Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Internacional

Por Abdus Sattar Ghazali

La política del Premio Nobel de la Paz

Internacional | 9 de mayo de 2018

imprimir
JPEG - 33.1 KB
El miembro del comité Thorbjørn Jagland dice que nadie recibirá la codiciada medalla del Premio Nobel de la Paz este año si Donald Trump es el único nominado. (Imagen de ethicsalarms.com)

El miembro del comité Thorbjørn Jagland dice que nadie recibirá la codiciada medalla del Premio Nobel de la Paz este año si Donald Trump es el único nominado. (Imagen de ethicsalarms.com)

Por Abdus Sattar Ghazali

Un grupo de 18 legisladores republicanos liderados por el representante Luke Messer de Indiana, nominaron formalmente al presidente Donald Trump para el Premio Nobel de la Paz 2019 por su trabajo hacia la paz en la Península Coreana.

La carta de nominación establece que el presidente Trump ha trabajado “incansablemente para aplicar la máxima presión a Corea del Norte para poner fin a sus programas de armas ilícitas y llevar la paz a la región”.

“Su administración unió con éxito a la comunidad internacional, incluida China, para imponer uno de los regímenes de sanciones internacionales más exitosos de la historia”, dice la carta. “Las sanciones han diezmado la economía de Corea del Norte y se les ha acreditado en gran medida por llevar a Corea del Norte a la mesa de negociaciones”.

“Aunque Corea del Norte ha evadido las demandas de la comunidad internacional para que cese su agresión durante décadas, la paz del presidente Trump a través de políticas de fuerza está funcionando y trayendo paz a la península de Corea”, dice la carta. “No podemos pensar en nadie más merecedor del reconocimiento del Comité en 2019 que el presidente Trump por su incansable trabajo para traer la paz a nuestro mundo”.

“El enfoque de la paz a través de la fuerza hacia la seguridad nacional está dando resultados, no solo en Corea del Norte”, dijo Messer. “ISIS está huyendo y creo que el mundo está despertando al hecho de que hay un nuevo sheriff en la ciudad y el líder más importante del mundo hoy es Donald Trump”.

El senador Lindsey Graham, RS.C., también ofreció su posible apoyo para un ‘Trump’ premio Nobel el domingo, diciendo en “Sunday Morning Futures” de Fox News que, si las cosas funcionan, Trump merece el premio.

“El presidente Trump, si puede llevarnos a terminar la guerra de Corea después de 70 años y conseguir que Corea del Norte renuncie a su programa nuclear de manera verificable merece el Premio Nobel de la Paz y aún más”, dijo Graham.

Esta es la segunda vez que Trump es nominado para el Premio Nobel de la Paz. En febrero de 2016, la agencia de noticias francesa citó a Kristian Berg Harpviken, director del Peace Research Institute de Oslo, diciendo que el comité del premio Nobel recibió una carta nominando a Trump por su “paz vigorosa a través de la ideología de la fuerza, utilizada como arma de disuasión contra el islam radical, ISIS, Irán nuclear y China comunista”.

No es sorprendente que el Premio Nobel de la Paz siempre haya sido una herramienta política utilizada por Occidente para promover sus objetivos políticos. El Premio Nobel de la Paz, en la mayoría de los casos, levantó las cejas y creó controversias. La política del Premio Nobel de la Paz ha sido descrita como trágica, escandalosa y, a veces, embarazosa. Si bien se pretende reconocer a aquellos cuyo trabajo ha beneficiado o contribuido enormemente al avance y la unidad de la humanidad, el Premio Nobel de la Paz a veces ha sido otorgado a personas con pasados violentos o que han sido expuestos por mentir en el “llamado” trabajo fáctico que les ganó el premio. En los últimos años, el comité del premio Nobel ha tomado una decisión controversial sobre los que han recibido el premio de la paz.

Aquí hay algunos premios polémicos:

En 2010, el comité noruego otorgó el Premio Nobel de la Paz al disidente chino y preso político Lu Xiaobo. El gobierno chino enfurecido rompió los lazos políticos y económicos con Noruega. Noruega solo pudo restablecer las relaciones en 2014, cuando el gobierno se negó a reunirse con el Dalai Lama que estaba visitando el país.

El presidente Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz en 2009, apenas nueve meses después de asumir el cargo. Gran parte de la sorpresa surgió del hecho de que las nominaciones para el premio vencían el 1 de febrero de 2009, solo 12 días después de que Obama asumió el cargo.

El exvicepresidente Al Gore ganó el Premio de la Paz en 2007 por crear un documental para popularizar las opiniones ecologistas. Este premio no tenía nada que ver con el establecimiento o la búsqueda de la paz, una vez más era un intento de promover un punto de vista ajeno a la paz.

El Dalai Lama ganó en 1989 por ser un exiliado tibetano, lo cual no tiene nada que ver con tratar de establecer la paz. Una vez más, vemos el mismo patrón: el premio de la paz fue dado como un signo de amistad, no como un reconocimiento del trabajo real por parte del receptor para promover la paz.

En 1973, Henry Kissinger recibió el Premio de la Paz con el líder norvietnamita Le Duc Tho. Le Duc Tho rechazó el premio, otorgado por el trabajo de paz de la pareja en Vietnam del Sur, porque sintió que aún no se había logrado la paz en el área. Kissinger, el Secretario de Estado del presidente Nixon, aceptó el premio, pero muchos consideraron que nunca se le debería haber ofrecido en primer lugar. Hubo dos razones para esta controversia: Kissinger fue acusado de crímenes de guerra por su ayuda en el bombardeo secreto americano de Camboya de 1969 a 1975, así como por ayudar a contribuir con armas a los dictadores sudamericanos que masacrarían a miles de personas durante la campaña terrorista Operación Cóndor. Dos miembros del Comité Noruego del Nobel renunciaron para protestar por la victoria de Kissinger.

En 1945, el Secretario de Estado Cordell Hull recibió un premio de la paz por su destacado papel en la creación de las Naciones Unidas, sus esfuerzos de paz y sus acuerdos comerciales. Pero muchos sentían que no merecía el premio porque su insensible posición antiinmigrante solo unos años antes significó que a casi 1.000 refugiados judíos se les negaría el asilo. En 1939, el SS St. Louis intentó llevar a 950 refugiados judíos de Hamburgo a América para evitar el inminente Holocausto. Aunque el presidente Franklin D. Roosevelt parecía estar a favor de esta acción, fue en gran parte debido al consejo de Cordell Hull y la oposición de los Demócratas del Sur, que el barco fue rechazado y obligado a regresar a Alemania, donde muchos de los refugiados sufrieron tortura y muerte a manos de los nazis de Hitler.

El ganador del Premio Nobel de la Paz de 1918 fue Fritz Haber, premiado por sus importantes descubrimientos en química, específicamente por su descubrimiento de un método para sintetizar amoníaco a partir de sus elementos, algo que se buscó durante más de 100 años antes de la solución de Haber. La controversia que rodea la victoria de Haber yace en su pasado. Haber era el director del Instituto de Química Física cuando fabricaba cloro gaseoso venenoso. Además de ayudar en el desarrollo del veneno, que acabaría con la vida de más de 1,3 millones de personas en la Primera Guerra Mundial, Haber presionó con vehemencia para que se usara.

Es revelador que el proceso para las nominaciones y selecciones del Premio Nobel sea secreto y lo haya sido desde el inicio del premio en 1901. Los nombres de los nominados y cualquier información sobre cómo fueron seleccionados los ganadores no pueden revelarse durante 50 años.

El Comité Nobel también ha sido acusado de no elegir ningún ganador en 1948, cuando Mahatma Gandhi hubiera sido la opción ideal. Gandhi, líder de la pacífica lucha por la independencia de India, había muerto ese año. Fue nominado cinco veces para el premio de la paz.

Otro premio controversial

Otro premio controversial fue para una adolescente paquistaní, Malala Yousafzai, en octubre de 2014. Obtuvo el premio con un activista indio por los derechos de los niños, Kailash Satyarthi, de 60 años.

A la edad de solo 17 años, Malala fue la ganadora más joven del premio. La adolescente recibió disparos en la cabeza por parte de los militantes en octubre de 2012 cuando se dirigía a su casa desde la escuela.

Muchos paquistaníes se mostraron escépticos sobre el rápido ascenso a la fama de Malala impulsado por los medios occidentales y las organizaciones e instituciones internacionales controladas por Occidente.

Liaqat Baloch, líder del Jamaat-e-Islami, un importante partido político, dijo: “Malala es una estudiante pakistaní y está recibiendo mucho apoyo y mecenazgo en el extranjero. En la superficie, esto no es algo malo, y lo celebramos, y no hay objeción al premio, pero el ataque a Malala y su apoyo en el oeste crea muchas sospechas. Hay muchas chicas en Pakistán que han sido martirizadas en ataques terroristas, mujeres que han enviudado, pero nadie les da un premio. Entonces estas actividades listas para usar son sospechosas”.

La BBC citó a Tariq Khattack, editor del Pakistan Observer, que condenó el premio y a Malala: “Es una chica normal e inútil. Nada en ella es especial en absoluto. Está vendiendo lo que el oeste comprará”.

No es de extrañar que los medios de comunicación chinos también hayan expresado escepticismo sobre la elección de la adolescente pakistaní para el premio diciendo que se utilizó para retratar positivamente la intervención de Estados Unidos en Pakistán y Afganistán.

Zhao Gancheng, director del Centro de Estudios de Asia y el Pacífico del Instituto de Estudios Internacionales de Shanghái, dijo a Global Times: “Occidente está utilizando la historia de Malala para publicitar el lado positivo de su esfuerzo de presencia militar en (Afganistán) y otros países, como la mejora de las posibilidades de que las mujeres reciban educación, así como su participación política. Mientras tanto, están minimizando el lado oscuro de la misma, como más conflictos y muertes masivas de civiles”.

Puede recordarse que Malala Yusufzai salió a la luz cuando la perfilaron en el documental de 32 minutos de Adam B Ellick, Class Dismissed, producido por el New York Times en 2009. Malala tenía solo 11 años cuando se hizo este documental. En el documental ella actúa madura más allá de sus años. El documental, que se puede ver en el sitio web del New York Times y en YouTube, muestra que ella y su padre y madre se reúnen con el difunto Richard Holbrooke, el representante especial del presidente Obama en Afganistán y Pakistán. El documental indica que Malala jugó un papel vital en la operación militar antitalibán en Swat.

Hay decenas de niños extraordinarios paquistaníes que bloguean en línea, escriben diarios en publicaciones y aparecen en la televisión; sin embargo, Malala fue aparentemente seleccionada por ONG occidentales para convertirse en un ícono contra los talibanes. Como era de esperar, fue invitada de manera rutinaria por una variedad de altos funcionarios gubernamentales, militares y diplomáticos, especialmente los EE. UU., como lo indica el documental de Nueva York de 2009.

Su padre, Ziauddin Yusufzai, fue el portavoz del Swat Qaumi Jirga, que ayudó al ejército mercenario pakistaní en su operación Swat lanzada en enero de 2009 que desplazó a 2,2 millones de personas.

Internet y Facebook estaban llenos de historias de que McKinsey & Co, Inc., la empresa de consultoría de gestión globalista estaba detrás del proyecto Malala. Como era de esperar, desde octubre de 2012, Malala recibió 34 premios y galardones a nivel local y mundial, según su biografía en Wikipedia.


Abdus Sattar Ghazali es el Editor Jefe de la Revista de América ( www.journalofamerica.net ). Él es el autor de Islam y los musulmanes en el siglo XXI. Correo electrónico: asghazali2011@gmail.com

Traducido del inglés por Alejandra Llano


Fuente: https://www.pressenza.com/es/2018/05/la-politica-del-premio-nobel-de-la-paz/

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS