Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Cuba

Por Carlitos

Ser o no ser, esa no es la cuestión

Cuba | 10 de marzo de 2017

imprimir

Por Carlitos*

No es lo mismo ser contrarrevolucionario que no revolucionario.

El apoyo masivo a la Revolución es una circunstancia asociada al entusiasmo inicial por un proyecto que transformó radicalmente una sociedad torcida y corrupta. A ello se sumó la capacidad movilizadora de liderazgos irrepetibles como los de Fidel y el Che.

Sin embargo, ya no son esos tiempos. Después de años de desgaste producto del enfrentamiento a agresiones externas y los errores propios, muchos cubanos viven su vida sin una conexión directa con el proyecto social. Otros quieren lo mejor para Cuba y, sin embargo, no comparten completamente el rumbo seguido o por seguir.

Siempre he reclamado el derecho a ser revolucionario, porque a veces pareciera que "no se usa" serlo, pero siento el deber de respetar a los que no lo son, no solo por derecho (somos parte del mismo país), sino porque no se puede negar su capacidad de aportar.

¿Por qué debemos negar la posibilidad de participar a quienes no tienen una actitud militante? O, ¿por qué debemos negar la participación a quienes militan o debaten desde posiciones diferentes? Unos y otros pueden ser no revolucionarios, pero no tienen por qué ser contrarios al proyecto. Los límites son claros, para aquellos que niegan la posibilidad de la Revolución a existir en contubernio con intereses anexionistas.

¿No es acaso la tarea primera de los revolucionarios enamorar, sumar y hacer parte al resto? ¿No es eso los que nos enseñaron nuestra historia y nuestros íconos? Ninguna idea será suficientemente revolucionaria si se defiende negando el derecho de otras ideas a existir. Lo revolucionario implica también humildad y capacidad para dudar sobre lo propio en que se cree.

Sería ingenuo suponer que muchas formas de pensamiento alternativas son espontáneas. Está suficientemente documentada la labor del gobierno norteamericano y otros occidentales por subvertir el Socialismo en Cuba construyendo plataformas artificiales de pensamiento.

Pero sería irresponsable suponer que toda idea que no comparta las medidas o rumbos que toma el gobierno cubano tiene un proyecto de subversión atrás. No todo es capitalismo camuflado de tercera vía; hay ideas diferentes que pueden ser auténticas. En definitiva, nadie tiene la verdad sobre un Socialismo que está por construir.

Tampoco es serio suponer que todo dinero extranjero tiene fines anexionistas. Pregúntese, por ejemplo, de dónde sale el financiamiento de muchos de los proyectos académicos de nuestras universidades, incluso en el campo de las ciencias sociales. ¿Les llamaremos también contrarrevolucionarios o proimperialistas?

La principal conquista de la Revolución no es la educación y la salud, no son nuestros médicos internacionalistas, no son los bailarines, escritores, pintores o cineastas de fama mundial, no son las medallas olímpicas. Esas son conquistas importantes, trascendentales, pero reversibles. La principal conquista y fuerza capaz de reproducir la Revolución es un pueblo que sabe pensar por cabeza propia y con un sentido distinto de la ética.

No podemos seguir discutiendo en las redes como si la gente necesitara manuales para saber dónde está lo bueno y lo malo. La lucha ideológica no es algo tan simple. Los cubanos saben lo que deben saber. No lo sabe cada uno por separado, lo sabe esa construcción invisible (más invisible y poderosa que la mano invisible del mercado) que es la conciencia social.

Y si dañino es asumir como contrarrevolucionaria toda actitud o idea no revolucionaria, dañino es que se pretenda asumir como revolucionaria aquella actitud que no admite crítica alguna, que solo ve la Revolución como una cuestión a defender del malecón hacia afuera.

Es un deber de los revolucionarios defender al proyecto de las agresiones externas y la burda, incisiva y poderosa tergiversación mediática, pero no es el único deber. Cuando se hace eso y a la vez se niegan o solapan los errores propios, se está militando a favor de los que no quieren que Cuba avance (aunque no sea la intención).

La mejor y más militante manera de ayudar al gobierno que representa el proyecto de la Revolución no es justificando cada medida, sino alertando y debatiendo, especialmente sobre lo fallido o lo que queda por hacer. A los ojos de los jóvenes que se asoman a sus primeras motivaciones políticas serán verdaderamente creíbles los revolucionarios que, como el Che, son tan duros con el imperialismo como con las insuficiencias propias.

Precisamente, en la estratégica tarea de movilizar a los no revolucionarios a favor del Socialismo, uno de los grandes retos es mostrar que la excesiva centralización, la aversión al pensamiento diferente, la acrítica justificación de todo lo que se hace, la creencia de que la rebeldía internacional da derecho a incomprender la rebeldía interna, son expresiones de una manera de interpretar el Socialismo y el ser revolucionario que niega sus esencias. El Socialismo es otra cosa, con la que es posible y necesario poner a soñar a los jóvenes. Nuestra historia es testigo.

La gente por la que vale la pena una Revolución, los humildes, los hombres y mujeres que viven muy modestamente o muy por debajo de lo que merecen, los que lo hacen sin renunciar al proyecto revolucionario, los que perdieron o disminuyeron su fe pero siguen trabajando honradamente, los que edifican familias y valores, los que no tienen tiempo para estos debates, merecen un diálogo no excluyente, una visión más aterrizada y menos modélica del presente y del futuro.

Más que diálogo, esa gente merece avanzar. Merece que no se olvide lo que costó llegar aquí y el valor histórico y simbólico del istmo de 1959, pero merece también que el proyecto social se parezca a los jóvenes que lo habitan y hacen posible; que comulgue con el proyecto individual de cada cual; que sea de avanzada y transgresor en la ideología, la democracia, la ciencia, la tecnología, la comunicación, el arte; que entienda la urgencia de hacer para ayer los cambios que todos aprobamos (y más); que pida compromiso (más que nada con el pueblo y la verdad); que no deje de ser hereje y, por tanto, de valorar la herejía.

Y ese avance, ese proyecto social que necesitamos, será muy difícil de alcanzar si esperamos que sea obra únicamente de los no revolucionarios, de los revolucionarios del tipo A o de los revolucionarios del tipo B o del C. Debe ser una construcción de todos.

Ser o no ser, definitivamente, no es la cuestión.


*Artículo tomado del blog Segunda cita.
Fuente original: http://amanoysinpermio.blogspot.com/2017/03/ser-o-no-ser-esa-no-es-la-cuestion.html

Categorías:

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS