Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Chile

Obispo Infanti envía carta a autoridades del gobierno

Obispo chileno emplaza al gobierno para que escuche a la ciudadanía

Chile | 10 de enero de 2013

imprimir

El Obispo de Aysén, Luis Infanti entregó una carta en La Moneda dirigida a los ministros del Medio Ambiente, Economía, Salud, Miniería y Agricultura, que tendrán que decidir durante el mes de Marzo el futuro del proyecto Hidroaysén. También envió copias a los titulares de la Secretaría General de Gobierno, Hacienda, Defensa y Secretaría General de la Presidencia.

En su misiva, el vicario apostólico pretende entregar elementos de juicio que van más allá del plano economicista, enfatizando en el respeto al entorno y la necesidad de participación ciudadana.

Luis Infanti comentó el 2012 dejó en evidencia que se vive una nueva época histórica en la que el respeto a la participación ciudadana es trascendental, puesto que, a su juicio, la gente ya no esta dispuesta a dejarse avasallar.

“Si uno mira con un mínimo de sabiduría, nos damos cuenta que estamos en una nueva época de la humanidad donde la participación ciudadana es esencial para la toma de decisiones y para crecer en democracia. No queremos que haya tanta violencia y que se altere la paz social como en la Araucanía y otras partes de Chile. Dar mayor participación ciudadana, no sólo en las opiniones sino que en la toma de decisiones, es un paso importante para Hidroaysén, la región de Aysén y todo el país”, afirmó el sacerdote.

El Obispo Infanti comentó a Radio Universidad de Chile que a un año del conflicto en Aysén, el gobierno ya debería entender que la violencia trae más violencia y, por lo mismo, no se puede enfrentar situaciones como la de la Araucanía con represión.

Según su visión, un elemento que estaría influyendo en este escenario es que todavía no se aplica el convenio 169 de la OIT que obliga a consultar a los pueblos originarios en temas que inciden en la vida de sus comunidades, lo que demostraría falta de voluntad de quienes tienen en sus manos crear los mecanismos de consulta adecuados.

Como símbolo de su petición de respeto a la voz del pueblo y a propósito de la situación que aqueja al país, Luis Infanti acompañó su carta de hojas de Araucaria.

“Araucaria quiere decir árbol del pueblo libre. Es un símbolo de la paz y de la libertad. En estos tiempos, con mayor razón, queremos exigirle al Estado, al Gobierno y a los que tienen el poder político y económico que favorezcan la paz y la libertad y no opriman más a nuestros pueblos, ya sea Aysén, Patagonia, Araucanía, Valle de Huasco y todo Chile. Hay una gran responsabilidad política en escuchar la voz de los pueblos”, señaló.

Tomando en cuenta que parte importante de los proyectos energéticos que se implementan o en Chile son de capitales extranjeros, Luis Infanti, plantea en su carta la necesidad de aprovechar la cumbre de la comunidad de estados de América Latina y el Caribe , CELAC,con la Unión Europea para debatir acerca de estos puntos.

“Quisiéramos que fuera un encuentro donde los gobiernos asuman la responsabilidad de respetar a los pueblos, la cultura y el medioambiente. Percibimos que en Chile y América Latina hay una invasión de empresas transnacionales europeas esencialmente y en algunas ellas donde el Estado tiene que ver. Enel es un ejemplo. En Chile el 96 por ciento de las aguas son propiedad de Enel donde el Estado italiano tiene el 32 por ciento de acciones, por lo tanto, no es un actor secundario”, explicó Infanti.

El Obispo de Aysén, que entregó su carta acompañado de dirigentes sociales como Patricio Rodrigo y del director de la revista Reflexión y Liberación, Jaime Escobar, no pidió reunirse ni con ministros ni con el Presidente Piñera, dijo solo esperar que estos puntos de vista sean tomados en cuenta cuando en marzo el Comité Especial de Ministros deba decidir sobre el futuro de HidroAysén.


Muy Estimados Señores Ministros:

Me es grato saludarlos y desearles un fecundo año 2013, especialmente para su relevante tarea de orientar e impulsar coordinada y sabiamente, políticas que ayuden a la administración del Estado para crecer en democracia, equidad, justicia y fraternidad. Les escribo desde la Patagonia, haciéndome eco de un pueblo que exige respeto, valoración y participación en las decisiones que vayan en beneficio del desarrollo y crecimiento del país.

Sobre todo el año 2012, Aysén ha hecho sentir sus planteamientos con vigor, lucidez y decisión. Vivimos en una región del planeta privilegiada por Dios, que proponemos sea reconocida como Patrimonio de la Humanidad y Reserva de Vida.

Desde hace algunos años en la Patagonia se plantean realizar megaproyectos muy cuestionados y controvertidos de HidroAysén (Enel-Endesa de Europa y Colbún de Chile) y Energía Austral (de las Australianas Origin Energy y Xstrata Cooper), que son parte del sensible llamado que, entre otros, los diez Obispos de la Patagonia Chilena y Argentina hicimos al Secretario General de la ONU en noviembre de 2009: “…Amenazas que sufre la Patagonia por proyectos mineros, hidroeléctricos, acuícolas, forestales y hasta de desechos nucleares, que herirían grave e irreversiblemente la naturaleza y la vida humana de esta Reserva de Vida del planeta”.

Tengo entendido que próximamente ustedes, constituidos en Comité de Ministros, deberán pronunciarse específicamente sobre el megaproyecto de HidroAysén, para resolver sobre las reclamaciones que tanto la empresa como la ciudadanía han hecho a su aprobación en 2011.

Seguramente tienen clara conciencia que esta decisión compromete temas muy relevantes para todo el país y muy sensibles tanto para toda la población como para los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Se habrán dado cuenta que Chile, gracias a Dios, no es el mismo de años atrás, porque hemos madurado en tener una mayor conciencia democrática y en exigencias de participación efectiva en ella. Es por ello que ya no creemos que el “sueldo de Chile” sea el cobre (pues en 1989 el 90% era producción chilena, mientras que hoy alcanza apenas el 28%), sino que el “sueldo” o principal valor de Chile somos LAS PERSONAS, con un pueblo consciente y más maduro, en íntima relación con sus enormes, bendecidos y valiosos BIENES DE LA NATURALEZA (agua/glaciares/mares, campos fecundos, bosques, minerales, sol, aire…).

Un pueblo que cuestiona seria, responsable y profundamente un “modelo de desarrollo” que puede llegar a lucir un ingreso per cápita de 20 mil dólares y que sin embargo, está bastante lejos de la FELICIDAD y del agrado de vivir en el Chile actual, como lo expresan las múltiples y persistentes protestas sociales, que además contrastan con ciertas afirmaciones; “Creo que este GRAN debate del modelo es un debate de grupos minoritarios” (Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, La Tercera, 30 de diciembre de 2012, página 3).

Contrastan más aún si sabemos entender también en Chile el fuerte llamado de que “Causan alarma los focos de tensión y preocupación provocados por la creciente desigualdad entre ricos y pobres, por el predominio de una mentalidad egoísta e individualista, que se expresa también en un capitalismo financiero no regulado” (mensaje del Papa Benedicto XVI para la 46ª Jornada Mundial de la Paz, 01 de enero de 2013, “Bienaventurados los que trabajan por la paz”).

Y contrastan abiertamente las visiones y sus efectos en las personas y su entorno, sobre la aplicación del actual modelo económico chileno, si por un lado leemos; “Actualmente son muchos los que reconocen que es necesario un nuevo modelo de desarrollo, así como una nueva visión de la economía” (mismo mensaje del Papa del 01 de enero de 2013) o lo que nos iluminan los Obispos de Chile en su discernimiento profético; “Ese modelo ha privilegiado de manera descompensada la centralidad del mercado extendiéndola a todos los niveles de la vida personal y social. La libertad económica ha sido más importante que la equidad y la igualdad. La competitividad ha sido más promovida que la solidaridad social y ha llegado a ser el eje de todos los éxitos. Se ha pretendido corregir el mercado con bonos y ayudas directas descuidando la justicia y equidad en los sueldos, que es el modo de dar reconocimiento adecuado al trabajo y dignidad a los más desposeídos. Hoy escandalosamente hay en nuestro país muchos que trabajan y, sin embargo, son pobres” (“Humanizar y Compartir con Equidad el Desarrollo de Chile”, septiembre de 2012) y por otro lado hay actitudes de inflexibilidad y arrogancia que plantean; “Ni en los peores momentos de manifestaciones, los momentos más difíciles que enfrentamos, con gente en la calle, tuve alguna duda respecto a la mantención del esquema que hemos trabajado entre todos” (Ministro de Hacienda, La Tercera, 30 de diciembre de 2012, Página 3).

Señores Ministros, necesitamos inyectar una fuerte dosis de CONFIANZA en las instituciones y en el Estado, y la resolución que ustedes se aprestan a tomar podrá contribuir a ello, considerando que su decisión necesariamente deberá tomar en cuenta la pregunta esencial ¿QUÉ PAÍS QUEREMOS CONSTRUIR?, pregunta que exige una urgente y valiente respuesta, muy participativa, incluso en vistas a las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias.
En sus manos, en sus mentes, en su corazón y en su conciencia está una relevante decisión. “Cuando arrecian los vientos (del cambio) algunos construyen muros y barreras, otros, aspas de molinos”. ¿Qué construirán con su decisión?.

Antes de su resolución se plantearán preguntas sobre varias dimensiones

1.- ECONÓMICA

¿Este megaproyecto favorecerá la economía del país?. Las megarepresas y su correspondiente tendido eléctrico, ¿serán en beneficio solo de algunas empresas trasnacionales, acariciadas por el apoyo del gobierno, o sacrificarán nuevamente la economía del pueblo y sobre todo de los más pobres?

Una empresa que en 2005, al presentar el proyecto, calculaba la inversión de U$2.500 millones en las represas y U$1.500 millones en la línea de transmisión, mientras que hoy se calculan U$11.000 millones y con tendencias al alza. Un proyecto que no ha estado exento de graves irregularidades, incluso en sus etapas de aprobación por el Gobierno Regional de Aysén el 09 de mayo de 2011.

Percibimos que hay una propaganda engañosa de la empresa que promete abaratar costos de la energía y tantos supuestos beneficios que, incluso hoy, legalmente, son imposibles de cumplir.

Merece recordar lo que manifestaba el Comité Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile el 18 de mayo de 2011 referente a este tema; “Una decisión basada solo en intereses económicos es éticamente inaceptable y deplorable, porque constituye una mezquina burla a la sociedad. Por el contrario, una respuesta humanizadora al desafío energético requiere un diálogo en el que todas las personas y comunidades, especialmente los más involucrados y afectados por las iniciativas, puedan participar y sus opiniones sean tenidas en cuenta para las decisiones que les afectan. Somos administradores de un mundo que no es propiedad nuestra, sino de toda la humanidad” (“Cuidar los Dones de la Creación”).

2. ENERGÉTICAS

Para su decisión se plantearán las diferencias entre NECESIDAD y URGENCIA energéticas, lo peligroso que es tomar una decisión sobre un proyecto que sería irreversible, si no tenemos una política nacional de energía que cuente con amplio consenso. La propuesta de una “carretera eléctrica”, si no se desprende de una política energética, sería otro desacierto irresponsable, difícil de perdonar.

Hay quienes plantean que algunos se oponen a todo proyecto energético sin proponer nada constructivo. ¿Qué cabida tiene en el diálogo y en las decisiones la propuesta de la Comisión Ciudadana Técnico – Parlamentaria para la Política de Matriz Eléctrica, conformada por 40 reconocidas personalidades en la materia y con presentación de poderosos y creíbles planteamientos sobre el liderazgo estratégico del Estado, la reducción de nuestra dependencia energética, una reforma al mercado eléctrico para que sea más transparente, diversificado y eficiente, la política de eficiencia energética y un plan de acción para hacerla efectiva, la incorporación de Energías Renovables No Convencionales con un impresionante potencial en nuestro país y cada vez más viables e incluso más económicas en Chile hoy, etc.?. Propuesta presentada y entregada al Sr. Presidente de la República, Sebastián Piñera Echeñique el 28 de noviembre de 2011.

En referencia a las fuentes energéticas, tema también ético y tan relevante hoy, el Papa Benedicto XVI plantea que “Su destino no puede dejarse en manos del primero que llega o depender de la lógica del más fuerte” (Caritas In Veritate, 49).

Sé que el tema energético es exigente y delicado en el Chile actual, de hecho no creo sea casualidad que hayamos tenido 5 Ministros de Energía en 3 años.

3.- AMBIENTALES

Considerando la creciente necesidad energética, en Chile y en todo el mundo, y que toda energía surge de elementos de la naturaleza, unos no renovables, contaminantes, caros y paulatinamente en extinción (petróleo, carbón, gas,…) y otros renovables, no contaminantes, mucho más baratos si se consideran las externalidades y eficientes (sol, viento, energías oceánicas, geotermia, biomasa,…), será decisivo orientar las decisiones hacia un mejor trato a nuestro planeta en beneficio de la VIDA BUENA que exigimos vivir.

Quien más sufre con la ineficiencia y desarrollo energético es la naturaleza. Nuestro planeta grita de dolor y manifiesta su grave enfermedad en la crisis ecológica, expresión de otras crisis más profundas y vitales, como la crisis de civilización, la crisis ético-moral, la crisis económico-financiera, la crisis alimentaria.

En medio de estas crisis el tema del AGUA es esencial, y especialmente para Aysén de la Patagonia, lugar privilegiado del planeta por su abundancia de agua dulce. Sin agua no hay vida, y sus múltiples usos nos obligan a decisiones éticas irrenunciables, sobre todo si a lo largo de todo Chile hay numerosos conflictos relacionados específicamente con el agua.

El calentamiento global, uno de los problemas más graves, preocupantes y urgentes de nuestra época, exige que también en Chile asumamos la responsabilidad que nos corresponde para alentar la vida de la humanidad, hoy crecientemente amenazada.

Hoy la humanidad está consciente que en un planeta LIMITADO, el desarrollo ILIMITADO es imposible.
Confiamos que la reciente implementación de la institucionalidad ambiental con la Superintendencia del Medio Ambiente y los Tribunales Ambientales responda adecuadamente a los crecientes desafíos que se plantean en todo Chile.

4.- DE SOBERANÍA

En un mundo globalizado y cada vez más interdependiente sigue adquiriendo importancia el tema de la soberanía. Estamos en controversias con países hermanos (Perú, Bolivia) por temas de tierras y de mares. Confiamos en soluciones razonables, fraternas y pacíficas.

Sin embargo, es creciente la conciencia de nuestro pueblo de lo preocupante e injusto que la propiedad de las aguas dulces de Chile y sobre todo de Aysén, esté mayoritariamente en manos de empresas transnacionales e incluso de otros Estados (ENEL es propiedad en su 32% del Estado Italiano).

Señores Ministros, en el tema de HidroAysén, más allá de las represas, este elemento no es secundario, y debería incluso motivar un debate nacional con altura de miras y con visión de futuro.

5.- POLÍTICAS

Sé que toda decisión responde a visiones, opciones, orientaciones y, no pocas veces, intereses políticos. Los gobiernos y las diferentes instancias políticas de nuestra sociedad tienen la noble y delicada responsabilidad de plasmar en sus decisiones lo que favorece al bien común. Creo que uno de los mayores problemas de Chile es la gran distancia que hay entre los intereses y las necesidades de la población y las políticas impulsadas por ciertas élites del mundo político y económico. La nobleza y la credibilidad de la política requieren reducir urgentemente estas distancias, para que no sigamos viviendo en dos (o más) Chiles en permanente tensión, y que las “Decisiones-País” no sean ensuciadas u ofendidas por parciales y reducidos intereses puramente partidistas.

6.- SOCIO-CULTURALES

En estos años, gracias también a la lucidez y a la incisiva irrupción de los jóvenes, emergió un actor relevante: un pueblo cada vez más consciente y responsable de su papel en la vivencia democrática del país, que quiere y exige participar en las búsquedas, en las alternativas, en las soluciones y resoluciones referentes al bien común. La democracia representativa se ve desafiada con la nueva cultura de la participación. Esta es la democracia que camina hacia una mayor madurez, con éxitos, con dudas, con limitaciones, con inquietudes, pero que hay que alentar y fortalecer. Es la cultura de los nuevos tiempos, potenciada por las nuevas tecnologías y por las ciencias, que espera y pide construir nuevas relaciones y soluciones sociales, sin repetir esquemas y soluciones del pasado, por cuan buenas hayan sido en su tiempo.

Resuena cada vez con mayor fuerza en nuestro pueblo la afirmación que “Chile es un país que ha vendido sus bienes” (aguas, tierras, mares, minerales,…) al capital transnacional, pero afortunadamente no ha vendido su conciencia de querer ser un pueblo libre, pacífico, solidario, equitativo, fraterno.

Al no ser atendidos estos anhelos profundos puede tambalear gravemente la paz social, como constatamos con profundo dolor y preocupación está sucediendo con los queridos Hermanos Mapuche.

Incluso en los próximos días, del 25 al 28 de enero, en la Cumbre de la Unión Europea-Estados Latinoamericanos y Caribeños, a realizarse en Santiago, se ofrece una nueva oportunidad para fortalecer la hermandad y la solidaridad entre los pueblos, con respeto y cooperación, sin caer en la tentación o en el peligro de someter a nuestros pueblos en las garras de la mercantilización de los bienes comunes, esenciales para la vida de nuestros pueblos. No quisiéramos que esta Cumbre fuera nuevamente un encuentro de negocios neocolonialistas al margen de los clamores persistentes de nuestros pueblos. Una clara señal de este respeto, hermandad y solidaridad ya lo dieron en septiembre pasado un grupo de 35 Europarlamentarios de diversos partidos y nacionalidades de Europa expresados en su contundente declaración “No al proyecto HidroAysén” (ver adjunto). Una Cumbre en que será muy saludable plantear a fondo las relaciones y los Tratados entre ambos Continentes y el papel de las empresas transnacionales que operan en los varios países de América Latina y el Caribe, no siempre respetuosas de la cultura, de los bienes comunes y de la dignidad de nuestros pueblos.

Muy Estimados Señores Ministros;

Les agradezco hayan tenido la gentileza de acoger estos sintéticos y limitados planteamientos que han tenido por finalidad solamente ofrecerles algunos elementos para su discernimiento. Planteamientos que, al no tener otros canales de participación, les he manifestado muy fraternal y humildemente en esta carta. Confío los reciban con la sabiduría, la humildad y la responsabilidad de Ministros de Estado que quieren servir a todo su pueblo y especialmente a los más marginados, en esta hora histórica de Chile.

Desde el extremo Sur, se eleva nuestra oración por ustedes, sus familias y su delicada y exigente labor.
Con especial aprecio les saluda atentamente,

+ LUIS INFANTI DE LA MORA, osm.
Obispo Vicario Apostólico de Aysén

www.reflexionyliberacion.cl

Fuente: RadioudeChile-Albatv/MCZ

Categorías: -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Chile

Más sobre Chile »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2019
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS