Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Venezuela

Amnesia Criminal

Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional: La Ley del auto perdón

Venezuela | 7 de abril de 2016

imprimir

“Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional” es el nombre que recibe el instrumento jurídico aprobado por la actual Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela; mayoritariamente opositora a la Revolución Bolivariana. Una Ley que busca dejar en libertad plena a actores políticos que han cometido crímenes que van desde asesinatos hasta conspiración para derrocar al Presidente venezolano, pero que no hace un llamado sincero de reconciliación entre venezolanas y venezolanos.

El engaño: Venezuela libre de colas

Venezuela atraviesa por una situación económica propia de las complegidades de la devacle de los precios del petróleo y de basar su estabilidad en la renta petrolera. Esta realidad recrudece producto de una guerra de baja intensidad que en su frente económico, articula a empresas pertenecientes al sector privado con factores corruptos del estado venezolano, que han desarticulado las políticas públicas para avanzar hacia un nuevo modelo productivo y han facilitado canales para el desvío de divisas y el contrabando. Por enunciar algunos aspectos.

Esta circunstancia ha traído la proliferación de eternas filas (colas) de personas en los centros de abastecimiento de alimentos, tanto públicos como privados para la adquisición de productos de primera necesidad.

La derecha venezolana, ávida del poder desde hace un par de décadas, tomó como bandera en su campaña electoral para las elecciones de diputados realizadas el 6 de diciembre de 2015, la promesa de acabar con esas colas. Así obtuvo la mayoría en el seno del Parlamento. Así lograrían afianzar sus verdaderos planes.

Con la instalación de la nueva la Asamblea Nacional de mayoría opositora, quedaron claras tres cosas: la primera, no lucharían contra las colas, ni aportarían para salirle al paso a la problemática económica; la segunda, la intención plena de salir del gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro desde el hemiciclo o combinando todas las acciones posibles; y la tercera, se aprobaría en tiempo récord una Ley de Amnistía para otorgar la libertad y el perdón a aquellas personas que han participado activamente en situaciones que atentan contra la paz, la tranquilidad y los derechos humanos del pueblo venezolano.

Cabe destacar que no es la primera vez que en Venezuela se otorga una amnistía. La más reciente, fue decretada por el presidente Hugo Rafael Chávez Frías en el año 2007 por los hechos correspondientes al golpe de Estado en su contra en el año 2002, y el paro petrolero del mismo año. Pero, ¿qué trae entre manos la actual Ley de Amnistía?

Impunidad a como dé lugar

El 4 de febrero del presente año, la diputada del partido de extrema derecha Un Nuevo Tiempo y presidenta de la Comisión de Política Interior, Delsa Solórzano, presentó ante el pleno parlamentario, el Proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional.

Posteriormente, fue aprobado en primera discusión –primer paso para la aprobación de una Ley en el país- el 16 de febrero, y sancionado ya como Ley el pasado 29 de marzo, luego de un arduo debate que se prolongó por seis horas aproximadamente.

El planteamiento de este instrumento es, básicamente, refrendar los ataques políticos, económicos y sociales, de los cuales ha sido sometida la Revolución Bolivariana y el pueblo venezolano desde el primero de enero de 1999 hasta la entrada en vigencia de la Ley. Si la Ley entrara en vigencia el 31 diciembre de 2020, todos los crímenes cometidos, estipulados en el articulado, quedarían sin efecto.

Es decir, si usted cometió o comete los siguientes delitos, quedará libre:

“Intimidación pública; instigación a delinquir; violencia o resistencia a la autoridad; desobediencia a la autoridad; obstaculización de la vía pública; daños a la propiedad; incendio; fabricación, porte, detentación, suministro u ocultamiento de artefactos explosivos o incendiarios; ultraje a funcionario público; asociación para delinquir; agavillamiento; conspiración; traición a la patria; rebelión civil o militar; instigación a la rebelión civil o militar; insubordinación; faltas al decoro militar; ataque y ultraje al centinela; u otros hechos punibles conexos, difamación e injuria contra el Presidente de la República y funcionarios públicos, ” (Tomado textualmente de Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional)

