Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Brasil

Po Marina dos Santos

La Vía Campesina denuncia la ola de asesinatos a activistas por el acceso a la tierra

Brasil | 16 de junio de 2017

imprimir

Tras el golpe de Estado parlamentario y corporativo que tuvo lugar en Brasil en agosto de 2016 y que supuso la destitución ilegítima de la anterior presidenta, Dilma Rousseff, la sociedad brasileña se ha enfrentado a continuos ataques por parte de políticos conservadores que buscan revertir importantes avances en política social relacionados con los derechos laborales y la seguridad social.

Debido a la reciente crisis económica sufrida por Brasil muchos temen que la nueva legislación promovida por el gobierno neoliberal de Michel Temer resulte especialmente devastadora para las condiciones de vida de la población rural de Brasil, que en los últimos meses ha sido asimismo víctima de violentos ataques, agresiones y asesinatos.

En los últimos meses ha habido un marcado aumento de la represión violenta por todo el país, dirigida a los trabajadores agrícolas de las zonas rurales, las poblaciones indígenas y las comunidades tradicionales afrobrasileñas.

Según la Comisión Pastoral de la Tierra, CPT, los conflictos por el acceso a la tierra en Brasil han supuesto el asesinato de 61 trabajadores y trabajadoras agrícolas, la cifra más alta que esta organización ha registrado hasta la fecha.

El incidente más reciente tuvo lugar el 30 de mayo en la localidad brasileña de Redenção, donde la policía civil y militar asesinó a nueve hombres y una mujer al ejecutar una orden de desahucio en una explotación agrícola ocupada por trabajadores rurales sin tierra.

Los testigos y supervivientes han refutado la versión de la policía, que dice que fueron los trabajadores quienes incitaron a la violencia y alega que fueron las familias campesinas quienes dispararon primero. Sin embargo ningún agente de policía murió ni resultó herido.

"La policía entró disparando", afirma un testigo.

Los agentes de policía han sido acusados de manipular la escena del crimen, lo que ha generado más ira entre los miembros de la sociedad civil que siguen el proceso de investigación criminal.

La masacre más reciente, en Pará, coincide con los ataques que tuvieron lugar por otra parte el mes pasado en el norte de Brasil, contra la comunidad indígena Gamela. Un grupo de hombres armados protagonizó el asalto, mutilando los pies y manos de al menos dos personas y dejando docenas de heridos.

Varios días antes de los ataques contra la comunidad Gamela diez campesinos del noroeste del Mato Grosso habían sido torturados y asesinados, como parte del recurrente patrón de violencia infligido a las poblaciones rurales brasileñas.

Este incidente coincidía con el aniversario de los trágicos asesinatos que tuvieron lugar en abril de 1996, cuando la policía asesinaba sistemáticamente a veintiún campesinos del MST cerca de la localidad de Eldorado dos Carajás, lo que provocó una gran respuesta y llegó a ocupar los titulares de la prensa nacional.

Estos casos de violencia, aparentemente aislados, se dan en el contexto político más amplio de Brasil, que ha presenciado un revivir del conservadurismo y un ascenso de la derecha en el sector público. El marco político brasileño actual revela también el fortalecimiento de las relaciones entre las grandes transnacionales y el gobierno, lo que aporta una lente útil para comprender la ola de agresiones institucionales contra la población rural de Brasil.

A los activistas por el acceso a la tierra les preocupa que las condiciones de los pequeños agricultores empeoren bajo el gobierno ilegítimo de Michel Temer, entre cuyas primeras acciones estuvo la eliminación del Ministerio de Desarrollo Agrario y los recortes en importantes programas de distribución de alimentos y apoyo a la agricultura familiar.

Mientras tanto, los senadores brasileños aprobaban sigilosamente una propuesta legislativa conocida como PLV/12 MP/759 ignorando por completo las aportaciones de los movimientos sociales, lo que tendrá un profundo impacto en la distribución y propiedad de la tierra.

Además de esto, el gobierno de Brasil pretende eliminar los límites actuales a la propiedad extranjera de la superficie agraria, una iniciativa que ha llegado a ser criticada por las propias fuerzas armadas del país. Sin embargo todas estas medidas son aplaudidas y bien recibidas por el poderoso lobby del agronegocio en el país.

El escenario político actual, sin embargo, es dinámico y la población rural de Brasil tiene una historia de resistencia y lucha. La resistencia política en el escenario actual, como movimiento por el derecho a la tierra, requiere que nos centremos en restituir la democracia en el país.

El éxito de los movimientos por la tierra en Brasil depende de la destitución de la administración de Temer junto con los miembros conservadores del Congreso. Realizamos por tanto un llamamiento a todo el país y a la solidaridad global: "¡Fuera Temer! ¡Elecciones directas en Brasil ya!"


Fuente: Observatorio OMG

Categorías: - -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS