Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Noticias » EEUU

Jamil Chade / Colaboración para UOL, en Ginebra

Máquina de Guerra

EEUU | 9 de enero de 2020

imprimir

En 20 años, conflictos le costaron US$ 6 trillones a EE.UU., una suma que podría eliminar el hambre o revertir el calentamiento

Cuando derrumbaron la estatua de Saddam Hussein en Irak, en 2003, las imágenes que recorrieron el mundo simbolizaban la victoria del ejército más poderoso del mundo. Meses antes, la campaña en Afganistán también mostraba la avasalladora superioridad de las fuerzas americanas.

Pero si esas guerras fueron vencidas en su etapa inicial, el gobierno americano enseguida descubrió que conquistar la paz sería una tarea más difícil – y mucho más cara.

Esta semana, los acontecimientos en Bagdad y la crisis iniciada entre EE.UU. e Irán, pueden anticipar el fin de la presencia americana en Irak. Pero, seguramente, la cuenta permanecerá todavía por mucho tiempo y ya excede por un amplio margen los gastos en la Guerra de Vietnam (1969-1975).

En casi 20 años de conflictos en el Oriente Medio y en el Golfo, el gobierno americano ya destinó casi US$ 6 billones para financiar las operaciones, cuenta que debe crecer en los próximos años, aunque haya una retirada inmediata de Bagdad, como quieren los iraquíes.

Cálculos realizados por Watson Institute de la Universidad de Brown (EE.UU.) sumaron los gastos del gobierno americano en Irak, Afganistán, Paquistán y Siria, además de operaciones puntuales en la región.

El valor es considerado a partir de 2001, año en que EE.UU. fue atacado el 11 de septiembre y en un acto que transformó la posición americana del mundo.

Desde entonces, Washington puso a la guerra contra el terror como prioridad, llevando a la caída de gobiernos, cambio de regímenes políticos, creación de milicias y un cambio en el mapa de influencias en Oriente Medio y Golfo. En 2001, Afganistán fue el blanco de una operación y dos años después llegó el momento de Irak.

Con el dinero destinado a las campañas americanas, el mundo habría eliminado el hambre o habría preparado al planeta para los cambios climáticos (vea más abajo).

Además de los valores con armas e infraestructura, la cuenta también incluye las tasas de intereses con las deudas contraídas para pagar por la guerra, así como medidas de seguridad para prevenir atentados en la región.

Apenas en las operaciones militares en suelo iraquí, la cuenta llegaría a US$ 822 mil millones desde 2003, contra cerca de US$ 975 mil millones en Afganistán desde 2001. En los ataques que empezaron en Bagdad el 19 de marzo de 2003, EE.UU. destinó US$ 90,3 mil millones. Un mes después, Saddam había sido derrotado...

Gastos del gigante

Pero ese dinero no cuenta la historia completa de los gastos, ya que se precisan sumar mil millones en la preparación, en la logística fuera del país, entrenamiento, pagos de pensiones, construcción de bases, tecnología y burocracia. Por esa cuenta, la Universidad de Brown estima que sólo la guerra en Irak excedió la marca de US$ 2 billones.

Las cuentas con el combustible de las tropas también pesan.

Debido al enorme uso de combustible de una organización que opera 24 horas por día en el mundo entero, el Departamento de Defensa es el que más utiliza individualmente el petróleo y otros productos petrolíferos del mundo. Entre 2010 y 2015, el Departamento adquirió un promedio de 102 millones de barriles de combustible por año.

Estudio de la Universidad de Brown.

Los valores también precisan incluir los gastos del gobierno americano con la pensión de miles de hombres y mujeres destacados para región. Para aquellos que sufrieron algún daño físico o mental, también está prevista una compensación, mientras las familias de las víctimas apenas en Irak también reciben beneficios.

En total, el instituto cree que entre los años 2020 y 2059, el gobierno americano tendrá que destinar más de US$ 1 billón a los veteranos de guerra.

Ese grupo de personas alcanzará un pico de más de 4,3 millones de veteranos, alrededor del 2039.

Apenas en Irak, además de los 4,4 mil soldados americanos muertos, otros 32,2 mil fueron gravemente heridos y tendrán que ser sustentados hasta el final de sus vidas.

Financiaciamento

Al contrario de conflictos del siglo 20, las dotaciones de guerra de EE.UU. para Irak y Afganistán no fueron financiadas con nuevos impuestos o títulos de guerra. Esta vez, el gobierno pagó por medio de su presupuesto y préstamos.

Por lo tanto, el americano promedio no sintió el peso de esas guerras mientras ellas ocurrían. Pero la consecuencia de ese sistema es que él le dejó una deuda a las futuras generaciones.

El problema, según la Universidad Brown, es que "no existe una estrategia para pagar responsablemente por estas guerras". En la evaluación de la entidad, se debe cuestionar si realmente la amenaza que sufría EE.UU. era compatible con tales números.

El elevado nivel de gastos con la guerra y otros preparativos militares puede no ser proporcional a las amenazas que enfrenta EE.UU. Cuando se asocian a la retórica agresiva que ha caracterizado la política externa de EE.UU. en los últimos años, estos elevados niveles de gastos y la expansión de las operaciones anti terror de EE.UU. en todo el mundo, pueden ser muy alarmantes para estados y pueblos, que de otra forma no tendrían motivos para aumentar los propios gastos militares y fuerzas armadas.

Estudio de la Universidad de Brown

En resumen, los elevados costos de la guerra y los gastos relacionados con la guerra representan una preocupación de seguridad nacional, porque son insostenibles ", alertaron.

Hambre y Clima

La realidad es que el valor destinado hasta ahora por EE.UU. para financiar sus guerras excede lo que sugieren institutos, académicos y organismos internacionales como inversiones para preparar al planeta para lidiar con los cambios climáticos

El año pasado, un grupo de 34 personalidades - entre ellos el fundador de Microsoft Corp. Bill Gates, es ex Secretario General de ONU Ban Ki-moon y la Directora Ejecutiva del Banco Mundial Kristalina Georgieva – concluyó que el mundo precisaría US$ 1,8 billones en inversiones hasta 2030, para lidiar con los cambios climáticos.

El dinero, según ellos, debería ser invertido en sistemas de alerta meteorológico, infraestructura, agricultura en tierras secas, protección de mangles y gestión de agua. No sólo la inversión ayudaría al planeta a estar pronto para los cambios climáticos, sino que rendiría US$ 7,1 billones en beneficios.

En otro estudio, FAO, brazo de las Naciones Unidas para la alimentación mundial, estimó que para eliminar el hambre en el mundo hasta el 2030, los gobiernos precisarían invertir 265 mil millones de dólares por año a través de gastos en medidas como transferencias de renta, inversión pública a favor de los pobres, en irrigación, recursos genéticos, mecanización y estructura.

En diez años, la cuenta no llegaría a los gastos de las guerras americanas en el Golfo.

En los bastidores de la agencia de alimentos de la ONU, uno de los comentarios que se hacía era que el presupuesto de EE.UU. para los programas de la entidad era ’migaja’, cerca de lo que se gastaba en el Pentágono.

Gastos Públicos, Beneficios Privados

Pero las guerras de los últimos 20 años también representaron un excelente negocio para empresas americanas.

Parte del dinero, realmente, se usó para contratar compañías de EE.UU. que prestaron servicios durante la ocupación.

Por lo menos US$ 140 mil millones se gastaron en logística y servicios, además de reconstrucción. Eso incluye desde hielo, seguridad, hasta papel higiénico. Una de las empresas que recibió el mayor número de contratos fue KBR, ex subsidiaria de Halliburton. La empresa de logística llegó a ser comandada por Dick Cheney, vicepresidente en la gestión de George W. Bush. Sola, ella se quedó con casi US$ 40 mil millones en contratos.

Apenas para la seguridad de la embajada americana en Bagdad, que hoy está siendo atacada, esas empresas recibieron más de US$ 3 mil millones los cinco primeros años.

Diez años después que las guerras empezaron, un informe también mostró que, por día, US$ 12 millones eran desperdiciados o perdidos en fraude.

Además, estudios pasaron a revelar que si el gobierno americano crea empleos, no se recomiendan más inversiones en defensa.

Evaluaciones elaboradas por el proyecto Cost of War, de la misma Universidad Brown, indicaron que a cada US$ 1 millón que se gasta en defensa, se generan 6,9 empleos directos. Pero, si el mismo valor se aplicara en educación primaria y secundaria, la tasa de empleos generados sería de 19,2 empleos para cada US$ 1 millón.

En caso que el dinero se usase en salud, 14,3 empleos directos se criarían con US$ 1 millón.

Pero la gran recompensa vendría del sector del petróleo. En 2003, cuando se lanzó la operación, la Casa Blanca insistía que su objetivo era un mundo más seguro y la libertad para millones de iraquíes. Sin embargo, en 2007, el ex presidente de Federal Reserve Bank, Alan Greenspan, dejó claro que la historia no era exactamente como había sido contada.

Es políticamente inconveniente reconocer lo que todos saben: la guerra en Irak, en gran parte, es debido al petróleo.

Alan Greenspan, ex presidente de Federal Reserve Bank.

Antes de 2003, la segunda mayor reserva del mundo estaba en manos del estado iraquí. Casi 20 años después, ella está prácticamente privatizada y bajo el control de empresas occidentales. En el gobierno americano, la estimativa es que la reserva sea de 112 mil millones de barriles. En 2003, el 90% de ese volumen no era explotado. Por lo tanto, los beneficios prometen ser billonarios durante décadas.

17 años después de la invasión, la producción de petróleo de Irak pasó de menos de 1 millón de barriles por día a 4,8 millones. En abril de 2019, el gobierno iraquí anunció que el ingreso del petróleo había superado la marca de US$ 7 mil millones para el país.

Para la Agencia Internacional de Energía, esa producción puede garantizar un total de US$ 5 billones hasta 2035 en ingresos.


Publicado el 8 de enero de 2020
Edición: Marco Britto; Reportaje: Jamil Chade

Fuente: Noticias UOL https://noticias.uol.com.br/reportagens-especiais/em-20-anos-guerras-custaram-us-6-tri-aos-eua-quantia-poderia-eliminar-fome-ou-reverter-aquecimento/index.htm#imagem-3

Categorías:

Ultimas Noticias

Más Noticias »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2020
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP