#ATV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Internacional

Por Marcelo Abdala

Llama la atención tanto silencio…

Internacional | 28 de septiembre de 2017

imprimir

Durante los días 15, 16 y 17 de setiembre junto a Daniel Diverio, presidente del SUNCA, estuvimos participando en representación del PIT-CNT, junto a 200 delegados de los movimientos sociales de 60 países del mundo en el Encuentro de Solidaridad Internacional: “Todos somos Venezuela”. Encuentro de solidaridad con el pueblo venezolano y de condena a las actitudes intervencionistas del gobierno de los EEUU.

Lo relevante, desde un punto de vista político, es que desde la jornada del 30/7/2017, fecha en la cual más de 8.000.000 de venezolanos y venezolanas votaron la Asamblea Nacional Constituyente, convocada según los artículos 347, 348 y 349 de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, no se han desarrollado mas acciones violentas de la derecha extrema en ese país hermano.

Después de tres meses de campaña mediática global, parece extraño el silencio de los grandes medios de comunicación sobre Venezuela. Entonces, es pertinente preguntarse: ¿Por qué tanto silencio después de las aguas enardecidas de abril, mayo y junio, que pretendían mostrar a Venezuela como una dictadura?

Estoy convencido que eso sucede porque la derecha ha perdido la iniciativa política y ya no es tan conveniente para algunos hablar de Venezuela.

En efecto, la realidad política venezolana muestra una derecha dividida en medio de reproches recíprocos, en la que incluso, algunos sectores, ahora se hacen la autocrítica de porque no participaron con candidatos propios en la elección de la constituyente. Es más, sale ahora a la luz pública que además de los procesos de diálogo político desarrollados en marzo y octubre-noviembre de 2016, en los meses de marzo a junio de 2017, mientras la derecha violentista organizaba acciones como incendiar vivo a un ser humano por su aspecto de chavista o afro – descendiente y/o incendiar un hospital de niños, el gobierno bolivariano mantenía reuniones discretas con la oposición en las cuales se arribó a un pre-acuerdo de postergar unas semanas la elección de la constituyente de modo de facilitar que los partidos de la oposición se pudieran presentar.

La derecha – tal vez influida por una OEA, orientada por el inefable Almagro- rechazó este preacuerdo, dando muestras de un nivel de desconocimiento de las instancias democráticas inaudito en nuestra cultura política. Pero claro, muy conveniente para generar todas las excusas que permitan convencer masivamente de la necesidad de una intervención de los EEUU en Venezuela. A eso estaba dirigido, y la vida lo demostró, el proceso de desestabilización y hostigamiento, que sufrió Venezuela.
El 30/7 el pueblo venezolano, a pesar de todos los obstáculos interpuestos para que no pudiera ejercer su derecho al voto, se pronunció básicamente por la paz. El violentismo ya demostrado de la derecha venezolana es repudiado por una sociedad que quiere cambios en paz. Pero la cosa no termina ahí.

Es tan ridícula la ubicación de la derecha venezolana que, a instancias entre otros de José Luis Rodríguez Zapatero, se reinicia un proceso de diálogo político en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana, y los representantes de la oposición intentan desmentir su existencia, cuando lo más normal es que en política los representantes de diferentes sectores se sienten a dialogar y están las fotografías y videos que prueban fehacientemente que las conversaciones existen. Paso a paso se van desprestigiando frente al pueblo.

Venezuela no es una dictadura. En 18 años de proceso bolivariano, se han celebrado 22 actos eleccionarios de los cuales surgió victorioso en 20. Hoy día la información disponible es que el 15 de octubre habrá un nuevo acto eleccionario para elegir gobernadores. Todos los partidos políticos –incluidos los de la oposición- ya han presentado candidatos. Esto es muy auspicioso. Hacemos votos para que el proceso electoral se pueda desarrollar en paz, ya que nos duelen todas las muertes ocasionadas por la espiral de violencia desatada por una derecha verdaderamente antidemocrática.

En otro artículo, vinculamos la profundidad de la democracia a la lucha de los trabajadores y el pueblo. Para nosotros democracia es poder expresarse y votar. Si, es eso y por eso la clase obrera ha dado la sangre de sus mejores hijos. Pero también es el trabajo, la alimentación, la vivienda, la educación y la salud para todos y todas. Y también es poder participar en la cosa pública en forma sistemática. Lo dijimos y lo reiteramos, la democracia es un proceso permanente de construcción social de libertad e igualdad. Por eso afirmamos que, con sus tropezones, a su manera, ellos van construyendo su democracia.

Obviamente, como en cualquier proceso histórico concreto, la situación tiene sus límites, dificultades, errores y/o horrores. Si la Revolución Bolivariana logra resolver el acceso a bienes materiales de primera necesidad mediante un acuerdo de precios que contenga la hiperinflación, si se es consecuente con los anuncios del Presidente Maduro desarrollados en el acto del 19 de setiembre enfocados en abrir un combate frontal contra el burocratismo, la inercia y la corrupción como fenómenos enemigos del pueblo y si se avanza en promover la superación del modelo rentista – petrolero abriendo vías de diversificar la matriz productiva, el proceso de cambios en Venezuela tiene para rato.

Ya hemos dicho de nuestra voluntad de debatir abiertamente las cuestiones del cambio social y la democracia sin demasiado eco.

Cuando señalábamos el papel del imperialismo norteamericano en América Latina tal vez muchos nos percibían como dinosaurios. Donad Trump se ha encargado con su belicismo de poner las cosas en su sitio a través de su aberrante discurso en la ONU. Agrediendo a Venezuela, agrediendo a Cuba, agrediendo a la Humanidad. En Venezuela, como en toda América Latina, está en juego la paz, la soberanía y la independencia de nuestros pueblos y están en juego, como hace 200 años por la acción del imperialismo yanqui.

Al imperialismo norteamericano, factor –no único por cierto- pero ineludible para comprender la actual contraofensiva de las clases dominantes en América Latina, contraofensiva que nuestros pueblos pagarán muy caro – ver reforma laboral en Brasil- le decimos: el pueblo uruguayo quiere la paz y la democracia atacadas por el neoliberalismo. Fue, es y será un pueblo solidario. Saquen sus manos de Venezuela.


Fuente: República

Categorías: - -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

#ATV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS