Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Salvador Pérez

¿Quién le pone el cascabel al Bachaquero?

Venezuela | 16 de mayo de 2016

imprimir

Más que un simple oficio

El bachaqueo se presentó ante la opinión pública como una forma de oficio “paralelo”, una especie de “empleo” alternativo. Por un lado, aparecieron aquellas personas que se dedicaban a esta actividad “económica” para obtener una entrada de dinero adyacente a su empleo formal asalariado; y por el otro, personas desempleadas que buscaban obtener ingresos económicos a través de la economía informal. El capitalismo abriéndose paso entre el pueblo pobre.

En los últimos meses este fenómeno ha evolucionado a una modalidad más compleja e ilegal que, según las evidencias y los casos de violencia suscitados en sus áreas de despliegue, colindaría con el crimen organizado y la conformación de una actividad económica paralela que comienza a ser preocupante.

Frank Rodríguez, inspector popular de la parroquia Coche del municipio Libertador del Distrito Capital, ha relatado a nuestro equipo de 15yultimo.com que, “dentro del Mercado Mayor de Coche, en el andén número tres (3) han realizado delitos de homicidio en contra de ciudadanos que interfieren con las actividades propias del bachaqueo, y que hacen vida dentro y fuera de ese comercio en la parroquia de Coche (…) allí existen personas que poseen armas de asalto R15 y fusiles de asalto ligero (FAL) y esos grupos criminales en su mayoría junto con miembros de los cuerpos de seguridad del Estado (GNB, CICPC, PNB, entre otros), son quienes controlan todo lo relacionado al bachaqueo en toda la parroquia de Coche”.

Rodríguez, también señala que, “los bachaqueros, que en su mayoría son malandros, llegan a tempranas horas a organizar las colas que se hacen en las afueras de los distintos centros de distribución de alimentos, localizados dentro de la parroquia Coche, diciéndole a los que están allí: ustedes van detrás de estos cien que ya se anotaron y en ocasiones de manera atemorizante se acercan a personas que están en la cola para adquirir un artículo de primera necesidad y la obligan a ponerse en un puesto más cercano al centro de distribución asignado por ellos, con la condición y obligación de entregarles a los bachaqueros algunos productos regulados que estos consideren, luego de haber realizado la compra de los productos”.

Asimismo, este inspector popular, refirió que, “estos grupos amenazan a trabajadores que laboran en los centros de distribución, localizados dentro de la parroquia Coche, especialmente a gerentes o jefes de áreas, para que éstos, bajo todo tipo de amenazas colaboren entregándoles información que estos solicitan respecto a la disposición e inventario de ciertas mercancías, así como la entrega de cierta cantidad de productos de primera necesidad. Quienes colaboran son recompensados con grandes cantidades de dinero en efectivo y por consiguiente pasan a engrosar la lista de personas que se adhieren a este tipo de mafia ya sea de forma espontánea o bajo coacción, por otra parte, quienes se niegan a colaborar, corren el riesgo de recibir ataques físicos y psicológicos”.

Por otra parte, el superintendente nacional para la defensa de los derechos socioeconómicos, (Sundde), William Contrera, ha señalado en múltiples intervenciones que existen “gerentes y funcionarios, que participan de esta dinámica porque es demasiado rentable en términos económicos, sacar los productos a la reventa”.

Contreras, también ha venido apuntando que en torno a este fenómeno se teje “una organización, que además de cometer de manera flagrante crímenes ligados a la extorsión y el contrabando, está atentando contra los derechos socioeconómicos de los venezolanos (…) el bachaqueo es un acto criminal, y es solo la punta del iceberg de una nefasta y compleja operación ilegal de usura con el derecho a la alimentación de la ciudadanía (…) tiene amplias ramificaciones dentro de exclusivos e importantes actores de la actividad productiva del sector alimentario, farmacéutico, y de cosméticos”.

El crimen nunca paga (impuestos)

Los hechos antes expuestos evidencian cómo a través de un ejército de Bachaqueros contrabandistas de cuello blanco y crimen organizado, las políticas implementadas por el Ejecutivo Nacional en materia alimentaria, están siendo distorsionadas, desafiadas y hasta quebrantadas sin dispararse un solo tiro.

En la realidad, existen elementos tangibles que permiten señalar que este fenómeno está siendo controlado por mafias empresariales y grupos criminales, siendo fomentado en su mayoría, por ciertas plataformas políticas de personalidad extremista que hacen vida en Venezuela.

Como se mencionó anteriormente, si son los grupos criminales quienes en la actualidad mantienen el control sobre este fenómeno, ¿qué factores podrían estar influyendo para que éste se materialice?

Será posible que, algunos grupos criminales, se hayan visto forzados a movilizarse de sus antiguas zonas de influencia (especialmente las zonas fronterizas entre Venezuela y Colombia), debido a las distintas acciones emprendidas por el Ejecutivo Nacional para combatirlas y erradicarlas.


La teoría del Martillo y el Yunque

Este escenario entrópico nos muestra la aparición en nuestra economía de la teoría del Martillo y del Yunque, mientras el ejército venezolano ha venido golpeando a los grupos paramilitares, las bandas y mafias criminales que controlaban y que aún controlan – de manera reducida – el contrabando de extracción en todo el eje fronterizo que comparte Venezuela con Colombia, su principal unidad militar, las Operaciones de Liberación y Protección del Pueblo (OLP), las zonas interurbanas (principalmente las de las calases populares del país) podrían estar siendo el yunque que está soportando y conteniendo todo el desplazamiento de esos grupos paramilitares y bandas criminales, que están siendo confrontados por el Gobierno Nacional a través de la OLP en el eje fronterizo colombo-venezolano.

Se tienen muestras de operaciones militares de ese tipo, como la detención de personas involucradas en el contrabando de extracción y la desarticulación de bandas criminales, (septiembre 2015), producidas en este nuevo marco ofensivo. El Gobierno Bolivariano ha desplegado más de mil efectivos policiales y castrenses en la Zona 1 de la frontera de Táchira, como parte de la Operación de Liberación y Protección del Pueblo (OLP), para erradicar la presencia paramilitar, contrabandista y de bandas criminales que tienen presencia en ese territorio. Sin embargo, estas operaciones, tal vez, han servido no para erradicar a esos grupos en su totalidad, si no por el contrario, podrían haber contribuido a forzar su desplazamiento a otras zonas circundantes.

El propio presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, ha manifestado que “el Bachaquero tradicional – que compra en la frontera y desplaza las mercancías al exterior para obtener divisas – se ha reducido mucho.

Sin embargo, el poder de organización y financiamiento de estos grupos, ciertamente los hace difícil de combatir y erradicar por completo, ya que en ciertas actividades como la de contrabando de extracción, las grandes corporaciones privadas nacionales y trasnacionales han participado y promovido esa actividad delictual; asimismo, esas organizaciones, operan sostenidamente en el tiempo, tienen ciertas jerarquías y estructuras en constante movimiento, puedan hacerse o deshacerse, montarse o adaptarse a los nuevos escenarios, actúan en zonas determinadas, tienen su propio territorio y disponen de mecanismos para legitimar el dinero, vehículos o bienes que obtienen de su actividad ilícita. No se dedican únicamente al tráfico de drogas, algunas a su vez dirigen operaciones criminales de prostitución infantil, contrabando y hasta atracan, otras practican secuestros exprés o extorsión, tienen el denominador común de ser extremadamente violentas y conformadas por miembros cada vez más jóvenes, que se suman a ellas para obtener respeto, estatus o dinero fácil.

Posiblemente estas bandas criminales, se han visto forzadas a movilizarse de sus antiguas zonas de influencia (especialmente las zonas fronterizas entre Venezuela y Colombia), debido a las distintas acciones emprendidas por el Ejecutivo Nacional para combatirlas y erradicarlas.

En consecuencia, estaríamos ante un posible escenario de migración o desplazamiento de estas bandas criminales (daños colaterales) – en etapa de adaptación o diversificación delictiva – hacia zonas urbanas o interurbanas, las cuales podrían estar presentando nuevas oportunidades de negocios delictivos, más lucrativos y con mayor facilidad de captar nuevos integrantes para conformar sus filas.

En conclusión, en la actualidad, existen elementos demostrables y tangibles que permiten señalar que este fenómeno está siendo controlado por grupos criminales con el apoyo y complicidad de grandes corporaciones empresariales privadas nacionales y trasnacionales, las cuales participan de la actividad productiva del sector alimentario, farmacéutico, y de cosméticos. La pregunta que todos debemos hacernos es la siguiente: ¿en la actualidad y bajo las circunstancias que vivimos; el fenómeno del bachaqueo y su gran ejército de bachaqueros, emergen del pueblo, el lumpen o el crimen organizado? ¿Quién le pone el cascable al gato?.


Fuente: 15 y último

Categorías: -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Ultimas de Venezuela

Más sobre Venezuela »

Canal en movimiento

América Latina y Caribe |

Discursos Murales: Fidel Castro Ruz

Vea más videos comunitarios »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS