Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Entrevistas » Colombia

Entrevista a Alexander Montero

"La opción militar es más simbólica que real, el pueblo palestino está en una encrucijada"

Colombia | 20 de agosto de 2014

imprimir

Alexander Montero es asesor político de la representación diplomática palestina en Colombia. En diálogo con Colombia Informa analizó las opciones que tiene el pueblo palestino para resistir la ofensiva israelí. "El balance de la opción diplomática es negativo, la negociación ha sido sinónimo de más ocupación", afirma.

Colombia Informa: ¿Cuántas comunidades palestinas han sido expulsadas de sus tierras desde 1948 y cuáles han sido sus condiciones de vida en los campos de refugiados?

Alexander Montero: Desde 1948 han sido destruidas 531 localidades palestinas; y eso, ha generado al día de hoy 5 millones de personas desplazadas en el mismo territorio y los refugiados en todo el mundo, en una diáspora que ha tenido dos grandes momentos: La expulsión de 1948 y la de 1967, acompañadas de flujos poblacionales más pequeños, cada uno de los cuales ha imprimido rasgos bien diferenciados en las comunidades palestinas que se encuentran alrededor del mundo. La generación del 48 llega como refugiada a países como Jordania, Egipto, Líbano, Siria e incluso llegaron hasta Irak, pero sobre todo a Líbano y Jordania. En Jordania es tal el poder que alcanzaron los palestinos, por el volumen de personas refugiadas, que ocasionó que el Rey Hussein expulse a los palestinos refugiados en un episodio que se recordará como “Septiembre Negro”. Mientras que en el Líbano se evidenciaba la diferencia entre el libanés musulmán sunita, el libanés musulmán chiita y el libanés cristiano maronita, el palestino llegó a una sociedad muy fragmentada y sobre todo la sociedad cristiana maronita, vio en los palestinos un factor de desbalance religioso a favor de los musulmanes, sin reconocer que muchos de ellos eran palestinos católicos. Los campamentos de refugiados en el Líbano implicaron para los palestinos muchísimas restricciones en derechos civiles, políticos y económicos, lo que implicó que los refugiados palestinos en el Líbano sufrieran unas condiciones que nunca pudieron superar. Un caso límite de esta negación de derechos fueron las masacres de Sabra y Chatila, dos campamentos de refugiados palestinos en el Líbano en los que se registraron violentos episodios en el año 1982. En un hecho no aclarado hasta el día de hoy, las milicias falangistas cristianas libanesas con la cooperación del Ejército Israelí masacraron a los refugiados palestinos de Sabra y Chatila situados en Beirut Occidental. Según una Comisión Interna Israelí, la Comisión Kahan, las fuerzas de defensa de Israel apostadas en el Líbano estuvieron muy relacionadas con los hechos al no evitar las matanzas. Esta masacre mereció la calificación de acto de genocidio por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas a través de su resolución 37/123.

C. I.: ¿Qué organicidad tienen las comunidades palestinas refugiadas en el mundo, en relación con la reivindicación del derecho al retorno?

A. M.: Hay diferencias. Por ejemplo, en Chile los refugiados o palestinos en la diáspora son muy organizados. Estamos hablando de cerca de medio millón de palestinos, quizá un poco más, que mantienen una identidad política muy fuerte, que tienen partidos políticos, que tienen poder económico, que presionan las decisiones políticas de Chile, como pasó ahora con el tema del embajador chileno en Israel. Ellos son muy organizados y han mantenido muy bien su identidad. Aquí en Colombia es diferente, muchos de los palestinos que llegaron a nuestro país son católicos y se fundieron con la sociedad colombiana en virtud de la religión. El tema del retorno aquí en Colombia, quizá por su falta de unidad e identidad política no es tan fuerte, con los palestinos musulmanes la inserción social no fue tan fácil. Sin embargo, el hecho de querer asimilarse a la sociedad colombiana hace que dejen de lado un poco el elemento político y se inserten en la sociedad económica a través de los negocios. Los palestinos refugiados en Europa, reivindican un derecho al retorno discrecional, es decir, como la posibilidad de ir a Palestina en el momento que deseen. No se plantean un retorno permanente porque no van a cambiar las condiciones de vida de las cuales gozan en los diferentes países europeos, por volver a un lugar que no tiene infraestructura básica, que es un país que apenas se está construyendo, con carencias enormes y un vecino hostil.

C.I.: El representante de Bolivia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Sacha Llorenti, puso en entredicho los alcances y naturaleza de la comunidad internacional encarnada en la ONU cuando afirmó que la vía diplomática sólo le ha dado más tiempo a Israel para continuar la agresión militar contra Gaza. ¿Cuáles son los caminos a transitar en un escenario tan complejo como éste, cuando Israel acaba de incumplir un alto al fuego humanitario?

A. M.: Es muy difícil dar una respuesta a esta cuestión. La resistencia palestina empezó con una lógica político-militar. Fueron los últimos años de los 60, todos los 70 y principios de los 80 cuando se le dio visibilidad y reconocimiento como interlocutor válido a la Organización Para la Liberación de Palestina -OLP-, pero recién después de la primera intifada se abrió el camino para la década de negociaciones que fue en los años 90. Era la primera vez que se iba a negociar con Israel, se esperaba mucho de esas negociaciones y entonces la OLP cambia su estrategia de resistencia y prácticamente manda al olvido o va relegando a un segundo plano el componente militar. Había muchísimas expectativas en estas negociaciones que se concentran en una resistencia de tipo político y diplomático. En ese contexto aparece Hamás. Cuando iniciaron las negociaciones la ocupación se profundiza, se incrementan los procesos de colonización en territorio palestino y la dilación permanente de Israel en los procesos de negociación. Entonces, si uno hace el balance de la opción diplomática es un balance negativo. En 20 o 25 años intentando negociar, Israel no ha retrocedido ni un solo centímetro en los territorios ocupados, la negociación ha sido casi que sinónimo de más ocupación. ¿Qué hacer? Si la opción político - diplomática no ha funcionado hasta el momento, ¿la salida es la opción militar? Ahí es cuando Hamás empieza a ganar más legitimidad, más credibilidad y más poder dentro de Cisjordania y Gaza. El problema es que esa opción es creíble dentro de algunos sectores en Cisjordania y Gaza, pero que ese esfuerzo militar lleve a algo es discutible. Esa opción militar en el fondo es más simbólica que real, no hay posibilidad de dañar seriamente a Israel, significa más bien un posicionamiento político, no se están logrando ventajas militares ni económicas. El pueblo palestino está entonces en una encrucijada: si va por la vía diplomática y política, Israel sigue dilatando y ocupando territorios; o si va por la opción militar, con la que no hay con qué.

C. I.: Uno de los argumentos que ha esgrimido Israel para justificar la última ofensiva en Gaza es la necesidad de desmantelar la estructura militar de Hamás, invocando el derecho de defensa ¿Tiene Hamás el poder de daño que Israel pretende endilgarle?

A. M.: Hay un mito muy extendido en los medios de comunicación, y es que Hamás o cualquier otra facción quiere destruir a Israel. Pero para que eso suceda tendría que adelantarse una ofensiva que tenga en cuenta varios componentes. Primero, se tendría que destruir a la potencia militar más importante en todo el Oriente Medio, cosa bastante problemática dada la capacidad de fuego de Hamás; segundo, Israel tiene poder nuclear; tercero, Israel recibe una ayuda militar muy importante de Estados Unidos y puede disponer del arsenal militar estadounidense depositado en su territorio, porque para destruir a Israel, se tendría que destruir a Estados Unidos paralelamente. Queda una última esperanza en la comunidad internacional, pero la comunidad internacional está secuestrada. Europa occidental no se va a pronunciar, porque Israel utiliza el argumento del holocausto, es una deuda eterna con Israel, como Alemania por ejemplo. Francia fue en buena medida cuna del antisemitismo desde el siglo XIX, España en el franquismo se alía con Alemania; por tanto, está moralmente impedida. Y Gran Bretaña tiene una banca en buena medida comandada por los judíos. El lobby israelí tiene cooptado a Estados Unidos así que tampoco se va a mover. Y Estados Unidos lo afirma categóricamente, Israel es el único aliado que tiene en Medio Oriente. Rusia y China están impedidos moralmente para hablar de derechos humanos en la ONU.

Mas información: Agencia Colombia Informa

Categorías:

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS