, según el boletín de prensa.

20M el pueblo elige

Este 2018 se cumplen veinte años de la victoria de Hugo Chávez Frías en las elecciones presidenciales. El Presidente que conquistó el voto de la mayoría del pueblo venezolano, que alcanzó importantes conquistas para Venezuela, América Latina y el mundo, posicionándose como un líder que rompió paradigmas, que logró la unión Latinocaribeña, que superó expectativas y que dijo NO a la injerencia extranjera, NO a al Imperio, y un SÍ rotundo a la emancipación de los pueblos del continente, a los excluidos, a los ignorados, a los pobres e invisibles para el mundo.

Hugo Chávez no sólo conquistó los votos, sino que durante su mandato le otorgó el justo valor al significado de la democracia, le entregó el poder al pueblo, lo empoderó para la defensa de la Patria, de la Soberanía e Independencia, lo empoderó para el trabajo, para la lucha y la resistencia ante la adversidad.

Todo este empoderamiento que se dio desde la juventud hasta los adultos mayores, fomentó la consolidación del Poder Popular, que trascendía la mera invitación a participar, despertando la conciencia del pueblo para ser constructor de victorias, de Patria, de futuro, a través de las luchas del pueblo y de la nueva institucionalidad emanada desde el Estado, creando una nueva estructura social y un nuevo modelo democrático, con una mujer y un hombre nuevo, consciente, capaz de escribir la nueva historia de la Patria de Bolívar y Chávez.

Siguiendo con este legado, tras su siembra en 2013, el pueblo venezolano le otorga una contundente victoria a Nicolás Maduro Moros, quien los últimos 5 años ha llevado las riendas del país contra viento y marea, resistiendo los embates de una cruenta guerra económica, de bloqueos financieros, de injerencia extranjera, de amenazas imperiales.

Este próximo domingo 20 de mayo, Nicolás Maduro, Henri Falcón y Javier Bertucci se medirán en una nueva contienda electoral donde las y los venezolanos acudirán a las urnas para ejercer su derecho al voto de manera democrática, participativa y protagónica, y elegir al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela quien durante los próximos 5 (2019-2025) años enrumbará el destino del país.


BF/AlbaTV/2018

Categorías: -

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS