Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Argentina

Por Carlos A. Villalba

Se complica el camino de Malcorra hacia la ONU

Argentina | 22 de septiembre de 2016

imprimir

Por Carlos A. Villalba

Diez meses después de haber sido designada al frente de la diplomacia argentina, las mieles del prestigio y el éxito que rodeaban a Susana Malcorra, comenzaban a virar hacia sabores amargos y el papelón en el que se vio envuelta a raíz de la sobreactuación, la impericia y la falta de respeto por los valores de las relaciones exteriores por parte del presidente Mauricio Macri, nada menos que frente a Gran Bretaña, parece haber dejado sin oxígeno sus intentos por ocupar la Secretaría General de Naciones Unidas, a partir del primer día de 2017.

La decisión de Mauricio Macri de designar a Susana Malcorra al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (MRECIC) había sorprendido a todos, propios, extraños y, en particular, a “La Casa”, eufemismo antipolítico con que los diplomáticos egresados del Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN), denominan a la Cancillería argentina. El jefe del PRO le dio la espalda al grupo de diplomáticos radicales que hicieron cola para sentarse en el sillón que usaron Rafael Bielsa, Jorge Taiana y Héctor Timerman entre el 25 de mayo de 2003 y el 9 de diciembre de 2015.

En pocos meses las cosas cambiaron rápidamente para la conductora de la diplomacia local, tanto en el frente interno, como en la propia ONU donde, a las acusaciones en su contra por encubrimiento de violaciones de niños en África cometidas por “fuerzas de paz” francesas, se le deben sumar las cuatro derrotas seguidas en los sondeos entre los miembros del Consejo de Seguridad. Cayó al séptimo lugar en la ronda de comienzos de septiembre, cinco votos por debajo del portugués Antonio Guterres y, lo que le preocupa aún más, con siete países que “desalientan” su postulación, a pesar de haber recibido el apoyo del presidente chino, Xi Jinping, en la Cumbre del G-20… o tal vez a raíz de eso, en un mundo en el que el juego de las grandes potencias forma parte de una suerte de guerra fría por otros medios.

Un amigo presidencial, que supo usar boina blanca, había deslizado el nombre de quien fuera Jefa de Gabinete del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, entre los papeles del por entonces presidente electo. Jugaba a dos puntas: le arrimó respaldo político a las expectativas de encabezar la ONU a Malcorra y le sumó al ingeniero boquense una de las fichas por entonces menos cuestionadas del nuevo gabinete, por el perfil supuestamente “técnico” de la beneficiada, contra los currículos gerenciales de la mayoría de sus colegas que los ponen cada día al borde del incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, las incompatibilidades de sus funciones o
la venta de sus acciones en empresas extranjeras relacionadas con sectores de la economía nacional que deberían regular.

El recién te paso por Nueva York durante la Asamblea General de la ONU y gestos como el agradecimiento de Barack Obama por la aceptación argentina de refugiados sirios -una decisión tomada en realidad hace más de dos años por Cristina Fernández de Kirchner-, parecían el escenario exacto para que la campaña de la canciller argentina retomara impulso frente a las próximas votaciones del Consejo de Seguridad. Sin embargo, todo terminó en el fracaso estrepitoso causado por la desmentida rotunda del Foreign Office británico a la afirmación de Macri acerca de que la primera ministra Theresa May estaba dispuesta a “comenzar a conversar”
sobre la soberanía de las islas del Atlántico Sur, durante un encuentro de pasillo al que se encargó de sepultar calificándolo de “breve” e “informal”.

Fotocopia Vaticanaar-macri-sepiados

La ingeniera electrónica rosarina, no residente en el país, que comenzó a trabajar en la estadounidense IMB en 1979 y a partir de 1994 se pasó a Telecom donde escaló hasta convertirse en su CEO, necesitaba sumar a su foja el apoyo político. El ex capo de SOCMA y actual
multiaccionista de empresas offshore sumaba una perla a un vestido chorreado de empresarios y carente de políticos, salvo los mendicantes que se le sumaron desde la UCR.

Ese fue el acuerdo informal con Macri, quien daba sustento político a su candidatura, mientras ella cubriría con una estola de “mujer conocida” los primeros pasos internacionales de su gestión, en base al trato que tuvo como funcionaria con líderes mundiales, incluido el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. El diseño fantaseado en plena borrachera del éxito electoral que instaló a las corporaciones transnacionales en la Casa Rosada, coronaría con la frutilla de una representante “propia” al comando de las Naciones Unidas que, para el equipo amarillo del PRO, constituiría un equivalente laico al obispo argentino y peronista que se sienta en el sillón de San Pedro.

Con una candidez impropia del cargo que ocupa y escasa fineza diplomática, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se atrevió a decir que «los argentinos ya tenemos a Bergoglio en el Vaticano, a Messi en el Barca y sólo falta Malcorra en Naciones Unidas».

En los despachos de la Casa Rosada relacionados con los “asuntos estratégicos” critican -en sordina pero con dureza- a la canciller; consideran que las acciones que adopta la todavía jefa de la diplomacia, incluido el “acuerdo” con Gran Bretaña, luego desagiado en “anuncio”, buscan fortalecer su postulación a la conducción de la ONU por encima de los intereses del conjunto del gobierno. Las fuentes, a pesar de trabajar para el presidente Macri, opinan que al no ser un especialista en los manejos de política exterior, el mandatario “deja hacer” a la ingeniera devenida en funcionaria internacional.

En el propio Palacio San Martín, pasada la luna de miel con el cuadro de “alto rango del sistema multilateral”, arrecian las críticas. Otra vez su aspiración a reemplazar a Ban Ki-moon ocupa el centro de la escena, con una percepción de que todo el trabajo de los diplomáticos baila al compás de la “ambición personal” de Malcorra, quien diseñó dos giras mundiales, con más de 15 destinos
extranjeros y casi un mes afuera de la Argentina que, a entender de los que saben fueron diagramadas “a la medida exacta del traje de candidata”, y costeadas con fondos del erario público.

De alguna manera ella reconoció la situación a través del cable interno del MRECIC que se vio obligada a circular a sus “Estimados colegas” el 26 de mayo a las 15.21, en el que les manifestó que “Nada de lo que haga en estos meses de ´campaña` me apartará de los principios que me llevaron a aceptar este desafío” y les adelantó que “en las próximas semanas me espera un agenda muy activa”.

Malvilands, Falkvinas

Las aguas se inquietaron más aún a partir de los anuncios de Malcorra y el ministro británico de Asuntos Exteriores, Alan Duncan, en el marco del Foro de Inversión y Negocios porteño, al que el macrismo y su prensa denomina “Mini Davos”, en contraste orgulloso con el Foro Económico Mundial que se realiza en esa ciudad suiza, con la presencia de los principales líderes empresariales, líderes políticos internacionales, premios nobeles e intelectuales de renombre.

Los diez puntos del comunicado fueron aceptados por la canciller sin el concurso de los asesores de Balcarce 50, que “llegaron tarde” con su intento de corrección. La comunicación busca de manera obvia instalar al gobierno argentino mucho más cerca del británico de lo que estuvieron las anteriores gestiones, incluso de lo que quieren los políticos del PRO, quienes saben de la sensibilidad nacional frente a la problemática de la recuperación efectiva de la soberanía que los argentinos tienen sobre las Islas Malvinas y los demás archipiélagos usurpados por Londres.

Incluso, reinstala el memorándum de 1989, recordado por la política de “paraguas”, anunciado por Carlos Menem que, en su dificultoso inglés, planteó esconder la soberanía bajo una “umbrella”; contradice las resoluciones de la ONU que instan a Londres a abrir negociaciones sobre el tema, y despertaron sospechas entre la dirigencia opositora sobre una “jugada” de Malcorra para tratar de
evitar el veto del Reino Unido a su candidatura a la ONU.

Las críticas surgieron, siempre bajo reserva de anonimato, dentro del propio macrismo, teniendo en cuenta que las áreas oficiales no diplomáticas involucradas en un tema de estas características, como Asuntos Estratégicos, Legal y Técnica o Energía y Minería, no fueron consultadas por Cancillería para la elaboración del paper leído de apuro en el Centro Cultural Kirchner, más allá de que la lógica de relacionamiento internacional de las autoridades nacionales pasa, precisamente, por “facilitar” cualquier tipo de desembarco transnacional sobre los bienes naturales comunes del país, a los que consideran meros “recursos naturales” transables.

El párrafo referido al "fortalecimiento de la relación bilateral y la búsqueda de soluciones de los problemas globales dentro de los marcos multilaterales que correspondan", se relaciona con las precisiones de Malcorra al diario británico The Guardian un mes atrás, en plena campaña por su candidatura cuando, además de adelantar la intención de ampliar los vuelos desde y hacia las Islas,
expresó su anuencia a generar “un joint ventures argentino-británico de exploración de petróleo alrededor de las islas Malvinas”. En realidad, ese tipo de alianza estratégica es utilizada por empresas, e incluso por estructuras gubernamentales, para ampliar espacios para sus negocios y ampliar mercados, no siempre de manera equitativa sino en beneficio del protagonista de más peso.

En el caso malvinero, la supuesta ”articulación de empresas”, le abriría a Gran Bretaña la posibilidad de la explotación hidrocarburífera alrededor de Malvinas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur y de los espacios marítimos argentinos circundantes.

El tema amplía las grietas en las relaciones del oficialismo con la oposición, además de constituir uno de los ejes capaces de nuclear rechazos contra el Ejecutivo nacional, por encima de las diferencias de distinto tipo que el oficialismo riega con paciencia, con los ojos puestos en las elecciones del año próximo. Hasta el senador radical Julio Cleto Cobos, titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la cámara Alta, apoyó el reclamo iniciado por el senador chubutense del FpV-PJ, Juan Mario Pais, respaldado de sus colegas Juan Manuel Abal Medina, Marcelo Fuentes y Ruperto Godoy, para que Malcorra comparezca ante la misma para aclarar las intenciones del
“acuerdo”, los radicales se sumaron a la exigencia y hasta la Mesa Nacional de la CC-ARI de Elisa Carrió expresó su preocupación por el acuerdo.

odo lo contrario a lo que deseaba Macri en su primera participación ante la Asamblea General de la ONU, a la que llegó atajándose con un "hay que bajar las ansiedades" y asegurando que “no hay ningún acuerdo”.

La normativa vigente en la materia, en especial la ley 26.659, de la que es autor Fernando Pino Solanas, prohíbe desarrollar actividades hidrocarburíferas sin autorización nacional en la Plataforma Continental Argentina y expresa cuáles son las condiciones para la exploración y explotación. A juicio de los críticos de la iniciativa de la canciller el Gobierno no podría avanzar en estas conversaciones, ya que acciones de esas características implicarían “un reconocimiento de facto de derechos británicos sobre el territorio argentino”.

El presidente de Parlasur y ex canciller argentino, Jorge Taiana, consideró que, con esas condiciones el actual gobierno aceptó la decisión británica de “desmontar las medidas legales que ha venido aplicando nuestro país para resguardar sus derechos y sus recursos naturales no renovables por tratarse, además, de acciones expresamente prohibidas por las Naciones Unidas” y constituiría el primer paso del Reino Unido para avanzar sobre “una agenda que aspira a superar los logros que obtuvo la Argentina en años recientes”.

Tampoco se privó de calificar de “papelón” el minué de afirmaciones, desmentidos e insistencias presidenciales entre Macri y Malcorra, a partir del “breve intercambio con Theresa May”, tras el cual el presidente argentino “ha salido a decir que eso es conversar sobre soberanía”.

Yes, Mr Obama

ninos-cuadroCon las visitas de Barack Obama a Buenos Aires en marzo, y la de su secretario de Estado, John Kerry, en el mes de agosto, la administración Macri buscó mostrar una supuesta “reinserción en el mundo” del país, contra lo que considera el “aislamiento” kirchnerista, que dio prioridad a relaciones independientes con Latinoamérica y el Caribe, los BRIC´s, Rusia, China y organizaciones
regionales como UNASUR, CELAC y un Mercosur con Venezuela como miembro de pleno derecho.

A pedido de Francia y Estados Unidos, Argentina se comprometió a recibir 3000 refugiados provenientes de Siria, en lo que pareciera constituir otro de los puntos de la “campaña Malcorra”, que hasta logró incluir en el acuerdo anunciado en el CCK que Londres elogie la decisión de establecer ese “programa” en el marco de la "Crisis de los Refugiados". Nadie da cuenta de la forma en que se calculó esa cantidad de refugiados, un número que, para un tema con connotaciones políticas, migratorias, económicas, de seguridad y, en particular, de inteligencia, es elevado. Otra vez la sobreactuación del equipo Malcorra, genera rispideces en
otras áreas del Ejecutivo, e incluso de la Cancillería.

Dibujos de niños refugiados sirios

De apuro, sobre todo ante la llegada de Kerry, distintos despachos del Ministerio de Relaciones Exteriores desempolvaron propuestas y planes de trabajo de la gestión anterior relacionados con potenciales refugiados sirios y con los desplazados sirios en Líbano. Finalmente, la canciller logró que el tema fuese uno de los puntos principales de la rueda de prensa brindada junto al secretario
de Estado de EEUU, una foto que le garantiza instalación en los principales medios de prensa del mundo, que siguen con preocupación el desplazamiento de millones de personas desde las zonas de crisis.

Los principales funcionarios migratorios argentinos, manifestaron su preocupación por la selección de los refugiados y por la forma en que se hace “inteligencia” sobre ellos, una tarea para la que el país carece de la preparación y los recursos suficientes, como quedó demostrado con los errores, anuncios y desmentidas a que se vio obligada la cúpula del Ministerio de Seguridad, que primero creyó detener a un “terrorista” libanés, que en realidad era libio y no era “terrorista”, y pocos días después se vio obligada a otra desmentida tras alertar sobre la presencia del Estado Islámico en el país, que en realidad no era real.

Fuentes que participaron de alguna de las reuniones vinculadas con el “Programa Siria” -en realidad establecido desde el 14 de octubre de 2014 por el gobierno de Cristina Kirchner-, apuntan que los informes de las autoridades de Migración contabilizan 1500 sirios llegados al país desde aquel momento; la idea de la conducción política de la diplomacia es “descontar” esa cifra de los 3000 comprometidos ante Obama y Kerry. Por otra parte, los responsables de las autorizaciones migratorias, tienen datos sobre decenas de esos refugiados que en los últimos meses salieron y regresaron al país más de una vez, lo que genera su preocupación, ya que quieren evitar “comerse” cualquier acción delictiva cometida por alguno de ellos.

Presidente guionado

Un gobierno gestual como el de Mauricio Macri y Jaime Rolando Durán Barba, se apoya una y otra vez en su propio relato, sin buscar anclajes reales que lo sustenten. Pura tecnología comunicacional, sobre un proceso de toma de decisiones definido por los intereses de los grupos más concentrados de la economía sentados de modo directo en el gabinete argentino.

El plano internacional es un territorio más complicado que el de las visitas programadas a determinadas casas de familia, que hasta lo llevan a “pedir el baño a una vecina”, siempre mencionando el nombre de la elegida o el designado por el libreto de su equipo. No alcanzan los espejitos de colores que, en realidad, son la prenda que el capital transnacional y Estados Unidos como potencia regional pretende entregar a cambio de que el país cumpla sus condiciones, económicas y geopolíticas.

En ese exacto resquicio se intersecan Susana Malcorra y Mauricio Macri. Sus posibilidades dependen de un juego que la rosarina tiene cubierto por el lado de Washington pero que no controla en el espacio de los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Gran Bretaña, China, Rusia y Francia, cualquiera de los cuales, con su solo veto, la saca de carrera y deja al mandatario sin premio y sin focos internacionales. Muchos de los anuncios internacionales de la Cancillería parecen responder a un plan de granjear simpatías hacia su jefa o, al menos, de evitar enojos que conduzcan al veto de los “cinco grandes” de la ONU.

La situación se complica más para la dama, si se tiene en cuenta que en sus oficinas reposan los pedidos de exhorto girados por el juez Sebastián Casanello, quien investiga las irregularidades financieras del mandatario argentino destapada por los Panamá Papers, convertidos en “Macri Papers” a partir de la existencia de cuentas y compañías offshore, supuestamente en vigencia durante el ejercicio de sus funciones públicas y no declaradas.panama-papers-macri

El cajoneo o la desidia en la tramitación de esos trámites constituiría un nuevo mal precedente en una foja de servicios ya cuestionada en el seno del organismo multilateral, en particular a partir de las acusaciones en su contra por supuesto encubrimiento de violaciones de niños en África, cometidos por tropas francesas de los “cuerpos de paz” de la ONU, documentadas por UNICEF. La denuncia fue formulada por el director de las Operaciones de Campo del organismo, Anders Kompass, veterano luchador sueco de los derechos humanos, que debió renunciar al cargo tras filtrar el caso a las autoridades del Gobierno de François Hollande y ser acusado de no cumplir con los “protocolos” de la institución.

Dominó

A esta altura, la suerte de Malcorra es incierta. Lo único seguro es que el primer aniversario de Macri en la Rosada encontrará al Palacio San Martín en nuevas manos…, por ascenso o por eyección.

El tema, que no le quita el sueño al Presidente, tendrá sin embargo sus consecuencias; este como cualquier gobierno, puede sufrir un remezón fuerte ante la salida de uno de los miembros del gabinete nacional. Más allá de las ganas de algún ministro de sentarse en el sillón que supieron ocupar Domingo Cavallo en 1989 o Torcuato Di Tella y sus “Historias de Winnie The Pooh” para los kelpers, la baja de la canciller puede empujar una verdadera “corrida” en el equipo de gobierno.

También puede ser el espacio necesario para convertir una baja forzada en la limpieza de las fichas averiadas del Ejecutivo. Patricia Bullrich tiene todos los boletos para zarpar pronto del Ministerio de Seguridad, una función a la que fue convocada sin anteceddominoentes que la avalasen, como quedó demostrado una y otra vez desde su asunción misma, a través de errores, furcios y de un afán de exhibición impropio de la prudencia y las certezas que exige un tema como el que tiene a cargo.

Juan José Aranguren, Ministro de Energía y Minería, solo se sostiene en función del empecinamiento de Macri, tras el desastre que generaron sus decisiones tarifarias que pusieron al país al borde del desastre y arrimaron las protesta contra el Gobierno hasta los barrios que diez meses atrás lo habían votado. El incumplimiento del Código de Ética en la Función Pública y la incompatibilidad entre su pertenencia a Shell hasta hace poco más de un año y por ser propietario de millones de pesos en acciones de la compañía a la que debe regular, lo ponen también en la línea de partida al cumplirse el primer aniversario de la instalación del gobierno de las
corporaciones en la Casa Rosada.

*Sociólogo y periodista argentino.Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico

Categorías:

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Canal en movimiento

América Latina y Caribe |

Discursos Murales: Fidel Castro Ruz

Vea más videos comunitarios »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS