Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Entrevistas » Colombia

Entrevista al ex presidente Ernesto Samper

Lucha antidrogas: ¿Por qué legalizar la marihuana es más efectivo y más barato?

Colombia | 12 de marzo de 2014

imprimir

Porque combatir su producción cuesta 20 veces más que la prevención, explica el ex presidente de Colombia Ernesto Samper. Al dejar de prohibirla, se combate el 60% del consumo mundial en general.

El ex presidente de Colombia Ernesto Samper Pizano sostiene que una regularización de drogas blandas, como la marihuana, y la sustitución social de cultivos conforman una estrategia antidrogas mucho más efectiva que la prohibición. Hace unos días Samper estuvo en Lima, invitado por la Universidad de Ciencias Aplicadas (UPC) para la presentación de su nuevo libro, “Drogas: prohibición o legalización”.

En su libro propone cambiar la actual estrategia antidrogas, basada en el prohibicionismo, para reducir el consumo. ¿Por qué no funciona dicha estrategia?

Es muy difícil ir en contra de hábitos culturales que se arraigan con facilidad. Alrededor de la marihuana hay toda una cultura y oponerse a ella es como nadar contra la corriente. A fin de cuentas, como dice la Biblia, la prohibición es la fuente del apetito.

¿Qué opinión le merece la distribución de la responsabilidad entre países productores y consumidores al afrontar el consumo de drogas?

Se ha recargado toda la política en el lado de la oferta, echándoles la culpa a los países productores, cuando a veces se hace muy poco en el lado de la demanda, es decir, en los países consumidores. Eso era más lógico hace unos años. Pero ciertos países que eran productores se volvieron consumidores, como Brasil, y viceversa, como Estados Unidos. Hoy, entonces, la responsabilidad es compartida.

Existe un debate sobre el tratamiento diferenciado que se puede dar a drogas blandas como la marihuana versus las drogas duras. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Cualquier política debe ser selectiva. Si se concentra la política de regularización en la marihuana, se solucionaría el 60% del problema de las drogas en el mundo, porque la marihuana representa el 60% de los consumidores de drogas. La producción mundial de heroína cabe en 20 camiones de 40 toneladas y la de cocaína, en 40. Estamos hablando de un problema de 80 camiones a nivel mundial. Lo que falta es una política distinta, una de legalización, y hay que empezar con la marihuana, que es la que produce menos daño a la salud. No existe un solo caso de muerte por marihuana en el mundo.

¿Y la prevención?

Para reducir en 1% el consumo de cocaína en el mundo se tiene que invertir US$738 por consumidor de cocaína en la destrucción de cultivos ilícitos. Para obtener esa misma reducción de 1%, atacando el consumo, se tiene que invertir US$42 en campañas educativas o de prevención. ¿Por qué insistir en un política que cuesta 20 veces más?

¿Qué medidas hace falta implementar por el lado de la oferta y por el lado de la demanda?

No es posible reducir el consumo de drogas sin afectar su producción o distribución. Hay que intervenir sobre toda la cadena, pero para cada eslabón se deben implementar medidas distintas. Por ejemplo, en el caso de los sembrados ilícitos de coca, se tiene que realizar un proceso de sustitución social de cultivos. La solución no está en destruir los cultivos, sino en darles a los campesinos la oportunidad de reemplazarlos.

Es difícil implementar la sustitución de cultivos porque las utilidades que brinda el cultivo sustituto son menores a las de la coca.

Claro, pero entre la amenaza de que el Estado pueda eliminar sus cultivos o que ellos puedan sustituirlos, y recibir apoyo económico y acceso a crédito de parte del Estado mientras lo hacen, es factible que elijan la vía legal.

Hay quienes sostienen que no deberían mantenerse los subsidios a los sectores agrícolas que no son competitivos.

La agricultura sin subsidios no tiene futuro. En Colombia estamos haciendo un experimento en Catatumbo. Ahí hubo un enfrentamiento entre las fuerzas armadas y los campesinos. Para detener la violencia, se implementó un programa de sustitución social de cultivos. Yo estoy en el comité que está garantizando ese proceso y el resultado ha sido sorprendente. Los campesinos no quieren pelear: quieren sobrevivir y para eso necesitan una vía, canales de comercialización y nuevos cultivos.

¿Hacer llegar el crecimiento económico a dichas regiones a través de estos programas también es una meta?

El tema de la distribución son los impuestos. El Estado tiene que reemplazar a los narcotraficantes.

¿Qué se puede hacer para lidiar con ese componente adicional de la violencia y crimen organizado que influyen sobre el consumo de drogas?

El caso de Colombia es muy significativo. El dinero del narcotráfico es el hilo conductor que ha financiado todas las formas de violencia que hemos vivido en los últimos treinta años. La única forma de acabar con el narcotráfico es a través de una política de represión –como se hace hoy— y, eventualmente, sustituir la utilidad de los narcotraficantes a través de impuestos.

Fuente: Agencia Prensa Rural

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS