Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Editorial de Revolución o Muerte

No se puede tener contento al mismo tiempo al lobo y a las ovejas

Venezuela | 3 de mayo de 2018

imprimir

El pasado 30 de abril el Presidente de la República clausuró la Expo Venezuela Potencia 2018, dio un balance de las empresas participantes del Estado, Mixtas y privadas, hizo un ejercicio de autocrítica que analizaremos en un posterior editorial, y finalmente respondió algunas preguntas de la prensa. La última participación la hizo el corresponsal de un medio alemán, y preguntó al Presidente Maduro sobre la especulación, las medidas concretas a tomar y si el Presidente no consideraba que el aumento del salario mínimo podría instigar a la especulación.

Analizaremos algunas de las consideraciones hechas por el Presidente en su respuesta:

“… En Venezuela –contestó el Presidente- si usted analiza los componentes del costo y del precio de todos los productos, el salario no llega en ese componente al 1%, y exagero, hoy por hoy. Así que el aumento de salario más que un factor inflacionario es una factor de protección necesaria, obligada para la clase trabajadora, es obligado. Y además de motivación en términos económicos a la producción, es seguir fortaleciendo el poderoso mercado interno que tiene Venezuela (…) Mire compadre salga pa la calle y saque en venta ese lápiz que tiene y lo va a vender en 5 minutos, todo lo se saque al mercado a donde usted lo saque lo vende ¿por qué? Porque el pueblo tiene trabajo, el pueblo tiene ingreso…”

En la cita anterior resaltan dos cosas, la primera, el Presidente Maduro afirma que el aumento del salario es un factor de protección necesario y obligado, muy bien. Pero además admite, y este es el segundo aspecto a resaltar, que la fuerza de trabajo, la mano de obra de los trabajadores representa menos del 1% de los costos para los empresarios y que eso es una motivación a la producción. Es decir, los empresarios en términos reales no le pagan prácticamente nada a los trabajadores por su trabajo, y eso constituye un estímulo a la producción, es la explotación soñada por el capitalismo global, tasas de ganancia inauditas, energía subsidiada y fuerza de trabajo más que barata, sin mencionar que se trata fundamentalmente de sectores como el comercio y el sector industrial, soportados en procesos altamente ineficientes y una bajísima productividad del trabajo.

Pero hay más, el Presidente explica por qué ese menos del 1% de los costos que representa el salario no alcanza, veamos lo que dice el Jefe de Estado:

“Tenemos un problema perturbador: la inflación inducida, criminal. Yo creo que ya nadie en Venezuela le queda duda de que la inflación es inducida y es criminal, y tiene sentido político, objetivo político, no responde, ni el precio del dólar criminal, ni la inflación responde a las reglas de la economía, a la regla de la oferta y la demanda, no, yo te lo puedo demostrar: el dólar implícito está 1000% menos que los marcadores criminales con que roban a los empresarios y a la clase media venezolana, uno por uno podemos hacer un debate de todos los indicadores de la economía. Es una guerra, antes se la hicieron a otros: en 1954 una guerra como esta, de corta duración, se la hicieron a Jacobo Arbenz en Guatemala para desestabilizarlo, y después… Golpe de Estado. A Salvador Allende en Chile: 1971,1972, 1973 le hicieron una guerra como esta, no tan brutal como esta pero parecida… Golpe de Estado fascista. La guerra económica que hace la burguesía, contra los modelos de cambio, contra los modelos socialistas, contra los modelos de justicia social, es el preámbulo para sus golpes políticos, y en Venezuela se han quedado con las ganas y se quedarán con las ganas, aquí más temprano que tarde, en el combate diario que damos, estableceremos una economía sana, estable y próspera, con equilibrio para todos los venezolanos, gracias a Alemania”.

No dudamos que el problema es político, por eso esperamos respuestas políticas, no es suficiente un sistema de protección de bonos que no sólo mantienen los costos del capitalismo por debajo del 1% sino que además todos esos billones de bolívares como el lápiz del periodista alemán van a parar en 5 minutos al mercado a engrosar las obesas tasas de ganancias de los empresarios.

No se puede tener contento al mismo tiempo al lobo y a las ovejas, es necesario darle carácter de clase a las medidas que se tomen, es vital para el campo revolucionario superar las veleidades, la ingenuidad, la violencia no viene de la revolución, pero eso no debe confundirse con el deber y el derecho a defendernos, con la necesidad de responder con virilidad la conjura de la oligarquía transnacionalizada. La población está preparada para la profundización, lo pide en las marchas con sus consignas, resiste, votará pero para avanzar.

El sistema económico postrentista no implica subsidiar, estimular ni crear un capitalismo bien comportado, no parasitario, implica superar los postulados inviables de un híbrido capital socialista, donde el Estado administrador de la renta petrolera estimula por un lado la formación de capitalismo e intenta por el otro controlar su voracidad, es decir, se encarga sin éxito de hacer un capitalismo humano, que ayude a mejorar las cajas del clap; y simultáneamente, el Estado administra empresas de propiedad social que el mercado engulle lentamente; todo lo anterior tratando de enmascarar la lucha de clases.

No será la sustitución de oligarquías lo que resuelva la crisis, es necesario dejar de lado el cálculo reformista y proponer con arreglo a los intereses del pueblo un programa de industrialización desde una poderosa área de propiedad social, para establecer las relaciones de trabajo del socialismo, un sistema de registro del trabajo productivo voluntario y de emulación que incluya a los más altos dirigentes, detener la política de trasegar la renta petrolera a manos privadas en nombre del desarrollo de las fuerzas productivas. En el país, en la industria petrolera todavía existe la masa crítica de profesionales para acometer la tarea de construir más que una Venezuela post rentista, una Venezuela Socialista.


Publicado originalmente en Revolucionomuerte el 3 de mayo de 2018

Categorías: - -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS