Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube
Portada » Análisis y Opinión » América Latina y Caribe

Tony López R.

Mike Pompeo: el emisario de la guerra contra Venezuela

América Latina y Caribe | 21 de septiembre de 2020

imprimir

La visita de Mike Pompeo tiene el objetivo estratégico convencer a, Brasil, Guyana, Surinam y Colombia, de apoyar la acción militar contra Venezuela. Una buena parte de prestigiosos analistas, desestiman que Estados Unidos intervengan militarmente en Venezuela, porque es muy arriesgada e irracional esa acción y no creen, que le aporta votos a Trump para su reelección.

Ese es el análisis lógico que haría un muy responsable estadista, pero no un empresario y ambicioso ególatra, como Trump que solo piensa en como beneficiar su bolsillo y el de las grandes transnacionales minero energética y creamos o no, para esa aventura Trump tiene el apoyo del llamado Estado Profundo, y nadie se llame a engaño, hay consenso de demócratas y republicanos, que les interesa derrocar al gobierno de Nicolás Maduro y eliminar el peligro que significa la Revolución Bolivariana.

A partir de aquí es importante que los Partidos y Organizaciones políticas y sociales latinoamericanas y colombianas y todos los amigos que defienden la paz, la soberanía e independencia de nuestros pueblos, se pronuncien fuertemente contra dicha amenaza y rechazar por todas las vías posible una intervención en Venezuela, la que provocará un conflicto regional de proporciones insospechadas y será la derecha fascista la que pagará muy caro cualquier acción de Trump contra Venezuela, Cuba o Nicaragua, como lo ha prometido en reiteradas ocasiones.

La visita del Secretario de Estado a Guyana, Brasil, Surinam y Colombia que concluyó el domingo 20 en Colombia, bajo la cobertura de fortalecer la democracia, atender lo que sucede con el mortal virus Covid-19 y tratar el tema del narcotráfico es una gran mentira, pero sí el de Venezuela, tal como lo refleja el comunicado del departamento de Estado.

Si realmente quieren fortalecer la democracia en la región, deben quitarle todo el apoyo que le dan al narco democracia paramilitar de Iván Duque, Colombia es un Estado Fallido y la grave crisis económica, política, social, ambiental y sanitaria, sugiere la renuncia de su Presidente y Gobierno. Nada distinto sucede en otros Estados vecinos a Colombia. Los estudiosos y lectores que siguen los acontecimientos en nuestra América Latina y caribeña, conocen de los graves problemas en Brasil, Ecuador, Bolivia, Perú, Chile, Costa Rica, Honduras, Guatemala, Panamá y Uruguay, cuyos pueblos están exigiendo cambios e incluso renuncia de algunos de sus mandatarios.

Pero tomemos en cuenta algunos elementos previos a la visita de Pompeo, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, a cargo de la señora Michel Bachelet, dio a conocer un informe totalmente falso y manipulado de los Derechos Humanos, y el canciller Jorge Arriaza no solo desmintió, sino retó a la señora Bachelet que pruebe esa información, la que por cierto nunca se ha pronunciado por las masacres en Colombia y mucho menos la ejecutada por la policía el pasado 9 y 10 de septiembre en Bogotá. Y ni una palabra con la fuerte represión en su país, Chile, conducta que la debía inhabilitar para estar al frente de la Comisión de Derechos Humanos, por su parcialidad a favor de la política injerencista estadounidense.

Pero el indicio más importante de que preparan a la opinión pública estadounidense para la intervención, es la denuncia del presidente Donald Trump y del Fiscal General William Barret, hace apenas unos días antes de esta visita de Pompeo, acusando a Nicolás Maduro de “inundar las calles de los Estados Unidos de cocaína para minar la salud y el bienestar de la nación, usando a la cocina como arma”. Y ser el capo de capo de los carteles de la droga. Junto a Maduro, 14 altos funcionarios, más incluyendo Diosdado Cabello presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y el presidente del Tribunal Supremo, Maikel José Moreno.

O sea, descabezar a alto gobierno venezolano. Curiosamente no menciona a ningún Alto Jefe militar venezolano, sino a los que le servirán de testigo contra Maduro, los ex generales traidores Hugo Carvajal y Cliver Alcalá que se encuentra exiliados en Estados Unidos. Están copiando al carbón la intervención criminal que en 1989 realizaron contra Panamá, acusando a el general Noriega, de narcotraficante y para probarlo el gobierno de Bush, compro como testigo al narcotraficante Carlos Lehder que cumplía cerca de 40 años de cárcel y le rebajaron la pena .

Si realmente el gobierno de los Estados Unidos quiere acabar con el tema del narcotráfico, que ordene la detención de Álvaro Uribe Vélez, y de Fernando Sanclemente, quienes en el 2008, enviaron a Estados Unidos desde el aeropuerto de El Dorado en Bogotá, 10 toneladas de cocaína, en varios envió, de acuerdo a la acusación formulada por el funcionario de la Fiscalía colombiana Richard Maock, a cargo e es investigación, quien tiene en su poder la grabación del Jefe de Seguridad de la empresa Air Cargo Line, quien asegura que esa cocaína, iba para el cartel de Sinaloa, cuyo capo el Chapo Guzmán estaba asociado con Uribe Vélez y Sanclemente, esté último hoy preso por encontrarse en su finca un laboratorio para el procesamiento de la coca, tuvo que renunciar a su cargo como embajador en Uruguay. Maock quien posee la grabación tuvo que huir a Canadá porque está amenazado de muerte.

También el señor Pompeo puede solicitar que se le entregue información de las declaraciones de la ex senadora Aida Merlano, hoy cumpliendo prisión en Venezuela y que curiosamente el gobierno se niega a enviar a sus fiscales a que la interroguen, aduciendo falta de seguridad en Caracas para sus funcionarios. Las declaraciones públicas en la revista Semana, que involucra a Iván Duque en un intento de asesinato para que callara, por lo que ella conocía sobre la compra de votos para su elección presidencial, por el Cartel de la Costa que manejaba el “Ñeñe” Hernández, amigo personal de Duque, asesinado el pasado año en Brasil

Acerca de la noticia de los vínculos de Uribe Vélez con el narco-paramilitarismo, que ahora desclasifica el gobierno de Estados Unidos, cabe preguntarse: ¿Por qué Pompeo o el Fiscal William Barr no le piden a Donald Rumsfeld, información sobre este tema de los vínculos de Uribe con el narcotráfico? ¿Por qué en todos estos años, sí el secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, conocía estos vínculos mafiosos, los gobiernos de Bush y Obama, le dieron total apoyo e incluso se sirvieron de él al aceptar Uribe la entrega de su territorio para establecer 7 bases militares de EEUU en Colombia?

Lo que resulta inaudito es que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, haga una gira por estos países de Suramérica y cuyo objetivo sea buscar apoyo para que le aprueben y apoyen una intervención militar en Venezuela. En Guyana hay un nuevo gobierno y con la buena noticia del petróleo encontrado en su zona, que comparte con Venezuela en el Esequibo, no creo que se preste a ningún apoyo; la grave crisis brasileña del gobierno de Jair Bolsonaro no apunta a un respaldo, mas si se conoce que históricamente sus Fuerzas Militares son reacia a inmiscuirse en conflicto con sus vecinos. Mientras que su país, Brasil y Colombia tienen una muy grave situación interna sobre la Pandemia, lo cual demuestra la poca catadura moral y humana de este emisario y su gobierno.

En resumen, el informe de violaciones de derechos humanos de la señora Bachelet y la Comisión de DDHH de la ONU tiene el objetivo de justificar cualquier acción para detener a ese gobierno “Dictatorial de Maduro” y sensibilizar a la opinión pública de Europa y América Latina.

La acusación de Trump y Barr tiene toda la intención de ganar el apoyo de la opinión pública norteamericana y además crear un conflicto donde ellos, no intervendrán directamente por el momento, sino fuerzas mercenarias y paramilitares con el apoyo de las FFMM colombianas, que ya deben estar en el terreno y otras en la frontera colombo-venezolana. O sea, crear el teatro de operaciones que justifique la intervención y dar curso a la Operación Orión V, cuya jefatura está en manos del almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur.

Nadie puede llamarse a engaño, el señor Trump, tiene como objetivo central reelegirse y si a él lo convencen de que, derrocando al gobierno de Nicolás Maduro, sería un elemento favorable para lograrlo, no tendrá inconveniente en ahogar en sangre a los venezolanos, colombianos y lo que se derive de ese conflicto en nuestra región.

Pero una cosa piensa el borracho y otra el bodeguero, todo lo arriba descrito se ha ido desarrollando, y forma parte de la Operación Orión, el fallido intento de homicidio contra el presidente Maduro y prácticamente parte del Alto Mando militar, del Gobierno y Estado, en el acto público del 4 de agosto del 2018, lo fue la conocida Operación Fénix planificada y apoyada por el gobierno de Juan Manuel Santos. La fracasada Operación Gedeón, donde quedó desenmascarado el gobierno de Estados Unidos, la empresa Silver Corp. con sede en Miami y que reclutaba mercenarios para acciones contra Venezuela.

Todas estas operaciones procedían, de Colombia, y ahora una supuesta periodista llamada Ana León coincidiendo con la visita de Pompeo, dice tener pruebas que la operación Gedeón es un Montaje del Gobierno de Venezuela, todo eso muy difundido por los canales de Miami y Colombia y que esas pruebas serna presentadas a la Corte Penal Internacional. El montaje es el de Pompeo y su títere Iván Duque.

El desmantelamiento de los dos campamentos mercenario que utilizaba la empresa Silver Corp en el departamento de la Guajira, cuya presencia pública, se conoció cuando el general venezolano el traidor Cliver Alcalá fue detenido con un alijo de armas cuando los transportaba destinados a esos campamentos, y cuyo General estuvo pocas horas manos de las autoridades colombianas y no fue procesado por la justicia de ese país que fue donde cometió el delito. Pero en horas fue extraditado a Estados Unidos, a su pedido porque sería el testigo contra Nicolás Maduro, donde se le acusa de ser el capo del narcotráfico. Imaginen que testigo y que violación a la justicia colombiana.

La detención de un confeso agente CIA, de origen norteamericano la pasada semana, cuyo objetivo era realizar actos de sabotaje en las refinerías de Amuay y Cardón, además de desmantelar un plan ya previsto para provocar una gran explosión en la refinería El Palito, que ejecutaría este marine ya detenido.
Todos estos hechos han demostrado el nivel de fracaso de Estados Unidos y de sus agentes al interior de Venezuela, incluyendo todos, los ridículos intentos de Golpes de Estado encabezados por el autoproclamado Juan Guaidó, y un sector terrorista, cuyas acciones violentas y mediáticas, han quedado en la más absoluta y bochornosa desvergüenza.

Guaidó y sus seguidores en Venezuela y Estados Unidos, han incurrido en delito, al prestarse a que el gobierno de Estados Unidos se apropiara de la empresa del Estados venezolano Citgo, cuyo objetivo ha sido la de robarse recursos millonarios y prestarse a que Estados Unidos se hiciera cargo de las millonarias ganancias de dicha empresa que opera en territorio estadounidense.

La división dentro de la oposición venezolana y el enfrentamiento del sector pronorteamericano que representa Juan Guaidó y Leopoldo López, con los líderes de los tradicionales partidos adecos y copeyanos, a los que se han sumado otros partidos políticos, entre ellos Primero Justicia, con Henrique Capriles como candidato a diputado, apartándose de las acciones de Estados Unidos contra Venezuela ha modificado sustancialmente el escenario interno.

Las conversaciones oposición-gobierno, han resultado muy importante, para que Venezuela logre su paz, tranquilidad y dejar sin argumento alguno, a los Estados Unidos, la Unión Europea, la OEA, a su Secretario General Luis Almagro y el Grupo de Lima, qué quedaran en la historia como traidores al pensamiento y a la acción unitaria del Libertador Simón Bolívar, esos gobiernos serán una vergüenza para sus pueblos que será el que los juzgará.

Precisamente la premura de Estados Unidos y de esta gira de Pompeo, está relacionada con la intención de presionar para armar una gran provocación en Venezuela, antes de las elecciones en Estados Unidos que supuestamente les beneficien y evitar las elecciones parlamentarias el 6 de diciembre en Venezuela, porque si esas elecciones se dan, se acabó Guaidó, la Unión Europea y el cuento de la dictadura de Nicolás Maduro pero en mi opinión una acción hoy contra Venezuela, unirá más a su pueblo y la derrota del imperio será muy costosa, de hecho, ya están derrotados.

Pompeo es el emisario de la guerra y como tal debe ser denunciado por todas las fuerzas políticas y sociales de nuestro continente. Evitar la guerra debe ser un principio y levantemos la política y las banderas de la de paz.

Tony López es periodista, politólogo y analista internacional.


Tony López R./Alba TV

Categorías: -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube

Alba TV 2007 - 2020
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con
software libre: SPIP