#ATV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión » Venezuela

Por Pablo Siris

Venezuela: el anhelado diálogo se queda sin interlocutores

Venezuela | 29 de septiembre de 2017

imprimir

Hace una semana atrás la esperanza cundía en Venezuela: no había incidentes violentos, se había reiniciado un diálogo entre el Gobierno y la oposición, comenzó la cotización del petróleo en yuanes -lo que permite en parte romper la dependencia del dólar y la terrible especulación financiera que lleva asociada-, estaba a punto de lanzarse la campaña electoral para las próximas elecciones de gobernadores que se realizarán el 15 de octubre y las familias preparaban elnuevo año lectivo 2017-2018 (en Venezuela las clases inician en septiembre y culminan en julio del año siguiente) con total normalidad.

A pesar de las amenazas de Trump, a pesar de sanciones a funcionarios y restricciones en los visados de ingreso a Estados Unidos para toda la población. A pesar incluso del bloqueo financiero internacional y la guerra económica y sus derivaciones en sufrimiento para toda la población venezolana -especialmente para los sectores más vulnerables-, todo el mundo anhelaba que por fin se resolvieran las diferencias en el seno del país como se había hecho a lo largo de toda la Revolución Bolivariana: votando y en estricto apego a la Constitución.

“Creo en el diálogo, creo en la palabra, en los acuerdos con dignidad y soberanía, porque creo en la paz y aspiro que de la mesa de diálogo instalada con la coordinación del presidente Danilo Medina y Rodríguez Zapatero salga acuerdo confiables y lo más importante salga un sistema permanente de diálogo”, manifestó el presidente Nicolás Maduro el pasado 17 de septiembre durante su programa dominical.

Y sin embargo, a lo largo de esta misma semana surgieron algunas pésimas señales en la oposición venezolana agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD, derecha). Nubarrones que impiden ver el horizonte despejado.

Cual bueyes arrastrados por la nariz

El pasado 16 de septiembre, la ultraderechista María Corina Machado, quien se niega a participar en las venideras elecciones de gobernadores y rechaza cualquier posibilidad de diálogo con el Gobierno, anunció la creación de otra coalición opositora integrada por el partido que dirige (Vente Venezuela), Alianza Bravo Pueblo (el grupo que dirige Antonio Ledezma) y que contaría también con la simpatía de Voluntad Popular (el grupo de Leopoldo López).

“Hicimos que el mundo reaccionara, dejara atrás la indiferencia y la retórica, y pasara a la acción. No claudicamos, estuvimos en primera fila, convocamos y participamos en rebelión popular con un solo propósito: la salida de la dictadura. Por eso, nuestra convicción y entrega total se aglutina hoy en Soy Venezuela”, señaló Machado.

Machado, quien fue una de las principales impulsoras de las movilizaciones violentas que le costaron la vida a casi 200 venezolanas y venezolanos, dijo: “El régimen quiere tiempo para, en un año, afianzar su Estado comunal; quiere que la oposición lo legitime para así pedir legitimidad en la comunidad internacional; y quiere que nos resignemos, y esto comienza por el reconocimiento a la Constituyente y no lo vamos a hacer”.

En resumen, lo más reaccionario de la MUD -ante el advenimiento del diálogo que busca pacificar al país- decidió marcar el terreno hacia la profundización del enfrentamiento que permita luego generar las excusas para la injerencia e intervención extranjera, como han intentado una y otra vez desde abril de 2002.

Sin embargo, la MUD en vez de deslastrarse de los sectores menos democráticos y más violentos (quizás buscando no perder el apoyo en las elecciones del 15-O) manifestó que dejaba de asistir a las reuniones pautadas para el diálogo con el Gobierno Nacional.

A pesar de que se definió los paises que participarían cómo acompañantes del diálogo atendiendo a las propuesta de la MUD (México, Chile y Paraguay, además de Bolivia y Nicaragua previamente designados por el Gobierno) y cuando ya se encontraba en Dominicana la delegación chavista (integrada por Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez, Elías Jaua y Roy Chaderton), así como también el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y el gobierno dominicano había dispuesto todo a efectos e garantizar la reunión, la tarde del martes la MUD anunció que no asistiría a Santo Domingo.

El diputado opositor Luis Florido, en nombre de la MUD, señaló de esta forma que esta organización no asistirá al encuentro en República Dominicana: “Un proceso de exploración es crear las condiciones serias para una negociación. Hemos procurado construir las condiciones a la fecha de hoy. Pero los requisitos para iniciar el proceso en República Dominicana no están dados y el Gobierno no ha cumplido con los requisitos previos”.

“Aún no están dadas las condiciones para iniciar un proceso en República Dominicana y por ello no vamos a estar presentes allí. Tenemos que entender que esto es serio, pero queremos hacer esto bien y no estamos apurados”, apuntó Florido.

Señaló, sin embargo, que “la prioridad es ganar las gobernaciones porque sería un golpe para el Gobierno. No queremos hacer las cosas con alguna duda, pero tiene que haber muestras de querer avanzar por parte del gobierno de Nicolás Maduro”.

“Venezuela puede comenzar este proceso de cambio si ganamos las gobernaciones. Son un elemento para las negociaciones. La única arma que tenemos todos los venezolanos es con el voto, complementando con la calle y el apoyo de la comunidad internacional”, concluyó.

Lo único que quedó claro para los buenos escuchas es que la MUD no quiere perder los votos de la ultraderecha en las elecciones regionales, instancia en la que pretende no perder las gobernaciones que conquistara en las pasadas elecciones regionales de diciembre de 2012 (Miranda, Lara y Amazonas).

Y no lo tiene fácil, porque la propia MUD estuvo durante meses (años, en realidad) azuzando al pueblo opositor y manifestando urbi et orbi que el Gobierno estaba caído y el chavismo derrotado, hipótesis que fue desmentida con los más de ocho millones de venezolanas y venezolanos que concurrieron a elegir constituyentes el pasado 30 de julio, a pesar de la decisión opositora de autoexcluírse de este evento, el más amplio y representativo de la democracia venezolana.

Los esperan en la bajadita

El alcalde de Caracas Jorge Rodríguez, quien encabeza la delegación bolivariana, señaló en relación a la ausencia opositora en Santo Domingo: “Se debe a las disensiones internas, estamos hablando de 17 partidos, que hacen vida en la oposición venezolana, eso genera algún tipo de dificultad, para el desenvolvimiento del diálogo”.

Rodríguez instó a la oposición a no permitir que los problemas internos de la colación de partidos Mesa de la Unidad Democrática (MUD) obstaculicen el necesario diálogo que garantice la paz de Venezuela.

Rodríguez agregó: “Nosotros atendiendo lo que debe ser la postura de quienes son responsables, estamos aquí, dijimos que nos íbamos a ver el 27 de septiembre en República Dominicana y aquí estamos cumpliendo con nuestra palabra de manera responsable”.

Rodríguez aseveró que desde el 12 de septiembre hasta este miércoles 27, han sostenido múltiples reuniones con la oposición venezolana; “es decir hay un proceso de dialogo que presenta problemas no en la agenda, no con los países amigos”.

Incluso el alcalde capitalino reveló algunos puntos de la agenda ya acordada con la oposición.

“Si bien es verdad que acordamos absoluta discreción, es necesario aclararle al pueblo, sobre todo al pueblo opositor que está siendo engañado, cuál es la agenda que acordamos (…) Esa agenda incluía la discusión del cronograma electoral de Venezuela para los próximos meses y para el año 2018, también establecimos probables fechas para la elección de alcaldes y alcaldesas para el próximo año 2018, y la elección del presidente, que no tengan ustedes duda, se realizará en 2018 en Venezuela”.

Rodríguez señaló que entre los puntos previstos está la defensa de la soberanía de Venezuela y el repudio a cualquier tipo de agresión.

También está la incorporación de la oposición a la Comisión de la Verdad, la Justicia, la Paz y la Tranquilidad Pública, creada por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Del mismo modo, el acatamiento de la Asamblea Nacional de la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia cuyo desconocimiento colocó al Poder Legislativo en desacato y de esa manera recuperar el equilibrio de poderes.

Por último, la agenda prevé el combate a “la guerra económica y el bloqueo financiero, y el reconocimiento nacional e internacional de la plenipotenciaria ANC”, señaló Rodríguez.

La paz es el único camino

A pesar de las presiones y amenazas, a pesar de los violentos, a pesar de los cálculos políticos, más temprano que tarde surgirán las vías del necesario diálogo que permitirá construir una sociedad venezolana con paz y justicia social, en el marco de la más amplia democracia y libertades.

El pueblo venezolano le cobrará con creces a quienes hoy hipotecan ese camino y apuestan a destruir al país para recoger los despojos


Publicado originalmente en Caja de Respuestas el 29 de spetiembre de 2017

Categorías: -

Ultimas Análisis y Opinión

Más Análisis y Opinión »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

#ATV 2007 - 2017
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS