Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Luis Britto García

Una máquina me despidió

Venezuela | 4 de marzo de 2018

imprimir

Por Luis Britto García

En el siglo XVIII, movimientos llamados ludlitas se dedicaron a destruir las máquinas porque dejaban sin trabajo a los obreros. Poco después, Samuel Butler escribe su anti utopía Erewhon, cuyos habitantes han decidido prohibir el uso de maquinarias, porque evolucionan con más rapidez que los hombres y terminarán reemplazándonos. En 1920, al estrenar su pieza teatral Robots Universal Rossum, el escritor checo Karel Capeck lanzaba una palabra y una idea que harían historia. Los robots (en checo: peones, siervos) eran hombres artificiales creados por el profesor Rossum (en checo: cerebro), pero eliminando de ellos todo lo que nos hace costosos y humanos: la curiosidad, la invención, la fantasía, el amor. Concebidos como esclavos, los robots terminaban suplantando al hombre. En 1927, en la película Metrópolis, de Fritz Lang, los trabajadores son ahogados en los sótanos industriales para ser sustituidos por una escalofriante autómata de acero.

2
¿Fantasía de artistas imaginativos? Visite cualquier sucursal bancaria. Donde antes trabajaban ocho o seis cajeros, ahora laboran de casualidad dos. Para depositar cheques, retirar efectivo, transferir, pedir saldos, debemos teclear en cajeros automáticos o en computadoras. El dinero efectivo prácticamente ha desaparecido: para pagar cualquier cosa, debemos pedirle la venia a informatizados “puntos” que nos permiten o vetan acceder a nuestros depósitos. Visitemos fábricas de automóviles en países desarrollados o maquilas subdesarrolladas: infinidad de máquinas se mueven como en una danza concertada en galpones donde raramente se divisa un obrero. Casi todo trámite requiere llenar un formulario informáticamente: si se lo aceptara y resolviera por la misma vía, parte de la administración desaparecería. Hoy en día, mecanismos pensantes amenazan con dejar sin empleo a todo el mundo. Son más rápidos, incansables y baratos que el ser humano ¿Qué será de nosotros?

3
Carl Benedikt Frey y Michael A. Osborne, de la universidad de Oxford, aportan una desoladora respuesta. Tras calcular el impacto de la automatización en 702 categorías laborales, concluyen que gracias a ella en Estados Unidos perderá su empleo el 47% 2 de la fuerza de trabajo (“The future of Employment: How susceptible are Jobs to computerisation?”, 17-9-2013). Desaparecerán primero los puestos que requieren menos educación y reciben menores salarios. Pero según Erik Brynjolfsson y Andrew McAfee, del Instituto de Tecnología de Massachussets, a partir del 2010 la curva de incremento de la producción, que es muy elevada, supera exageradamente la del aumento del empleo, que tiende a estancarse. Según los autores citados, los avances en computación “son responsables en gran medida del lento crecimiento del empleo en los últimos 10 o 15 años” y ese efecto se incrementará “no solo en la fabricación, los servicios y los comercios, sino en profesiones como el derecho, los servicios financieros, la educación y la medicina”. Vale decir, las máquinas seguirán reemplazando, no sólo a los obreros poco formados, sino a los profesionales altamente calificados. Ambos investigadores “Creen que este rápido cambio tecnológico ha estado destruyendo trabajos a un ritmo mayor del que los está creando, contribuyendo al estancamiento de los ingresos medios y al aumento de la desigualdad en Estados Unidos” (David Rotman: MIT REVIEW. https://www.technologyreview.es/s/3615/de-como-la-tecnologia-esta-destruyendo-el-empleo).

4
Hacia 1960 escribí un cuento sobre este destino posible. Fábricas enteramente automatizadas producirían bienes para una humanidad totalmente desempleada que moriría de hambre por no poder comprarlos. El relato intentaba sugerir la obvia alternativa. En el socialismo, la producción automatizada no se traduce en desempleo, sino en aumento del tiempo libre, hasta que todas las tareas no creativas sean realizadas por máquinas. Dejándonos libres para todo lo que hace costoso al ser humano: la curiosidad, la invención, la fantasía, el amor.

Fuente: http://luisbrittogarcia.blogspot.com

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS