Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Entrevistas » Venezuela

Entrevista con Gerardo Rojas, Comuna Socialista Ataroa

"La comuna es construir la sociedad nueva"

Venezuela | 25 de marzo de 2014

imprimir

En el Cuartel de la Montaña, ya con la tarde adentrada en los pasillos y el patio, comienzan a retirarse los comuneros y comuneras que vinieron a recordar al comandante Hugo Chávez. Se realizaron foros de debate, hubo música, encuentros, exposición de producciones comunales, homenajes, recuerdos como golpes y fuerza.

Entre quienes todavía no se han ido -tal vez para tocar la soledad en ese lugar, o por responsabilidades- se encuentra Gerardo Rojas, vocero del Parlamento de la Comuna Socialista Ataroa (situada en la ciudad de Barquisimeto), militante de la Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos (Anmcla) desde la televisora Lara Tv. Luego señalará el lugar que ocupa desde el mes de junio pasado: director regional de Lara del Ministerio del Poder Popular para las Comunas y los Movimientos Sociales.

Gerardo Rojas lleva muchos años militando –unos 20- en Lara, el estado que en la actualidad tiene el mayor número de comunas registradas, 88. Comenzó con una biblioteca comunitaria, que se transformó en radio comunitaria en 1998: “En plena campaña de Chávez, antes de que fuera presidente, teníamos una radio encendida discutiendo la constituyente popular, que tuviese una lógica de construcción de lo que luego llamamos la democracia participativa y protagónica”.

Al reflexionar sobre la situación de desarrollo comunal en el estado encuentra respuesta apelando a las raíces, a “una lógica histórica de construcción del movimiento popular”. Frentes guerrilleros, la referencia por ejemplo de Argimiro Gabaldón –dirigente de un frente de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional en los años 60 en Lara-, una tradición de cooperativismo que lleva más de 30 años funcionando, cooperativas que “van más allá de la lógica formal de cooperativismo y asocian, o son un puente, entre la economía comunal, solidaria, con los principios del cooperativismo en el marco de la revolución bolivariana”.

Se refiere también a otra experiencia nodal del estado, la del municipio Torres, el que mayor cantidad de comunas tiene registradas en el país, 30: “Ahí se viene discutiendo desde hace muchos años el tema del presupuesto directamente con la comunidad. Desde antes que existieran los consejos comunales hubo transferencia de recursos a la misma comunidad, demostrando que es un tema de voluntad política, no es un tema de ley, de marco, sino de voluntad de buscar la forma de fortalecer el poder popular”.

La experiencia de la Comuna Socialista Ataroa

“Ataroa viene siendo un espacio de síntesis del movimiento popular en un territorio, la Carrucieña y su zona de influencia, que ha sido históricamente sede de organizaciones populares como los comités de salud, y gracias a la misma lucha de esos comités se construyó el ambulatorio, y en el marco de la comuna se está construyendo el hospital Juanito Ortega”, explica al contar la experiencia de la comuna que junto con otros compañeros comenzaron a impulsar cinco años atrás.

“Soy muy crítico en los procesos donde yo he estado, siempre parto de que no tenemos que idealizar procesos ni sujetos, y además comprender que los procesos sociales avanzan, retroceden. Tengo más que claro que la comuna, en ese sentido, es la negociación permanente de las fuerzas que están participando de un territorio en función de construir su auto-gobierno, no es que un factor controla, sino que es el rehacer cotidiano de las relaciones de poder en un territorio lo que garantiza que la comuna esté en el tiempo”, continúa diciendo, introduciendo para acercarse a dos de los puntos transversales de la experiencia comunal: el autogobierno y la autogestión.

Sobre el primer punto da cuenta de lo construido en Ataroa: “Creo que es importante que como mecanismo de autogobierno se mantenga después varios años la asamblea como la máxima instancia de decisión, que semanalmente, casi religiosamente, hay por lo menos una asamblea en la comuna (…) si no participan la mayoría de los consejos comunales que hacen vida no es válida ninguna decisión que tome esa asamblea, eso se mantiene para decisiones muy trascendentales pero también para menores”.

El espacio asambleario entonces, “donde hay un permanente reacomodo entre lo que somos y lo que queremos ser”, pero también otros aspectos. Así Gerardo Rojas nombra el reconocimiento del territorio: “Una cosa importante para el autogobierno, conocer dónde están los consejos comunales, reconocer sus vocerías, sus traumas internos, problemáticas, y sus aportes en función de cada una de las tareas”. Al decir tareas se refiere entre tantas otras cosas a temas como la comunicación, cultura, y la distribución de alimentos.

Porque la comuna debe constituirse como gobierno colectivo sobre un territorio, ser la base del futuro Estado Comunal, es decir, abarcar todos los ámbitos. Esto puesto en ejemplo puede ser el siguiente: “Los directores de escuela saben que si toman una decisión dura sin pasar por una discusión en la asamblea de la comuna, o por lo menos en el comité de educación, se van a traer problemas”.

En cuanto a la autogestión, el vocero del Parlamento comienza por señalar la característica urbana de la comuna –la mayor parte de las comunas a nivel nacional y en Lara son rurales. “Es una ciudad básicamente comercial, donde hay pocas capacidades físicas en el territorio para instalar espacios productivos porque lo que siempre fue importante fue construir casas para que el pobre viviera”, explica.

Sin embargo, han avanzado en varios proyectos como la bloquera comunal –que tiene problemas con los insumos-, y están proyectando poner en pie una constructora, de cara a cerrar el circuito productivo. “Ese circuito productivo, además, no se cierra sobre una sola comuna, tiene que pensarse necesariamente en lo grancomunal, porque implica complementariedad de esfuerzos, la potencialidad de cada comuna, e ir juntándonos no desde un discurso gremialista, construir un aparato, sino desde la posibilidad real de ir construyendo desde el trabajo concreto una articulación que sea potente, fuerte, con perspectiva estratégica”, añade.

La disputa por el poder territorial

Si Lara es el estado con mayor desarrollo comunal también es el que más muertes ha padecido: en menos de un año 10 comuneros han sido asesinados. “Esto ha venido sucediendo en un corredor territorial –Argimiro Gabaldón, conformado por siete comunas-, un espacio que nosotros vemos como corredor pero también el enemigo lo ve así. Cuando hablamos de asumir el territorio como espacio para la producción de la política el enemigo también lo tiene claro, y en ocasiones mucho más que nosotros”, comienza explicando Rojas.

Además de los comuneros asesinados, otros hechos han venido ocurriendo. Así a principios de este año un grupo tomó militarmente una escuela en un caserío de la comuna El Maizal a raíz de que la comunidad se había defendido, repeliendo el ataque de una persona a la que estaban robando; y al poco tiempo personas otra vez fuertemente armadas robaron el carro de una comuna del corredor.

Se trata entonces de una disputa por el territorio “con poder de fuego de un lado”, señala el militante de Anmcla, en el cual grupos armados buscan controlar esa zona –que permite entrar por un estado y salir por otro- para traficar con carros robados, drogas. “Están abonando a la construcción directa e indirectamente de todo un eje que permita a través del miedo, de la violencia, el robo, las drogas, ir des-construyendo los esfuerzos populares e ir acabando y arrinconando a la posibilidad de construir comunidad, porque es la mejor forma para que cualquier tipo de negocio, de mecanismo de control de poder tenga mayor efectividad”. Por eso los ataques a los espacios comunitarios, a los comuneros, por eso las muertes.

¿Quiénes son? Gerardo Rojas afirma: “Si son paramilitares o no, sé que lo son, pero no necesariamente son paramilitares bajo la escuela colombiana. Sí hay mezclado entre tema negocio, algunos cuerpos de seguridad, gente tratando de montar esa zozobra”.

La respuesta por parte de las comunas, explica, no ha logrado frenar y revertir la situación: “Ha sido básicamente con organización popular, tratando de no perder los espacios comunales, venciendo el miedo, dando fortaleza a las personas que están en el espacio. Lamentablemente, hay que decir, no es suficiente, hay personas que incluso se han tenido que desplazar de sus territorios”.

Pero la situación no es exclusiva del estado Lara, sino que lo que ahí viene sucediendo se asemeja a lo que ya pasó en otros lugares: “Es una política orquestada, está sucediendo lo que sucedía en Táchira hace algunos años atrás, y que hoy podemos decir que lo que se activa ahí es algo que se ha venido incubando, construyendo de a poco desde hace varios años, que era obvio, los movimientos sociales lo estaban denunciando y el Estado públicamente no lo había querido aceptar hasta ahora, que incluso lo dice el mismo Gobierno Nacional, asumiendo la utilización de paramilitares en el territorio tachirense. Eso era un secreto a voces”.

Gerardo Rojas liga los puntos: “Ahorita veamos la violencia con francotiradores, personas muertas, mecanismos de control territorial desde la lógica de la insurrección por parte de ellos, eso es un trabajo fruto de muchos años de esfuerzo”. Porque lo que sucede en Lara, que se parece a lo que ya se manifiesta con toda su fuerza en Táchira, no es un hecho aislado. Sobre ese acumulado se ha montado la derecha para iniciar las acciones golpistas a partir del mes de febrero, que hasta la fecha dejaron 31 muertos.

Comunas en movimiento

Ha pasado poco desde que una movilización nacional de comunas fue hasta el Palacio de Miraflores –más de 2.000 comuneros y comuneras vinieron desde Lara-, un hecho importante “en un momento político en el cual se quiere hacer ver que la calle está en manos de la derecha, la burguesía, el fascismo -que está no solamente tomando la calle sino destruyendo todo- y la represión”, analiza Gerardo Rojas.

La calle entonces, la necesidad estratégica de ocuparla, no dejarla en manos de la derecha golpista, y para eso la marcha comunera sirvió de ensayo, de práctica. “Permite a las comunas decir al día siguiente: hay posibilidad de ir a la calle, de mantener y resguardar el proceso”.

El vocero de Ataroa vuelve a unir los puntos: defender los espacios públicos es al mismo tiempo que frenar la derecha, ejercer el autogobierno. “El pueblo en este momento se está construyendo y se está dando en algunos territorios -esperemos que poco a poco sea en todos pero es un tema procesual- el espacio para poder gobernarse, y para hacerlo tiene que asumir como tarea defender el territorio que gobierna. Ahí pasa no solamente por conocer lo que hay y no hay sino también ejercer las medidas necesarias para ejercer la paz. Y, más que la paz, la construcción permanente en función de la liberación de los territorios”.

Pero además las comunas movilizadas –al igual que los otros sectores que hasta el momento se manifestaron- son una defensa del legado de Hugo Chávez: “Creo que es una demostración importante para recordarle a alguna gente que piensa que se puede salir de esta crisis negociando todo, incluso principios, y otros que creen que hay que cerrar sobre la estructura de lo ya existente en función de darle respuesta con lo que se tiene. Yo creo que la respuesta se da con el pueblo, como siempre lo ha dicho Chávez”.

Gerardo hace hincapié en un principio central: “La comuna es lucha, la identidad, la referencia, los proyectos, pasa por que la gente asuma el tema como una lucha, que no es tomar todos los días algo, pero sí cómo colocarlo como términos de la empresa en el sentido amplio. Estás asumiendo el impulso de un objetivo que ha sido tarea de mucha gente durante muchos años, no solamente en Venezuela sino en el mundo, esa tarea hay que conquistarla al tizón de la lucha”.

Antes de concluir se detiene sobre uno de los nuevos desafíos que le ha tocado asumir, ocupar un cargo en el Estado. “Una de las cosas complicadas es el tema de la sincronía de la dinámica popular con la institucional, y esa sincronía es mucho más que un encuentro, una declaración pública. Es una planificación de la lógica popular que permita resguardar lo estratégico en el marco de las contingencias, y también que la misma lógica del Estado –que piensa en resolver metas, cumplir objetivos-, que todavía no ha muerto, que hemos heredado y estamos tratando de transformar, lo asuma”.

Cuando deja de hablar se oye un joropo que habla del comandante, de continuar. Ya quedan pocos comuneros y comuneras en el cuartel, el viaje de regreso a los estados es largo, el cansancio grande, pero nunca parece demasiado. Han pasado días también largos, marcados por una violencia que no cesa. Pero ahora todo es calma, a lo lejos se ve el 23 de Enero, el Palacio de Miraflores, Caracas extendida sobre sus luces.

Texto: Marco Teruggi
Foto: Milangela Galea

Fuente: Prensa-Ministerio de Comunas

Categorías: - - - -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS