Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Entrevistas » Argentina

Entrevista a Lohana Berkins, activista por el derecho a la identidad sexual y de género

"Marchamos con muchos más derechos que antes"

Argentina | 9 de noviembre de 2013

imprimir

Marcha entrevistó a Lohana Berkins, activista travesti y militante de Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT), en ocasión de una nueva edición de la marcha del orgullo, el del sábado 9 de noviembre. Un diálogo acerca de los derechos conquistados, las disputas culturales en y sobre el sentido común dominante, y la cuestión identitaria.

- Marcha: ¿Qué balance hacés de estos 22 años de la Marcha del Orgullo LGTBIQ?

- Esta marcha va a ser de mucha emoción porque vamos a marchar con muchos más derechos de los que teníamos antes. Sin duda, la aprobación del matrimonio igualitario y la ley de identidad de género, marcan un antes y después en el reconocimiento a nuestras luchas. Entonces considero que esta marcha va a ser especial porque vamos a marchar con otros sentidos en términos políticos.

- Siempre es interesante pensar que la marcha arranco con la idea del orgullo. Y es una palabra que va a la ofensiva, es reconocerse y estar orgulloso de quien es uno y de las elecciones, del perfil que uno se arma en la vida. Y es interesante porque hay otras marchas por reconocimiento de derechos, de derechos humanos, que tienen un carácter más defensivo. En cambio, desde hace 22 años, la comunidad LGTBIQ plantea la idea del orgullo como un eje importante. No sólo reparador, sino a la ofensiva. ¿Vos creés que esto explica las victorias a nivel del reconocimiento de derechos?

- Sin duda, porque hay que entender 2 cosas. Una cosa son las normas, la obtención de leyes, de resoluciones, de cambios que para nuestra comunidad eran impensados absolutamente, eran la utopía de la utopía, hoy son una realidad. Eso en cuanto a la norma. Ahora las leyes per se no cambian nada. Entonces a mi me parece que ese sentido reivindicativo, rebelde, de orgullo, es como para todavía sostener el orgullo de lo que realmente somos, frente a lo que se conoce como “leyes de costumbre”. Las leyes de costumbre son más difíciles de remover. Los sectores reaccionarios no están festejando ni van a festejar nuestros logros. Todo lo contrario. Están agazapados y agazapadas pergeñando otros modos de discriminación y segregación. Entonces yo creo que mostrarse frente a una sociedad que todavía tiene muchas rémoras fascistas, de exclusión, de violencia, que todavía celebra la violencia y mata la diferencia, tiene todavía un gran sentido político. Y después tendrá un sentido histórico. Aunque vivamos en el mejor de los países (cosa que yo no lo creo que vaya a pasar en ningún lugar del mundo por las dimensiones que va tomando el mundo) tendrá un sentido histórico: hoy ese orgullo, esa beneplacencia de poder marchar, tuvo todo un trasfondo de lucha, de sacrificio, de poner el cuerpo, de muerte, de segregación, de dolor, de un montón de cuestiones que para mi no hay que olvidar.

- No solamente en la norma, si no en la construcción del buen sentido común hacen falta más batallas, desde la comunidad y desde la sociedad toda. Pensaba en que la marcha del orgullo se da en la capital federal, quizá en otras grandes ciudades, pero hay 2 ejes que cruzan con la necesidad del derecho a ser que tiene que ver con lo que pasa en los sectores más sumergidos de la sociedad, más empobrecidos. Qué pasa con el puto en los barrios, para decirlo mal y pronto. Y qué pasa con el carácter más federal, porque en los pueblos y en los lugares de las provincias es un lugar a conquistar, estos derechos que aparecen “en las capitales” y en los sectores más clasemedieros, como algo ya pasado, agua ya corrida.

- Absolutamente. Primero, nosotras no podríamos decir cuál es nuestro “orgullo nacional” o a nivel nacional, porque hay un montón de cuestiones que todavía no nos permitirían hacer esa lectura. Vos fijate: a pesar de que el gobierno nacional ha avanzado en un montón de leyes concretas, todavía hay resistencia a la implementación de esas leyes en las provincias. Y esto tiene que ver con el patriarcado y el capitalismo, con cómo se estructura el poder. El poder no está desmantelado. El patriarcado, el androcentrismo, el poder que viene del gobernador, el juez, el cura y el comisario. Y eso establece normas muy marcadas. Todavía la migración interna que tenemos que sufrir muchísimos gays y lesbianas, de venir a la gran ciudad, aunque es nuestro propio país. Pero tiene otra idiosincrasia, otros tiempos, otra forma, otros olores, otros colores, otros sabores; eso todavía sigue pasando. Buscando el anonimato de la gran ciudad donde al menos podamos vivir más liberadxs. Que todavía la sexualidad siga siendo tenida en cuenta como una cuestión punible. O que cuando se quiere voltear a un político todavía se intenta hacer mella de su sexualidad. Que las travestis todavía sigamos en situación de prostitución, que no hayamos ingresado masivamente a los empleos, que los medios de comunicación nos sigan mostrando de manera bufonesca, ridiculizándonos. Que el gay sea mostrado todavía en los medios masivos de comunicación como un ser hiper sensible, de clase alta, que tiene arte. Y la lesbiana siempre como asesina. Pero mientras no se vaya revirtiendo eso, todavía hay muchísimo para hacer. Y no solo en nuestra comunidad, si no en sentido general de lo que es la política: que un medio haya rechazado la ley de medios que nos daría la posibilidad de tener nuestras propias voces y de describirnos como queremos describirnos y mostrar lo que nosotras queremos mostrar y no como decía anteriormente, entonces todavía hay muchísimo para luchar. La desigualdad, la opresión, la violencia que se ejerce sobre nuestros cuerpos. Yo creo que hay un trabajo muy grande para hacer, mientras eso no se logre. No hay que confundir, cuando se dice que Buenos Aires es “gay friendly” todo el país yo no lo se si lo sostiene.

-¿Te gustaría pensar a futuro una marcha del orgullo a nivel nacional?

- Absolutamente. Una marcha donde realmente nos mostremos. Yo creo que otra de las riquezas que tiene la marcha, primero entendida como un espacio de disputa de poder. Ha sido muy criticada la inclusión de la política y hoy van partidos políticos, organizaciones de DDHH, movimientos ambientalistas porque somos parte de todo eso. No podríamos decir “este movimiento y la diversidad sexual”, porque la diversidad sexual está dentro de esos movimientos. Mientras no nos tengamos que fracturar de acuerdo a las conveniencias de quien nos mire, somos parte de todo eso. O cuando vamos con un cartel reclamando salud, empleo, vivienda; lo hacemos porque también somos parte de la desocupación, de la pobreza, de la falta de vivienda. Y sobre todo acá en la Capital Federal, de la mala atención en los hospitales públicos, que no se nos tenga en cuenta en los planes de vivienda y esas cuestiones, también hay que reclamarlas porque hacen a nuestra vida, a nuestra cotidianeidad. No tenemos que seguir mostrando un gay blanco, titulado, clase media. Tenemos que mostrar todo y somos todo. Y que la marcha siga siendo un espacio de disputa tan fuerte me parece maravilloso. Y ojalá de acá a algún tiempo podamos hacer una marcha realmente federal donde digamos desde plaza de mayo, “se suma la columna de Salta, la de Santiago del Estero”. Pero no como yo que digo que vengo de Salta pero vivo acá, que venga una columna real desde salta. Como en una vieja consigna que teníamos que decía: alerta que caminan gays y lesbianas por las calles de Argentina.

- De cara al sábado, ¿cuáles son las consignas de este año? ¿Qué vas a estar haciendo en la marcha? ¿Vas a disfrutar o a organizar?

- Nosotras no formamos parte de la marcha oficial, vamos en la contramarcha y llevamos otras consignas con otro cartel que dice “Sin salud, sin educación sin vivienda no hay ciudadanía posible” y con otro cartel que dice “La prostitución no es un trabajo”. Nosotras vamos a poner el cuerpo porque creemos que la marcha es un territorio de disputa muy fuerte, entonces me parece que es hora de que cada grupo empiece a mostrar estas diferencias: ideológicas, económicas, corporales. Entonces cada una va y se pone en la marcha en el lugar que quiere. Esa es la marcha que verdaderamente sostenemos muchas. Porque no tenemos la intención de dividir ninguna marcha, pero si nos parece que la marcha es de todos y todas y cada una va y marcha como quiere. Nosotras queremos mostrarnos en la marcha con lo que sostenemos todo el año, con los espacios que articulamos todo el año. Ese es nuestro sentido de la marcha, no es propiedad de nadie. Siempre es un espacio de encuentro, de alegría, no queremos entrar en cosas banales de disputa. Creemos que hay que hacer crecer a la marcha.

Fuente: Periódico Marcha (www.marcha.org.ar)

Categorías: - -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS