Alba TV

comunicacion de los pueblos

RSS youtube vimeo
Portada » Análisis y Opinión

Por Cindy Forster

Venezuela en 2017: Entre la comuna y la recurrente práctica de la derecha de la quema de gente pobre, jóvenes negros para ser preciso

26 de enero de 2018

imprimir
JPEG - 218.5 KB
Foto: Archivo.

Empecé a escribir estas palabras en julio en medio de más de cien días del despliegue de la derecha que profesa ser democrática y pacífica, pero se dedica a las siguientes desincentivos: La quema de seres humanos 29 de ellos en 2017, “con apariencia chavista” o izquierdista, que es una forma de decir, con piel morena. La lanza de bombas molotov contra autoridades. Disparar al tribunal más alto del país o el Tribunal Supremo de Justicia que tiene una escuela de niños a la par, y también arrojar explosivos al Ministerio del Interior, de un helicóptero oficial que fue robado por un policía. [1] El asalto a una fuerte militar con la participación de dos desertores del ejército que lideraban un grupo de paramilitares. Y, sin ser de exhaustiva, el incendio de más de 40 millones de toneladas de alimentos destinados por la gente más pobre, quienes son las más afectadas por el acaparamiento que practica la derecha empresarial, la vieja estrategia para destruir el apoyo popular de un gobierno cuyo compromiso es con los pobres. En el mismo lapso, los diputados de la derecha en la Asamblea Nacional agredieron a una delegación de jóvenes, embarazadas, y mujeres lideresas de los barrios quienes llegaron ahí exigiendo un cese a la violencia que los altos mandos de la derecha han dirigido por casi dos décadas.[2] Estos caudillos de la oposición no se exponen a salir a la calle cuando sus seguidores están haciendo estragos. Pues, en medio de todo esto, un Exfiscal del Ministerio Público de Venezuela, Gilberto Landaeta, comentó que el pueblo pobre es sabio y entiende la necesidad de botar imperios. Dijo él, “Fuimos los primeros en rebelarnos e independizarnos del dominio del imperio español… y hoy... estamos ahora enfrentando todavía las intenciones del imperio norteamericano con toda su arremetida, su influencia en Venezuela… Soy orgulloso ser venezolano, dando la lucha, orgulloso del pueblo que somos desde la resistencia indígena hasta nuestros días. Es propio de la sangre venezolana y el compromiso histórico... [desde] cuando todas las colonias [suramericanas] permanecieron inertes, indisciplinadas, sumisas”.[3] La fecha exacta fue el día de la independencia, el 5 de julio, y la época, el cuarto año de la violencia callejera instigada por las élites de ideario neoliberal.

Sujeto a una censura feroz, lo que viene surgiendo en Venezuela es una idea que se llama la comuna, que se trata del nacimiento de un mundo creado por y para los pobres. Un llamado por una nueva constitución más fiel a las necesidades del pueblo fue lanzado el primero de mayo por el presidente Nicolás Maduro, con la invitación de poner la idea a la prueba de una votación. Ninguno se quedó indiferente. Desde entonces la concepción de la comuna fue sometida a tres contiendas electorales. El voto del 30 de julio obtuvo gran respaldo por una nueva Asamblea Nacional Constituyente o ANC, seguido de triunfos aplastantes para la idea de forjar una democracia más cercana a las bases. El voto de 15 de octubre, por gobernadores, y el de 10 de diciembre, por alcaldes, profundizaron aquel compromiso. Sus ganadores se han declarado al favor de la ANC que ahora es el supremo poder político de la república. Estas oleadas de electores confirmaron la voluntad de las mayorías. Las fuerzas en contra se abordan aquí por medio de un sector concreto de los enemigos de este proceso, que se encuentran adentro del Estado revolucionario y, aún más específicamente, una fiscal general, cuyo proceder arroja luz sobre procesos paralelos a lo largo y el ancho del hemisferio.

Las capas adineradas de Venezuela, por diecisiete años, han sido alentadas con las amenazas de parte del imperio que va a derrumbar, hambrear e invadir al Estado izquierdista. Están librando una brutal guerra económica. Más recientemente, desde 2015, han actuado desde adentro de la Organización de Estados Americanos (la OEA) bajo el mando de un secretario general uruguayo que es amigo predilecto de Washington. El 3 de abril, la OEA contravino sus propias normas para sacar a Bolivia de la presidencia de la OEA, hizo lo mismo con el país que siguió en la rotación, Haití, e impuso Honduras para obligar un voto contra Venezuela, que aun así no consiguió lograr. Increíblemente, anunció al mundo que había conseguido el apoyo de la OEA contra Venezuela y con esta noticia, de por si falsa, dio carta blanca a la violencia callejera desencadenada por la derecha. Cuatro meses después, la violencia cesó ante la votación popular a favor de la constituyente.[4] Sin embargo, los gobiernos conservadores están intentando chantajear más países para volcar su voto a favor de una invasión. No nos confundamos, lo que está pasando con el avance de la comuna en Venezuela es la peor pesadilla de los ricos. La Cuarta Flota en aquel momento estaba patrullando las costas con la sed de sangre, como es habitual en el preludio a una guerra estadounidense.[5]

Con valor y ternura, el pueblo de Venezuela está pensando lo impensable, ideando una economía que es capaz de suplantar el capitalismo y que crezca desde el suelo de cada comunidad. Lo están haciendo porque es imprescindible. Este nuevo socialismo latinoamericano sobrepasa el modelo dirigido desde arriba, del siglo veinte.

El giro hacia las bases se manifiesta de maneras diversas, por ejemplo en el Poder Popular de Cuba, o las prácticas de las Juntas de Buen Gobierno del territorio zapatista en el sureste de México, donde este año se unen con decenas de pueblos indígenas para apoyar la candidatura presidencial de una mujer náhuatl, conscientes de que alguien tiene que salir y enfrentar, en colectivo, la magnitud de maldad del Estado mexicano. En el marco de la patria grande, hoy día Venezuela puede construir en relativa paz gracias a las revoluciones armadas en el norte de Centroamérica durante las últimas décadas del siglo pasado, que dieron forma a la participación popular por medio de organizaciones clandestinas integradas por cientos de miles de pobres capaces de resistir casi 400.000 muertes aterradoras, entre menos de veinte millones de habitantes. En Latinoamérica hasta el momento, el imperio no ha encontrado cómo reabrir semejante etapa sangrienta. La Revolución Bolivariana de Venezuela rinde honor al pasado en pos de una justicia audaz, sin exclusiones. Para expresar aquel fin, el fundador del proceso Comandante Hugo Chávez se declaró socialista en el sexto año de su mandato. Él vino desde su juventud en el ejército planificando un cambio para “refundar la patria”. Llevaba como principio primordial la idea de la “comuna” o la gobernanza por el pueblo. Ahora, gente común y corriente va profundizando la comuna mediante miles de asambleas, pequeñas reuniones, movilizaciones en masiva. El 30 de julio de 2017, el pueblo eligió 537 delegados a la Asamblea Nacional Constituyente, dos días más tarde los pueblos originarios eligieron ocho representantes indígenas según sus usos y costumbres, que completaron el total de 545 delegados, y desde el 4 de agosto, fecha en que la ANC se convocó en sesión permanente para diseñar sus propuestas, han celebrado caudales de reuniones con la población.[6] La comuna es una forma de democracia que está influyendo en las discusiones sobre el socialismo en todo Latinoamérica. Es notorio, la revolución latinoamericana sigue dando aportes desproporcionados a la justicia mundial.

Teorizar sobre la comuna

El concepto de la comuna en estas tierras es tenaz. Viene de hace cuarenta mil años cuando sociedades nómadas caminaron por el mundo entero y se encontraron en Sur América, cazando, venerando sus mundos sagrados, contando sus épicas, cosechando tubérculos, pescando los enormes ríos, y donde sea que andaban, comprometiéndose como guardianes de su ambiente en un simbiosis con las aguas y la fauna, las plantas y la tierra.[7] Mario Sanoja Obediente, un antropólogo, periodiza la presencia en Venezuela de grupos nómadas o parcialmente nómadas. Prosigue hilando una teoría política que reflexiona sobre la mayor madurez democrática de aquellas unidades políticas, cuya forma de sobrevivir fue denominado “el comunismo primitivo” por Carlos Marx. Marx tuvo la humildad de reconocer que realmente no sabía lo suficiente para exponer sobre el hemisferio occidental. Sanoja sí conoce al tema.[8] Él pinta un retrato de poblaciones más jerárquicas y en consecuencia necesariamente menos democráticas, que aparecieron en las tierras altas de los Andes, y en las cuencas de las cordilleras que recorren desde el centro de México hacia Guatemala. Sin duda alguna hicieron nacer culturas que son entre las más brillantes en cuanto a su ingeniería, astronomía, medicina o matemáticas, pero sus logros en la democracia más bien se debían a las prácticas ancestrales de sus campesinos, y ellos progresivamente vinieron perdiendo derechos y privilegios tradicionales, a menos que rebelaron con éxito. Las ciencias deslumbrantes de los mayas clásicos en las selvas del Petén y planicies del Yucatán, o de los Mochica o Nazca en regiones cercanas al océano en lo que hoy es Perú, compartieron historias de migración y universos conceptuales en común con los reinos de las tierra altas.

El argumento de Sanoja como venezolano se centra en los seminómadas al oriente de los Andes, en los llanos y las costas y también en las riberas del Orinoco y la Amazonia. Entre ellas y ellos, lo matriarcal es clave para entender su organización social (aunque no tanto le interesa a Sanoja). En esencia, la democracia es una práctica social tanto diaria como milenaria. En las palabras de un haitiano comprometido con su pueblo, refiriendo a las raíces comunitarias de Madre África, “la democracia es parte del ADN nuestra”.[9] Así pues, muchos venezolanos insisten que, sin conocer el corazón indígena de la Venezuela profunda, no se pueda entender las batallas de hoy. Lo africano y lo femenino son aspectos medulares por igual, aun si menos mencionados.[10] A apreciar una cultura con raíces milenarias, se puede ir más allá de los acontecimientos de las élites y acercarse a una historia de las mayorías en los últimos 500 años. Salen de las sombras los que trabajaron con las manos y sufrieron el hambre, igualmente los que descubrieron cómo escapar las cadenas de los amos. Para desentrañar las mentiras de los pocos que acapararon todo, y que siguen tratando a los demás como ineptos y salvajes, hay que reconocer las continuas resistencias del pueblo. Durante los siglos de la colonia, la comuna fue en constante evidencia, dificultando la vida de los amos y, enseguida, la economía de los hijos americanos de la casta española que gobernaban con azote y mano de hierro, serviles a los poderes mundiales. Las pequeñas capas blancas siempre eran muy susceptibles a caer ante la ira de las clases populares, cada vez que el pueblo decidía ejercer su voluntad.

La comuna venezolana hoy día

Si la historia de Venezuela nos sirve de guía, los presagios no son buenos para las clases aliadas al imperio y los ricos. La primera afirmación de la palabra ‘socialismo’ en esta época ante masas de gente fue en 2005, proferida por el presidente Hugo Chávez en una enorme concentración de pueblos y gobiernos en Argentina. Allí, los movimientos sociales declararon la guerra contra el neoliberalismo y frente a ellos, el comandante Chávez elogió el socialismo. Habían llegado los presidentes norteamericanos y sus socios menores en el hemisferio con la plena certitud que iban a sellar el ALCA, o la Área de Libre Comercio de las Américas. Pero por medio de los presidentes antiimperialistas Hugo Chávez, Lula de Brasil y Néstor Kirchner de Argentina, arruinaron la gran empresa transnacional que pretendiera acelerar el robo de las fuerzas y autonomías de la gente pobre. Fue un momento de euforia, una época dorada por los pueblos de Brasil y Argentina, que nuevamente se han hundido.

En Venezuela en 2006, la idea de la comuna surgió de nuevo en el escenario de la conciencia colectiva. Fue una herramienta para poner en la práctica el socialismo por medio de Consejos Comunales.[11] El año siguiente en 2007, el campesinado aceptó el reto y desató una marea de recuperaciones de tierras. A decir verdad había muchas ocasiones en que el pueblo venezolano retomó las riendas de la revolución por su propia mano y eso fue una de ellas. Las masas rurales sabían, sin duda, que el Estado podía aprobar leyes y compartir sueños con los pobres, pero no tenía el poder de proteger a campesinos revolucionarios de sus enemigos de clase. Con el ascenso de Chávez, los grandes terratenientes comenzaron a armar relaciones con los jefes de los ejércitos paramilitares colombianos, que podemos afirmar son algunos de los asesinos más experimentados del hemisferio. Los latifundistas cobijaron a varios miles de mercenarios del país vecino que venían con diversos proyectos, entre ellos, el magnicidio de Hugo Chávez. En este entorno, trescientos dirigentes campesinos han caído ante los asesinos de los terratenientes.[12]

No fue hasta 2010 que el Poder Popular cobró forma legislativa, con el fin, en las palabras de Hugo Chávez, de alcanzar “El vivo, efectivo y pleno ejercicio del poder popular protagónico”. El año antes de su muerte, Chávez dio su discurso llamado ‘Golpe de Timón’ en octubre de 2012, fue un punto de inflexión, cuando declaró, “Es comuna o nada”. Sostuvo que solamente comunas serán capaces de transformar la economía y las relaciones sociales de capitalismo: que la revolución tenía que salir desde abajo, ‘metro por metro’.[13] La Asamblea Nacional estructuró el andamiaje legislativo para las comunas. Vinculado primero al ámbito rural, las comunas llegaron a florecer también en las ciudades, creando redes de comercio en una gama de actividades productivas. Las bases revolucionarias han insistido que las 1.700 comunas organizadas hasta mediados del año 2017, representan el crecimiento natural de los principios de poder compartido, o de sueños construidos en forma colectiva en lugar del mando vertical de los burócratas.[14] Para gente que creen en soluciones generadas por el pueblo, la comuna es la fruta más bella de la revolución.

La fiscal traidora

En diversas historias de socialismo, el tomar de la iniciativa por parte de los pobres es algo profundamente inquietante para los burócratas del Estado. Esbozamos el contexto actual por medio de una reflexión sobre una poderosa mujer profesional, Luisa Ortega Díaz, que hizo la guerra sin cuartel contra el reconocimiento de nuevos derechos que devolverán el poder a la mayoría. Hasta mediados de 2017, ella era fiscal general de la nación. La fiscal cambió de supuesta defensora de la Constitución a depredadora de la misma, de la noche a la mañana. Ella alegó que estaba defendiendo las instituciones pero, extrañamente, juró que haría todo para derrocar a un gobierno que ha sido fiel a la letra y al espíritu de la Constitución. O sea, ella ofrece un ejemplo revelador para conocer el perfil de los contrincantes que el pueblo enfrenta. Hay que reiterarlo: Luisa Ortega se reveló como fiera partidaria de la intervención estadounidense cuando ocupó un cargo entre los más importantes del país, dedicado a proteger las instituciones del proyecto chavista reconocidas por la población en la Constituyente de 1999. Ella misma procedió a destripar aquella Constitución. En perspectiva histórica no es nada rara, al contrario es tristemente normal que individuos en los círculos más renombrados de gobiernos progresistas, o sea alguna gente altamente formada y de fama pública, se vuelvan golpistas.

La fiscal se convirtió en la niña bonita de la derecha dura, aquel sector que se presenta al mundo como legítimos herederos de la nación. Son, de hecho, legítimos herederos de la burguesía. Algunos son orgullosos de ser descendientes de esclavistas que controlaron el comercio de los barcos negreros de África que llegaron en la puerta de La Guaira.[15] Desde la primera victoria de Chávez en 1998, la derecha ha conspirado con el departamento de Estado en Washington para derribar al Estado chavista, planificando golpes de toda índole. Fue el presidente Barack Obama que preparó la justificación legal para una invasión hace años. Y alentó la violencia paramilitar con las palabras “Venezuela es una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de los Estados Unidos”. Pregunta el historiador Samuel Moncada, Vice Ministro para América del Norte de la Cancillería venezolana, “¿En verdad Venezuela es una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de los Estados Unidos?” Moncada estaba hablando con una delegación de estadounidenses y nos preguntó, “Ustedes que han visto el resto del mundo, como se mueve, ¿cuál es la amenaza que representa Venezuela para un país como los Estados Unidos?” La fecha fue el 22 de agosto de 2017, en Caracas. Agregó el Vice Ministro, “aunque parezca un exceso, una aberración, una locura, es el marco legal que permite agredir a Venezuela”.

En dicho contexto los venezolanos celebraron veinticuatro elecciones en dieciocho años, y construyeron un sistema electoral mundialmente admirado. La derecha ganó solamente dos veces. Su respuesta, comenzando en la segunda década del siglo, se muestra cada vez más violenta. A la par, incesamente intentan socavar y carcomer las instituciones del Estado desde adentro. La fiscal Ortega Díaz fue uno de sus mejores estratagemas al estilo caballo de Troya. Otro fue un mayor general y antiguo ministro de la inteligencia, llamada “Relaciones Interiores, Justicia y Paz”, de nombre Miguel Rodríguez Torres, que colaboraba con la CIA. Su misión fue consolidar una quinta columna en las fuerzas armadas. Rodríguez Torres, la esperanza de la CIA, había jurado a presidente Chávez en su lecho de muerte que iba a ser fiel a la revolución y proteger la vida de Nicolás Maduro con su propia vida.[16]

Hemos visto los cientos de bases revolucionarias que dieron sus vidas por un mundo de justicia en el campo. También ocurrieron asesinatos de izquierdistas en las alturas del poder, como el apuñalamiento del querido congresista Robert Serra. Él fue un joven entrañable, socialista firme, impresionante su capacidad de analizar e inspirar. Una noche con su asistente fueron matados mientras durmieron en su hogar. Este asesinato es un reflejo preciso de la mentalidad de la derecha extrema. Contratan a mercenarios, tanto colombianos como venezolanos. Paramilitares colombianos han sido descubiertos con bases de operación y armas en el centro de Venezuela. Y por supuesto a lo largo de la frontera con Colombia donde ha mermado su presencia, como resultado de una gran campaña del ejército venezolano contra el contrabando de billetes venezolanos y productos de primera necesidad. En el asesinato de Serra y su asistente, las pruebas implican a Álvaro Uribe, el ex presidente colombiano de corte fascista, notorio por haber erigido un Estado paramilitar y narcotraficante.[17] Otro homicidio de incalculable daño fue el de un otrora jefe de la inteligencia, Eliecer Otaiza, que fue un político chavista en el momento de su muerte y había sido un director de un instituto nacional de tierras. Era un soldado intrépido y fiel a Chávez desde su juventud. Unos días después, se murió acribillado otro jefe de la inteligencia, del Estado de Vargas, Rafael Celestino Albino Arteaga. Él fue clave en la desarticulación en 2014 del caos intencional organizado por las élites de la oposición, que produjo 43 asesinatos. La derecha puso el nombre “guarimbas” a estos ataques. Su meta fue “La Salida” o un golpe de Estado, pero presentaron las guarimbas al mundo como si fuera una resistencia honorable. Albino Arteaga, de modo más amplio, se dedicó a desmantelar la infraestructura paramilitar en Venezuela que fue montado por Álvaro Uribe y sus sicarios.[18]

El parentesco del paramilitarismo

Las redes paramilitares están ejerciendo un extenso y perverso internacionalismo. Tenemos pruebas, gracias al periodismo con altura, que estas alianzas extienden a Brasil, Argentina, Bolivia, Honduras, Haití, Guatemala y México. Se financian por las élites económicas, y por los que pagan impuestos en los Estados Unidos aunque sin su conocimiento. El modus operandi consiste en matar a civiles de las clases populares en forma indiscriminada y, a la vez, en forma selectiva a las personas que promuevan la paz. En Venezuela, estas bandas paramilitares persiguen objetivos golpistas con la misma contundencia letal que se dedican a reclutar ejércitos privados en Colombia, país donde han desterrado a 7.2 millones de campesinos de sus tierras. Al hacerlo, se convirtieron en los héroes de los empresarios del agro, entre los cuales se encuentran muchos líderes paramilitares. Donde llegan las empresas transnacionales, el fenómeno paramilitar las acompaña. En Colombia, paramilitares desmovilizados de forma oficial, reaparecen en los mismos lugares, y también por toda Venezuela.[19]

Las arremetidas de los paramilitares contra civiles en Venezuela se producen principalmente en reductos derechistas, donde las autoridades locales felicitan y protegen a las bandas violentas. Son avalados por élites a nivel mundial. Sus integrantes son adolescentes y jóvenes. Los jefes prostituyen a las “chamas” y las ofrecen a los guarimberos. Regalan licor en abundancia. Para los tumultos callejeros, dan aquella clase de drogas que borra los escrúpulos y se le hace sentir una fuerza sobrehumana. A los regulares, les pagan fuertes sumas de dinero. Es sabido que a veces son niños de 11 ó 12 años, según las denuncias de sus madres y padres. Estos niños son secuestrados bajo amenazas de muerte y obligados a infligir el terror callejero en la primera fila. En los barrios de lujo donde ocurren las guarimbas, la gente casi no salió de sus hogares por semanas y meses, o por miedo que les iban a matar, o por la clara amenaza de la misma.

Las muertes en las guarimbas en 2014, como mencionamos, fueron 43, muchos de ellos motociclistas decapitados por alambres de púas montadas en las avenidas. En 2004 cuando empezó esta clase de terror, asesinaron a nueve personas e hirieron a 193; en 2013 las guarimbas mataron a siete y dejaron heridos a 61 civiles. Las graves alteraciones de la paz continuaron en 2015 y 2016. Mataron a dos policías en 2016. El saldo este año, 2017, es mucho más grave. Más de cien personas fueron asesinadas y mil dos cientos sufrieron heridas.[20] Los gobiernos contrarrevolucionarios del mundo occidente – Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, Colombia, México, Brasil, Argentina, Perú, Honduras, Guatemala – siguen alentando los actos de la derecha, y financiándolos.[21] Son actos de saña tan obviamente criminal, que la derecha internacional hace décadas ha mentido sistemáticamente sobre Venezuela. Su táctica principal está en echar la culpa a las víctimas. A todas luces, los detalles cuentan otra historia. Es poca sorpresa que la oposición y sus aliados extranjeros hacen todo a su alcance para no entrar en detalles a fin de que su tejido de mentiras no quedara al descubierto.

De modo que todos sepan, el joven negro Orlando Figuera fue torturado por una turba guarimbera y después le echaron gasolina. Murió por las quemaduras, el día 20 de mayo de 2017. En su agonía contó a su padre que sus victimarios gritaban insultos racistas. Le dijeron que iban a mostrarle como se les tratan a chavistas. Le pegaron, le apuñalaron, y le incendiaron. Orlando Figuera corrió en llamas, perseguido por todos. Tenía 21 años. Las guarimbas son imprevistas y él estaba saliendo de su trabajo, en un supermercado ubicado en una vecindad de la oposición. Murió dos semanas después. Su madre denunció a los autores intelectuales. Preguntó por qué los dirigentes de la oposición permiten tales acciones: “Ellos fueron los que le echaron gasolina a mi hijo, lo quemaron como un animal”.[22] Eso, entonces, es el trabajo de la derecha venezolana que recibe millones de dólares del gobierno estadounidense, un sinfín de capacitaciones pagadas por la misma fuente, y prensa favorable a nivel mundial.

El estado de derecho

La fiscal Luisa Ortega sabía todo eso. Fue debidamente informada sobre la quema en vivo de chavistas, mayormente gente negra. En las noticias vio todas las instituciones del Estado atacadas desde la tierra y desde el aire. Se dio cuenta de que las guarimbas estaban negando acceso a ambulancias para las víctimas mientras yacían en las calles con heridas graves. Y ella no presentó cargos contra los perpetradores de estos actos de terrorismo. Incluso, Ortega fue bien enterada que guardias nacionales fueron muertes a golpes en las guarimbas, pero ella no actuaba. Al contrario, a los guardias nacionales los censuró a sabiendas de que andaban sin armas letales en virtud de la Constitución de 1999. Entretanto, fueron remetidos a los tribunales los casos de muertes que podrían haber sido causado por fuerza excesiva aplicada por agentes del Estado y, entre ellos, algunos fueron enviados a la cárcel para purgar sus condenas.[23]

Es una omisión alarmante en el sistema jurídico, la posibilidad de que una persona en la puesta de fiscal general puede abstenerse de presentar demandas en el caso de crímenes atroces. Muchos ciudadanos estaban llamando por mano dura ante la embestida brutal de las guarimbas, pero en vez de responder con violencia, el presidente Maduro optó por consultar al pueblo cuando propuso una elección sobre la posibilidad de una nueva Asamblea Constituyente, conforme con el Artículo 348 de la Constitución. Tal propuesta requiere muchos procedimientos y, finalmente, el Consejo Nacional Electoral determinó que la población podría votar, si deseaba, y manifestar su apoyo o rechazo el 30 de julio.

Fue así que la idea de la Asamblea Nacional Constituyente surgió ante la tremenda escalada de violencia contra las clases populares, o las mayorías de ascendencia africana e indígena. Ir a las urnas en Venezuela hoy requiere valor. Con suma dignidad, votaron 41,53 % del electorado (lo cual es 8.089.320 personas entre los 19.4 millones electores del país) para seleccionar a las y los constituyentes de su preferencia. Representa una participación mucho mayor que en 1999 cuando eligieron constituyentes para crear la primera Constitución chavista.[24] Esta vez, hubo una marcada diferencia. Salieron a votar a pesar de la amenaza procedente de la derecha que iba a sembrar la muerte en el día de la elección. Si una cosa ha quedado clara es que la oposición venezolana cumple estas intimidaciones.

En 2017 mucha gente comentaba que el número de guarimbas estaba disminuyendo mientras su ferocidad aumentaba. La persona que vota se vuelve enemigo de la derecha independiente de sus lealtades al chavismo o a la oposición. Encima de eso, un resultado chavista se arriesga una invasión imperial, bombardeos y guerra sin fin. Ante el belicismo de Washington y sus aliados, las milicias populares y las fuerzas armadas venezolanas se desplegaron por todo el territorio nacional para mostrar su voluntad de resistir. En cuanto a la violencia interna, Maduro sugirió un remedio legal en agosto, solo la figura de crímenes de odio. La ANC promulgó dicha Ley en noviembre.

Con las guarimbas en plena fuerza, la ex fiscal Ortega afirmaba una y otra vez que por culpa de los chavistas, no hay libertad de expresión y además que ella es perseguida por el gobierno. Destacados expertos constitucionalistas resaltan, en contraste, la libre circulación de las falsedades de ella, que distorsionan la Constitución. En sí, sus mentiras representan un ataque frontal a la institucionalidad del país.[25] La prensa venezolana es opositora en gran medida. Setenta por ciento de los medios en el país están en manos de empresarios de la derecha, y estos medios, para señalar lo obvio, tienen cámara de resonancia en la gran prensa internacional. Tienen toda libertad de mentir en aras de derrocar gobiernos, una situación que en nada sirve a los pueblos soberanos y que es, por personas razonables, algo que ha de ser frenado en los tribunales de la nación.

Ahora bien, venezolanas y venezolanos de los barrios más pobres, del campo, de las fábricas y campamentos petroleros, pueden citar de memoria cláusulas enteras de la Constitución, se apasiona con las posibilidades del librito que cabe en la palma de la mano y la lleva consigo cuando salen de la casa. No hay nada como la viva participación de un pueblo, para que se torna interesante el análisis de la política formal. Mediante elecciones, en 2017 el pueblo venezolano extinguió la violencia que estaba transcurriendo, cuya agravante fue la decisión de la entonces fiscal general de destruir las instituciones conformadas por la voluntad popular.

Ortega asevera que ella tiene el máximo poder de decidir sobre cuestiones constitucionales, pero la Carta Magna dice que tal poder reside en el pueblo. El pueblo recibe la linda designación, “Poder Originario”. De ahí, es representado por cinco entidades que son: el Ejecutivo, el Tribunal Supremo de Justicia, el Consejo Nacional Electoral, el Poder Ciudadano, y la Asamblea Nacional. Entre estos poderes, en diciembre de 2015 una mayoría opositora ganó en la Asamblea y con esta ventaja, actuó en desacato de la ley. El asunto era que tres diputados derechistas de un Estado fronterizo con Brasil, llamado Bolívar, presuntamente cometieron fraude para ganar sus puestos. Las pruebas fueron documentadas y las pasaron en los canales nacionales, pero la mayoría opositora se negó a investigar la legalidad cuestionable de su victoria política.[26] Su plan anunciado fue ejecutar un golpe de Estado por vía parlamentaria, o sea, cometer una farsa de la justicia al estilo de Paraguay en 2012 y Brasil en 2016 donde depusieron a sus presidentes basado en acusaciones espurias. Superar el impasse era obligación del Poder Judicial. Después de meses de intentar resolver la crisis mediante diálogo, la rama judicial descalificó al Poder Legislativo y las funciones de la Asamblea pasaron al Tribunal Supremo de Justicia de conformidad con la Magna Carta. No han cesado los ofrecimientos del presidente Maduro a la oposición que dialoguen, mientras una parte de la derecha, con un apoyo ferviente de Washington pero sin fundamento constitucional, alega que el Presidente está actuando como un dictador.[27]

El Poder Ciudadano se explica en detalle en la Constitución. Para citar uno de las cláusulas relevantes, el Artículo 273, “El Poder Ciudadano se ejerce por el Consejo Moral Republicano integrado por el Defensor o Defensora del Pueblo, el Fiscal o la Fiscal General y el Contralor o Contralora General de la República”. Los referidos cargos se llenan por procesos de examinación, aplicando mucho cuidado con respecto a la reputación de la candidata o el candidato porque la persona escogida sirviera como árbitra de la institucionalidad. No fue suficiente cuidado en el caso de Ortega, pero se puede ver, según la Constitución, la fiscal Ortega constituyó solo una parte entre las tres partes en su conjunto que representan al pueblo en el ‘Consejo Moral’. Además, el Poder Ciudadano es solo uno de los cinco poderes dotados con la responsabilidad de cuidar los derechos y la soberanía de la colectividad que es la nación venezolana.[28] El simple hecho de avalar las guarimbas, como hizo la fiscal, anula la calidad ética de Ortega Díaz como parte del Consejo Moral. Con su actuar, quedan diezmados los derechos del pueblo.

Por largos años, ni ex presidentes extranjeros ni otras personas luminarias han convencido a la oposición para que abjuren o desistan de sus acciones criminales en las guarimbas. La violencia es la mejor carta de la derecha. Es más, Ortega es su pez más grande porque con ella, se puede constituir un supuesto gobierno civil en exilio con una alta dignataria ex chavista. Se complicó un poco el plan cuando salieron a luz indicios de su corrupción, motivo por lo cual el Estado embargó sus bienes. Ortega se burló de las autoridades para esfumarse y reaparecer en Colombia donde las élites le ofrecieron una cálida bienvenida. Ha aunado fuerzas con el uruguayo a la cabeza de la Organización de Estados Americanos, de nombre Luis Almagro, que meses antes había violado las normas de aquella instancia con el propósito de entregar a los Estados Unidos un supuesto consenso latinoamericano en favor de invadir Venezuela.[29] La maniobra no funcionó, gracias en buena medida a varias naciones caribeñas. Entonces la fugaz ex fiscal fue posicionado al frente de un organismo que las élites denominaron un tribunal supremo en exilio. Con la probabilidad de que éste no sea el final de la carrera de Luisa Ortega, nos corresponde recordar otro detalle de su historial en 2017.

La ex fiscal general, quien juró absoluta veracidad al asumir el cargo, procedió a votar a favor de los jueces supremos del país. De repente, manifestó que nunca había votado en tal manera. Dijo esto precisamente cuando hizo causa común con la derecha en medio de las guarimbas. Ella declaró su absoluto desacuerdo con los jueces ante los medios comerciales, pero sin emprender procedimientos jurídicos, una acción extraña por una fiscal general. Peor aún, ella negó que hubiera aprobado la misma decisión que posteriormente atacaba. Este dio como resultado otra serie de aclaraciones de la corte máxima, entidad que produjo los documentos correspondientes. Los documentos indican que ella estaba de acuerdo con una decisión unánime. Hecho curioso, alguien intentó destruir la documentación que revela la posición original de Ortega Díaz, o sea, la documentación establece la prueba que ella está mintiendo y que alguien intentó destruir dicha evidencia. Según Ortega, estos jueces de alto reconocimiento se habían transformado en una mafia y ella es la única confiable entre todos. Teniendo en cuenta las mortíferas guarimbas promovidos por los nuevos amigos de la fiscal, la suya es una aseveración poco creíble. No parece ilógico pensar que el botín para ella debiera ser grande. Consciente de esta posibilidad, fue en este momento que el Estado embargó sus bienes por la duración de las indagaciones sobre su conducta.

Espejo al pasado y al futuro

Esta historia sirve de punto de referencia para afinar el análisis de patrones más extensos. La ex fiscal general es un estudio en los motivos y la consciencia de la élite. Mentir es la práctica habitual de la derecha política y tiene el sostén del imperio que, por supuesto, ofrece mentiras mucho más ambiciosas. Podemos suponer que el giro de 180 grados de la fiscal fue muy asesorado, si no planeado, por el departamento de Estado estadounidense. Para ellos, la victoria reside en el hecho de que Ortega convenció a tanta gente por tanto tiempo que ella fuera una persona recta y merecedora del cargo. En este lapso, creció dramáticamente la impunidad de una derecha asesina, porque la fiscal no presentó cargos en los tribunales. Algunos, gente honesta, preguntan cómo y por qué una mujer que luchaba por tantos años en la revolución pudiera arruinar su propia reputación de esta manera. Los cínicos observan que esta clase de traición pasa a cada rato. Muchos son los profesionales que van escalando escalafones en sus países a pesar del tipo de gobierno que les tocaran vivir. Quizás por la dimensión de la recompensa, ella fue convencida echar su suerte con una derecha carente de moral y sumamente peligrosa. Cambió una reputación admirable a los ojos de su pueblo por prestigio como verdugo de dragones en el mundo de los ricos y derechistas, una heroína de imperios.

Sus nuevos aliados levantan la cruz de otro verdugo de dragones, San Jorge, el emblema de los ingleses y también de los neonazis. “Esa simbología la atraen”. Las guarimbas comparten “toda la parafernalia”, los escudos blancos con cruces rojas “que ustedes vieron en Charlottesville hace semanas”, igualmente en “Ucrania, que los pueden ver en todas las revoluciones de colores en el este de Europa”, comenta el Vice Ministro Samuel Moncada. “Es una simbología fascista. Medieval, blanca, supremacista, que recurre a una historia europea de la guerra contra los musulmanes”. Aparecieron los escudos de San Jorge, además, en los intentos de dividir Bolivia en 2008, con tropa de choque de jóvenes orgullosamente fascistas y hasta mercenarios fascistas húngaros. “Pero los medios los protegieron”, o sea, esconden este detalle, dijo Moncada. Las guarimbas “Están entrenado por la misma gente. Es el mismo método y las mismas finanzas”.[30]

Para ir completando el retrato de una apóstata perfecta para los usos del mundo capitalista, Luisa Ortega es una mujer que profesa ser feminista y como tal, se acomoda en el campo opositor que justifica decenas de muertes de gente indefensa y decenas de madres de luto. Es una aliada que resulta idónea para los fines de las poderosas feministas auto declaradas que han liderado el departamento de Estado, Banco Mundial y Unión Europea. Muchos dirigentes de la oposición se autoproclamaron chavistas en un momento u otro y todos estos profesos chavistas de la dirigencia opositora, hoy día son defensores de una política terrorista. Para los gobiernos que quieran intervenir al tiempo que niegan que sean intervencionistas, una figura como la de Ortega es mucho más útil que la de los derechistas de toda la vida que se esgrimen el argumento de que es necesario matar a la mitad del país para evitar la redistribución de la riqueza. La fiscal que alistó a las filas de la dirigencia de las guarimbas (indultada en días recientes), es tan criminal como aquella vieja élite abiertamente fascista. Tanto ella como ellos llenan las mentes de todo público que sea propicio con mentiras, al objeto de destruir un gobierno electo. De hecho, la versión de la fiscal es la única que llega a las mayorías en las entrañas del imperio. La rabia de los partidarios de la ultra derecha y las convicciones de millones de televidentes es como el veneno, pero se puede contrarrestar. En última instancia, en vez de enfocar en la bien conocida malicia de la alta burguesía, más vale aprender la lección del fascismo bien arraigado en el núcleo de la identidad de la llamada clase media, por medio del ejemplo de la fiscal general, porque es un peligro mucho más extenso. En el otro lado de la balanza, están las venezolanas y los venezolanos mayoritariamente de ascendencia negra e indígena quienes abogan por una democracia cuyo mensaje va mucho más allá de su propio país, donde defiende su proyecto político con tanta serenidad.

Notas referenciales

1 http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/06/27/gobierno-de-venezuela-denuncia-ataque-aereo-contra-sedes-del-tsj-y-ministerio-de-interior/ y “Un policía venezolano roba helicóptero y abre fuego contra el Tribunal Supremo”, La Jornada, 28 de junio de 2017, p. 23, http://www.jornada.com.mx/2017/06/28/mundo/023n1mun. Hace poco días, murió él en un tiroteo, que también cobró las vidas de unas de las autoridades que estaban intentando de capturarlo antes de su próxima ataque planificado. Para consultar las noticias diarias de la arremetida contrarrevolucionaria durante estos meses desde la perspectiva de los pobres, véase la cubertura de teleSUR, Venezuelanalysis, Alba TV, Resumen Diarios de Urgencia, y La Jornada.
2 Véase los programas noticieros de teleSUR, los días 5 y 6 de julio de 2017, archivados en https://videos.telesurtv.net/busqueda/?tipo=programa o por medio de YouTube. Los pobres de Venezuela, con una disciplina notable, no han desatado su furia sobre la derecha. Pero sí se defiende, y en este momento fueron lesionados algunos de los legisladores también.
3 teleSUR, Agenda Abierta, 5 de julio de 2017, la entrevista con Gilberto Landaeta empiece en 1:02:30, https://videos.telesurtv.net/video/666872/agenda-abierta-666872/. Véase también las entrevistas de teleSUR en el programa “Es Noticia”, 29 y 30 de junio, y 4 y 5 de julio de 2017.
4 Transcripción preparada por la autora de una conferencia dado por Samuel Moncada, Vice Ministro para América del Norte de la Cancillería venezolana, ante una delegación estadounidense en Caracas el 22 de agosto de 2017. Moncada fue presente en la OEA “el 3 de abril, que fue cuando ocurrió esta sesión, fue cuando arrancó la violencia en Venezuela. La ola de violencia que duró hasta el día mismo de las elecciones de la constituyente. Desde el 3 de abril hasta el 30 de julio”.
5 Ibíd. La Cuarta Flota es la fuerza imperial estadounidense en los mares americanos. Unos meses después, el ejército norteamericano estaba montando ejercicios militares en la Amazonía brasileña en los alrededores de la frontera venezolana, con soldados del Estado golpista de Brasil, el Estado derechista y muchas veces paramilitar de Colombia, y el Estado títere de Washington que es Perú.
6 Véase la información del Consejo Electoral en http://albaciudad.org/2017/07/resultados-elecciones-constituyente-8089320-votantes/.
Mario Sanoja Obediente, Memorias para la integración, Ensayo sobre la diversidad, la unidad histórica y el futuro político de Sudamérica y el Caribe, Caracas, Monte Ávila Editores Latinoamericana, 2006, p. 14. Para una exposición más detallada, Iraida Vargas Arenas y Mario Sanoja Obediente, La larga marcha hacia la sociedad comunal, Tesis sobre el socialismo bolivariano, Caracas, Fundación Editorial El perro y la rana, 2015.
7 Véase Mario Sanoja Obediente, Memorias para la integración. La idea recogida por Guillermo Bonfil Batalla, que las culturas de hoy están hondamente arraigadas en tiempos remotos, ha encontrado eco en toda Latinoamérica. Véase su obra emblemática, México Profundo.
8 Este ensayo se ha tomado de un manuscrito de libro de la autora, que está elaborado a base de voces de gente revolucionaria de 7 países en el Caribe y Latinoamérica. El capítulo sobre Haití, debido a la brutalidad de la represión en aquella nación, protege la identidad de las fuentes. El haitiano que cito, está expresando su indignación ante talleres sobre la democracia de la US-AID, el organismo intervencionista del departamento de Estado que se autodenomina Agencia para el Desarrollo Internacional.
9 En Caracas, el Centro de Saberes Africanos, Americanos y Caribeños está haciendo una enorme labor para desafiar las historias elitistas, véase http://www.saberesafricanos.net/.
10 Para más información, https://www.telesurtv.net/bloggers/Chavez-nombrar-y-hacer-la-democracia-del-siglo-XXI-20160304-0005.html, el blog de Fernando Vicente Prieto de 5 de marzo de 2016.
11 La ANC anunció su decisión de enjuiciar a los responsables, véase http://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=113837&SEO=reabriran-300-casos-de-asesinatos-a-lideres-campesinos-en-venezuela.
12 https://www.telesurtv.net/news/Hugo-Chavez-afianzo-el-concepto-de-democracia-en-la-region-20160305-0012.html publicado el 5 de marzo de 2016. Véase también, http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/02/17/existen-las-comunas-en-venezuela/ y George Ciccariello-Maher, Building the Commune, Radical Democracy in Venezuela, London y New York, Verso Books, 2016.
13 Ibíd.
14 Ociel Alí López, ¡Dale más gasolina!: Chavismo, Sinfrinismo y Burocracia, Caracas, Fundación Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, 2015.
15 Véase a teleSUR, 25 de junio del 2017, http://www.telesurtv.net/news/Revelan-a-militar-venezolano-que-coopera-con-agencia-de-EE.UU.-20170625-0008.html, y los programas del periodista Walter Martínez, “Dossier”.
16 Véase http://www.telesurtv.net/news/A-un-ano-de-su-asesinato-Venezuela-recuerda-a-Robert-Serra-20151001-0030.html.
17 Z.C. Dutka, “Renowned Venezuelan Revolutionary Murdered in Caracas”, Venezuelanalysis,com, 29 de abril de 2014, https://venezuelanalysis.com/news/10652, y “Venezuelan Intelligence Chief Murdered…”, 11 de mayo de 2014, https://venezuelanalysis.com/news/10676.
18 Véase http://www.telesurtv.net/english/news/Colombia-Has-Worlds-Largest-Internally-Displaced-Population-20170523-0027.html, 23 de mayo de 2017.
19 Véase http://www.telesurtv.net/english/news/Colombia-Has-Worlds-Largest-Internally-Displaced-Population-20170523-0027.html, 23 de mayo de 2017.
20 Véase http://www.telesurtv.net/news/Conozca-que-son-las-guarimbas-en-Venezuela-y-quienes-estan-detras-20140312-0050.html, 12 de febrero de 2017. También, http://www.radiolaprimerisima.com/noticias/general/222576/guarimbas-y-su-campana-de-terror-en-venezuela, http://www.resumenlatinoamericano.org/2016/03/29/venezuela-sangrienta-guarimba-en-tachira-donde-manifestantes-opositores-secuestraron-un-bus-atropellaron-y-mataron-a-dos-policias-hiriendo-a-otros/ y http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/08/19/guarimbas-sicariato-y-oposicion-venezolana/.
21 A este respecto, el Vice Ministro Samuel Moncada, ibíd., refiere a un documento publicado en 2011, en que “un diplomático norteamericano de la embajada de Estados Unidos reporta a Washington, donde dice que hay un señor que se llama Eduardo Fernández, argentino, que manejaba una oficina que existía en este momento, se llamaba la oficina para ‘la transición’… o el cambio del gobierno, para sacar a Chávez. Esa gente distribuía el dinero a todos los grupos de la oposición. El señor Eduardo Fernández le escribe al diplomático norteamericano y le dice, ‘Es mejor que cerremos la oficina. ¿Por qué? Porque si el gobierno llegara a tener los archivos nuestros, se diera cuenta que toda esa gente que tiene la calle caliente está pagada’. Lo reconoce. Está en Wikileaks, un documento oficial. Público. Reconoce que toda esa gente que estaba en la calle estaba pagado por el gobierno de los Estados Unidos”.
22 Véase https://videosenglish.telesurtv.net/player/662459/the-black-youth-set-on-fire-in-venezuela-has-died/?aspectratio=auto. Y también, http://www.laiguana.tv/articulos/59004-madre-joven-quemaron-vivo-en-altamira-botada-trabajo-por-salir-en-tv-video.
23 Véase http://albaciudad.org/2017/07/lista-fallecidos-protestas-venezuela-abril-2017/ para una cubertura detallada de las víctimas hasta el 24 de julio del 2017.
24 Véase http://www.telesurtv.net/news/CNE-venezolano-presenta-informe-de-la-eleccion-Constituyente-20170731-0050.html.
25 Véase en la Constitución las relevantes cláusulas, sobre la libertad del pensamiento en el Artículo 350 y, en el Artículo 348, el derecho del presidente de llamar una asamblea constituyente (la oposición quiso hacer creer que el presidente no posee de este derecho).
26 Los diputados a quienes les atribuye de haber comprado, obligado o fabricado votos no respondieron a las preguntas. Entonces los acusadores entraron en la vía legal y la corte más alto de la nación pronunció su decisión que les obligue a los diputados que se renuncien sus cargos y se sometan a la justicia. Nunca lo hicieron y siguen en desacato del supremo tribunal de Venezuela.
27 La derecha estaba exigiendo una asamblea constitucional después de la elección de Maduro, pero no quiso llenar los requisitos de la Constitución. Cuando la izquierda se concordó y empezó el proceso de poner la constituyente en marcha en mayo de 2017, la oposición borró la idea de su discurso.
28 Véase http://www.mpptaa.gob.ve/publicaciones/leyes-y-reglamentos/constitucion-de-la-republica-bolivariana-de-venezuela.
29 Como se describe anteriormente, aquella sesión de la Organización de Estados Americanos transcurrió el 3 de abril, 2017, cuando “Impusieron un presidente que no existía, que era Honduras, el cual se prestó para actuar como presidente nada más en ese día. Bolivia reclamó dentro de la sesión de todo lo que estaba pasando era ilegal, y lo llamó un golpe de Estado dentro de la OEA, porque el presidente lo sacaron para imponer una decisión. Traen a la cancillería de Argentina que dice que Venezuela no es democrática, y sobre esta base quieren aprobar una resolución declarando Venezuela no democrática. Pero no tienen los votos. Necesitaban 18 votos, y como no tenían los votos, dijeron, aprobamos por aclamación. Y como no podían aprobar por aclamación porque había países que decían, estamos en desacuerdo, entonces decían, aprobamos por consenso. Pero ¿cómo puede hacerlo por consenso si no tiene la mayoría? Y sin embargo, lo hicieron”. Vice Ministro Samuel Moncada, ibíd.
30 Moncada, ibíd. y véase las noticias de 2008 y los reportajes bolivianos sobre aquellos eventos.

Categorías: - - -

Canal en movimiento

Venezuela |

VENEZUELA VOTA

Vea más videos comunitarios »

Logo Alba TV

Alba TV es un proyecto para la integración desde los pueblos, desde los movimientos sociales, desde las comunidades que junto a las televisoras comunitarias del continente articulamos las luchas populares contra el imperialismo, por la construcción y fortalecimiento de la identidad del sur, y para impulsar las transformaciones políticas, económicas y culturales hacia el socialismo.

Email: albadelospueblos@gmail.com

Caracas - Venezuela

RSS youtube vimeo

Alba TV 2007 - 2018
Permitida la reproducción citando la fuente.

Desarrollado con software libre
SPIP | Xhtml | CSS