Todos estos hechos quedarían impunes. Pero también habla de momentos históricos específicos en los que la derecha ha participado de manera manifiesta en hechos punibles, de los cuales se derivaron algunos responsables que están puestos tras las rejas: golpe de Estado y paro petrolero -que no haya, sido abarcados por la amnistía otorgada por el Presidente Chávez-; los derivados por el plan “La Salida” y las guarimbas del año 2014, que trajo consigo la terrible cifra de 43 asesinados y más de 800 heridos en todo el país, el atentado de la Plaza Altamira en el 2002 y muchísimos más. La lista es larga.

Otros delitos que quedarían perdonados son los derivados de las estafas inmobiliarias, robo de capitales en la banca privada, acaparamiento y especulación de productos de primera necesidad, financiamiento a actos terroristas, entre otros.

Siguiendo el camino de otras “Leyes del Olvido”

No es la primera vez que este tipo de instrumento legal es utilizado para la supuesta “paz y reconciliación” en situaciones de conflicto político y social en Latinoamérica.

En El Salvador fue promulgada la Ley de Amnistía para la Consolidación de la Paz, luego de la sangrienta guerra civil que tuvo lugar entre los años 1980 y 1992, donde grupos paramilitares denominados “escuadrones de la muerte” se enfrentaron al pueblo organizado, ocasionando la muerte de al menos 75 mil salvadoreños. Todos los participantes en estos actos terroristas quedaron libres gracias a esta Ley.

En Argentina, el gobierno Raúl Alfonsín decretó la Ley de Punto Final (1986) y Ley de Obediencia Debida (1987), leyes que establecieron la prescripción de los crímenes y la desapariciones -40 mil en total- forzosas cometidas durante la dictadura de Jorge Videla. Estas leyes fueron anuladas en el año 2003, durante el gobierno del presidente Néstor Kirchner.

También en Chile, se publicó un Decreto Ley de Amnistía (1978), en la que se perdonaron todos los crímenes cometidos durante la dictadura que Augusto Pinochet impuso desde el 11 de septiembre de 1973, fecha en que fue derrocado y asesinado el Presidente Salvador Allende.

Es la misma cartilla que se quiere imponer desde el Poder Legislativo venezolano.

#NoalaLeydeAmnesiaCriminal

Sectores revolucionarios han manifestado su rechazo ante una Ley que busca echarle tierra a los crímenes cometidos contra los gobiernos legítimamente electos por el pueblo, de los presidentes Hugo Rafael Chávez Frías y Nicolás Maduro Moros.

Por su parte, el presidente Maduro propuso realizar un verdadero proceso de consulta pública “para que el pueblo en todas sus organizaciones de derechos humanos, sus movimientos sociales, partidos políticos, instituciones de la república, me haga llegar su opinión de que debe hacer el jefe de Estado con la ley criminal de Amnistía que pretenden imponer como un golpe de Estado.”

Representantes del Comité de Víctimas de las Guarimbas, Asociación de Víctimas del 11 de Abril de 2002 (Asovic) y otras organizaciones, rechazan contundentemente la aprobación de un instrumento “que representa y es muestra de los sistemas dictatoriales, intolerantes y tiránicos. Es una Ley con la cual la derecha venezolana pretende imponer su dictadura para, en principio, amnistiar y perdonar a los victimarios”. Así lo manifestó Edgar Márquez, vocero de Asovic.

Es por ello que el próximo jueves 7 de abril de 2016, movimientos sociales, el Gran Polo Patriótico y el pueblo de Venezuela, convocan a una movilización desde la plaza Morelos hasta el Palacio de Miraflores, en Caracas, con la finalidad de entregar al Primer Mandatario venezolano un documento con firmas en repudio a la denominada “Ley de Amnesia Criminal”.

No es una simple amnistía a los supuestos “perseguidos políticos”, es un cheque en blanco para cometer fechorías de cualquier índole y sin asumir ningún tipo de consecuencias.

Alba TV / A.J. García

Categorías: - - -

Notas relacionadas

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS