Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » Venezuela

“No habrá más esclavos en Venezuela que los quieren serlo” Simón Bolívar

Los exilios de Fritz

Venezuela | 4 de abril de 2016

imprimir

Cuando en 1985 el joven Fritz Saint Louis se ve forzado a salir de su patria no elije cualquier destino, elije Venezuela. Su apellido, así como la fecha de su muerte, son significativos porque de alguna manera es como si el personaje, en la premura de partir y en medio del forcejeo, hubiera tirado por ahí un par de mensajes para que en un descuido, entre un sollozo y otro, los encontráramos y fuéramos capaces de mirar lo acontecido en clave histórica. Fritz fue asesinado el 26 de marzo de 2016, a tan solo cinco días de cumplirse el 200 aniversario de la primera expedición que, desde Haití, encabezara Simón Bolívar para derrotar al imperio español y conseguir la independencia definitiva de toda Suramérica. Esos 6000 fusiles, 1000 patriotas y 1000 esclavos negros liberados que acompañaron a Bolívar el 31 de marzo de 1816, salieron del Puerto de Saint Louis. Fritz, otrora acostumbrado a los rigores y códigos de la vida clandestina, se marchó irreverente citándonos la historia y dejando en la escena desordenada de su muerte una pista que los torpes asesinos no fueron capaces de encontrar.

Saint Louis nació en algún rincón de Haití en algún momento del año 1962 en los tiempos de la dictadura de Francois Duvalier, y cuando «Papa doc» murió para ceder la presidencia a su hijo, Jean-Claude Duvalier, Fritz tenía apenas 9 años. No es difícil imaginar el rumbo que tomaría la vida de un ser humano con el sentido de la justicia que luego demostró haber interiorizado aquel niño. Supo de exilios cuando apenas cumplía los 23 años, un año antes de que la heredada presidencia vitalicia de «Baby doc» fuera categóricamente recortada por un derrocamiento cívico-militar. El exilio de Fritz Saint Louis fue el precio que tuvo que pagar por contribuir a la caída de una dictadura que sometió al pueblo haitiano, por medio del terror, durante casi 40 años.

A Fritz se le lloró al ritmo de la más alegre música que pudiera haber sonado un día viernes primero del mes de abril en la Plaza Bolívar de Caracas. Inmaculada, su esposa, desgarraba de cuando en vez los latidos del cuero con un «aquí nadie se rinde... aquí no ha muerto nadie», mientras caminaba con unos pies cansados como los que tantas veces he visto vendiendo helados, mangos, agua, papitas. Y aunque Inmaculada tiene razón, Fritz viene siendo uno más de una ya largo listado de víctimas chavistas asesinadas por lo que en Centroamérica conocemos como «escuadrones de la muerte» y acá llaman ahora «paramilitares» o «sicarios», al servicio de la extrema derecha.

Al nombre de Fritz Saint Louis se suman los de más de 200 campesinos asesinados a raíz de su lucha por la tierra; el de Danilo Anderson, quien era Fiscal General de la República cuando le pusieron una bomba en su vehículo; el de Sabino Romero, cacique Yukpa de la Sierra de Perijá; el de Eliecer Otaiza, militar bolivariano; el de Robert Serra, joven parlamentario del PSUV y María Herrera, militante socialista; el de Ricardo Durán, comprometido periodista revolucionario; el de Marco Tulio Carrillo, alcalde socialista de La Ceiba o el de César Vera, diputado suplente del PSUV en Táchira, estos dos últimos asesinados poco después que Fritz, solo por mencionar algunos nombres. Puede asegurarse que tras la muerte de Chávez los asesinatos de líderes chavistas han aumentado. Habría que añadir, por si fuera poco, una sospechosa, confusa y sistemática sangría de militares de diferentes rangos, así como escoltas de altos funcionarios de gobierno y policías, que han muerto en circunstancias que aparecen siempre, según los medios, vinculadas al robo o al accionar del crimen organizado. Terratenientes, transnacionales, paramilitares de extrema derecha o asesinos a sueldo con rostros imposibles de reconocer en lo oscuro de la maldad cobarde, el caso es que se vuelve cada vez más evidente la parcialidad política de los perpetradores. Y todo esto sin hablar de los muertos a manos de guarimberos. ¿Qué pasaría si en esta indignante lista hubiera nombres de líderes opositores? No los hay.

¿Cómo es que todavía sonríen con una sonrisa tan hermosa? ¿cómo es que me contagian de su mirada pícara y cómplice? Yo nunca había visto sentir el dolor bailando con una música tan alegre: «Si te vas a ir / dímelo bajito / para que no sufra / mi corazoncito...» Y el conjunto musical de santeros revolucionarios baja de la tarima y bailan la muerte azotando los tambores en venganza, abriendo paso hasta llegar a la ofrenda de flores a los pies de Bolívar en donde un negro de barba y cabello rasta, mirada altísima y pecho abierto donde se lee «yo sí quiero patria», monta guardia de honor al lado de las flores. Una delegación de migrantes latinoamericanos vienen con sus banderas y nos comparten un guiño: «pero resistiremos». Un viejo conocido de Fritz declama una poesía, una poesía que a la vez en un rezo, diferente pero igual de hermoso al rezo cimarrón y palpitante de los santeros:

«Yo te prometo, Padre,
valorar poco la vida ante el deber.
Primero tú, la Patria y el deber,
luego la vida.»

Y al escucharlo yo pienso, muy para mis adentros, en la valentía tremenda de personas como Fritz Saint Louis, el inmigrante haitiano al que solo conocí de vista, el que nos dejó las señas del camino a seguir en su precipitada despedida.


Lukas Marchena | Alba TV.

Categorías: - -

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS