Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Noticias » México

Mario C. González padre de César, desaparecido de Ayotzinapa

“Si usted tuviera un hijo desaparecido ¿Se quedaría sentado o saldría a buscarlo por años?”

México | 25 de septiembre de 2016

imprimir

Yo lo que quiero es a mi hijo. No podría describir lo que se siente tenerlo desaparecido. Eso le digo a la gente que luego se molesta porque nosotros andamos manifestándonos y haciendo acciones aquí y allá para buscar a nuestros hijos, para exigir justicia.

¿Qué haría usted si tuviera un hijo desaparecido?, ¿Estaría sentado sin hacer nada o saldría a buscarlo?, si hubiera alguna oportunidad de volverlo a ver: ¿Qué haría usted?

Se lo dije a una señora que me dijo un día: ya acéptenlo. Espera que nos resignemos. Me lo dijo frente a una fotografía de su familia en el comedor, entonces le pregunté ¿Qué haría si uno de los integrantes de su familia faltara en la fotografía? ¿Qué haría?

Nosotros también eramos una de esas familias, también nos tomábamos fotos así, también rezábamos antes de comer, pero ahora, a nosotros nos falta alguien en la foto.

Nuestra lucha es digna. Tenemos a nuestros hijos desaparecidos y su búsqueda no va a parar jamás.

Yo me llamo Mario César González Contreras. Nací en 1965 y uní mi vida y mi camino a la lucha y a Hilda Hernández Rivera. Tenemos una hija que creció y decidió seguir su camino a muchos kilómetros de casa. Y un hijo del que no sabemos nada desde hace dos años ya, César Manuel González Hernández.

Han sido dos años llenos de dolor, de un sufrimiento que yo no soy capaz de describir. De que nos quitaron todo. De que nos quitaron la vida. Dos años llenos de mentira, de injusticias, de que el gobierno no haga lo que tienen que hacer. No sé cual será el costo político de aclarar el caso.

A mí también me ofrecieron dinero. Se equivocaron. ¡Por por supuesto que mi hijo no se vende!, y yo no como con la vida de un ser humano. Yo lo que quiero es a mi hijo.

No soy yo, como uno de los padres de familia de Ayotzinapa, quien culpa al gobierno mexicano por la desaparición de nuestros hijos. No soy yo. No son los demás padres y madres. Son las pruebas generadas por las instancias internacionales las que lo confirman. Si no fuera por ellos, por el grupo de expertas y expertos, estaríamos ahora llorándole a un pedazo que no es nuestro.

Si no fuera por eso ya habríamos creído su “verdad histórica”.

Hace ya dos años que la vida cambió. Nosotros somos gente de Huamantla, Tlaxcala, un lugar a unos 45 kilómetros de la ciudad de Tlaxcala y ahí transcurría nuestra vida hasta ese 26 de septiembre de 2014.

Nuestra vida nunca fue color de rosa pero era feliz. Yo siempre traté de luchar por la familia, por que hubiera calidad de vida, porque no padecieran cosas que yo padecí, porque no las sufrieran. Para que pudieran estudiar y superarse. ¡Que orgullo lograr tener hijos universitarios!.

Yo era soldador, a eso me dediqué luego de que estudié hasta el tercer semestre en un Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (Cebtis). Aprendí sobre máquinas de combustión interna, igual que César, luego me dediqué a trabajar duro por mi familia.

César es un chavo muy carismático, sonriente, bromista. Si yo calificara del uno al diez a mi hijo le pondría un once. Y yo sé, que es un humano con sus defectos y virtudes, pero de verdad es educado. ¿Qué puedo decir yo que soy su padre?. Mejor vayan a preguntar a Tlaxcala, a quien sea, quién y cómo era César, ahí está la verdad.

César es mi hermano, mi amigo, mi confidente, mi hijo. Jamás voy a parar de buscarlo.

Yo induje a mi hijo a correr carcachas en Huamantla. Juntos arreglábamos los carros y luego íbamos a las carreras. A César no le gustaba mucho, supongo que lo hacía más por mí.

A él lo que le gustaba muchísimo eran los animales y pues llegaba a la casa que con un conejo, con un perro, de todo. A escondidas se iba a los rodeos, lo descubrí después, montaba toros y caballos. Se acercaba a la gente que tenía animales y ayudaba a su cuidado. Él decía que trabajaba pero no le pagaban por eso.

Siempre insistí en que César fuera a estudiar Derecho a la Universidad de Puebla y lo hizo pero luego la dejó. Él tomó su decisión. Yo me enojé mucho con él. Yo no quería que saliera. Insistí pero el tomó su camino.

Me pidió que lo apoyara porque quería ser maestro. Estaba animado con la escuela Normal. Su mamá se puso a trabajar para ayudarlo. Ella siempre apoyó sus decisiones y lo acompañó.

César participó en un programa del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), como otros de sus compañeros, en el que ellos deben brindar servicio comunitario, sobre todo en la enseñanza de otros niños y luego se les apoya para que ellos puedan seguir estudiando.

Le tocó irse a enseñar a una comunidad de Tlaxcala lejos de casa. Nunca voy a olvidar que uno de los días que fuimos a visitarlo su mamá y yo, César estaba dividiendo los cuadernos de los niños que sí tenían para que los que no tenían también alcanzaran.

César tenía algo especial y ahí lo entendí.

No nos dijo que había hecho examen para la normal de Ayotzinapa. Cuando supo que se quedó me pidió apoyo pero yo estaba muy enojado y fue su mamá quien lo llevo a la Ciudad de México para poder viajar a Chilpancingo, Guerrero.

El 8 de septiembre de 2014 lo vi por última vez en la Normal de Panotla que está en Tlaxcala. Lo vi delgado y medio sucio. Le pedí que se quedara. Él me dijo: Papá siempre he hecho lo que tu quieres, ahora déjame seguir mi camino que ya encontré.

El 26 de septiembre todavía hablamos como a las 5 y media de la tarde y quedó de volver a llamarme. Yo le hablé más tarde pero ya no contestó.

Ese mismo día ya como a las nueve de la noche me llamaron de Panotla y me dijeron que me fuera para Guerrero. De ese día hasta hoy nos quedamos a vivir en la escuela, en Ayotzinapa. Desde ese día no ha parado el dolor ni la búsqueda.

Ya no hay dinero para ir y venir a la casa. La vida se volvió completamente difícil.

Desde ese día cambió todo, y entre lo malo y doloroso de no tener a César, también hemos aprendido. Aprendimos de otras luchas, aprendimos sobre la verdadera situación que hay en México, lo aprendimos y lo destapamos, aprendimos cómo nos afecta a todas y a todos.

Aprendimos que el pueblo mexicano es sensible y solidario pero que le falta información. Que le falta despertar.

Y yo los entiendo, yo antes era uno de ellos que no se preocupaba y menos se involucraba en luchas, porque aunque los medios independientes luchan por informar, por decir la verdad, tampoco tienen el poder de las televisoras, de los grandes medios, entonces nos mantienen ignorantes, nos mantienen dormidos.

Nosotros, nosotras, despertamos en esta situación y ya jamás pararemos de buscar hasta que, ojala Dios quiera, pueda volver a abrazar a mi hijo.


Fuente: Desinformémonos

Categorías: -

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2016
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS