Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Colombia

La política internacional de Colombia la dicta el Comando Sur

Colombia | 8 de marzo de 2010

imprimir

Los derechos humanos y la justicia social son los referentes de lucha de Lilia Solano, ella es una filósofa y politóloga colombiana, directora del Proyecto Justicia y Vida. Junto a Piedad Córdoba han promovido el acuerdo humanitario entre la guerrilla y el Estado. Mariátegui. La revista de las ideas conversó con ella después del acto de cierre de campaña de su candidatura al Senado por el Polo Democrático Alternativo (PDA), donde esperan tener una numerosa bancada de corte social para enfrentar al próximo gobierno de derecha.

- ¿Cuál es tu análisis sobre el fallo de la Corte Constitucional de rechazar la propuesta para convocar a un plebiscito para la tercera postulación de Alvaro Uribe a la Presidencia de la República?

- Lo que hizo la Corte Constitucional fue ratificar algo que venimos documentando y diciendo hace muchos años, abiertamente se ha conocido el compromiso que ha tenido el presidente Uribe con las mafias del narcotráfico y el paramilitarismo, el acuerdo que ellos hicieron para poder llevarlo a él a la presidencia. Y ese poder es tan grande en este país que controla el poder económico, el poder político, el poder militar lógicamente y tiene a su servicio los medios de comunicación, no es cualquier cosa. Entonces la Corte estudió en particular lo que significó la recolección de las firmas que avalaban la petición del referendum para la segunda reeleción de Uribe, vio todos los vicios de fondo que esto tenía y los contenidos por los cuales era inconstitucional que el presidente pasara un referendum para que se aprobara su segunda reelección.

Como te dije al principio, es que más allá de los vicios de forma lo que hay detrás de esto es la afirmación de algo que especialmente, educadores, estudiantes, movimientos sociales han documentado y por eso han sido perseguidos. Es que es inaceptable que se reeligiera a un presidente que tiene comprobados vínculos con paramilitares y narcotraficantes. Es un triunfo de lo que podríamos decir la sociedad civil de abajo, la sociedad civil que no aceptó desde el principio y se opuso a una primera reelección del presidente, por razones precisamente de que al elegir a un líder político como él, que claramente violaba la Constitución. Y por otro lado, se dedicó el presidente Uribe a recortar la democracia mediante la mal llamada política de Seguridad Democrática que lo que hizo fue precisamente terminar persiguiendo a todos aquellos que pensaran críticamente a aquellos que se opusieran por ejemplo a que se le entregara al gran capital los recursos naturales, de que se le diera las garantías a las transnacionales para el tratado de libre comercio.

Todo esto fue durante estos ocho años de gobierno, motivo para que pusieran a muchos líderes en la cárcel, se incrementó el desplazamiento forzado, crecieron las masacres del ejército que aquí se llaman los falsos positivos, eran los muchachos que recogían en los barrios pobres, los asesinaban, los vestían con uniformes y decían que eran los cadáveres de los guerrilleros muertos en combate. A esto se sumó una política que incrementó el desempleo, la marginalidad, la pobreza, la indigencia en todo el país. El presidente Uribe sale con un balance social totalmente en contra, en cambio las ganancias del sector financiero son millonarias, las transnacionales aún dandole respaldo, mejor dicho fue un gobierno que le sirvió a las mafias y a los ricos.

Los pobres en Colombia representan casi el 60 o 70% de la población, tenemos a 4 millones de personas desplazadas internas a las que se les ha arrebatado la tierra y que deambulan de un lugar a otro. Tenemos alrededor de 5 millones de personas que han huído del país y se encuentran exiliadas o refugiadas. En Venezuela hay 2 millones y medio de colombianos, en Ecuador otro tanto y en el resto del mundo colombianos que han tenido precisamente que irse por razones de la pobreza y de la persecución política. Si sumas la imagen de Colombia de un país en desarrollo y toda esa propaganda que da el sector financiero sobre Colombia es en realidad una falsedad, porque la gran mayoría de la población vive en la pobreza.

- A pesar de este triunfo para la sociedad civil con el fallo de la Corte Constitucional, sin embargo siguen en carrera uribistas como Juan Manuel Santos, quien es uno de los políticos más obsecuentes con los EE.UU. y el aspirante del oficialismo para ocupar el lugar de Alvaro Uribe en la presidencia de Colombia...

- Así es, aquí el establecimiento y quienes han ostentado el poder político tienen otros candidatos para reemplazar al presidente Uribe. Y los EE.UU. que aquí decide por los candidatos presidenciales tienen también un candidato que es Juan Manuel Santos, el que ha sido el "Ministro de la Guerra", él es un hombre comprometido con la guerra con la salida militar, alguien que le da las garantías al gran capital y a los militares, que no le da las garantías al resto de la población. Además hay otra serie de candidatos que dicen elíjanme a mí porque yo soy el del presidente.

Nosotros tenemos la gran preocupación obviamente que transformaciones en los países toman mucho tiempo y en Colombia se ha demostrado que pueden pasar décadas sin que hayan transfomaciones a nivel político pero vamos a hacer un gran esfuerzo, yo formo parte del Polo Democrático Alternativo (PDA) que es una coalición de las fuerzas de izquierda, tenemos un candidato presidencial y esperamos que en la medida de lo posible podamos posicionarlo muy bien.

Aunque en Colombia lamentablemente cada presidente que se elije es peor que el que le antecedió, entonces tenemos un poco de pesimismo en cuanto a quien va a reemplazar al presidente Uribe. Pero lo cierto es que la gente por ahora está celebrando, está muy contenta porque la Corte le ha negado el referendum de reelección y esperamos que toda esta base social con conciencia no vaya a permitir que se elija a una persona que duplique esta política tan regresiva que impulsó el presidente Uribe.

- Los encarcelamientos de William Díaz Ramírez y de Miguel Angel Beltrán ¿Son el reflejo de como el gobierno de Alvaro Uribe criminaliza las ideas?

- Sí, esto es parte de los resultados de la política de Seguridad Democrática, esta política recortó no sólo los derechos humanos sino las libertades, pero como ya te lo había mencionado hay un fenómeno que se llaman aquí los falsos positivos, que es un mal nombre porque esos no son falsos positivos sino precisamente son masacres estatales cometidas por el ejército. Cuando no logran desaparecerlos o las personas tienen un mejor perfil, en vez de matarlos los meten a la cárcel, a esto nosotros le llamamos los falsos positivos jurídicos, porque entonces le montan que es guerrillero -y ahora no se llama guerrillero sino terrorista- y le hacen todo un proceso que termina con la persona en la cárcel. Es el caso del maestro Miguel Angel Beltrán que estaba haciendo estudios post doctorales en México que fue detenido, torturado y deportado a Colombia, le han quitado absolutamente todos los derechos y ahora está en una cárcel de Alta Seguridad junto a narcotraficantes y paramilitares cuando la tarea del maestro era ser profesor de sociología en la Universidad Nacional.

Y por otro lado tenemos al maestro William Javier Díaz Ramírez al cual sólo se le ha hecho una audiencia después de quince meses de prisión e igualmente con un montaje, el maestro que dictaba las cátedras de pensamiento crítico hoy está en la cárcel de Picota, señalado como terrorista, lo que pasa es que él no ha perdido sus derechos porque no está condenado. Por eso hicimos el esfuerzo de presentar su nombre como candidato a la Cámara para sentar un precedente, porque él en vez de estar en la cárcel debería estar en la universidad dictando cátedra o legislando porque está preparado para eso. Entonces lo que tenemos que hacer es rescatar, denunciar y demostrar que esta es una política que criminaliza el pensamiento crítico, que prohibe la voz diferente, que aplasta la oposición política y que eso es lo que tenemos en Colombia, lo hemos tenido por décadas pero este gobierno lo hizo política estatal. Legalizó lo que antes se negaba, la tortura y el encarcelamiento de maestros.

Uribe tenía dos propuestas bandera, la militar lo de la política de Seguridad Democrática y la de los tratados de libre comercio y con esas dos banderas recicibió -sobre todo- apoyo internacional y a pesar de las pruebas que presentamos de su compromiso con el narcotráfico y el paramilitarismo pues logró gobernar por ocho años para esos sectores.

- ¿Qué objetivo tiene el tema de los falsos positivos?

- Lo de los falsos positivos es un nombre reciente, es la misma estrategia de antes cuando el ejército retuvo y desapareció a miles de personas, hay un registro de más de 30 mil personas que a lo largo de estas últimas tres décadas fueron detenidas y desaparecidas. Las familias de las que tenemos registrados se aterrorizan de denunciar, porque si denuncian son perseguidas, entonces estos son registrados y en la mayoría de los casos tanto la fuerza pública como el ejército son los que están involucrados en la detención. Lo que pasa ahora fue que se le puso ese nombre, porque cuando el ejército le da de baja a guerrilleros entonces le llama los positivos, o sea a todos los que mata les llama positivos y como estos no eran ningunos guerrilleros sino que eran muchachos pobres de los barrios marginales de varias ciudades del país, entonces se les llamó falsos, pero yo he insistido en que el nombre correcto sería masacre estatal porque ningún muerto es un positivo ni ese cadáver es un falso.

Esto se hizo de la siguiente forma, se fue a los barrios se reclutó con engaños a los muchachos pobres a los cuales se les ha negado la presencia estatal de que tengan acceso a la educación, al empleo a la salud, esos miles de muchachos que quedan como llaman ahora población sobrante. Por tanto el ejército los recluta con engaños les ofrece un empleo y luego los lleva a diferentes ciudades donde los mata, los uniforma de guerrilleros y los presenta como dados de baja en combate. Como te digo antes se llamaban detenidos-desaparecidos y hoy le pusieron ese nombre, creo para renovar las cifras porque en el tema de los falsos positivos hay más de cinco mil denuncias y muy pocos procesados y condenados por los asesinatos. A pesar de las pruebas que hay de que fueron las fuerzas armadas las responsables de estos asesinatos.

- ¿Cómo si fuera para demostrar que el uribismo está ganando la guerra?

- Sí exacto, porque la política de Seguridad Democrática que es la bandera del presidente Uribe decía que los éxitos eran contundentes, que se estaba acabando con la insurgencia, entonces te presentaban todos estos resultados región por región decían que en cada combate habían y hoy se ha descubierto que lo que hay precisamente es que estos muchachos fueron asesinados, todos a sangre fría, vestidos con uniforme de guerrilleros apenas los mataban. Hay casos perversos por ejemplo el de muchachos discapacitados -que como eran pobres el ejército pensaba que nadie iba a reclamar por ellos- a uno de 17 años que reclutaron, lo uniformaron y posteriormente le pusieron un arma en la mano derecha cuando él era zurdo. Todas estas cosas fueron las que hicieron que las madres de estos muchachos que eran muy pobres tuvieran una enorme fuerza moral, para que sus hijos no fueran presentados al país como unos terroristas sino para que demostrar la verdad, de que ellos habían sido víctimas de la política estatal del asesinato legalizado para ser presentados como dados de baja en el conflicto.

-  ¿Se puede decir que el acuerdo para instalar las siete bases militares norteamericanas es el mayor logro de la política guerrerista de Uribe?

- Lo que ha ocurrido aquí es que la política internacional de Colombia la dicta el Comando Sur de los EE.UU, realmente no hay una política exterior de nuestro país en relación con los EE.UU, sino es precisamente toda la agenda militar impuesta. Entonces llevamos años y años de inversión de Plan Colombia que fue un acuerdo que supuestamente era para el desarrollo de Colombia y terminó siendo un plan de guerra, millones y millones de dólares en armamento, en asesoría militar que preparó el terreno para la instalación de las bases militares en Colombia. Nosotros pensamos que lo último que necesitaba nuestro país era la instalación de bases militares norteamericanas, que EE.UU. ha dicho que es un acuerdo para usar toda la infraestructura militar que ya existe, las bases que ellos mismos han botado para que sirvan ahora a los intereses norteamericanos.

Obviamente no es un logro de Alvaro Uribe sino una exigencia que hizo los EE.UU. al gobierno de Uribe para seguirle girando el cheque de apoyo a sabiendas que era un presidente comprometido con la mafia. Entonces el presidente Uribe le entregaba a los EE.UU. todo lo que ellos exigieran y las bases militares eran un paso más en esta agenda de usar Colombia para controlar la región. Porque tenemos fronteras con países que
ellos quieren controlar como Venezuela, Ecuador, Brasil y las bases militares están muy estratégicamente instaladas de tal forma que no hay duda que podrán ser usadas para desestabilizar a los países vecinos o para atacarlos si es necesario.

Ellos dicen que son bases usadas para combatir el narcotráfico, lo cual no es cierto porque estos años del Plan Colombia lo que han hecho es fortalecer el narcotráfico y si tu miras la ubicación de las bases están en zonas estratégica como las fronteras por ejemplo. Una base militar no se usa para la democracia, el desarrollo o la justicia, sino precisamente para la agenda militar, entonces son inconstitucionales porque la aprobación de la instalación de las bases no fue consultada en el Congreso de la República. Esperamos que así como no se reeligió al presidente Uribe, logremos comenzar una dura batalla para el desmonte de esas base militares.

- Pasando a tu candidatura ¿Qué significa tu propuesta sobre la base ética del concepto ubuntu que dice: "Yo soy si tú eres" y como lo relacionas con Colombia?

- Ah sí, esta es una frase prestada de la tradición africana que dice: "Yo soy si tú eres", esto apunta al tema del bien común. En Colombia se gobierna y se legisla para sectores de círculos muy cerrados, para privilegiar a los que ya tienen el control del país, se gobierna y se legisla para el sector financiero. Y lo que tenemos es la necesidad de la transformación de tal forma que se gobierne para el bienestar de todas y todos. Yo soy si tú eres significa si yo no estoy bien tú tampoco, porque estamos en un mundo globalizado, íntimamente conectados de tal forma que lo que pasa en un lado del planeta puede afectar lo que pasa en el otro extremo. Entonces quisimos ejemplificar con esta sabiduría africana la necesidad de recordar que no somos seres solitarios sino que queremos transformar la estructura para que en realidad haya bienestar para todos y todas y no sólo para los privilegiados.

- Tu eslogan de la campaña al senado es: "La vida digna es posible", entonces cuéntanos sobre tus principales propuestas como el acuerdo humanitario, desmontar la criminalidad estatal y las otras...

- Esto es como yo he dicho, una propuesta muy sencilla si hubiera democracia no habría necesidad de que el lema de una campaña fuera "La vida digna es posible", porque sería una redundancia. La democracia debe dar precisamente en el contexto de un Estado social de derecho para que obviamente la vida digna este garantizada, pero en Colombia no tenemos eso. En Colombia tenemos un Estado totalitario que persigue al ciudadano, que beneficia a una clase pudiente, que persigue al pensamiento crítico, que extermina a los movimientos sociales. Por eso aparecen mis propuestas como: Es posible el acuerdo humanitario porque necesitamos la paz ¿Cómo va a haber transformaciones con guerra? Si hubiera una paz sostenida, de largo plazo, pues podríamos sentarnos, dialogar y terminar los conflictos por la vía negociada y no por la vía del exterminio como se ha hecho tradicionalmente en Colombia y hemos dicho si el Estado no se compromete, no participa de la criminalidad ni le dan las garantías al sector financiero para que también sea un sector criminal, entonces es posible que haya vida digna, que haya Estado social de derecho.

Y acompañamos esta propuesta de las exigencias de que sean respetados los derechos fundamentales tal y como se consagran en la la Constitución, que se den las garantías para las libertades. Una cosa muy importante, nosotros en Colombia tenemos una economía de guerra, política de guerra y necesitamos como es una de las propuestas de la campaña, desmontar esa economía de guerra, que haya una economía para la vida, una economía que sustente las transformaciones estructurales que urgentemente necesita el país y no el mismo modelo que se le impuso a toda América Latina, el modelo económico neoliberal, el modelo del libre comercio, el modelo de acumulación del gran capital. Si no están dadas esas garantías para las transformaciones estructurales, entonces lo que tenemos es lo que hay aquí, guerra contra la gente, guerra contra los trabajadores, los estudiantes, los maestros. Y, las garantías de una economía que de trabajo con ingreso digno es una de las cosas más urgentes que queremos en el país.

El último punto que lo hicimos como un eslogan: "Hay que salvar los pueblos en vez de salvar los bancos", tiene que ver precisamente con la agenda a nivel mundial que se presentó cuando se cayeron las bolsas de valores, la gente no sabía que era eso, pero todos los días estaban pendientes si la bolsa de Nueva York o de Tokio se iban a caer o no. Y lo que hicieron los gobiernos fue salir a salvar el sector financiero, salvar a los bancos, usar los recursos del Estado en vez de pensar en la gente que estaba perdiendo su vivienda a manos de la usura bancaria y de ahí vino este lema.

Nosotros estamos proponiendo un proyecto de ley que se llama: "La protección al deudor hipotecario" en Colombia diariamente hay cientos de personas que son desalojadas de sus viviendas, porque los bancos les dicen usted sólo pagó el interes pero no pago el préstamo y los dejan en la calle. Eso tiene que transformarse, de lo contrario lo que habrá es una profundización de la crisis que ya tenemos, mientras que Colombia camina hacia un abismo, en una guerra que es fundamentalmente contra la gente a la cual se le impone la pobreza, que no haya inversión en educación, en salud, ni en los servicios públicos ni en empleo y la gente no aguanta por largo plazo este tipo de imposiciones.

Entonces llega un momento en que las transformaciones no se dejan esperar y ojalá este sea el momento que Colombia pueda vivir ahora.

Fuente: Revsita Mariátegui http://mariategui.blogspot.com/

Categorías: -

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2014
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS