Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » EEUU

(*) María Cristina Rosas

La compra de FOX por Disney

EEUU | 20 de diciembre de 2017

imprimir

Gran revuelo ha causado, tanto en el mundo de los negocios como en Hollywood, la compra de la división de entretenimiento de Fox por Disney. Si bien el proceso de integración de la Fox a su nuevo dueño tomará 18 meses y necesitará la aprobación de las entidades anti-monopolio de Estados Unidos, las posibilidades de que prospere sin grandes dificultades son muy altas. Estados Unidos es, por definición, un Estado corporativo donde la razón de mercado prevalece. Asimismo, en un mundo donde la competencia entre las empresas del entretenimiento es cada vez mayor, con nuevos y poderosos actores en el ramo, se impone el deseo por tener un mayor control en el sector, el cual sólo se puede lograr, comprando o aliándose con las corporaciones correspondientes. No está de más señalar que el actual Presidente de EEUU, Donald Trump, es una figura ligada a la industria del entretenimiento, lo que sumado a su cercanía con Rupert Murdoch puede facilitar la fusión referida.

Hace un par de décadas, en el mundo de las corporaciones petroleras, se hablaba de las “siete hermanas”, esto es, siete empresas que controlaban el mercado de los hidrocarburos a nivel mundial, a saber: la Standard Oil de Nueva Jersey, la Royal Dutch Shell, la Anglo-Iranian Oil Company, la Standard Oil de Nueva York, la Standard Oil de California, la Gulf Oil Corporation y Texaco. Ciertamente esas empresas cambiaron con el tiempo, debido a fusiones que realizaron con otras corporaciones. Pero hoy siguen jugando un papel importantísimo en el mercado petrolero del planeta.

De manera análoga, en Hollywood, meca mundial del entretenimiento, han existido, tradicionalmente, las “seis hermanas”, es decir: Disney, Fox, Warner Bros., Paramount, Universal y Columbia-Sony. Ahora, tras la citada fusión Disney-Fox, serán sólo “cinco hermanas.”

Disney ha tenido un desempeño impresionante en la presente década. Entre 2012 y 2016 sus ingresos anuales pasaron de 42 278 millones de dólares a 55 632 millones. Ello tiene que ver en parte con la compra de LucasFilm, Pixar y Marvel. Claro que estas cifras son sólo una parte de la historia. En la lista de las corporaciones más grandes del mundo en 2017, Disney se ubica en la 34ª posición, muy lejos del top 10, donde se encuentran Apple (1ª posición), Alphabet -entre cuyos productos destaca Google- (2ª), Microsoft (3ª), Amazon (4ª), Facebook (5ª), Berkshire Hathaway (6ª), Exxon Mobil (7ª), Johnson and Johnson (8ª), JPMorgan Chase & Co. (9ª) y Tencent Holdings (10ª).

En términos bursátiles, Amazon, la cuarta mayor corporación del planeta y con quien Disney compite directamente en el ramo del entretenimiento, tiene un capital de 399 mil millones de euros que supera, por mucho, a la de la empresa del ratón, valuada en 167 mil millones. Como nota al margen hay que añadir que otro gigante del sector, Comcast (que en 2009 compró a la NBC e hizo, al igual que la empresa del ratón, una oferta a Rupert Murdoch por la Fox), se ubica un lugar por debajo de Disney, con un capital bursátil equivalente a 165 mil millones de euros.

¿Qué hay de la Fox? Para empezar conviene aclarar que la hoy 21st Century Fox es una de las dos empresas que surgieron tras la división, en 2013, de News Corporation. Esta empresa nació en 1980 de la mano de Rupert Murdoch, ciudadano australiano que se naturalizó estadunidense para poder cumplir con las reglas del vecino país del norte y poder acceder al control de medios e industrias del entretenimiento en la Unión Americana. En 2012, diversos escándalos en Gran Bretaña que involucraron a medios de la corporación de Murdoch, aceleraron la división de la empresa, de manera que se creó la ya citada 21st Century Fox, especializada en entretenimiento y la News Corp., abocada a medios impresos.

En el período comprendido entre 2011 y 2016, el desempeño de la Fox a nivel mundial fue de altibajos: tuvo años buenos y otros no tanto. Su peor año fue, justamente, 2012, cuando sus ingresos mundiales ascendieron apenas a 1 372 millones de dólares, en tanto que su mejor año fue 2015, cuando obtuvo 8 537 millones de dólares. El año pasado, la Fox tuvo una caída notable al obtener 3 016 millones de dólares. Estas cifras se explican por la creciente competencia en el sector del entretenimiento.

¿Significa lo anterior que Disney está comprando a una empresa en quiebra? Claro que no. Fox es un gigante de la televisión por cable, ámbito en el que Disney busca crecer y competir frente a sus adversarios del ramo. Fox también es un icónico productor de películas y posee un catálogo interminable. Ahora bien, para que haya una compra se requiere que alguien esté dispuesto a vender. Entonces, cabe preguntar qué llevó a Murdoch a aceptar la jugosa oferta por 52 400 millones de dólares de parte de Disney. Más allá de que la empresa del ratón hizo una propuesta irrechazable y que desde que comenzaron las negociaciones para la venta de la Fox las acciones de esta última se elevaron en un 30 por ciento en los mercados bursátiles, hay razones adicionales de mucho peso. Para empezar, la empresa de Murdoch estaba trabajando en la compra del 61 por ciento de las acciones de Sky (ya poseía el 39 por ciento), empresa británica de cable, para tener el control total sobre ella, sólo que al hacerlo, se enfrentaría a problemas con la legislación de la Gran Bretaña en materia de monopolios (amén de que los escándalos de 2012 dejaron mal sabor de boca en aquella nación). Hay que señalar que los planes para comprar Sky continúan y una vez que Fox pase a manos de Disney, las entidades reguladoras británicas podrían aprobar la adquisición a favor de la empresa del ratón. Ahora bien, no se olvide que en la negociación entre Murdoch y el director ejecutivo de Disney, Bob Iger, figura que el hijo del magnate australiano-estadunidense, James Murdoch, ocupe un cargo de enorme responsabilidad en la empresa del ratón. Si así ocurre, Rupert Murdoch podría, a través de Disney, asegurar el control de Sky y muy posiblemente con la gestión de su hijo James.

Otro aspecto destacado en la negociación entre Disney y Fox es que la familia Murdoch recibirá el 25 por ciento de las acciones de la empresa del ratón. Asimismo, Disney encargará a la Fox que haga lo que sabe hacer, es decir, contenidos televisivos y en streaming, precisamente para posicionar a la empresa del ratón en condiciones competitivas de cara a un sector, que como ya se explicó, está cambiando rápidamente. Por lo tanto, la nueva sociedad Disney-Fox es una donde todos ganan, tanto la empresa del ratón como la familia Murdoch.

Y a propósito de ganancias, Disney se lleva en esta compra el 60 por ciento de las acciones de la plataforma de streaming más importante de la Unión Americana: Hulu. También accede al monstruoso catálogo de televisión de la Fox, incluyendo exitosas series como Los Simpson, Padre de familia, Modern Family, Los expedientes secretos X, Prison Break, Homeland, 24, How I Met Your Mother, American Horror Story, Fargo, The Shield, etcétera. También están incluidos FX y National Geographic. Las películas de la Fox también serán patrimonio de Disney, incluyendo a franquicias como las de los X-Men, los 4 Fantásticos, The Avengers, y Guardianes de la Galaxia. Disney también se apropia de las redes de canales de paga que tiene la Fox en todo el mundo, incluyendo Star-TV, empresa de paga que cubre al atractivo mercado asiático. Con ello, la internacionalización de Disney llega a un nivel que agobia a sus competidores en Hollywood y preocupa al resto del planeta.

Pero Murdoch se guardó algunas cosas y al ser interrogado respecto a si se está retirando de la televisión, recordó que en esta jugosa transacción conserva Fox News y Fox Sports que serán reunidas en otra empresa gobernada por la familia del magnate australiano-estadunidense. Asimismo, su imperio editorial se mantiene intacto.

A manera de corolario, en Los Simpson-La película hay una escena, cuando Marge, Lisa, Maggie y Bart abandonan a Homero en Alaska y abordan un tren. Bart se dedica a hurgar en el equipaje de los pasajeros y encuentra un sostén negro, que coloca en su cabeza y exclama, imitando la voz de Mickey Mouse: “¡soy la mascota de una perversa corporación!” Hoy Los Simpson al igual que decenas de productos de entretenimiento de la Fox se integran a esa perversa corporación de la que hablaba Bart, en un hecho que transformará al mundo para siempre.

(*) María Cristina Rosas es profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.

https://www.etcetera.com.mx/opinion/la-compra-de-fox-por-disney/


Fuente: Alai

Categorías: -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS